Espa­ña tra­ta infruc­tuo­sa­men­te de ocul­tar el cari­ño popu­lar a Gatza y apa­lea como la Dic­ta­du­ra anti vas­ca que es

Momento de la manifestación prohibida por el Departamento vasco de Interior que se ha celebrado esta tarde en Amorebieta.

Eus­kal Herria ha cono­ci­do todas las for­mas repre­si­vas impe­ria­lis­tas, Inqui­si­ción, car­lis­ta­das, Dic­ta­du­ra de pri­mo de Rive­ra, por fin Fran­co en los for­ma­tos de tira­nía de cua­tro déca­das y Monar­quía here­de­ra del gol­pís­mo del 18 de Julio dis­fra­za­da de esta­do de dere­cho. Al final el régi­men ha per­di­do los ner­vios y se ha pasa­do a su natu­ra­le­za natu­ral, mato­na­je poli­cial, pren­sa fac­cio­sa, pro­fe­sio­na­les ven­di­dos y opi­nión públi­ca bestializada.

Con estos pre­ce­den­tes han acu­di­do a Zor­notza las fuer­zas repre­si­vas espa­ño­li­za­das que supues­ta­men­te son «vas­cas», la Poli­cía Autó­no­ma espa­ño­la rene­ga­da de Ares. Allí, en la Pla­za Zelaie­ta cien­tos de aber­tza­les se han reu­ni­do por Gatza y por todos los pri­sio­ne­ros y pri­sio­ne­ras polí­ti­cos vas­cos agre­di­dos por el neo fran­quis­mo monár­qui­co espa­ñol. Y ha suce­di­do lo de siem­pre, porra­zos, insul­tos, agre­sio­nes y detenciones.

Ante la dimen­sión de la agre­sión el pro­pio Gatza y su com­pa­ñe­ra han baja­do a la calle en don­de cien­tos de per­so­nas han irrum­pi­do en gri­tos de Gatza guda­ri, herria zure­kin!, Gatza, guda­ri, el pue­blo está contigo!.

Lo de siem­pre, con un neo falan­gis­ta al fren­te de Inte­rior no pue­de espe­rar­se otra cosa. Enfren­te, cien­tos de vas­cas y vas­cos levan­tan­do pací­fi­ca­men­te car­te­les con­tra la cade­na per­pe­tua fas­cis­ta, los que hablan de paz reco­rren las loca­li­da­des vas­cas como coman­do iti­ne­ran­te de la porra.

En el bal­cón Gatza, ade­más en los bal­co­nes comien­zan a gol­pear­se cazue­las con­tra los mato­nes de la Bri­ga­da Móvil, a nue­vas for­mas repre­si­vas corres­pon­den nue­vas for­mas de lucha, los domi­ci­lios comien­zan a ser ámbi­tos de reivindicación.

Los pro­vo­ca­do­res a suel­do de Espa­ña se han vis­to recha­za­dos por la pobla­ción y en su impo­ten­cia ade­más de los porra­zos han podi­do dete­ner a una mujer de 59 años, fren­te a ellos al igual que con el cri­mi­nal de gue­rra de Ferrol los gri­tos de Pre­soak kale­ra, Amnis­tia Osoa!!! han retum­ba­do en toda la loca­li­dad de Gatza, igual­men­te el pre­so polí­ti­co al que han pre­sio­na­do has­ta el momen­to de su muer­te los de la toga de Madrid, Mikel tam­bién ha sido recor­da­do en este his­tó­ri­co día en que Espa­ña se ha vuel­to a mani­fes­tar como el esta­do que ase­si­na en Afga­nis­tán y Libia y cubre al impe­ria­lis­mo en Irak.

Difí­cil espe­rar nada de un régi­men de impe­ria­lis­tas, los que gana­ron la gue­rra con Hitler y Mus­so­li­ni vuel­ven por sus fue­ros y aho­ra se alis­tan a la cri­mi­na­li­dad inter­na­cio­nal de la mano de los nue­vos nazis, Oba­ma, Sarc­kozy y Brown.

Al igual que en Libia, Afga­nis­tán Irak tam­bién el pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co ha demos­tra­do a los fas­cis­tas y a sus laca­yos en Eus­kal Herria que por muchas leyes absur­das y anti demo­crá­ti­cas que sigan lle­van­do al Bole­tín Ofi­cial del Esta­do, por mucha calum­nia y Doc­tri­na pri­mo de Rive­ra que apli­quen con­tra las pre­sas y pre­sos polí­ti­cos vas­cos ellas, ellos y sus fami­lias jamás cami­na­rán solos.

¡Aba­jo la Dic­ta­du­ra Monár­qui­ca neo fran­quis­ta española!.

Vídeo enla­za­do aquí, pul­sar para ver.

Gara

Las suce­si­vas prohi­bi­cio­nes hacia las ini­cia­ti­vas para reci­bir al ex pre­so polí­ti­co vas­co Jose Mari Sagar­dui «Gatza» y denun­ciar la cruel polí­ti­ca peni­ten­cia­ria dise­ña­da por los esta­dos espa­ñol y fran­cés no logra­ron parar a las miles de per­so­nas que se acer­ca­ron ayer a la tar­de has­ta Zor­notza para dar tes­ti­mo­nio de su apo­yo al «Man­de­la vasco».

Media hora antes de la hora fija­da para el ini­cio de la movi­li­za­ción, la pla­za Zelaie­ta y sus ale­da­ños esta­ban ocu­pa­dos por cien­tos de per­so­nas, que aguar­da­ban expec­tan­tes. Poco des­pués, comen­zó el des­plie­gue de la Ertzain­tza, ocu­pan­do la pla­za del Con­sis­to­rio cua­tro fur­go­ne­tas de la Bri­ga­da Móvil mien­tras otras dota­cio­nes patru­lla­ban de for­ma desa­fian­te por el cen­tro de la loca­li­dad. Un ejem­plo fue la reti­ra­da de una pan­car­ta a esca­sos metros de don­de comen­za­ban a reu­nir­se los mani­fes­tan­tes de mane­ra pacífica.

A las 17.30, el cen­tro de la pla­za Zelaie­ta, tam­bién cono­ci­da popu­lar­men­te como del Refe­rén­dum, esta­ba ocu­pa­da por varios miles de per­so­nas que, con car­te­les con el lema «Biziar­te­ko zigo­rrik ez!» o en cas­te­llano «No a la cade­na per­pe­tua!» en sus bra­zos, comen­za­ron a corear con­sig­nas de apo­yo a «Gatza». El ex pre­so, acom­pa­ña­do de sus seres más que­ri­do, se encon­tra­ba en el bal­cón de su vivien­da por­tan­do él tam­bién un car­tel naran­ja con idén­ti­co mensaje.

Para enton­ces, cua­tro fur­go­ne­tas de la Ertzain­tza se empla­za­ban jun­to al edi­fi­cio mien­tras otros vehícu­los poli­cia­les se apos­ta­ban en las cer­ca­nías y los agen­tes de la Poli­cía auto­nó­mi­ca posa­ban desa­fian­tes con mate­rial anti­dis­tur­bios. La estam­pa era impac­tan­te: cien­tos y cien­tos de per­so­nas de toda con­di­ción por­tan­do los car­te­les mien­tras no cesa­ban de corear con­sig­nas como «Gatza guda­ri herria zure­kin», «pre­soak kale­ra amnis­tia osoa», «borro­ka da bide baka­rra», «guda­riak dira ez terro­ris­tak», «atxi­lo­tuak aska­tu» y otros que recor­da­ban el pre­so elgoi­bar­ta­rra recien­te­men­te falle­ci­do Mikel Ibáñez.

«Ez gai­tu­zue geldituko»

El cen­te­nar de poli­cías a las órde­nes del con­se­je­ro Rodol­fo Ares man­te­nían su posi­ción mien­tras se repe­tían las con­sig­nas antes cita­das y otras como «herriak ez du bar­ka­tu­ko» o «ez gai­tu­zue gel­di­tu­ko». Des­de su ata­la­ya, «Gatza» ‑jun­to a su com­pa­ñe­ra, hija y padres- se man­te­nía expec­tan­te por cómo podía aca­bar aque­lla mues­tra de apo­yo a su com­pro­mi­so mili­tan­te y de denun­cia de la repre­sión hacia aque­llos com­pa­ñe­ros que dejó en la cárcel.

Los reu­ni­dos comen­za­ron a corear «Hator hator», cuan­do los ertzai­nas empe­za­ron a avan­zar unos metros mien­tras los medios de comu­ni­ca­ción cogían posi­cio­nes ante las carre­ras que algu­nos pre­veían. No fue así, los con­cen­tra­dos se sen­ta­ron sin dejar de mos­trar sus car­te­les y de ento­nar uno tras otro dife­ren­tes lemas y canciones.

Algu­nos bel­tzas comen­za­ban enton­ces a cami­nar entre los mani­fes­tan­tes tra­tan­do de bus­car una res­pues­ta vio­len­ta. No fue así. La reac­ción fue, de nue­vo, más con­sig­nas: «Alde hemen­dik utzi pakean», «demo­kra­zia Eus­kal Herria­ren­tzat», «adie­raz­pen aska­ta­su­na», «a ellos la Ley Anti­te­rro­ris­ta» y el nun­ca olvi­da­do «Que se vayan».

La ten­sión era máxi­ma en la pla­za Zelaie­ta, ali­men­ta­da por la acti­tud pro­vo­ca­do­ra de la Ertzain­tza, que no cesa­ba de gra­bar con una cáma­ra de video a esca­sos metros a los mani­fes­tan­tes. Habían trans­cu­rri­do vein­te minu­tos cuan­to el vete­rano mili­tan­te de la izquier­da aber­tza­le Tasio Erki­zia tra­tó de mediar ante los man­dos de la tro­pa arma­da para que la con­cen­tra­ción pací­fi­ca no aca­ba­se de for­ma violenta.

Fue­ron unos minu­tos ten­sos en los que Erki­zia, jun­to a otros veci­nos, tra­ta­ban de con­se­guir que la Poli­cía auto­nó­mi­ca se reti­ra­se y deja­se que los con­cen­tra­dos ento­na­sen «Eus­ko guda­riak» y se disol­vie­sen. Con varias cáma­ras como tes­ti­gos, el de San­tutxu se esfor­za­ba en hacer com­pren­der a los man­dos que la situa­ción podía con­tro­lar­se. Los agen­tes se reti­ra­ron y, mien­tras uno regre­sa­ba al lado de Tasio Erki­zia, los bel­tzas empe­za­ron a apre­sar a mani­fes­tan­tes ante el estu­por del resto.

En un prin­ci­pio, fue­ron seis los rete­ni­dos por los ertzai­nas, que fue­ron lle­va­dos al lado del kios­co de la pla­za Zelaie­ta. Estas seis per­so­nas, jun­to a otras dos más a las que se cogió pocos minu­tos des­pués, fue­ron iden­ti­fi­ca­das y libe­ra­das, a excep­ción de una mujer. Pos­te­rior­men­te, el Depar­ta­men­to de Inte­rior del Eje­cu­ti­vo de Lakua infor­mó que había sido dete­ni­da, acu­sa­da de un deli­to de «des­obe­dien­cia a los agentes».

Ante la nue­va anda­na­da poli­cial, la res­pues­ta fue­ron nue­vas con­sig­nas: «Gatza ongi eto­rri» o «Gatza guda­ri herria zure­kin» y aplau­sos diri­gi­dos al bal­cón des­de don­de el zor­notza­rra que ha per­ma­ne­ci­do 31 años encar­ce­la­do y su fami­lia seguían los acon­te­ci­mien­tos. El ex pre­so res­pon­dió con aplau­sos a las mues­tras de cari­ño. Poco antes, des­de bal­co­nes veci­nos a los de la fami­lia Sagar­dui Moja, tam­bién se res­pon­dió a la car­ga y a las reten­cio­nes con gol­pes de cazue­la o cual­quier ele­men­to que sir­vie­se para denun­ciar el atropello.

Quie­nes ocu­pa­ban par­te de la pla­za ento­na­ron «Eus­ko guda­riak», inter­ca­la­do con irrin­tzis, al que siguie­ron goras a «Gatza». Para enton­ces, par­te de los apre­sa­dos habían sido ya libe­ra­dos, ase­gu­rán­do­les los poli­cías que no pesa­ba sobre ellos nin­gu­na acu­sa­ción, tan sólo sobre la mujer a la que arres­ta­ron y se lle­va­ron en un coche patru­lla. Los bel­tzas tuvie­ron tiem­po para rete­ner a otros dos hom­bres e iden­ti­fi­car­los mien­tras otra con­sig­na se suma­ba al reper­to­rio: «Zipaioak herria­ren etsaiak».

No ha aca­ba­do todo

Los mani­fes­tan­tes empe­za­ron a des­alo­jar la pla­za, a la vez que las fur­go­ne­tas empren­dían la mar­cha hacien­do ulu­lar sus sire­nas azu­les. Un gru­po de per­so­nas se resis­tió a aban­do­nar el lugar y, de for­ma espon­tá­nea, comen­za­ron a ento­nar can­cio­nes como «Xal­ba­do­rren heriotza», «Txo­ria txo­ri» y «Lepoan har­tu eta segi aurrera».

Poco a poco, has­ta reu­nir­se cer­ca de dos­cien­tas per­so­nas, se fue lle­nan­do de nue­vo la pla­za del Refe­rén­dum y enton­ces, por sor­pre­sa, apa­re­ció tran­qui­lo, de la mano de su hija Goiz­ti­ri y de su com­pa­ñe­ra Con­cha, Jose Mari Sagar­dui a salu­dar a los con­cen­tra­dos en una tar­de pri­ma­ve­ral ya sin pre­sión arma­da en las calles. Besos, abra­zos y gri­tos de áni­mo no cesa­ron para el ex pre­so polí­ti­co vasco.

Le cos­tó andar entre todos los que no que­rían per­der la oca­sión de mos­trar­le su cari­ño. Fue avan­zan­do por la pla­za y cada vez cien­tos y cien­tos de per­so­nas le rodea­ron. Fue otra mues­tra de home­na­je a «Gatza».

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.