Espa­ña tra­ta infruc­tuo­sa­men­te de ocul­tar el cari­ño popu­lar a Gatza y apa­lea como la Dic­ta­du­ra anti vas­ca que es

Momento de la manifestación prohibida por el Departamento vasco de Interior que se ha celebrado esta tarde en Amorebieta.

Eus­kal Herria ha cono­ci­do todas las for­mas repre­si­vas impe­ria­lis­tas, Inqui­si­ción, car­lis­ta­das, Dic­ta­du­ra de pri­mo de Rive­ra, por fin Fran­co en los for­ma­tos de tira­nía de cua­tro déca­das y Monar­quía here­de­ra del gol­pís­mo del 18 de Julio dis­fra­za­da de esta­do de dere­cho. Al final el régi­men ha per­di­do los ner­vios y se ha pasa­do a su natu­ra­le­za natu­ral, mato­na­je poli­cial, pren­sa fac­cio­sa, pro­fe­sio­na­les ven­di­dos y opi­nión públi­ca bes­tia­li­za­da.

Con estos pre­ce­den­tes han acu­di­do a Zor­notza las fuer­zas repre­si­vas espa­ño­li­za­das que supues­ta­men­te son «vas­cas», la Poli­cía Autó­no­ma espa­ño­la rene­ga­da de Ares. Allí, en la Pla­za Zelaie­ta cien­tos de aber­tza­les se han reu­ni­do por Gatza y por todos los pri­sio­ne­ros y pri­sio­ne­ras polí­ti­cos vas­cos agre­di­dos por el neo fran­quis­mo monár­qui­co espa­ñol. Y ha suce­di­do lo de siem­pre, porra­zos, insul­tos, agre­sio­nes y deten­cio­nes.

Ante la dimen­sión de la agre­sión el pro­pio Gatza y su com­pa­ñe­ra han baja­do a la calle en don­de cien­tos de per­so­nas han irrum­pi­do en gri­tos de Gatza guda­ri, herria zure­kin!, Gatza, guda­ri, el pue­blo está con­ti­go!.

Lo de siem­pre, con un neo falan­gis­ta al fren­te de Inte­rior no pue­de espe­rar­se otra cosa. Enfren­te, cien­tos de vas­cas y vas­cos levan­tan­do pací­fi­ca­men­te car­te­les con­tra la cade­na per­pe­tua fas­cis­ta, los que hablan de paz reco­rren las loca­li­da­des vas­cas como coman­do iti­ne­ran­te de la porra.

En el bal­cón Gatza, ade­más en los bal­co­nes comien­zan a gol­pear­se cazue­las con­tra los mato­nes de la Bri­ga­da Móvil, a nue­vas for­mas repre­si­vas corres­pon­den nue­vas for­mas de lucha, los domi­ci­lios comien­zan a ser ámbi­tos de rei­vin­di­ca­ción.

Los pro­vo­ca­do­res a suel­do de Espa­ña se han vis­to recha­za­dos por la pobla­ción y en su impo­ten­cia ade­más de los porra­zos han podi­do dete­ner a una mujer de 59 años, fren­te a ellos al igual que con el cri­mi­nal de gue­rra de Ferrol los gri­tos de Pre­soak kale­ra, Amnis­tia Osoa!!! han retum­ba­do en toda la loca­li­dad de Gatza, igual­men­te el pre­so polí­ti­co al que han pre­sio­na­do has­ta el momen­to de su muer­te los de la toga de Madrid, Mikel tam­bién ha sido recor­da­do en este his­tó­ri­co día en que Espa­ña se ha vuel­to a mani­fes­tar como el esta­do que ase­si­na en Afga­nis­tán y Libia y cubre al impe­ria­lis­mo en Irak.

Difí­cil espe­rar nada de un régi­men de impe­ria­lis­tas, los que gana­ron la gue­rra con Hitler y Mus­so­li­ni vuel­ven por sus fue­ros y aho­ra se alis­tan a la cri­mi­na­li­dad inter­na­cio­nal de la mano de los nue­vos nazis, Oba­ma, Sarc­kozy y Brown.

Al igual que en Libia, Afga­nis­tán Irak tam­bién el pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co ha demos­tra­do a los fas­cis­tas y a sus laca­yos en Eus­kal Herria que por muchas leyes absur­das y anti demo­crá­ti­cas que sigan lle­van­do al Bole­tín Ofi­cial del Esta­do, por mucha calum­nia y Doc­tri­na pri­mo de Rive­ra que apli­quen con­tra las pre­sas y pre­sos polí­ti­cos vas­cos ellas, ellos y sus fami­lias jamás cami­na­rán solos.

¡Aba­jo la Dic­ta­du­ra Monár­qui­ca neo fran­quis­ta espa­ño­la!.

Vídeo enla­za­do aquí, pul­sar para ver.

Gara

Las suce­si­vas prohi­bi­cio­nes hacia las ini­cia­ti­vas para reci­bir al ex pre­so polí­ti­co vas­co Jose Mari Sagar­dui «Gatza» y denun­ciar la cruel polí­ti­ca peni­ten­cia­ria dise­ña­da por los esta­dos espa­ñol y fran­cés no logra­ron parar a las miles de per­so­nas que se acer­ca­ron ayer a la tar­de has­ta Zor­notza para dar tes­ti­mo­nio de su apo­yo al «Man­de­la vas­co».

Media hora antes de la hora fija­da para el ini­cio de la movi­li­za­ción, la pla­za Zelaie­ta y sus ale­da­ños esta­ban ocu­pa­dos por cien­tos de per­so­nas, que aguar­da­ban expec­tan­tes. Poco des­pués, comen­zó el des­plie­gue de la Ertzain­tza, ocu­pan­do la pla­za del Con­sis­to­rio cua­tro fur­go­ne­tas de la Bri­ga­da Móvil mien­tras otras dota­cio­nes patru­lla­ban de for­ma desa­fian­te por el cen­tro de la loca­li­dad. Un ejem­plo fue la reti­ra­da de una pan­car­ta a esca­sos metros de don­de comen­za­ban a reu­nir­se los mani­fes­tan­tes de mane­ra pací­fi­ca.

A las 17.30, el cen­tro de la pla­za Zelaie­ta, tam­bién cono­ci­da popu­lar­men­te como del Refe­rén­dum, esta­ba ocu­pa­da por varios miles de per­so­nas que, con car­te­les con el lema «Biziar­te­ko zigo­rrik ez!» o en cas­te­llano «No a la cade­na per­pe­tua!» en sus bra­zos, comen­za­ron a corear con­sig­nas de apo­yo a «Gatza». El ex pre­so, acom­pa­ña­do de sus seres más que­ri­do, se encon­tra­ba en el bal­cón de su vivien­da por­tan­do él tam­bién un car­tel naran­ja con idén­ti­co men­sa­je.

Para enton­ces, cua­tro fur­go­ne­tas de la Ertzain­tza se empla­za­ban jun­to al edi­fi­cio mien­tras otros vehícu­los poli­cia­les se apos­ta­ban en las cer­ca­nías y los agen­tes de la Poli­cía auto­nó­mi­ca posa­ban desa­fian­tes con mate­rial anti­dis­tur­bios. La estam­pa era impac­tan­te: cien­tos y cien­tos de per­so­nas de toda con­di­ción por­tan­do los car­te­les mien­tras no cesa­ban de corear con­sig­nas como «Gatza guda­ri herria zure­kin», «pre­soak kale­ra amnis­tia osoa», «borro­ka da bide baka­rra», «guda­riak dira ez terro­ris­tak», «atxi­lo­tuak aska­tu» y otros que recor­da­ban el pre­so elgoi­bar­ta­rra recien­te­men­te falle­ci­do Mikel Ibá­ñez.

«Ez gai­tu­zue gel­di­tu­ko»

El cen­te­nar de poli­cías a las órde­nes del con­se­je­ro Rodol­fo Ares man­te­nían su posi­ción mien­tras se repe­tían las con­sig­nas antes cita­das y otras como «herriak ez du bar­ka­tu­ko» o «ez gai­tu­zue gel­di­tu­ko». Des­de su ata­la­ya, «Gatza» ‑jun­to a su com­pa­ñe­ra, hija y padres- se man­te­nía expec­tan­te por cómo podía aca­bar aque­lla mues­tra de apo­yo a su com­pro­mi­so mili­tan­te y de denun­cia de la repre­sión hacia aque­llos com­pa­ñe­ros que dejó en la cár­cel.

Los reu­ni­dos comen­za­ron a corear «Hator hator», cuan­do los ertzai­nas empe­za­ron a avan­zar unos metros mien­tras los medios de comu­ni­ca­ción cogían posi­cio­nes ante las carre­ras que algu­nos pre­veían. No fue así, los con­cen­tra­dos se sen­ta­ron sin dejar de mos­trar sus car­te­les y de ento­nar uno tras otro dife­ren­tes lemas y can­cio­nes.

Algu­nos bel­tzas comen­za­ban enton­ces a cami­nar entre los mani­fes­tan­tes tra­tan­do de bus­car una res­pues­ta vio­len­ta. No fue así. La reac­ción fue, de nue­vo, más con­sig­nas: «Alde hemen­dik utzi pakean», «demo­kra­zia Eus­kal Herria­ren­tzat», «adie­raz­pen aska­ta­su­na», «a ellos la Ley Anti­te­rro­ris­ta» y el nun­ca olvi­da­do «Que se vayan».

La ten­sión era máxi­ma en la pla­za Zelaie­ta, ali­men­ta­da por la acti­tud pro­vo­ca­do­ra de la Ertzain­tza, que no cesa­ba de gra­bar con una cáma­ra de video a esca­sos metros a los mani­fes­tan­tes. Habían trans­cu­rri­do vein­te minu­tos cuan­to el vete­rano mili­tan­te de la izquier­da aber­tza­le Tasio Erki­zia tra­tó de mediar ante los man­dos de la tro­pa arma­da para que la con­cen­tra­ción pací­fi­ca no aca­ba­se de for­ma vio­len­ta.

Fue­ron unos minu­tos ten­sos en los que Erki­zia, jun­to a otros veci­nos, tra­ta­ban de con­se­guir que la Poli­cía auto­nó­mi­ca se reti­ra­se y deja­se que los con­cen­tra­dos ento­na­sen «Eus­ko guda­riak» y se disol­vie­sen. Con varias cáma­ras como tes­ti­gos, el de San­tutxu se esfor­za­ba en hacer com­pren­der a los man­dos que la situa­ción podía con­tro­lar­se. Los agen­tes se reti­ra­ron y, mien­tras uno regre­sa­ba al lado de Tasio Erki­zia, los bel­tzas empe­za­ron a apre­sar a mani­fes­tan­tes ante el estu­por del res­to.

En un prin­ci­pio, fue­ron seis los rete­ni­dos por los ertzai­nas, que fue­ron lle­va­dos al lado del kios­co de la pla­za Zelaie­ta. Estas seis per­so­nas, jun­to a otras dos más a las que se cogió pocos minu­tos des­pués, fue­ron iden­ti­fi­ca­das y libe­ra­das, a excep­ción de una mujer. Pos­te­rior­men­te, el Depar­ta­men­to de Inte­rior del Eje­cu­ti­vo de Lakua infor­mó que había sido dete­ni­da, acu­sa­da de un deli­to de «des­obe­dien­cia a los agen­tes».

Ante la nue­va anda­na­da poli­cial, la res­pues­ta fue­ron nue­vas con­sig­nas: «Gatza ongi eto­rri» o «Gatza guda­ri herria zure­kin» y aplau­sos diri­gi­dos al bal­cón des­de don­de el zor­notza­rra que ha per­ma­ne­ci­do 31 años encar­ce­la­do y su fami­lia seguían los acon­te­ci­mien­tos. El ex pre­so res­pon­dió con aplau­sos a las mues­tras de cari­ño. Poco antes, des­de bal­co­nes veci­nos a los de la fami­lia Sagar­dui Moja, tam­bién se res­pon­dió a la car­ga y a las reten­cio­nes con gol­pes de cazue­la o cual­quier ele­men­to que sir­vie­se para denun­ciar el atro­pe­llo.

Quie­nes ocu­pa­ban par­te de la pla­za ento­na­ron «Eus­ko guda­riak», inter­ca­la­do con irrin­tzis, al que siguie­ron goras a «Gatza». Para enton­ces, par­te de los apre­sa­dos habían sido ya libe­ra­dos, ase­gu­rán­do­les los poli­cías que no pesa­ba sobre ellos nin­gu­na acu­sa­ción, tan sólo sobre la mujer a la que arres­ta­ron y se lle­va­ron en un coche patru­lla. Los bel­tzas tuvie­ron tiem­po para rete­ner a otros dos hom­bres e iden­ti­fi­car­los mien­tras otra con­sig­na se suma­ba al reper­to­rio: «Zipaioak herria­ren etsaiak».

No ha aca­ba­do todo

Los mani­fes­tan­tes empe­za­ron a des­alo­jar la pla­za, a la vez que las fur­go­ne­tas empren­dían la mar­cha hacien­do ulu­lar sus sire­nas azu­les. Un gru­po de per­so­nas se resis­tió a aban­do­nar el lugar y, de for­ma espon­tá­nea, comen­za­ron a ento­nar can­cio­nes como «Xal­ba­do­rren heriotza», «Txo­ria txo­ri» y «Lepoan har­tu eta segi aurre­ra».

Poco a poco, has­ta reu­nir­se cer­ca de dos­cien­tas per­so­nas, se fue lle­nan­do de nue­vo la pla­za del Refe­rén­dum y enton­ces, por sor­pre­sa, apa­re­ció tran­qui­lo, de la mano de su hija Goiz­ti­ri y de su com­pa­ñe­ra Con­cha, Jose Mari Sagar­dui a salu­dar a los con­cen­tra­dos en una tar­de pri­ma­ve­ral ya sin pre­sión arma­da en las calles. Besos, abra­zos y gri­tos de áni­mo no cesa­ron para el ex pre­so polí­ti­co vas­co.

Le cos­tó andar entre todos los que no que­rían per­der la oca­sión de mos­trar­le su cari­ño. Fue avan­zan­do por la pla­za y cada vez cien­tos y cien­tos de per­so­nas le rodea­ron. Fue otra mues­tra de home­na­je a «Gatza».

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *