Occi­den­te alien­ta a Al Que­da en Gaza y Vit­to­rio Arri­go­ni apa­re­ce ase­si­na­do por el sala­fis­mo mer­ce­na­rio

Sare Anti­fa­xis­ta

El acti­vis­ta ita­liano Vit­to­rio Arri­go­ni de 36 años y miem­bro del Movi­mien­to de Soli­da­ri­dad Inter­na­cio­nal, una orga­ni­za­cion pro­pa­les­ti­na, quien per­ma­ne­cía secues­tra­do des­de la maña­na de ayer en Gaza en manos de un gru­po de bas­tar­dos y des­ce­re­bra­dos isla­mis­tas sala­fis­ta «Bri­ga­da de los com­pa­ñe­ros del caba­lle­ro del pro­fe­ta Maho­ma», ha sido halla­do muer­to esta madru­ga­da.

La Orga­ni­za­ción para la Libe­ra­ción Pales­ti­na (OLP) con­deno hoy en duros tér­mi­nos, el ase­si­na­to del acti­vis­ta.
Hamás tachó el ase­si­na­to de «cri­men ver­gon­zo­so con­tra un hom­bre que vino de su país a apo­yar a nues­tro pue­blo y con­tar al mun­do el sufri­mien­to que resul­ta de la ocu­pa­ción nazi-sio­nis­ta de israel».
Los com­pa­ñe­ros pales­ti­nos del acti­vis­ta orga­ni­za­ron hoy un acto de due­lo en Gaza y Rama­llah. Nume­ro­sas per­so­nas acu­die­ron para expre­sar su rabia por la muer­te del ita­liano.
Hamás, que gobier­na la fran­ja des­de 2006, se enfren­ta a otro desa­fío interno repre­sen­ta­do por los gru­pos incon­tro­la­dos de bas­tar­dos sala­fis­tas, un movi­mien­to inte­gris­ta musul­mán que supues­ta­men­te esta­ria vin­cu­la­do con la red de Al Qae­da.
Actual­men­te hay tres gru­pos prin­ci­pa­les del movi­mien­to sala­fis­ta que ope­ran en Gaza. Se tra­ta de Jund Ánsar Alá, el Jaish al-Islam y Jaish al Umma.

Gogoan Zai­tu­gu!!! (Boltxe Kolek­ti­boa)

Se tra­ta de un movi­mien­to estra­té­gi­co para crear terror con­tra las per­so­nas soli­da­rias con Pales­ti­na. Algo pare­ci­do hicie­ron con Fatah al – Islam, gru­púscu­lo cri­mi­nal pales­tino liga­do a Al Qae­da y a la CIA en Bei­rut, allí sus pro­vo­ca­cio­nes fue­ron exter­mi­na­das por el ejér­ci­to liba­nés con el apo­yo táci­to del Blo­que Anti Sio­nis­ta del Libano.

Las casua­li­da­des no exis­ten y tras los tiro­teos a poli­cias sirios en Siria por gru­pos arma­dos aho­ra es Gaza el pun­to de pro­vo­ca­ción de los mer­ce­na­rios sala­fis­tas a suel­do de Ara­bia Sau­di­ta que se cubren tras las siglas de con­ve­nien­cia de cada momen­to.

Los soli­da­rios y soli­da­rias están en el pun­to de mira jus­to cuan­do una nue­va ope­ra­ción inter­na­cio­nal con­tra el blo­queo se está ponien­do en mar­cha, igual que hicie­ron en Sha­ti­la y Sha­bra, el sio­nis­mo enton­cés se cubrió detrás de las Falan­ge Liba­ne­sas del Kataeb y aho­ra bajo la sigla Al Qae­da.. La mano sio­nis­ta y nor­te­ame­ri­ca­na ata­ca a tra­vés de su mar­ca «musul­ma­na inte­gris­ta» jus­to don­de la resis­ten­cia pales­ti­na es más fir­me. No exis­ten las casua­li­da­des en la polí­ti­ca, que nadie lo olvi­de. Ase­si­nos impe­ria­lis­tas.

En Eus­kal Herria serían miem­bros de los GAL sin duda algu­na.

Vit­to­rio Arri­go­ni, gogoan zai­tu­gu

Te recor­da­mos, com­pa­ñe­ro anti impe­ria­lis­ta!!!

Este es el per­fil de la víc­ti­ma . Cró­ni­cas de Vit­to­rio Arri­go­ni, ase­si­na­do por EEUU, Israel y Al Qae­da en la Fran­ja de Gaza – Glo­bal Voi­ces

Vit­to­rio Arri­go­ni es un acti­vis­ta ita­liano de dere­chos huma­nos que está actual­men­te en Gaza, uno de un núme­ro de acti­vis­tas que lle­ga­ron con el movi­mien­to Free Gaza. Vit­to­rio (Vik) blo­guea en Gue­rri­lla Radio [it], y tam­bién escri­be para el perió­di­co ita­liano Il Mani­fes­to. Sus posts des­cri­ben vívi­da­men­te lo que la gen­te de Gaza está vivien­do aho­ra mis­mo. En uno, un doc­tor des­cri­be los efec­tos de los pro­yec­ti­les de fós­fo­ro blan­co de los que se acu­sa a Israel de usar: “El dijo que lo que era total­men­te inex­pli­ca­ble era la fal­ta total de los gló­bu­los ocu­la­res, los cua­les inclu­so en el caso de un trau­ma­tis­mo de esa mag­ni­tud debe­rían man­te­ner­se en su lugar, o al menos ras­tros de ellos.”

En un post del 8 de enero, tam­bién publi­ca­do en Il Mani­fes­to, Vit­to­rio escri­be:

“Toma algu­nos gati­tos, algu­nos sua­ves y peque­ños gati­tos, y pon­los en una caja”, dice Jamal, un ciru­jano del Hos­pi­tal Al Shi­fa, el prin­ci­pal en Gaza, mien­tras una enfer­me­ra pone un par de cajas de car­tón jus­to fren­te nues­tro, cubier­ta con man­chas de san­gre. “Cie­rra la caja y, y con todo tu peso y tu fuer­za sal­ta sobre ella has­ta que escu­ches los hue­sos rom­per­se, y el últi­mo miau sea estran­gu­la­do.” Mien­tras miro las cajas estu­pe­fac­to, el doc­tor con­ti­núa, “Aho­ra tra­ta de ima­gi­nar qué pasa­ría inme­dia­ta­men­te des­pués que un esce­na­rio como ese se hicie­ra públi­co: el jus­ti­fi­ca­do escán­da­lo del mun­do, que­jas por par­te de las orga­ni­za­ción de pro­tec­ción ani­mal…” El doc­tor con­ti­núa su his­to­ria, y no pue­do qui­tar mis ojos por un minu­to de esas cajas pues­tas a mis pies. “Israel ha ence­rra­do a miles de civi­les en una escue­la como si fue­ra en una caja, doce­nas de niños, y des­pués la aplas­ta­ron con todo lo peor de sus bom­bas. ¿Y cuá­les fue­ron las reac­cio­nes del mun­do? Casi nada. Hubie­ra sido mejor nacer ani­ma­les, antes que pales­ti­nos; hubié­ra­mos esta­do mejor pro­te­gi­dos.”

A este pun­to, el doc­tor se aga­cha hacia una de las cajas, y la abre enfren­te mío. Den­tro hay miem­bros muti­la­dos, bra­zos y pier­nas des­de la rodi­lla para aba­jo o fému­res ente­ros, ampu­tados de los heri­dos que han veni­do de UN Fakhu­ra School [Escue­la Faku­ra de la ONU] en Jaba­lia, más de 50 víc­ti­mas has­ta aho­ra. Fin­gien­do que tenía una lla­ma­da tele­fó­ni­ca urgen­te me des­pe­dí de Jamal; de hecho, me diri­gí al baño, me doblé y vomi­té.

Jus­to antes de eso yo esta­ba ocu­pa­do en una dis­cu­sión con el Dr. Abdel, un oftal­mó­lo­go, sobre los rumo­res, los repor­tes no con­tro­la­dos que por días se habían esta­do movien­do arri­ba y aba­jo de la Fran­ja, según los cua­les los mili­ta­res israe­líes han esta­do usan­do una llu­via de armas no con­ven­cio­na­les, prohi­bi­das por la Con­ven­ción de Gine­bra. Bom­bas en raci­mo y bom­bas de fós­fo­ro blan­co. Exac­ta­men­te lo mis­mo que el Tsahal [IDF] usa­do en la últi­ma gue­rra en Líbano, y lo que la Fuer­za Aérea de E.U. usó en Fallu­jah, en infrac­ción de las leyes inter­na­cio­na­les. Fren­te al Hos­pi­tal Al Awda fui­mos tes­ti­gos y fil­ma­mos el uso de bom­bas de fós­fo­ro blan­co, alre­de­dor de cin­co metros de don­de está­ba­mos, bien ale­ja­dos para estar segu­ros que deba­jo de los Apa­ches israe­líes habían civi­les, pero dema­sia­do cer­ca de noso­tros.

El Tra­ta­do de Gine­bra de 1980 esti­pu­la que el fós­fo­ro blan­co no debe ser usa­do direc­ta­men­te como un arma de gue­rra en áreas civi­les, sólo como pan­ta­lla de humo o para ilu­mi­nar. No hay duda que el usar esta arma sobre Gaza, una fran­ja de tie­rra que tie­ne la mayor den­si­dad de pobla­ción en el mun­do, es ya un cri­men. El Dr. Abdel me dijo que el hos­pi­tal Al Shi­fa no tenía la com­pe­ten­cia mili­tar y médi­ca para ver si algu­nas de las heri­das de los cuer­pos que habían exa­mi­na­do esta­ban en reali­dad pro­du­ci­das por pro­yec­ti­les de fós­fo­ro blan­co. Pero según él, en vein­te años de tra­ba­jo, no había vis­to nun­ca casos de muer­te como aque­llas trai­das al hos­pi­tal en las horas recien­tes. El des­cri­bió trau­ma­tis­mos de crá­neo, con frac­tu­ras del hue­so vómer, man­dí­bu­la, hue­so lacri­mal, hue­so nasal, y hue­so pala­tal que indi­ca­ría el impac­to de una fuer­za inmen­sa en la cara de la víc­ti­mas. El dijo que lo que era total­men­te inex­pli­ca­ble era la total ausen­cia de gló­bu­los ocu­la­res, los cua­les en el caso de un trau­ma­tis­mo de esa mag­ni­tud debe­rían man­te­ner­se en su lugar, o al menos ras­tros de ellos, den­tro del crá­neo. Sin embar­go, en los hos­pi­ta­les pales­ti­nos cuer­pos sin ojos están lle­gan­do, como si alguien los hubie­ra remo­vi­do qui­rúr­gi­ca­men­te antes de entre­gar­los al foren­se.

Al final del post él dice:

Me diri­gí de regre­so al hos­pi­tal Al Quds don­de esta­ría con el ser­vi­cio de ambu­lan­cia duran­te toda la noche. Con­du­cien­do uno los pocos taxis impru­den­tes que toda­vía zig­za­guean, desa­fian­do los obje­ti­vos de los dis­pa­ros de las bom­bas, vi un gru­po de chi­cos mugrien­tos con ropa par­cha­da para­dos en la esqui­na de una calle, jus­to como los niños lus­tra­bo­tas en la Ita­lia de pos­gue­rra, que con gome­ras esta­ban tiran­do pie­dras al cie­lo en la direc­ción de un lejano e inal­can­za­ble enemi­go que está jugan­do un jue­go con sus vidas. Una loca metá­fo­ra que cap­tu­ró lo absur­do de este tiem­po y lugar.

En un post del 10 de enero, tam­bién publi­ca­do en Il Mani­fes­to, Vit­to­rio escri­be sobre visi­tar el hos­pi­talde nue­vo:

Ayer en el hos­pi­tal Al Shi­fa fui a visi­tar a Tamim, un repor­te­ro que sobre­vi­vió un bom­bar­deo aéreo. Me dijo que pien­sa que Israel ha adop­ta­do las mis­mas téc­ni­cas terro­ris­tas que Al Qae­da, al bom­bar­dear un edi­fi­cio, aguar­dar la lle­ga­da de los perio­dis­tas y ser­vi­cios de res­ca­te, y lue­go tirar otra bom­ba que los mate sal­va­je­men­te. En su opi­nión es por eso que han habi­do tan­tas víc­ti­mas entre los para­mé­di­cos y repor­te­ros; las enfer­me­ras asin­tie­ron en acuer­do. Son­rien­do, me mos­tró sus muño­nes. El per­dió su pier­na, pero está con­ten­to de haber sali­do de eso vivo; su cole­ga Moham­med murió sos­te­nien­do su cáma­ra. La segun­da explo­sión lo mató.

En un post publi­ca­do el 9 de enero, el expli­ca la impor­tan­cia de los túne­les Rafah:

Mi pas­ta den­tal, cepi­llo de dien­tes, hojas de afei­tar y espu­ma de afei­tar. La ropa que estoy vis­tien­do, el jara­be para tra­tar una fuer­te tos que me afli­je des­de hace sema­nas, los ciga­rri­llos com­pra­dos para Ahmed, el taba­co para mi arghi­le. Mi telé­fono celu­lar, la compu­tado­ra lap­top en la cual lucho esqui­zo­fré­ni­ca­men­te para sacar un tes­ti­mo­nio del infierno que me rodea. Todo lo nece­sa­rio para una humil­de y dig­na vida en Gaza vino de Egip­to, y lle­gó has­ta las gón­do­las de los nego­cios pasan­do por los túne­les. Los mis­mos túne­les que los cazas F16 israe­líes han con­ti­nua­do bom­bar­dean­do dura­men­te en las últi­mas 12 horas, resul­tan­do en la des­truc­ción de miles de hoga­res cer­ca de la fron­te­ra de Rafah. Un par de meses atrás tuve tres dien­tes malos arre­gla­dos. Al final de la ope­ra­ción recuer­do que le pre­gun­té a mi den­tis­ta pales­tino dón­de obte­nía todo el equi­pa­mien­to den­tal, anes­te­sia, jerin­ga, coro­nas de cerá­mi­ca, y los ins­tru­men­tos del ofi­cio. Disi­mu­la­da­men­te, el den­tis­ta hizo un ges­to con sus manos: de deba­jo de la tie­rra. No hay duda que los explo­si­vos y armas tam­bién pasa­ron por los túne­les de Rafah, el mis­mo que la resis­ten­cia está usan­do hoy para tra­tar de dete­ner el temi­do avan­ce de los mor­ta­les vehícu­los blin­da­dos israe­líes; pero esto es peque­ño com­pa­ra­do con las tone­la­das de bie­nes de con­su­mo que cir­cu­la­ron has­ta una Gaza redu­ci­da al ham­bre por un ase­dio cri­mi­nal.

Con­clu­ye el post dicien­do:

Gaza ha esta­do tris­te­men­te envuel­ta en la oscu­ri­dad por 10 años; sólo en los hos­pi­ta­les es posi­ble recar­gar las compu­tado­ras y telé­fo­nos celu­la­res, y ver tele­vi­sión con los doc­to­res y para­mé­di­cos aguar­dan­do por una lla­ma­da de emer­gen­cia. Oímos los estruen­dos en la dis­tan­cia, y lue­go de unos minu­tos la redes sate­li­ta­les ára­bes infor­man exac­ta­men­te dón­de ocu­rrió la explo­sión. A menu­do mira­mos como sacan los cuer­pos de los escom­bros en la pan­ta­lla, como si no fue­ra sufi­cien­te haber­lo vis­to en direc­to. Ano­che, bus­can­do con el con­trol remo­to me encon­tré con un canal israe­lí. Esta­ban mos­tran­do un fes­ti­val de músi­ca tra­di­cio­nal, con muchas mucha­chas en ves­ti­dos cor­tos, y fue­gos arti­fi­cia­les al final. Vol­vi­mos a nues­tro horror, no en la pan­ta­lla, sino en las ambu­lan­cias. Israel tie­ne todo el dere­cho de reir­se y can­tar, inclu­so cuan­do masa­cra a sus veci­nos. Los pales­ti­nos sólo están pidien­do tener una muer­te dife­ren­te, una por vejez.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *