La ofer­ta y la deman­da- Fran­cis­co Febres Cor­de­ro

¡Qué inte­li­gen­te ques el exce­len­tí­si­mo señor pre­si­den­te de la Repú­bli­ca! ¡Qué buen eco­no­mis­ta! Ni qué Eins­tein. ¡Ay no!, qué bru­to, si Eins­tein no creo que era eco­no­mis­ta. Pero, por eso mis­mo, el Correa es mucho mejor por­que en vez de pasar el tiem­po en la teo­ría de la rela­ti­vi­dad, ha des­cu­bier­to una ley mucho menos rela­ti­va lla­ma­da de la ofer­ta y la deman­da, que va a revo­lu­cio­nar la eco­no­mía. No pues la eco­no­mía mun­dial, sino la suya.
>
> ¿Se acuer­dan de que puso un jui­cio por cin­co millo­nes con­tra el Ban­co Pichin­cha? ¿Y se acuer­dan de que dijo que si gana­ba iba a donar el valor a un orfa­na­to? Total reci­bió seis­cien­tos mil dóla­res y no vol­vió a pen­sar en los huer­fa­ni­tos, que se que­da­ron más pobre­ci­tos de lo que eran antes. Y mas­me­jo­res­men­te esa pla­ta la man­dó a Bél­gi­ca. Oja­lá les haya lle­ga­do a los huer­fa­ni­tos de allá, que tan­to la nece­si­tan. Pero como el Correa no ha dicho nada, tal vez esa pla­ti­ta le ha de bene­fi­ciar a él cuan­do se que­de huer­fa­ni­to de poder. ¡Qué ter­nu­ra!
>
> Des­pués comen­zó a estu­diar, como gran eco­no­mis­ta que es, por dón­de iba el mer­ca­do, has­ta que resol­vió que la ofer­ta esta­ba en los medios de comu­ni­ca­ción: al perio­dis­ta que dice cual­quier cosa con­tra él, le deman­da y con eso pue­de ir incre­men­tan­do su fon­do de orfan­dad, que segui­rá envian­do a Bél­gi­ca. ¿Dirán si no es genial el des­cu­bri­mien­to de su ley? Es que, ¡cómo balan­cea la ofer­ta con la deman­da!
>
> Y así, poco a poco, va fijan­do la tari­fa, lo cual es otro gran des­cu­bri­mien­to. No pues para él, sino para noso­tros, por­que solo así pode­mos saber el valor de la deman­da. Por un libro, por ejem­plo, son 10 millo­nes de dóla­res. Por un artícu­lo en inter­net, 20 millo­nes. Por un artícu­lo impre­so, 10 millo­nes. Por ser due­ños de medios, 80 millo­nes. Y así va acu­mu­lan­do ad futu­rum (como deci­mos los eco­no­mis­tas) una for­tu­na que lle­ga has­ta aho­ra a los 500 millo­nes.
>
> Lo bueno es que los jue­ces le van a dar la razón en sus deman­das por­que nadie tie­ne dere­cho a ofen­der la majes­tad del exce­len­tí­si­mo señor pre­si­den­te de la Repú­bli­ca que se cree, ¿cómo les expli­co?, igual que dios y, por eso mis­mo, mere­ce­dor de todos los tri­bu­tos y todos los hono­res. ¿Quién se atre­ve a man­ci­llar el honor de Dios? Eso tie­ne que que­dar bien cla­ro: a los dio­ses, ni con el péta­lo de una rosa. Y como es dios, él sí, des­de su supre­ma sabi­du­ría y su supre­ma jus­ti­cia, está en la potes­tad de con­de­nar a los hom­bres, que somos todos; ade­más, como hom­bres que somos no tene­mos dere­cho al honor ni dere­cho a la hon­ra, ni a nada mis­mo.
>
> Por eso, si el exce­len­tí­si­mo señor pre­si­den­te de la Repú­bli­ca lla­ma a alguien enano, esco­ria, limi­ta­di­to, imbé­cil, basu­ra, idio­ta, igno­ran­te, cara de estre­ñi­do, está bien lla­ma­do. Pero ¡ay! de quien se atre­va a decir­le a él cache­tón, por ejem­plo. Se fre­gó, por­que con solo eso le ofer­tó la posi­bi­li­dad de apli­car la ley de la deman­da.
>
> Lo bueno es que, por esa ley, aho­ra ya sabe­mos por cuán­to nos pue­de deman­dar: si le deci­mos hipó­cri­ta, 10 millo­nes; si le deci­mos care’­tu­co, 5; des­equi­li­bra­do por la codi­cia, 8; loco furio­so, 12; medio­cre, 6; estú­pi­do, 2. Y así.
>
> O sea irán aho­rran­do des­de aho­ra, por sia­ca maña­na a uste­des les pro­vo­que decir­le algo. Verán que les advier­to.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *