Car­ta de des­pe­di­da a Mikel Iba­ñez‏- Askapena

Ha muer­to Mikel Iba­ñez, lo llo­ran Uru­guay y Eus­kal Herria
Ha muer­to Mikel Iba­ñez, pero no se pue­de decir que haya muer­to de muer­te natu­ral. Mikel ha falle­ci­do por un cán­cer que venía com­pli­ca­do por otras dolen­cias y enfer­me­da­des: dia­be­tes, artro­sis y soria­sis. Sin embar­go su enfer­me­dad y él mis­mo han sido mal­tra­ta­dos por un regi­men peni­ten­cia­rio espa­ñol que solo has­ta el pasa­do Enero no le per­mi­tió estar en casa ‑y aun asi con un ferreo con­trol-. Su hijo lo encon­tró muer­to ayer.Su últi­ma deten­ción fuen en Paris a prin­ci­pios de 2008, a don­de lle­gó pro­ce­den­te de Mon­te­vi­deo (Uru­guay) en un via­je con su pasa­por­te legal. Según lle­gó a Paris la audien­cia nacio­nal por medio de Bal­ta­sar Gar­zón le apli­có una euro­or­den y algo des­pués fue extra­di­ta­do al esta­do espa­ñol. En Mayo de 2008 tuvo un des­va­ne­ci­mien­to pro­vo­ca­do por un coma hipo­glu­cé­mi­co. No le han deja­do morir en paz.

Y es que Mikel tie­ne fal­tas gra­ves, imper­do­na­bles para el esta­do espa­ñol: una vida de com­pro­mi­so en la cual ha cono­ci­do la soli­da­ri­dad del pue­blo vas­co y la soli­da­ri­dad del pue­blo uruguayo.

En 1992 fue dete­ni­do jun­to a una trein­te­na de refu­gia­dos y sus fami­lia­res en Mon­te­vi­deo. Des­de ese momen­to has­ta Agos­to de 1994 la soli­da­ri­dad del pue­blo uru­gua­yo no cesó un momen­to, y cuan­do los últi­mos 3 vas­cos para los que el reyno espa­ñol pidió la extra­di­ción, ‑Manueltxo Goi­tia, Luis Mari Liza­rral­de y Mikel Ibañez‑, comen­za­ron una huel­ga de ham­bre y sed y los tras­la­da­ron al hos­pi­tal del Fil­tro, en Mon­te­vi­deo se hizo huel­ga gene­ral, mani­fes­ta­cio­nes de miles de per­so­nas y un plan­tón cons­tan­te fren­te al hos­pi­tal, para impe­dir que se lle­va­ron “a los vascos”.

Defen­dían el dere­cho de asi­lo de los ciu­da­da­nos vascos.

La poli­cía car­gó y Fer­nan­do Morro­ni y Rober­to Facal per­die­ron la vida aque­lla tar­de-noche, cien­tos de per­so­nas fue­ron heri­das y a los vas­cos los des­pi­dió todo el per­so­nal del hos­pi­tal hacien­do­les un pasi­llo y con palmas.

A un lado de la mone­da esta la lucha popu­lar, el com­pro­mi­so, la soli­da­ri­dad, la ter­nu­ra… en el otro la tor­tu­ra, la cár­cel de exter­mi­nio, el impe­ria­lis­mo. Mikel ha muer­to, en Uru­guay y en Eus­kal Herria lo llo­ra­mos y no lo olvidaremos.

Ruben Sán­chez Bakai­koa, pro­ce­sa­do de Askapena.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.