Car­ta de des­pe­di­da a Mikel Iba­ñez‏- Aska­pe­na

Ha muer­to Mikel Iba­ñez, lo llo­ran Uru­guay y Eus­kal Herria
Ha muer­to Mikel Iba­ñez, pero no se pue­de decir que haya muer­to de muer­te natu­ral. Mikel ha falle­ci­do por un cán­cer que venía com­pli­ca­do por otras dolen­cias y enfer­me­da­des: dia­be­tes, artro­sis y soria­sis. Sin embar­go su enfer­me­dad y él mis­mo han sido mal­tra­ta­dos por un regi­men peni­ten­cia­rio espa­ñol que solo has­ta el pasa­do Enero no le per­mi­tió estar en casa ‑y aun asi con un ferreo con­trol-. Su hijo lo encon­tró muer­to ayer.Su últi­ma deten­ción fuen en Paris a prin­ci­pios de 2008, a don­de lle­gó pro­ce­den­te de Mon­te­vi­deo (Uru­guay) en un via­je con su pasa­por­te legal. Según lle­gó a Paris la audien­cia nacio­nal por medio de Bal­ta­sar Gar­zón le apli­có una euro­or­den y algo des­pués fue extra­di­ta­do al esta­do espa­ñol. En Mayo de 2008 tuvo un des­va­ne­ci­mien­to pro­vo­ca­do por un coma hipo­glu­cé­mi­co. No le han deja­do morir en paz.

Y es que Mikel tie­ne fal­tas gra­ves, imper­do­na­bles para el esta­do espa­ñol: una vida de com­pro­mi­so en la cual ha cono­ci­do la soli­da­ri­dad del pue­blo vas­co y la soli­da­ri­dad del pue­blo uru­gua­yo.

En 1992 fue dete­ni­do jun­to a una trein­te­na de refu­gia­dos y sus fami­lia­res en Mon­te­vi­deo. Des­de ese momen­to has­ta Agos­to de 1994 la soli­da­ri­dad del pue­blo uru­gua­yo no cesó un momen­to, y cuan­do los últi­mos 3 vas­cos para los que el reyno espa­ñol pidió la extra­di­ción, ‑Manueltxo Goi­tia, Luis Mari Liza­rral­de y Mikel Ibañez‑, comen­za­ron una huel­ga de ham­bre y sed y los tras­la­da­ron al hos­pi­tal del Fil­tro, en Mon­te­vi­deo se hizo huel­ga gene­ral, mani­fes­ta­cio­nes de miles de per­so­nas y un plan­tón cons­tan­te fren­te al hos­pi­tal, para impe­dir que se lle­va­ron “a los vas­cos”.

Defen­dían el dere­cho de asi­lo de los ciu­da­da­nos vas­cos.

La poli­cía car­gó y Fer­nan­do Morro­ni y Rober­to Facal per­die­ron la vida aque­lla tar­de-noche, cien­tos de per­so­nas fue­ron heri­das y a los vas­cos los des­pi­dió todo el per­so­nal del hos­pi­tal hacien­do­les un pasi­llo y con pal­mas.

A un lado de la mone­da esta la lucha popu­lar, el com­pro­mi­so, la soli­da­ri­dad, la ter­nu­ra… en el otro la tor­tu­ra, la cár­cel de exter­mi­nio, el impe­ria­lis­mo. Mikel ha muer­to, en Uru­guay y en Eus­kal Herria lo llo­ra­mos y no lo olvi­da­re­mos.

Ruben Sán­chez Bakai­koa, pro­ce­sa­do de Aska­pe­na.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *