Lec­cio­nes del mun­do ára­be- Aska­pe­na

revueltas arabesLas revuel­tas en los paí­ses ára­bes y la recién ini­cia­da agre­sión impe­ria­lis­ta con­tra Libia nos han hecho mirar con cier­ta per­ple­ji­dad, incer­ti­dum­bre, cuan­do no preo­cu­pa­ción hacia esa par­te del mun­do. Son abun­dan­tes los aná­li­sis que pode­mos encon­trar estos días, al mar­gen de las lec­tu­ras sim­plis­tas y ten­den­cio­sas con las que nos bom­bar­dean deli­be­ra­da­men­te. A pesar de esa vorá­gi­ne infor­ma­ti­va, y aún sabien­do que no se está des­cu­brien­do nada nue­vo, es posi­ble y nece­sa­rio extraer algu­nas lec­cio­nes de los suce­sos de estas últi­mas sema­nas. Se sue­le decir que quien no cono­ce la His­to­ria está con­de­na­do a repe­tir­la, y la huma­ni­dad en su con­jun­to pare­ce retra­tar­se en tal afir­ma­ción. Por lo tan­to, es nues­tro deber mili­tan­te ana­li­zar los recien­tes hechos acae­ci­dos, ya que cons­ti­tu­yen valio­sas fuen­tes de apren­di­za­je para [email protected] revo­lu­cio­na­rios de todo el mun­do, para todas aque­llas per­so­nas y orga­ni­za­cio­nes que sue­ñan y luchan por cons­truir un futu­ro dife­ren­te. De for­ma muy esque­má­ti­ca, algu­nos de los aspec­tos que cabría seña­lar serían los siguien­tes:

1- La evi­den­cia de nues­tro des­co­no­ci­mien­to sobre la reali­dad de dichos paí­ses (aun­que Marrue­cos, Túnez o Egip­to sean algu­nos de los des­ti­nos turís­ti­cos pre­fe­ri­dos para miles de [email protected]), así como el efec­ti­vo papel de los medios de des­in­for­ma­ción para fabri­car­nos una ima­gen intere­sa­da de una situa­ción que pue­da ser­vir pos­te­rior­men­te para jus­ti­fi­car las accio­nes de las poten­cias impe­ria­lis­tas neo­co­lo­nia­les. Para­le­la­men­te, mien­tras se dis­tor­sio­nan unos levan­ta­mien­tos y se sobre­di­men­sio­nan otros, se nos están ocul­tan­do sis­te­má­ti­ca­men­te diver­sas luchas y logros popu­la­res que cons­ti­tui­rían un mal ejem­plo a seguir. ¿Qué sabe­mos de las movi­li­za­cio­nes y medi­das toma­das en Islan­dia con­tra el saqueo del pue­blo?

2- La con­fir­ma­ción de que la his­to­ria de los pue­blos es diná­mi­ca. Tras la supues­ta cal­ma, esta­tis­mo, resig­na­ción rei­nan­te en muchos regí­me­nes auto­ri­ta­rios que apa­ren­tan ser eter­nos, se escon­de, se acu­mu­la la ten­sión, la indig­na­ción, el odio popu­lar y el ansia por sub­ver­tir el esta­do de las cosas, que final­men­te esta­lla tras un hecho apa­ren­te­men­te casual pero en el que se refle­jan, en reali­dad, las con­tra­dic­cio­nes del sis­te­ma. Los pre­go­ne­ros del fin de la His­to­ria cuen­tan con un error más en sus pre­dic­cio­nes. Los defen­so­res de que la His­to­ria de la huma­ni­dad es la His­to­ria de la lucha de cla­ses tie­nen una mues­tra más para rati­fi­car­se en dicha tesis mar­xis­ta.

3- La cons­ta­ta­ción de que “sí, se pue­de” y su efec­to domi­nó cons­ti­tu­ye un estí­mu­lo para otros pue­blos en una situa­ción simi­lar, a la vez que se tor­na un peli­gro­so pre­ce­den­te para las fuer­zas impe­ria­lis­tas, para las cua­les es impe­ra­ti­vo demos­trar con la fuer­za de los hechos (que no es otra cosa que el hecho de la fuer­za) que aun­que algu­nos hayan podi­do “los demás no vais a poder”. La His­to­ria está lle­na de ejem­plos, pero bas­te men­cio­nar el aho­ga­mien­to de la Nica­ra­gua san­di­nis­ta ante la posi­bi­li­dad de pro­pa­ga­ción de la revo­lu­ción por Cen­troa­mé­ri­ca, los gol­pes mili­ta­res de Chi­le o el más recien­te en Hon­du­ras, o el páni­co de los esta­dos euro­peos ante la posi­bi­li­dad de que algu­na de las nacio­nes sin esta­do que per­ma­ne­cen en su seno pue­da cons­ti­tuir­se en un nue­vo esta­do.

4- La demos­tra­ción, una vez más, de la des­ver­güen­za y pre­po­ten­cia de las éli­tes impe­ria­lis­tas, que por un lado sus­ten­tan y arman a regí­me­nes opre­so­res y, cuan­do se hace insos­te­ni­ble la per­vi­ven­cia de sus títe­res, ponen en mar­cha toda su maqui­na­ria para lograr una “tran­si­ción pací­fi­ca” median­te reajus­tes cos­mé­ti­cos y evi­tar así un genuino empo­de­ra­mien­to popu­lar. Final­men­te, en el col­mo de la des­fa­cha­tez, el gru­po de selec­tos “demó­cra­tas” repre­sen­ta­dos en el con­se­jo de segu­ri­dad de la ONU (al que han lle­ga­do, no lo olvi­de­mos, no por sus esfuer­zos en favor de la paz, sino gra­cias a su poder mili­tar) deci­den en qué país se debe inter­ve­nir. Este sim­ple hecho equi­va­le para­le­la­men­te a deci­dir en qué otros con­flic­tos hay que dejar que los pue­blos sigan desan­grán­do­se, bien por­que no hay recur­sos estra­té­gi­cos en jue­go o por­que direc­ta­men­te se bus­ca el des­pla­za­mien­to y exter­mi­nio de pobla­cio­nes para dejar el cam­po libre a las trans­na­cio­na­les. Todo ello con el infa­me segui­dis­mo de gran par­te de la supues­ta izquier­da euro­pea y con el aplau­so cóm­pli­ce e intere­sa­do de las diver­sas oli­gar­quías, entre ellas la vas­ca (no olvi­de­mos el inte­rés impe­ria­lis­ta por el con­trol de las fuen­tes ener­gé­ti­cas y el lucra­ti­vo nego­cio de la indus­tria arma­men­tís­ti­ca, con una pre­sen­cia con­si­de­ra­ble en Eus­kal Herria).
Ante el bom­bar­deo de Libia por las fuer­zas impe­ria­lis­tas, aque­llas pala­bras pro­nun­cia­das por el Che en un memo­ra­ble dis­cur­so con­ser­van toda su vigen­cia: “que no se pue­de con­fiar en el impe­ria­lis­mo… ni tan­ti­to así, ¡nada!”.

5- La nece­si­dad de un pro­gra­ma de cam­bio. Eso es lo que dife­ren­cia una revuel­ta, un levan­ta­mien­to de una revo­lu­ción. El levan­ta­mien­to y la movi­li­za­ción popu­lar son nece­sa­rios, impres­cin­di­bles, para cam­biar la reali­dad, pero no sufi­cien­tes, sien­do inelu­di­ble un pro­gra­ma, una orga­ni­za­ción, una direc­ción, que cana­li­cen y ali­men­ten toda esa ener­gía trans­for­ma­do­ra no sólo para inten­tar des­truir el vie­jo régi­men sino para ir tejien­do los mim­bres de una nue­va estruc­tu­ra que res­pon­da a las nece­si­da­des de las mayo­rías.

Para fina­li­zar, como inter­na­cio­na­lis­tas [email protected] nos que­da denun­ciar esta nue­va agre­sión impe­ria­lis­ta, más aún, denun­ciar la natu­ra­le­za mis­ma del impe­ria­lis­mo y la lógi­ca mer­can­ti­lis­ta del capi­ta­lis­mo en su inten­to por some­ter a los pue­blos en Libia, Túnez, Egip­to, Irak, Afga­nis­tan, el Con­go, Che­che­nia, Pales­ti­na y tam­bién en Eus­kal Herria y los demás pue­blos de Euro­pa. Denun­cia que debe ir acom­pa­ña­da de la movi­li­za­ción popu­lar y la for­ma­ción del pue­blo vas­co para que tome con­cien­cia de las estruc­tu­ras y fac­to­res nacio­na­les y supra­na­cio­na­les que ate­na­zan a los pue­blos, cuyo cono­ci­mien­to es impres­cin­di­ble para inten­tar repe­tir el menor núme­ro de erro­res posi­bles y poder afron­tar con unas míni­mas garan­tías la cons­truc­ción de una Eus­kal Herria libre, jus­ta, igua­li­ta­ria e inter­na­cio­na­lis­ta.

Iña­ki Etaio (Aska­pe­na)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *