Lakua debe­rá crear este año ayu­das a las víc­ti­mas de la vio­len­cia esta­tal – Iña­ki Iriondo

Todos los gru­pos par­la­men­ta­rios de la Cáma­ra de Gas­teiz, con la úni­ca excep­ción de Gor­ka Manei­ro, de UPyD, apro­ba­ron ayer ins­tar al Gobierno de Lakua a que den­tro de este mis­mo año pon­ga en mar­cha las medi­das nece­sa­rias para ini­ciar el reco­no­ci­mien­to y repa­ra­ción de las víc­ti­mas de la vio­len­cia estatal.

Tam­bién se apro­bó la crea­ción de una ponen­cia en el Par­la­men­to que impul­se estas actua­cio­nes y haga un segui­mien­to de ellas. Este pun­to con­tó con el voto en con­tra del PP, pues lo entien­de como una fór­mu­la de equi­pa­ra­ción de estas víc­ti­mas con «las del terro­ris­mo», lo que con­si­de­ra inaceptable.

La pro­po­si­ción no de ley que lle­gó ayer al pleno esta­ba fir­ma­da por PNV, PSE, Ara­lar, EA y EB, un con­sen­so que todos sus pro­mo­to­res con­si­de­ra­ron impor­tan­te y algu­nos, como Ain­tza­ne Eze­na­rro, has­ta «his­tó­ri­co». El PP pidió que se vota­ra por pun­tos, apro­ban­do los refe­ri­dos a la repa­ra­ción y reco­no­ci­mien­to de las víc­ti­mas, y recha­zan­do la crea­ción de la ponencia.

Espa­cio institucional

La base de la pro­pues­ta par­la­men­ta­ria se encuen­tra en el infor­me ela­bo­ra­do en bue­na par­te por Unes­co Etxea y asu­mi­do, corre­gi­do y pre­sen­ta­do a la Cáma­ra por las direc­cio­nes de Dere­chos Huma­nos y la de Aten­ción a las Víc­ti­mas del Terro­ris­mo del Gobierno de Lakua. Los gru­pos han reco­gi­do suge­ren­cias allí con­tem­pla­das y les han pues­to con­cre­cio­nes y fechas.

El Par­la­men­to apro­bó ayer ins­tar al Eje­cu­ti­vo a «cons­ti­tuir de mane­ra inme­dia­ta el espa­cio ins­ti­tu­cio­nal admi­nis­tra­ti­vo pre­vis­to en el cita­do infor­me y a dotar­lo de la estruc­tu­ra y recur­sos nece­sa­rios». Ade­más, debe­rá «poner en mar­cha medi­das y actua­cio­nes des­ti­na­das al reco­no­ci­mien­to de dichas víctimas».

En este año han de redac­tar­se los pri­me­ros decre­tos que «mar­quen las ayu­das a imple­men­tar y los cri­te­rios para tener acce­so a las mis­mas, así como la nece­sa­ria dota­ción pre­su­pues­ta­ria». Jun­to a ello, ten­drá que «ins­tau­rar un meca­nis­mo acce­si­ble y cer­cano de con­tac­to con las per­so­nas que se con­si­de­ren víc­ti­mas, uti­li­zan­do para ello la infor­ma­ción sobre las mis­mas que exis­te ya en el Gobierno».

¿Que víc­ti­mas?

El decre­to o decre­tos de Lakua debe­rán esti­pu­lar las con­di­cio­nes que debe­rán cum­plir las per­so­nas que deseen acce­der a estas ayu­das. En prin­ci­pio, el infor­me guber­na­men­tal habla­ba de vio­la­cio­nes de dere­chos y sufri­mien­to injus­tos pro­du­ci­dos duran­te la dic­ta­du­ra, así como la repre­sión ejer­ci­da en los años pos­te­rio­res por agen­tes públi­cos, gru­pos para­po­li­cia­les o actua­cio­nes de extre­ma dere­cha tole­ra­das por las instituciones.

Pero tam­bién se con­tem­pla la posi­bi­li­dad de abrir el aba­ni­co a otras víc­ti­mas de sufri­mien­tos gra­ves e injus­tos, y ayer se habló de las víc­ti­mas de torturas.

Un úni­co acuer­do con muy dis­tin­tas interpretaciones

Fue el por­ta­voz del PP, Car­los Urqui­jo, quien en su turno de répli­ca y enfa­da­do expli­có que «éste es un acuer­do cogi­do con alfi­le­res», por lo que pidió al PNV que no ten­sa­ra dema­sia­do la cuer­da. Lo ocu­rri­do defi­ne muy bien el hecho de que, detrás de la prác­ti­ca una­ni­mi­dad en las medi­das pro­pues­tas, hay muy dis­tin­tas inter­pre­ta­cio­nes de los par­ti­dos sobre las vio­len­cias polí­ti­cas que se han dado y se dan en Eus­kal Herria y sobre la con­si­de­ra­ción de las víc­ti­mas de esas vul­ne­ra­cio­nes de derechos.

En este momen­to en el que se abre un nue­vo tiem­po polí­ti­co, pare­ce haber en el Par­la­men­to de Gas­teiz una con­si­de­ra­ción gene­ral de que se deben dar pasos que has­ta la fecha no se habían dado hacia el reco­no­ci­mien­to de las víc­ti­mas de la vio­len­cia esta­tal, y ahí resul­ta men­cio­na­ble el giro rea­li­za­do por el PSE des­de la pasa­da legis­la­tu­ra, tal vez moti­va­do por ser él quien pue­de regu­lar los decre­tos des­de el Gobierno. Sin embar­go, tan­to este par­ti­do como el PP siguen man­te­nien­do una espe­cie de cla­si­fi­ca­ción entre víc­ti­mas en la que sólo las deno­mi­na­das «del terro­ris­mo» ‚y más espe­cí­fi­ca­men­te las de ETA, son de «pri­me­ra división».

Es más, algu­nas alu­sio­nes vuel­tas a escu­char ayer ponen sobre las víc­ti­mas de la vio­len­cia esta­tal la sos­pe­cha de ser a su vez vic­ti­ma­rios. Cabe recor­dar, como dijo el par­la­men­ta­rio del PNV Iñi­go Itu­rra­te, que la mayo­ría de estas per­so­nas que «sufrie­ron en muchos casos ase­si­na­to, lesio­nes, tor­tu­ras y vio­la­cio­nes» eran «per­so­nas ino­cen­tes y, en muchas casos, que ni tenían filia­ción polí­ti­ca, que sim­ple­men­te pasa­ban por allí».

Estas dife­ren­cias mues­tran, según recor­dó el par­la­men­ta­rio del PSE Jesús Loza, la nece­si­dad de la ponen­cia y del tra­ba­jo que que­da por delante.

Fuen­te: Gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.