El pue­blo hon­du­re­ño está ala­za­do – Fren­te Nacio­nal de Resis­ten­cia Popu­lar

Aten­dien­do al cla­mor del pue­blo y al man­da­to de la Asam­blea Nacio­nal del 26 y 27 de febre­ro “Már­ti­res Cam­pe­si­nos del Aguan”, el Fren­te Nacio­nal de Resis­ten­cia Popu­lar ha orga­ni­za­do y lle­va a cabo un Paro Cívi­co Nacio­nal con el que las gran­des mayo­rías están demos­tran­do con­tun­den­te­men­te su recha­zo a las polí­ti­cas neo­li­be­ra­les, la explo­ta­ción y la vio­la­ción a los dere­chos huma­nos; y al mis­mo tiem­po reafir­man la con­fian­za en su pro­pia fuer­za, en la posi­bi­li­dad de crear con el poder que vie­ne des­de la base un futu­ro dife­ren­te y mejor.

En todo el país, se blo­quean vías de comu­ni­ca­ción pri­ma­rias y secun­da­rias, se rea­li­zan plan­to­nes de pro­tes­tas y movi­li­za­cio­nes fren­te a edi­fi­cios públi­cos y pri­va­dos, se detie­nen las labo­res en miles de cen­tros de tra­ba­jo y se para­li­za total­men­te el sis­te­ma edu­ca­ti­vo.

Es evi­den­te que la dic­ta­du­ra no podrá com­ple­tar sus pla­nes de rega­lar nues­tro país a un puña­do de empre­sa­rios corrup­tos y com­pa­ñías trans­na­cio­na­les. La ingo­ber­na­bi­li­dad crea­da por el gol­pe de Esta­do no fue sub­sa­na­da con el cam­bio de ros­tro del régi­men y no ten­drá solu­ción has­ta que se retor­ne a la demo­cra­cia.

Con­ta­mos con el res­pal­do de pue­blos her­ma­nos, sobre todo lati­no­ame­ri­ca­nos, con la acción mili­tan­te de la diás­po­ra inte­gra­da en uni­da­des de Resis­ten­cia Popu­lar en el extran­je­ro, y sobre todo, con la uni­dad de una gran can­ti­dad de fuer­zas cohe­sio­na­das en la mayor orga­ni­za­ción polí­ti­ca y social de la his­to­ria de Hon­du­ras.

Hoy, esa gran masa popu­lar le orde­na al régi­men de fac­to que deten­ga la ofen­si­va con­tra sus con­quis­tas:

1. Deben dete­ner­se de inme­dia­to los pro­yec­tos de pri­va­ti­za­ción de la edu­ca­ción y la salud, que inten­tan esca­mo­tear­se tras fal­sos cali­fi­ca­ti­vos de “muni­ci­pa­li­za­ción” o “par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na”.

2. Deben rever­tir­se las medi­das de expro­pia­ción de los fon­dos de pre­vi­sión y aho­rros de los maes­tros y los emplea­dos públi­cos.

3. Las pre­sas y pre­sos polí­ti­cos deben ser libe­ra­dos de inme­dia­to y absuel­tos de todos los fal­sos car­gos que se les impo­ne.

4. Debe dete­ner­se el alza a los com­bus­ti­bles y a la canas­ta bási­ca.

5. Deben dete­ner­se la repre­sión con­tra las mani­fes­ta­cio­nes popu­la­res y la per­se­cu­ción, tor­tu­ra y ase­si­na­to de inte­gran­tes de orga­ni­za­cio­nes popu­la­res.

6. Debe per­mi­tir­se el retorno segu­ro y sin con­di­cio­nes del Coor­di­na­dor Gene­ral del FNRP, Manuel Zela­ya Rosa­les.

La movi­li­za­ción que rea­li­za­mos con­ti­nua­rá inde­te­ni­ble has­ta que se hagan res­pe­tar los dere­chos del pue­blo.

A nues­tra mili­tan­cia orga­ni­za­da en todos los pun­tos de país en colec­ti­vos de resis­ten­cia la lla­ma­mos a man­te­ner­se en pie de lucha, a sopor­tar los emba­tes de las fuer­zas de repre­sión de la oli­gar­quía. Siga­mos pro­ban­do que es posi­ble enfren­tar las fuer­zas del terror y la injus­ti­cia con accio­nes pací­fi­cas, inte­li­gen­tes y per­ma­nen­tes.

La revo­lu­ción hon­du­re­ña se ges­ta en nues­tras luchas. Hoy aumen­ta­mos nues­tra capa­ci­dad de movi­li­za­ción y arti­cu­la­ción, así como los nive­les de con­cien­cia que ha alcan­za­do nues­tro pue­blo.

Esta­mos demos­tran­do que los pobres tene­mos poder y somos poder cuan­do nos orga­ni­za­mos.

¡El pue­blo uni­do, jamás será ven­ci­do!

¡Resis­ti­mos y Ven­ce­re­mos!

Fren­te nacio­nal de Resis­ten­cia Popu­lar

Tegu­ci­gal­pa 30 de mar­zo de 2011

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *