El pue­blo hon­du­re­ño está ala­za­do – Fren­te Nacio­nal de Resis­ten­cia Popular

Aten­dien­do al cla­mor del pue­blo y al man­da­to de la Asam­blea Nacio­nal del 26 y 27 de febre­ro “Már­ti­res Cam­pe­si­nos del Aguan”, el Fren­te Nacio­nal de Resis­ten­cia Popu­lar ha orga­ni­za­do y lle­va a cabo un Paro Cívi­co Nacio­nal con el que las gran­des mayo­rías están demos­tran­do con­tun­den­te­men­te su recha­zo a las polí­ti­cas neo­li­be­ra­les, la explo­ta­ción y la vio­la­ción a los dere­chos huma­nos; y al mis­mo tiem­po reafir­man la con­fian­za en su pro­pia fuer­za, en la posi­bi­li­dad de crear con el poder que vie­ne des­de la base un futu­ro dife­ren­te y mejor.

En todo el país, se blo­quean vías de comu­ni­ca­ción pri­ma­rias y secun­da­rias, se rea­li­zan plan­to­nes de pro­tes­tas y movi­li­za­cio­nes fren­te a edi­fi­cios públi­cos y pri­va­dos, se detie­nen las labo­res en miles de cen­tros de tra­ba­jo y se para­li­za total­men­te el sis­te­ma educativo.

Es evi­den­te que la dic­ta­du­ra no podrá com­ple­tar sus pla­nes de rega­lar nues­tro país a un puña­do de empre­sa­rios corrup­tos y com­pa­ñías trans­na­cio­na­les. La ingo­ber­na­bi­li­dad crea­da por el gol­pe de Esta­do no fue sub­sa­na­da con el cam­bio de ros­tro del régi­men y no ten­drá solu­ción has­ta que se retor­ne a la democracia.

Con­ta­mos con el res­pal­do de pue­blos her­ma­nos, sobre todo lati­no­ame­ri­ca­nos, con la acción mili­tan­te de la diás­po­ra inte­gra­da en uni­da­des de Resis­ten­cia Popu­lar en el extran­je­ro, y sobre todo, con la uni­dad de una gran can­ti­dad de fuer­zas cohe­sio­na­das en la mayor orga­ni­za­ción polí­ti­ca y social de la his­to­ria de Honduras.

Hoy, esa gran masa popu­lar le orde­na al régi­men de fac­to que deten­ga la ofen­si­va con­tra sus conquistas:

1. Deben dete­ner­se de inme­dia­to los pro­yec­tos de pri­va­ti­za­ción de la edu­ca­ción y la salud, que inten­tan esca­mo­tear­se tras fal­sos cali­fi­ca­ti­vos de “muni­ci­pa­li­za­ción” o “par­ti­ci­pa­ción ciudadana”.

2. Deben rever­tir­se las medi­das de expro­pia­ción de los fon­dos de pre­vi­sión y aho­rros de los maes­tros y los emplea­dos públicos.

3. Las pre­sas y pre­sos polí­ti­cos deben ser libe­ra­dos de inme­dia­to y absuel­tos de todos los fal­sos car­gos que se les impone.

4. Debe dete­ner­se el alza a los com­bus­ti­bles y a la canas­ta básica.

5. Deben dete­ner­se la repre­sión con­tra las mani­fes­ta­cio­nes popu­la­res y la per­se­cu­ción, tor­tu­ra y ase­si­na­to de inte­gran­tes de orga­ni­za­cio­nes populares.

6. Debe per­mi­tir­se el retorno segu­ro y sin con­di­cio­nes del Coor­di­na­dor Gene­ral del FNRP, Manuel Zela­ya Rosales.

La movi­li­za­ción que rea­li­za­mos con­ti­nua­rá inde­te­ni­ble has­ta que se hagan res­pe­tar los dere­chos del pueblo.

A nues­tra mili­tan­cia orga­ni­za­da en todos los pun­tos de país en colec­ti­vos de resis­ten­cia la lla­ma­mos a man­te­ner­se en pie de lucha, a sopor­tar los emba­tes de las fuer­zas de repre­sión de la oli­gar­quía. Siga­mos pro­ban­do que es posi­ble enfren­tar las fuer­zas del terror y la injus­ti­cia con accio­nes pací­fi­cas, inte­li­gen­tes y permanentes.

La revo­lu­ción hon­du­re­ña se ges­ta en nues­tras luchas. Hoy aumen­ta­mos nues­tra capa­ci­dad de movi­li­za­ción y arti­cu­la­ción, así como los nive­les de con­cien­cia que ha alcan­za­do nues­tro pueblo.

Esta­mos demos­tran­do que los pobres tene­mos poder y somos poder cuan­do nos organizamos.

¡El pue­blo uni­do, jamás será vencido!

¡Resis­ti­mos y Venceremos!

Fren­te nacio­nal de Resis­ten­cia Popular

Tegu­ci­gal­pa 30 de mar­zo de 2011

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.