Luchas comu­ne­ras de ayer y de hoy – Voces de Colom­bia (ELN)

El 16 de mar­zo se cele­bra el 230º ani­ver­sa­rio de la Revo­lu­ción Comu­ne­ra. Cuan­do Manue­la Bel­trán, se amo­ti­na en la pla­za de mer­ca­do del Soco­rro (San­tan­der), rom­pien­do los edic­tos del rey de Espa­ña, que impo­nía el nue­vo impues­to para la arma­da de Bar­lo­ven­to, con­vi­dan­do la mul­ti­tud a derri­bar las auto­ri­da­des. Esta suble­va­ción lle­gó a otras pobla­cio­nes de la pro­vin­cia.

Ante la tira­nía impe­rial, los pobla­do­res se levan­tan en armas y mar­chan hacia Bogo­tá a tum­bar el Virrey. A su paso, se suman otros insu­rrec­tos, con­for­man­do un ejér­ci­to de 20.000 per­so­nas.

De sus líde­res se des­ta­ca José Anto­nio Galán Zorro, quien mar­chó a Hon­da, Amba­le­ma y Mari­qui­ta, derro­tan­do los des­ta­ca­men­tos mili­ta­res, derri­ban­do alcal­días y estan­cos, repar­tien­do hacien­das y bie­nes de los oli­gar­cas, redi­mien­do indios y sier­vos cam­pe­si­nos, libe­ran­do escla­vos negros, ins­ta­lan­do cabil­dos para escu­char los recla­mos popu­la­res y esta­ble­cien­do nue­vos gobier­nos del Común.

Pero, los comer­cian­tes y hacen­da­dos, trai­cio­nan el levan­ta­mien­to comu­ne­ro, capi­tu­lan en Zipa­qui­rá, a las puer­tas de la capi­tal, ante el arzo­bis­po Anto­nio Caba­lle­ro y Gón­go­ra, reci­ben impor­tan­tes bene­fi­cios y se dedi­can a per­se­guir a los autén­ti­cos revo­lu­cio­na­rios como Galán.

Las luchas hoy

El pue­blo colom­biano sacu­de el yugo impues­to por la oli­gar­quía, con su terro­ris­mo de Esta­do y su maqui­na­ria para­mi­li­tar, para ani­qui­lar la pro­tes­ta social y la opo­si­ción polí­ti­ca.

Hoy Colom­bia se movi­li­za por todos los pun­tos car­di­na­les. El Paro nacio­nal camio­ne­ro, exi­ge res­pe­to a la tabla de tari­fas; el paro indí­ge­na de Arau­ca, pro­tes­ta ante la deten­ción de sus diri­gen­tes; las movi­li­za­cio­nes en varias ciu­da­des de los moto­ta­xis­tas, a quie­nes se les nie­ga el dere­cho al tra­ba­jo; las pro­tes­tas de los depar­ta­men­tos y muni­ci­pios pro­duc­to­res de recur­sos no reno­va­bles, ante el gobierno cen­tral, que inten­ta qui­tar­les el mane­jo las Rega­lías; las dife­ren­tes movi­li­za­cio­nes, paros y has­ta amo­ti­na­mien­tos de los habi­tan­tes de los barrios popu­la­res, exi­gien­do la cober­tu­ra y cali­dad de los ser­vi­cios públi­cos bási­cos. Y las movi­li­za­cio­nes cam­pe­si­nas por las fumi­ga­cio­nes con gli­fo­sa­to y en con­tra de que se les cali­fi­que como nar­co­tra­fi­can­tes.

La entre­ga que hace el gobierno a las com­pa­ñías mul­ti­na­cio­na­les, de los Pára­mos, cor­di­lle­ras, lla­nos, valles, ríos, mares, sue­lo y sub­sue­lo, para la depre­da­do­ra explo­ta­ción mine­ro-ener­gé­ti­ca, tam­bién pro­vo­ca el recha­zo de la pobla­ción, gene­ran­do dife­ren­tes movi­li­za­cio­nes, como la más recien­te y mul­ti­tu­di­na­ria en la ciu­dad de Buca­ra­man­ga.

Cam­bian acto­res y esce­na­rios.

La devas­ta­ción neo­li­be­ral de las últi­mas cua­tro déca­das, ha cam­bian­do la com­po­si­ción social colom­bia­na, gene­ran­do nue­vos acto­res y nue­vos esce­na­rios. Ade­más, el Terro­ris­mo de Esta­do, acre­cen­ta­do en los últi­mos gobier­nos nar­co para­mi­li­ta­res, oca­sio­nó un geno­ci­dio con­tra el pue­blo, eli­mi­nan­do y debi­li­tan­do la mayo­ría de orga­ni­za­cio­nes socia­les e impi­dien­do la con­so­li­da­ción de la opo­si­ción polí­ti­ca legal.

Las dimen­sio­nes de la bar­ba­rie esta­tal se apre­cia en cifras: 30.000 per­so­nas ase­si­na­das al año, 250.000 des­apa­re­ci­dos, ocu­pa el pri­mer lugar en el mun­do por ase­si­na­tos con­tra sin­di­ca­lis­tas y por des­tie­rros, tie­ne haci­na­dos en las maz­mo­rras a más de 7.500 pre­sos polí­ti­cos.

Este geno­ci­dio ha sacri­fi­ca­do gene­ra­cio­nes de diri­gen­tes popu­la­res, ha des­ba­ra­ta­do el teji­do social y son un fac­tor deter­mi­nan­te para com­pren­der por qué en Colom­bia no se tran­si­ta por los cami­nos demo­crá­ti­cos que ade­lan­tan otros pue­blos del con­ti­nen­te.

El movi­mien­to sin­di­cal ha juga­do un pro­ta­go­nis­mo impor­tan­te en las luchas colom­bia­nas, pero hoy se encuen­tra a la defen­si­va, obnu­bi­la­do, neu­tra­li­za­do, por la acción con­ci­lia­do­ra del “ange­li­nis­mo”, e inti­mi­da­to­ria del para­mi­li­ta­ris­mo.

El movi­mien­to social, acos­tum­bra­do a con­fron­tar la bar­ba­rie del régi­men uri­bis­ta, hoy se encuen­tra des­con­cer­ta­do y des­ar­ma­do ante el gobierno de San­tos, quien recru­de­ce la gue­rra sucia, reac­ti­va el para­mi­li­ta­ris­mo con sus ame­na­zas y eje­cu­cio­nes, pero man­da a su ”arzo­bis­po” Ange­lino Gar­zón, el nue­vo Caba­lle­ro y Gón­go­ra, a des­mo­vi­li­zar, con­cer­tar y coop­tar la diri­gen­cia popu­lar.

En medio de esta cri­sis huma­ni­ta­ria, la capa­ci­dad de lucha sigue viva y se expre­sa en nue­vos acto­res. Como las luchas indí­ge­nas del Cau­ca, que se vol­vie­ron pala­bra cami­nan­te, que está jun­tán­do­se con las luchas cam­pe­si­nas, estu­dian­ti­les, de las muje­res, afro­des­cen­dien­tes, de los barrios popu­la­res.

Resal­ta­mos la lucha de los camio­ne­ros, quie­nes enten­die­ron que los efec­tos de las polí­ti­cas neo­li­be­ra­les y el posi­ble tra­ta­do de Libre Comer­cio con los EEUU, los va a ani­qui­lar. Valien­te la pelea por man­te­ner la tabla de fle­tes, por la recons­truc­ción de la malla vial del país, agra­va­da por el invierno y con­tra el alza de los com­bus­ti­bles. Cerra­ron carre­te­ras, blo­quea­ron a Bogo­tá y se la juga­ron de una mane­ra dig­na y sor­pren­den­te, para evi­tar su derro­ta defi­ni­ti­va. Pero su pelea fue de soli­ta­rios, fal­tó la soli­da­ri­dad del res­to del movi­mien­to social.

Hacia las luchas nacio­na­les
 
Estas peleas, no han logra­do jun­tar­se en una con­fron­ta­ción nacio­nal, como debió dar­se con los camio­ne­ros o el paro de los indí­ge­nas de Arau­ca. No se logra enten­der y ganar res­pal­do y soli­da­ri­dad de otros sec­to­res afec­ta­dos, como el petro­le­ro con la ven­ta del 30 por cien­to de Eco­pe­trol y de la Refi­ne­ría de Car­ta­ge­na, o de los car­bo­ne­ros, o de los estu­dian­tes y maes­tros con­tra la pri­va­ti­za­ción de la edu­ca­ción.

Sigue en el olvi­do los 5,2 millo­nes de des­te­rra­dos por el terro­ris­mo de Esta­do, más 2 millo­nes de des­pla­za­dos por la últi­ma ola inver­nal, que ago­ni­zan en los refu­gios. Aho­ra se anun­cia la masa­cre labo­ral de más de 130.000 tra­ba­ja­do­res esta­ta­les, con las facul­ta­des extra­or­di­na­rias que le otor­gan al pre­si­den­te para rees­truc­tu­ra­ción de tres nue­vos minis­te­rios y otros entes nacio­na­les.
 
Sin embar­go, cada sec­tor en con­flic­to o víc­ti­ma de los atro­pe­llos esta­ta­les o empre­sa­ria­les, tien­de a defen­der­se por su cuen­ta.

Los san­tan­de­rea­nos, res­ca­tan­do su heren­cia comu­ne­ra, logran dar una lucha ejem­plar, con­tra la mul­ti­na­cio­nal cana­dien­se Greys­tar, que tra­mi­ta­ba el pro­yec­to Angos­tu­ra, para la explo­ta­ción de oro y pla­ta en el pára­mo de San­tur­bán; a pesar que la ley 1382 del 2010 prohí­be las explo­ta­cio­nes mine­ras en pára­mos, reser­vas natu­ra­les y fores­ta­les.

La lucha con­tra este pro­yec­to de gran mine­ría, que aca­ba­ría con el agua pota­ble para el área metro­po­li­ta­na de la mese­ta de Buca­ra­man­ga, sí logró aglu­ti­nar a los dife­ren­tes sec­to­res socia­les y polí­ti­cos y este fren­te común se mani­fes­tó con con­tun­den­cia y logró un triun­fo de la vida, de los intere­ses eco­ló­gi­cos y ambien­ta­les, con­tra las pre­ten­sio­nes mez­qui­nas del capi­tal.
 
Los cam­bios que vie­nen sacu­dien­do a Amé­ri­ca Lati­na y las revuel­tas de los pue­blos del nor­te de Áfri­ca y la penín­su­la ará­bi­ga, deben tener efec­tos para que Colom­bia dé sal­tos cua­li­ta­ti­vos en la Lucha, pero deben con­si­de­rar­se algu­nos fac­to­res fun­da­men­ta­les:

Ganar una voca­ción polí­ti­ca Uni­ta­ria, que aglu­ti­ne al movi­mien­to social y polí­ti­co alter­na­ti­vo, comen­zan­do con todos los sec­to­res en con­flic­to.

Los dife­ren­tes espa­cios de con­vo­ca­to­ria nacio­nal, deben supe­rar sus visio­nes e intere­ses de par­te, con­flu­yen­do en una úni­ca pla­ta­for­ma.

Enten­der las nue­vas diná­mi­cas de los nue­vos acto­res y esce­na­rios, para supe­rar los vie­jos esque­mas y méto­dos de lucha.

Es urgen­te cen­tra­li­zar los esfuer­zos en una úni­ca jor­na­da nacio­nal de movi­li­za­ción, para tener la tras­cen­den­cia y la con­tun­den­cia que revi­ta­li­ce el movi­mien­to alter­na­ti­vo.

La san­gre comu­ne­ra sigue alti­va y dig­na en el pue­blo colom­biano, fir­me en la lucha liber­ta­ria con­tra la tira­nía y fiel a las con­sig­nas de Galán:

“¡Unión de los Opri­mi­dos con­tra los Opre­so­res!”

“¡Ni un Paso Atrás… y lo que fue­re menes­ter, sea!”

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *