Llo­ran­do en la Cor­te de los Bor­bo­nes- JM Alvarez

Varios “disi­den­tes de con­cien­cia” cuba­nos, lle­ga­dos recien­te­men­te a Espa­ña, han denun­cian­do que se encuen­tran “des­am­pa­ra­dos y aban­do­na­dos” por las autoridades.

“En Espa­ña se están vio­lan­do prác­ti­ca­men­te nues­tros dere­chos huma­nos”, seña­la Juan Anto­nio Ber­mú­dez Toran­zo que no hace aún dos sema­nas que arri­bó a la Madre Patria y ya se ha apli­ca­do el cuen­to de que “quien no llo­ra, no mama”.

“Esta­mos en una habi­ta­ción de tres camas sin con­di­cio­nes ape­nas, la ali­men­ta­ción es muy mala, muchos ancia­nos y niños ni se la comen, y no tene­mos ayu­da de nin­gún tipo”, dice nues­tro llorón.

Al res­pec­to, debe­mos res­pon­der que así están en este país en ban­ca­rro­ta téc­ni­ca, que des­pil­fa­rra el poco dine­ro que tie­ne hacien­do de sol­da­do-tore­ro, miles de ciu­da­da­nos que rebus­can en la basu­ra para comer. Eso por no citar la situa­ción que sufren millo­nes de per­so­nas del Ter­cer Mun­do explo­ta­do por la “demo­cra­cia” que estos quie­ren para Cuba.

No obs­tan­te ten­go que dar­le la razón al señor Ber­mú­dez cuan­do afir­ma solem­ne­men­te que “aquí tam­bién esta­mos pre­sos”. Como todos, com­pa­dre, como todos. O te apre­san el cuer­po en las cár­ce­les, o el espí­ri­tu fue­ra de ellas median­te la ena­je­na­ción men­tal y si ésta no fun­cio­na, con la con­tra­rre­vo­lu­ción preventiva.

Bien­ve­ni­dos al paraí­so capi­ta­lis­ta, cuba­nos de con­cien­cia con tari­fa. Pue­den alis­tar­se como mer­ce­na­rios en el ejér­ci­to espa­ñol para ir a Afga­nis­tán. Aquí matar seres huma­nos es un “tra­ba­jo”.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.