Hacer­se la picha un lío – Mikel Ari­za­le­ta

En negri­lla, cubrién­do­se las espal­das, des­ta­ca el edi­tor que el libro se publi­ca en edi­cio­nes RJL con el debi­do per­mi­so frai­luno, por la pro­vin­cia capu­chi­na de Cra­co­via el nihil obs­tat vie­ne dado por el pro­vin­cial Fray Jacek Wali­gó­ra y en Nava­rra-Can­ta­bria-Ara­gón fray José Luis Iso otor­ga su pla­cet. El libro, que lle­va por títu­lo “No le ten­gas mie­do al sexo. El Kama Sutra para cató­li­cos”, es una entre­vis­ta entre Syl­wes­ter Sze­fer y el padre Ksa­wery Knotz. Y para col­mo el pró­lo­go está redac­ta­do por Rafa Laz­cano, direc­tor del pro­gra­ma “El sexo como Dios man­da” en Radio María. Diría­mos que todo que­da en casa.

Los jerar­cas, papa, obis­pos, curas y frai­les, que como se ha vis­to con la pede­ras­tia en cole­gios y sacris­tías de las diver­sas par­tes del mun­do tan­tos pro­ble­mas afec­ti­vos arras­tran en su vida, no dejan de alec­cio­nar a las gen­tes sobre la sexua­li­dad. Y el libro indi­ca, de nue­vo, que en este terreno se hacen la picha un lío:

“Para el mari­do, el tiem­po del amor sen­sual empie­za por la noche: bas­ta acu­rru­car­se jun­to a su mujer para que al ins­tan­te se le pon­ga en mar­cha la pasión. Mien­tras que la mujer, para estar pre­pa­ra­da para una rela­ción sexual, espe­ra ges­tos y pala­bras de amor des­de mucho antes; lo mejor jus­to des­de el pri­mer ins­tan­te nada más des­per­tar­se y, des­pués, muchas veces a lo lar­go del día”, alec­cio­na al mun­do el capu­chino Knotz des­de su cel­da frai­lu­na pola­ca posi­ble­men­te inda­gan­do enfer­mi­za­men­te su cuán­tas veces en el con­fe­sio­na­rio sobre el sex­to.

“Vale la pena invi­tar a Dios a la pro­pia cama y, ade­más, no se tra­ta de un vie­je­ci­to con bar­ba, como se lo ima­gi­nan algu­nos” insis­te el padre capu­chino Ksa­wery. Son varias las simi­li­tu­des entre el padre Knotz y el joven Karol Wojty­la, “el Gran­de”, ano­ta el radio­ma­riano Laz­cano.

Huber­tus Myna­rek, ana­lis­ta del pon­ti­fi­ca­do del papa Wojty­la, dejó escri­to en su libro “El papa pola­co. Balan­ce de un pon­ti­fi­ca­do”, que “Juan Pablo II calla que el femi­nis­mo exi­ge para las muje­res toda una serie de dere­chos legí­ti­mos, que él les nie­ga cate­gó­ri­ca­men­te. La mujer, en la visión del papa, tie­ne que fun­cio­nar en pri­me­ra línea como madre de los hijos, pari­dos por ella –ple­na­men­te entre­ga­da, dis­pues­ta al sacri­fi­cio, en silen­cio y dulce‑, nece­sa­ria­men­te tenía que prohi­bir­le el ser­vi­cio ofi­cial y más públi­co en la Igle­sia cató­li­ca y roma­na, el ser­vi­cio sacer­do­tal. Con ello man­te­nía en la Igle­sia la socie­dad mas­cu­li­na y patriar­cal estruc­tu­ra­da en dos cla­ses res­pec­to a este minis­te­rio, por lo tan­to los dere­chos supe­rio­res del hom­bre, a quien por prin­ci­pio en la Igle­sia le corres­pon­de el dere­cho de ser sacer­do­te. Al papa pola­co le cabe en suer­te el tris­te méri­to de haber cemen­ta­do la exclu­sión de las muje­res del sacer­do­cio minis­te­rial de la Igle­sia cató­li­ca roma­na de una mane­ra que sobre­pa­sa a la de todos sus pre­de­ce­so­res”.

Para col­mo, tan­to Wojty­la como Knotz, for­man par­te de una de las zonas más retró­ga­das y car­cas de la Igle­sia cató­li­ca, la pola­ca. ¡Vaya, del cuerno la pun­ta!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *