Con Libia, los esta­dos impe­ria­les dic­tan lo que deben hacer las empre­sas pri­va­das – James Petras

Comen­ta­rios para CX36 Radio Cen­te­na­rio, del soció­lo­go nor­te­ame­ri­cano, Prof. James Petras des­de Nue­va York – Esta­dos Uni­dos. Lunes 14 de mar­zo de 201. Baje aquí el audio en mp3: http://​www​.media​fi​re​.com/​?​d​5​7​d​d​o​7​6​n​v​1​6​7y7

Ánge­les: Petras, esta­mos espe­ran­do ansio­sa­men­te este momen­to para con­ver­sar con­ti­go para escu­char­te espe­cial­men­te sobre algu­nos de los temas cen­tra­les. Esto que pasó en Japón sin duda y todas las reper­cu­sio­nes a todo nivel que tiene.

Petras: Empe­za­mos con el tsu­na­mi y la inun­da­ción en Japón.

Lo pri­me­ro que debe­mos reco­no­cer aho­ra, son los peli­gros que vie­nen de uti­li­zar la ener­gía nuclear. Por muchos años espe­cial­men­te en la últi­ma déca­da, mucha gen­te cree que ya han ter­mi­na­do los peli­gros a par­tir del uso de ener­gía nuclear, y aho­ra tene­mos todo el pro­ble­ma del terre­mo­to, des­pués el tsu­na­mi y aho­ra las explo­sio­nes en las cen­tra­les nuclea­res con la exten­sión de radia­ción y peli­gro de cien­tos de miles, si no millo­nes, de personas.

Antes siem­pre exis­tía este gran tema, pero por la influen­cia de los gran­des inver­sio­nis­tas capi­ta­lis­tas, par­ti­cu­lar­men­te los que invier­ten en la indus­tria nuclear, se creía que ya no hay nin­gún peli­gro, que tene­mos nue­vas tec­no­lo­gías, que no es nece­sa­rio preo­cu­par­se por lo que pasó en Cher­nobyl y por lo que pasó en Esta­dos Uni­dos en Three Islands. Pero aho­ra vemos este peli­gro, que estas explo­sio­nes mues­tran que no debe­mos tomar el camino de uti­li­zar reac­to­res nuclea­res, debe­mos bus­car otras fuen­tes de ener­gía y debe­mos hacer más esfuer­zo para la con­ser­va­ción, uti­li­zan­do fuen­tes de ener­gía menos peli­gro­sas. Una de las lec­cio­nes que va a salir de eso es que no debe­mos con­ti­nuar en el camino nuclear, par­ti­cu­lar­men­te en los paí­ses con pro­ble­mas de cual­quier tipo de la natu­ra­le­za, pero no sólo de la natu­ra­le­za, por­que tam­po­co fun­cio­na­ban los con­tro­les que tenían meti­dos adentro.

Esa es la pri­me­ra obser­va­ción sobre este tema.

Ánge­les: Está apa­re­cien­do un titu­lar con mucha fuer­za a estas horas, que habla que algu­nos paí­ses como Ale­ma­nia y Sui­za van a revi­sar sus polí­ti­cas nuclea­res a raíz de este accidente.

Petras: Si, hace poco el gobierno de Ale­ma­nia pos­ter­gó la fecha de ter­mi­na­ción del uso de reac­to­res nuclea­res bajo la pre­sión de la indus­tria y los capi­ta­lis­tas. Obvia­men­te aho­ra esta catás­tro­fe está for­zan­do al gobierno a recon­si­de­rar su apo­yo a los reac­to­res nuclea­res. Eso es un resul­ta­do directo.

Hay otra obser­va­ción que ten­go sobre este asun­to. Es el esfuer­zo que está hacien­do Japón para reac­cio­nar sobre la catás­tro­fe. Si com­pa­ra­mos la reac­ción de Japón fren­te al tsu­na­mi con la reac­ción de Esta­dos Uni­dos fren­te a las inun­da­cio­nes pro­vo­ca­das por el hura­cán Katri­na en Nue­va Orleans, es enor­me­men­te diferente.

Japón man­da cien mil sol­da­dos a inter­ve­nir y ense­gui­da han movi­li­za­do toda la socie­dad para apo­yar a los sobre­vi­vien­tes y bus­car por todas las for­mas de encon­trar a cual­quier per­so­na dam­ni­fi­ca­da. Mien­tras duran­te Katri­na en Esta­dos Uni­dos sólo uti­li­za­ron a la poli­cía para pro­te­ger a las gran­des empre­sas, no orde­na­ron nin­gu­na movi­li­za­ción del ejér­ci­to. La guar­dia nacio­nal sólo entró para con­se­guir la pro­tec­ción de los super­mer­ca­dos y fusi­lar a las per­so­nas que tra­ta­ban de con­se­guir agua y alimentos.

Hay una enor­me dife­ren­cia entre una socie­dad que tie­ne por lo menos en su preo­cu­pa­ción y prio­ri­da­des a las víc­ti­mas del desas­tre, mien­tras en Esta­dos Uni­dos la pri­mer preo­cu­pa­ción no eran los sobre­vi­vien­tes, las víc­ti­mas sino era cómo pro­te­ger la pro­pie­dad pri­va­da, acu­san­do a algu­nas per­so­nas deses­pe­ra­das de ser ladro­nes y los fusi­la­ron y con impu­ni­dad lo hicie­ron. Y aho­ra pode­mos hacer esta com­pa­ra­ción de cómo un gobierno, un país se movi­li­za para apo­yar a las víc­ti­mas, en con­tras­te con un país impe­ria­lis­ta nor­te­ame­ri­cano que sólo pien­sa en defen­der la rique­za de los ricos con­tra las víctimas.

Ánge­les: No sé si tenés algo más sobre el tema por­que vin­cu­la­do a lo que esta­ba pasan­do allí está lo refe­ren­te a la economía.

Petras: Sí, la Bol­sa está cayen­do en Japón, pero eso no es una cosa per­ma­nen­te sino sim­ple­men­te una reac­ción a la catás­tro­fe. El anun­cio del gobierno japo­nés es que van a movi­li­zar unos billo­nes de yenes para finan­ciar la lim­pie­za y la recu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca. En seis meses eso va a pro­vo­car una expan­sión eco­nó­mi­ca, no se va a que­dar des­trui­da. Como recor­da­mos, des­pués de la segun­da gue­rra mun­dial Japón fue muy des­trui­do inclu­so con la bom­ba nuclear, pero a los cin­co años era un país que avan­za­ba con un cre­ci­mien­to de dos dígitos.

Lo mis­mo va a pasar por una razón muy fun­da­men­tal: Japón no tie­ne un pre­su­pues­to mili­tar impor­tan­te. Inclu­so for­mal­men­te no debe tener un ejér­ci­to a pesar de que han uti­li­za­do varios pre­tex­tos para tener­lo. Esta des­truc­ción va a ser la base de una recons­truc­ción que va a esti­mu­lar la eco­no­mía. Lo que debe­mos obser­var es cómo reac­cio­nan a par­tir de cana­li­zar recur­sos eco­nó­mi­cos hacia esta tarea y no diver­si­fi­car dine­ro hacia gue­rras exter­nas o inter­ven­cio­nes. Debe­mos notar como Japón va a tra­tar de bus­car otras for­mas de crear ener­gía aho­ra que han sido per­ju­di­ca­das sus fuen­tes nucleares.

Ánge­les: ¿Te pare­ce pasar al tema Libia?

Petras: Sí, pode­mos dis­cu­tir el tema Libia y ver qué está pasan­do allá.

Pri­me­ro, debe­mos notar una cosa que es impor­tan­te: que la gue­rra en Libia no es una sim­ple gue­rra del gobierno con­tra el pue­blo. El pue­blo está divi­di­do. Hemos vis­to que el avan­ce del ejér­ci­to libio tie­ne res­pal­do no sola­men­te en Trí­po­li sino en otras regio­nes, mien­tras la opo­si­ción cada vez depen­de más –por lo menos los líde­res están hacien­do lla­ma­dos para la inter­ven­ción impe­ria­lis­ta en el país. Lo que mues­tra que son poco nacio­na­lis­tas y que la lucha anti­dic­ta­to­rial no es exac­ta­men­te una lucha para la eman­ci­pa­ción del país por­que sabe­mos que si inter­vie­nen los pode­res impe­ria­les se van a que­dar, van a ocu­par, van a tomar los pozos de petró­leo. Es una cosa que debe­mos reconocer.

El otro fac­tor que no se habla en los dia­rios, es que la sali­da de los inmi­gran­tes que tra­ba­jan en Libia, invi­ta­dos por el gobierno de Gada­fi, están sufrien­do mucha repre­sión: gol­pes, ase­si­na­tos, inclu­so hemos vis­to muchos casos de racis­mo por­que muchos de los inmi­gran­tes vie­nen de Áfri­ca negra. Aho­ra los mal lla­ma­dos rebel­des están mal­tra­tan­do, insul­tan­do, gol­pean­do y roban­do a muchos de los inmi­gran­tes que bus­can salir por­que los rebel­des están cazán­do­los, están echán­do­los, están cerran­do las empre­sas que antes uti­li­za­ban como fuen­te de tra­ba­jo los inmi­gran­tes afri­ca­nos. Es otra obser­va­ción sobre el carác­ter de los rebel­des, que no son tan demó­cra­tas cuan­do tra­tan a los tra­ba­ja­do­res extranjeros.

Yo no creo que Gada­fi sea un demó­cra­ta ni mucho menos un pro­gre­sis­ta, pero no es exac­ta­men­te una lucha entre los bue­nos y los malos en este caso, como lo pin­tan muchos de los medios de comunicación.

Y otra cosa que debe­mos ver, que no hay muchos comen­ta­rios, es cómo los Ban­cos y las empre­sas pri­va­das están ins­tru­men­ta­das por el esta­do. Es decir, la libre empre­sa ya no fun­cio­na. Cuan­do el impe­rio y el esta­do nor­te­ame­ri­cano deci­de impo­ner san­cio­nes, apli­ca las san­cio­nes con­tra cual­quier empre­sa. No hay un libre comer­cio. No hay un sec­tor pri­va­do que ten­ga su auto­no­mía, que fun­cio­ne según el mer­ca­do. El hecho es que el esta­do impe­rial ins­tru­men­ta el Ban­co pri­va­do para ser un ins­tru­men­to de su polí­ti­ca. Los Ban­cos enton­ces no fun­cio­nan según los prin­ci­pios de ganan­cias y opor­tu­ni­da­des del mer­ca­do; aho­ra está sacri­fi­can­do sus ganan­cias a los intere­ses del impe­rio. Muchas empre­sas pri­va­das no deben comer­ciar o hacer inver­sio­nes. Tie­nen que sacri­fi­car sus ganan­cias y las inver­sio­nes por­que el gobierno inter­vie­ne y con­ge­la todos los fon­dos de Libia en el exte­rior. No sólo el esta­do nor­te­ame­ri­cano sino los esta­dos en Euro­pa: Ingla­te­rra, Suiza.

Esta idea de que bajo el capi­ta­lis­mo la empre­sa pri­va­da siem­pre dic­ta lo que hace el esta­do, no está fun­cio­nan­do. Es el esta­do el que dic­ta lo que deben hacer las empre­sas pri­va­das, inclu­so van a sacri­fi­car sus ganan­cias para las metas polí­ti­cas del esta­do. La polí­ti­ca man­da y la empre­sa pri­va­da y los Ban­cos deben aca­tar estas órde­nes. Y eso debe obser­var­se, por­que no es sólo Libia: es Irán y otros paí­ses, don­de la empre­sa pri­va­da es sim­ple­men­te una exten­sión de la polí­ti­ca exter­na de los estados.

Ánge­les: En el res­to de los paí­ses allí en la zona esta­ba vien­do que ayer hubo movi­li­za­cio­nes en Marrue­cos que fue­ron repri­mi­das pare­ce que brutalmente.

Petras: Sí, es que los gober­nan­tes en Marrue­cos, en Bah­réin, en Yemen, que son alia­dos de los paí­ses occi­den­ta­les, están matan­do y repri­mien­do de una for­ma feroz, sin muchos comen­ta­rios de los medios de comu­ni­ca­ción; son noti­cias secun­da­rias, mar­gi­nal de lo que deben hacer. Sólo hablan del demo­nio de Gada­fi pero no hablan de los crí­me­nes de los regí­me­nes prooc­ci­den­ta­les. Mis­mo en Ara­bia Sau­di­ta que es un país abso­lu­tis­ta, repre­si­vo. Esta reac­ción occi­den­tal mues­tra no sólo la hipo­cre­sía sino tam­bién los intere­ses eco­nó­mi­cos y polí­ti­cos que defi­nen lo que es la inter­ven­ción huma­ni­ta­ria. Siem­pre uti­li­zan la excu­sa de huma­ni­ta­ris­mo para inter­ve­nir con­tra regí­me­nes crí­ti­cos al impe­rio, mien­tras cuan­do hablan de los paí­ses prooc­ci­den­ta­les, dejan a un lado las con­si­de­ra­cio­nes huma­ni­ta­rias. Por esta razón muchos pro­gre­sis­tas siem­pre están enga­ña­dos por­que cuan­do enfren­tan situa­cio­nes como la de Libia, dicen ¿qué debe­mos hacer?, está murien­do tan­ta gen­te, debe­mos apo­yar la inter­ven­ción occidental.

Y yo digo por qué no apo­yan la inter­ven­ción con­tra Israel en Pales­ti­na; por qué no apo­yas inter­ven­ción con­tra Ara­bia Sau­di­ta o Bah­réin?. Ese es el auto enga­ño de muchos sec­to­res de izquier­da que no saben reco­no­cer las dife­ren­cias entre la ideo­lo­gía y las prác­ti­cas del imperio.

Ánge­les: Es ver­dad. No que­re­mos ter­mi­nar este con­tac­to sin pedir­te tam­bién una opi­nión sobre otro tema que apa­re­ce ya infor­ma­do ofi­cial­men­te por par­te de la emba­ja­da nor­te­ame­ri­ca­na en Bra­si­lia, de que Oba­ma va a estar en Bra­sil estos días, en Río de Janei­ro, y el pró­xi­mo domin­go va a hacer un dis­cur­so gra­tui­to en un espa­cio, un even­to que orga­ni­za abier­to al públi­co y no cobran entra­da para ir a escu­char a Oba­ma. Pare­ce que quie­re hacer un dis­cur­so simi­lar al que hizo en El Cai­ro y en Ber­lín y que es para mejo­rar la ima­gen de Obama.

Petras: Hay indi­ca­cio­nes aquí en Washing­ton de que Rous­seff, la nue­va pre­si­den­te, es una gober­nan­te mucho más cer­ca­na a Washing­ton. Va a dejar la polí­ti­ca exter­na inde­pen­dien­te de Lula, va a bus­car una recon­ci­lia­ción par­ti­cu­lar­men­te en rela­ción con el Medio Orien­te y va a dejar de apo­yar a Chá­vez. No va a rom­per rela­cio­nes pero tam­po­co va a tener una rela­ción amis­to­sa y va a man­te­ner una posi­ción más crí­ti­ca hacia Boli­via. Enton­ces la visi­ta de Oba­ma es apro­ve­char esta ofer­ta, esta aper­tu­ra de Rous­seff hacia los Esta­dos Uni­dos e inclu­so va a ver qué opor­tu­ni­da­des exis­ten para que las petro­le­ras nor­te­ame­ri­ca­nas entren en aso­cia­ción con Bra­sil en los nue­vos cam­pos de petróleo.

Y tam­bién hay la posi­bi­li­dad de reem­pla­zar a Fran­cia en la ven­ta de los últi­mos avio­nes de gue­rra, un con­tra­to mul­ti­mi­llo­na­rio que fir­mó Lula con Fran­cia para ser menos depen­dien­te de Esta­dos Uni­dos. Aho­ra, entre la polí­ti­ca exter­na de Rous­seff, están con­si­de­ran­do este acuer­do y bus­can­do com­prar algún por­cen­ta­je de los avio­nes en los Esta­dos Uni­dos. Hay una cla­ra indi­ca­ción de la polí­ti­ca dere­chis­ta de Rous­seff que es la base de este via­je de Oba­ma hacia Brasil.

Ánge­les: Dicen que has­ta va a ir a una fave­la don­de fun­cio­nan las uni­da­des de poli­cía paci­fi­ca­do­ra que son las que tuvie­ron éxi­to en el con­trol del terri­to­rio con­tra los narcotraficantes.

Petras: Sí, por­que la polí­ti­ca de tra­tar el pro­ble­ma de la delin­cuen­cia sim­ple­men­te como un pro­ble­ma mili­tar, siem­pre es la solu­ción de Esta­dos Uni­dos, de Méxi­co, don­de son los auto­res inte­lec­tua­les de la mili­ta­ri­za­ción que ha fra­ca­sa­do. En vez de enfren­tar los pro­ble­mas de des­ocu­pa­ción, subocu­pa­ción, pobre­za, etc., aumen­tan el núme­ro de poli­cías. Eso le gus­ta a Oba­ma. Es un gran sim­pa­ti­zan­te de la mili­ta­ri­za­ción de Méxi­co; es el pre­si­den­te que ya apo­ya los jui­cios mili­ta­res en Guan­tá­na­mo, es el pre­si­den­te que apo­ya el uso de inte­rro­ga­to­rios for­za­dos, lo que lla­ma­mos tor­tu­ra. Enton­ces el hecho de que en Bra­sil han apli­ca­do la mano dura, la mili­ta­ri­za­ción como for­ma prin­ci­pal para enfren­tar a la delin­cuen­cia, eso tam­bién pare­ce que está den­tro de los acuer­dos entre Rous­seff y Obama.

Ánge­les: Está cla­ro. ¿Sabés que el pre­si­den­te Muji­ca está en Bra­sil aho­ra? Está en San Pablo, para fir­mar acuer­dos con el gobierno de Bra­sil. Y va con los empresarios.

Petras: Sí, es nor­mal aumen­tar el comer­cio. Lo que hay que preo­cu­par­se es del con­tex­to polí­ti­co. Si Muji­ca fir­ma con­tra­tos depen­de de la natu­ra­le­za de los con­tra­tos. Si va a entre­gar empre­sas y terre­nos uru­gua­yos a los empre­sa­rios y a aumen­tar la depen­den­cia obvia­men­te es nega­ti­vo. Y tam­bién es preo­cu­pan­te la pos­tu­ra hos­til de Muji­ca hacia Cuba. Es una for­ma de tra­tar de hacer méri­tos ante Oba­ma. Es el con­tex­to más que el hecho de que está en San Pablo fir­man­do contratos.

Ánge­les: El con­tex­to tam­bién inclu­ye que de acá se fue con una dele­ga­ción de 27 per­so­nas entre los que apar­te de algu­nos minis­tros y altos jerar­cas del gobierno, están gran­des empre­sa­rios que se van a reu­nir allá con la Fede­ra­ción de indus­tria­les de San Pablo y que ade­más lle­va dos dele­ga­dos del PIT-CNT. O sea que van los patro­nes y van los trabajadores.

Petras: Van los tra­ba­ja­do­res a ayu­dar­lo a vaciar las bote­llas de whisky por­que cómo se pue­de cele­brar los nue­vos con­tra­tos con los capi­ta­lis­tas si no traen tam­bién a algu­nos sin­di­ca­lis­tas para man­te­ner los vasos lle­nos mien­tras están toman­do tragos?

Extrac­ta­do por La H

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.