Japón: Una adver­ten­cia al mun­do – Amy Good­man

Al des­cri­bir la devas­ta­ción en una ciu­dad de Japón, un perio­dis­ta escri­bió: «Pare­ce como si una apla­na­do­ra gigan­te hubie­ra pasa­do por enci­ma y arra­sa­do con todo lo que allí exis­tía. Escri­bo estos hechos… como una adver­ten­cia al mun­do». El perio­dis­ta era Wil­fred Bur­chett, que escri­bía des­de Hiroshi­ma, Japón, el 5 de sep­tiem­bre de 1945. Bur­chett fue el pri­mer perio­dis­ta de Occi­den­te que lle­gó a Hiroshi­ma lue­go de que allí se lan­za­ra la bom­ba ató­mi­ca. Infor­mó acer­ca de una extra­ña enfer­me­dad que seguía matan­do a la gen­te, inclu­so un mes des­pués de ese pri­mer y letal uso de armas nuclea­res con­tra seres huma­nos. Sus pala­bras podrían per­fec­ta­men­te estar des­cri­bien­do las esce­nas de ani­qui­la­ción que aca­ban de tener lugar en el nores­te de Japón. Debi­do al empeo­ra­mien­to de la catás­tro­fe en la cen­tral nuclear de Fukushi­ma, su gra­ve adver­ten­cia al mun­do sigue estan­do hoy más que vigen­te.

El desas­tre se pro­fun­di­za en el com­ple­jo nuclear de Fukushi­ma tras el mayor terre­mo­to de la his­to­ria de Japón y el tsu­na­mi que lo suce­dió, que dejó miles de muer­tos. Las explo­sio­nes en los rec­to­res núme­ros 1 y 3 libe­ra­ron radia­ción a un nivel tal que fue medi­da por un buque de la Arma­da esta­dou­ni­den­se des­de una dis­tan­cia de 160 kiló­me­tros, lo que obli­gó al buque a ale­jar­se de la cos­ta. Una ter­ce­ra explo­sión suce­dió en el reac­tor núme­ro 2, pro­vo­can­do que muchos espe­cu­la­ran que el con­te­ne­dor pri­ma­rio, don­de se man­tie­ne el ura­nio some­ti­do a fisión nuclear y que es de vital impor­tan­cia, se había daña­do. Poco des­pués se incen­dió el reac­tor núme­ro 4, a pesar de que no esta­ba fun­cio­nan­do cuan­do el terre­mo­to azo­tó el país. Cada reac­tor tam­bién ha teni­do que uti­li­zar el com­bus­ti­ble nuclear alma­ce­na­do en su inte­rior, y ese com­bus­ti­ble pue­de pro­vo­car gran­des incen­dios, libe­ran­do más radia­ción al aire. Todos los sis­te­mas de enfria­mien­to falla­ron, así como tam­bién los sis­te­mas de segu­ri­dad adi­cio­na­les, y una peque­ña dele­ga­ción de valien­tes tra­ba­ja­do­res per­ma­ne­ce en el lugar, a pesar de la peli­gro­sa radia­ción, que podría ser letal, tra­tan­do de bom­bear agua del mar a las estruc­tu­ras daña­das para enfriar el com­bus­ti­ble radiac­ti­vo.

El Pre­si­den­te Barack Oba­ma asu­mió la ini­cia­ti­va de lide­rar un «rena­ci­mien­to nuclear» y pro­pu­so nue­vas garan­tías de prés­ta­mos fede­ra­les por 36.000 millo­nes de dóla­res para pro­mo­ver el inte­rés de las empre­sas de ener­gía en la cons­truc­ción de nue­vas plan­tas nuclea­res (lo que se suma a los 18.500 millo­nes de dóla­res que habían sido apro­ba­dos duran­te el gobierno de Geor­ge W. Bush). La pri­me­ra empre­sa de ener­gía que espe­ra­ba reci­bir esta dádi­va públi­ca fue Southern Com­pany, por dos reac­to­res anun­cia­dos para Geor­gia. La últi­ma vez que se auto­ri­zó y logró lle­var­se a cabo la cons­truc­ción de una nue­va plan­ta de ener­gía nuclear en Esta­dos Uni­dos fue en 1973, cuan­do Oba­ma esta­ba en sép­ti­mo gra­do en la Escue­la Punahou en Hono­lu­lu. El desas­tre de Three Mile Island en 1979 y el de Cher­nó­bil en 1986 efec­ti­va­men­te clau­su­ra­ron la posi­bi­li­dad de avan­zar en nue­vos pro­yec­tos de ener­gía nuclear con obje­ti­vos comer­cia­les en Esta­dos Uni­dos. Sin embar­go, este país sigue sien­do el mayor pro­duc­tor de ener­gía nuclear comer­cial del mun­do. Las 104 plan­tas nuclea­res habi­li­ta­das son vie­jas, y se acer­can al fin de su vida útil ori­gi­nal­men­te pro­yec­ta­da. Los pro­pie­ta­rios de las plan­tas están soli­ci­tan­do al gobierno fede­ral exten­der sus licen­cias para ope­rar.

La Comi­sión Regu­la­do­ra Nuclear (NRC, por sus siglas en inglés) está a car­go de otor­gar y con­tro­lar estas licen­cias. El 10 de mar­zo, la NRC emi­tió un comu­ni­ca­do de pren­sa “acer­ca de la reno­va­ción de la licen­cia ope­ra­ti­va de la Plan­ta de Ener­gía Nuclear Ver­mont Yan­kee cer­ca de Brattle­bo­ro, Ver­mont, por vein­te años más. Está pre­vis­to que el per­so­nal de la NRC pron­to expi­da la licen­cia reno­va­da”, decía el comu­ni­ca­do de pren­sa. Har­vey Was­ser­man, de Nuke​Free​.org, me dijo: «El reac­tor núme­ro 1 de Fukushi­ma es idén­ti­co al de la plan­ta de Ver­mont Yan­kee, que aho­ra está a la espe­ra de reno­var su licen­cia y que el pue­blo de Ver­mont pre­ten­de cerrar. Es impor­tan­te tener en cuen­ta que este tipo de acci­den­te, este tipo de desas­tre, podría haber ocu­rri­do en cua­tro reac­to­res en Cali­for­nia, si el terre­mo­to de 9.0 gra­dos de la esca­la Rich­ter hubie­ra azo­ta­do el Cañón del Dia­blo en San Luis Obis­po o San Ono­fre entre Los Ánge­les y San Die­go. Podría­mos per­fec­ta­men­te ser aho­ra tes­ti­gos de la eva­cua­ción de Los Ánge­les o San Die­go, si este tipo de cosa hubie­ra suce­di­do en Cali­for­nia. Y, por supues­to, Ver­mont tie­ne el mis­mo pro­ble­ma. Hay 23 reac­to­res en Esta­dos Uni­dos que son idén­ti­cos o casi idén­ti­cos al reac­tor 1 de Fukushi­ma». La mayo­ría de los habi­tan­tes de Ver­mont, entre ellos el gober­na­dor del esta­do, Peter Shum­lin, apo­ya el cie­rre del reac­tor Ver­mont Yan­kee, dise­ña­do y cons­trui­do por Gene­ral Elec­tric.

La cri­sis nuclear en Japón ha teni­do reper­cu­sio­nes a nivel mun­dial. Hubo mani­fes­ta­cio­nes en toda Euro­pa. Eva Joly, miem­bro del Par­la­men­to Euro­peo, dijo en una mani­fes­ta­ción: «La idea de que esta ener­gía es peli­gro­sa pero pode­mos mane­jar­la se ha dese­cha­do hoy. Y sabe­mos cómo eli­mi­nar las plan­tas nuclea­res: nece­si­ta­mos ener­gía reno­va­ble, nece­si­ta­mos moli­nos, nece­si­ta­mos ener­gía geo­tér­mi­ca y nece­si­ta­mos ener­gía solar». Sui­za detu­vo sus pla­nes de reno­var las licen­cias de sus reac­to­res, y 10.000 mani­fes­tan­tes en Stutt­gart exhor­ta­ron a la Can­ci­ller ale­ma­na Ange­la Mer­kel a que orde­ne el cie­rre inme­dia­to de las sie­te plan­tas nuclea­res ale­ma­nas cons­trui­das antes de la déca­da del 80. En Esta­dos Uni­dos, el dipu­tado demó­cra­ta de Mas­sa­chu­setts, Ed Mar­key, dijo «Lo que está suce­dien­do en Japón en este momen­to da indi­cios de que tam­bién en Esta­dos Uni­dos podría ocu­rrir un gra­ve acci­den­te en una plan­ta nuclear».

La era nuclear se ini­ció no muy lejos de Fukushi­ma, cuan­do Esta­dos Uni­dos se con­vir­tió en la úni­ca nación de la his­to­ria de la huma­ni­dad que lan­zó bom­bas ató­mi­cas sobre otro país, dos bom­bas que des­tru­ye­ron Hiroshi­ma y Naga­sa­ki y mata­ron a cien­tos de miles de civi­les. El perio­dis­ta Wil­fred Bur­chett fue el pri­me­ro que des­cri­bió la “pla­ga ató­mi­ca”, como la lla­mó: “En estos hos­pi­ta­les encuen­tro gen­te que cuan­do caye­ron las bom­bas no sufrió nin­gu­na lesión, pero aho­ra están murien­do a cau­sa de las secue­las. Su salud comen­zó a dete­rio­rar­se sin moti­vo apa­ren­te”. Más de 65 años des­pués de que se sen­ta­ra en los escom­bros con su vapu­lea­da máqui­na de escri­bir Her­mes y escri­bie­ra su adver­ten­cia al mun­do, ¿qué hemos apren­di­do?

Tex­to en inglés tra­du­ci­do por Mer­ce­des Camps, edi­ta­do por Gabrie­la Díaz Cor­tez y Demo­cracy Now! en espa­ñol, [email protected]​democracynow.​org

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *