La OTAN, ¿pro­tec­to­ra de los pue­blos? – Jesús Valen­cia

Para cuan­do se publi­quen estas líneas no sé que habrá sido de Gada­fi, aun­que, a decir ver­dad, no me des­ve­lan sus des­ve­los. De aquel coro­nel anti­im­pe­ria­lis­ta de los años ochen­ta no que­da más que el nom­bre. Si un tiem­po com­pa­drea­ba con revo­lu­cio­na­rios, más tar­de aga­sa­jó a empe­ra­do­res; quien dio cober­tu­ra a los patrio­tas irlan­de­ses, tiem­po des­pués los trai­cio­nó. A base de bom­bar­deos y seduc­cio­nes, el capi­ta­lis­mo mun­dial ha hecho de él un esper­pen­to que poco se pare­ce a lo que fue. Sobre la que no abri­go la menor duda es sobre la OTAN. Mien­tras escri­bo este apun­te, el Ejér­ci­to impe­rial bara­ja múl­ti­ples opcio­nes. Según evo­lu­cio­nen los acon­te­ci­mien­tos ele­gi­rá la que más se ajus­te a su úni­co y fun­da­men­tal obje­ti­vo: domi­nar a los pue­blos del pla­ne­ta para apro­piar­se de sus recur­sos.

Des­de que esta­lló la con­vul­sión nor­te­afri­ca­na, los dife­ren­tes cuer­pos de la OTAN están actuan­do con pre­ci­sión mili­tar. Todos ellos se han ajus­ta­do a un guión bien per­fi­la­do y de sobra cono­ci­do. Mien­tras los hom­bres de armas toman posi­cio­nes, la avan­za­di­lla mediá­ti­ca rea­li­za su impres­cin­di­ble y demo­le­do­ra tarea: tri­tu­rar a los peo­nes caí­dos en des­gra­cia. Antes le tocó a Norie­ga el pana­me­ño, a los tali­ba­nes afga­nos, a Sadam el ira­quí. Aho­ra los dien­tes de la máqui­na han des­tro­za­do a Ben Alí el tune­cino, a Muba­rak el egip­cio y a Gada­fi el libio. Todos ellos goza­ron del favor y reco­no­ci­mien­to inter­na­cio­na­les mien­tras eran los «hijos de puta» del capi­ta­lis­mo mun­dial; de la noche a la maña­na se con­vir­tie­ron en mons­truos cuan­do no favo­re­cían los intere­ses metro­po­li­ta­nos: ver­du­gos, crue­les, sádi­cos… una hedion­da pús­tu­la a extir­par para que la huma­ni­dad ten­ga un ros­tro más atrac­ti­vo.

De la tera­pia trau­má­ti­ca siem­pre se encar­ga la OTAN. Sos­tu­vo gue­rras en Las Mal­vi­nas y en Kuwait «para res­ta­ble­cer el dere­cho inter­na­cio­nal»; creó en Baso­ra y en Koso­vo zonas de exclu­sión (lo mis­mo pre­ten­de en Libia) «para pro­te­ger a las mino­rías ame­na­za­das»; arra­só Pana­má, Afga­nis­tán Irak y Ser­bia pera «garan­ti­zar la demo­cra­cia ame­na­za­da»; ocu­pó Gre­na­da «para res­ca­tar ‑tam­bién aho­ra invo­ca ese pre­tex­to- a los extran­je­ros atra­pa­dos por el con­flic­to». Cuan­do ya los bom­bar­de­ros toman pis­ta para el des­pe­gue, los embau­ca­do­res de la OTAN bau­ti­zan con fin­gi­dos cali­fi­ca­ti­vos los crí­me­nes que van a come­ter: «Plan Colom­bia» en dicho país, «Cau­sa Jus­ta» deno­mi­na­ron a la inva­sión de Pana­má, como «aldeas mode­lo» pre­sen­ta­ron los cam­pos de con­cen­tra­ción gua­te­mal­te­cos, como «Jus­ti­cia Infi­ni­ta» se cono­ció el arra­sa­mien­to de Afga­nis­tán… Plan­tea­mien­tos tram­po­sos que abo­can a la socie­dad a un dile­ma inacep­ta­ble: o aliar­se con el tirano que mata ino­cen­tes o con la OTAN, «que los pro­te­ge».

En 1986 nues­tro pue­blo recha­zó mayo­ri­ta­ria­men­te la OTAN, sin­te­ti­zan­do su pos­tu­ra en un lema bre­ve y cla­ro: Eus­kal Herria, bai; OTAN, ez. Intui­ción genial que plan­tea­ba el ver­da­de­ro dile­ma: los intere­ses del capi­tal con­tra los de los pue­blos. Hace unos días, un insur­gen­te libio hacía un aná­li­sis simi­lar: «Con las mis­mas armas que com­ba­ti­mos a Gada­fi com­ba­ti­re­mos a las tro­pas ame­ri­ca­nas y a sus alia­dos».

Fuen­te: Gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *