Cri­mi­na­li­zar la lucha con­tra la tor­tu­ra: aquí y aho­ra – Gem­ma Uba­sart y Ane Itui­ño Pro­fe­so­ra en la UAM y miem­bro del OSPDH, y abo­ga­da y miem­bro de TAT

La tor­tu­ra es un fenó­meno pre­sen­te, aun­que se pre­ten­de remo­to. Sus efec­tos son visi­bles, aun­que se pre­fie­ran ocul­tos. Sus víc­ti­mas, si bien olvi­da­das, exis­ten, son. Al menos las que pudie­ron sobre­vi­vir al tor­men­to. Deri­va­do de las impli­ca­cio­nes que tie­ne, las auto­ri­da­des pre­fie­ren negar la per­sis­ten­cia de la tor­tu­ra y los malos tra­tos a reco­no­cer­los, hacer­los visi­bles, enfren­tar­los. Se ante­po­ne la impu­ni­dad a la repa­ra­ción. Igual­men­te la socie­dad se sien­te más cómo­da obvian­do esa reali­dad que sien­do cons­cien­te de ella, encarándola.

De ahí la impor­tan­cia de la labor de denun­cia de la tor­tu­ra, del acom­pa­ña­mien­to y la defen­sa a sus víc­ti­mas. Una acti­vi­dad que vie­ne reco­gi­da y apo­ya­da en múl­ti­ples tex­tos jurí­di­cos inter­na­cio­na­les, pero que, hoy día, no apa­re­ce ple­na­men­te sal­va­guar­da­da, pro­mo­vi­da, en el Esta­do español.

Pre­ci­sa­men­te, la Coor­di­na­do­ra para la Pre­ven­ción y la Denun­cia de la Tor­tu­ra (CPDT) ‑for­ma­da por 44 orga­ni­za­cio­nes socia­les, pro­fe­sio­na­les y uni­ver­si­ta­rias de todo el Esta­do- ha reco­gi­do los prin­ci­pa­les casos en un infor­me, titu­la­do «Des­ca­li­fi­ca­ción, obs­truc­ción y cri­mi­na­li­za­ción de defen­so­ras y defen­so­res de dere­chos huma­nos en el ámbi­to de la tor­tu­ra». Como avan­ce, cabe des­ta­car el incre­men­to y la gra­ve­dad de los casos suce­di­dos en el ámbi­to con­cre­to de la lucha con­tra la tor­tu­ra. El aba­ni­co es amplio: des­de insul­tos, ame­na­zas y des­ca­li­fi­ca­cio­nes a per­so­nas u orga­ni­za­cio­nes, pasan­do por obs­ta­cu­li­za­cio­nes a la acti­vi­dad de defen­sa y denun­cia ‑agre­sio­nes físi­cas, prohi­bi­cio­nes de entra­da en cár­ce­les u otros sitios de pri­va­ción de liber­tad, cos­tas eco­nó­mi­cas, recor­tes de sub­ven­cio­nes…-, has­ta la inter­po­si­ción de que­re­llas cri­mi­na­les y/​o acu­sa­cio­nes de terro­ris­mo. Estos últi­mos casos han teni­do una espe­cial inci­den­cia en Eus­kal Herria, don­de se han pues­to sobre la mesa las difi­cul­ta­des y ries­gos de defen­so­res y defen­so­ras de dere­chos huma­nos. Per­so­nas que, des­de la actua­ción pro­fe­sio­nal letra­da o des­de una mera posi­ción de defen­so­ras de dere­chos huma­nos, han resul­ta­do que­re­lla­das, pro­ce­sa­das o dete­ni­das, sim­ple­men­te por­que su actua­ción de tes­ti­gos acti­vos las hace incó­mo­das ante el esta­do. Con las acu­sa­cio­nes que se han pre­sen­ta­do con­tra ellos y ellas han que­ri­do poner en tela de jui­cio su cre­di­bi­li­dad o res­pe­ta­bi­li­dad. En otros casos, sim­ple­men­te los han que­ri­do qui­tar físi­ca­men­te de la cir­cu­la­ción. Que la pre­sión y la repre­sión hagan que desis­tan. Esta acción a favor de la más ele­men­tal defen­sa de los dere­chos huma­nos se ha que­ri­do cri­mi­na­li­zar apun­tan­do increí­bles con­ni­ven­cias o vinculaciones.

Sin embar­go, no es un hecho espe­cí­fi­co de este ámbi­to terri­to­rial y de las espe­cia­les medi­das que en él se apli­can. En 2009 y 2010 la CPDT ha cono­ci­do 29 situa­cio­nes, que afec­tan tam­bién a otros terri­to­rios del Esta­do, tales como Anda­lu­cía, Paï­sos Cata­lans, etc. mues­tra de una cul­tu­ra polí­ti­ca y social pro­fun­da­men­te aje­na a los valo­res de uni­ver­sa­li­dad y pro­mo­ción de todos los dere­chos huma­nos y de todas las personas.

Pre­ci­sa­men­te por eso, por­que que­re­mos rever­tir esta situa­ción y dar espa­cio a la denun­cia de las vio­la­cio­nes de los dere­chos huma­nos, y en con­cre­to con­tra la tor­tu­ra, el 11 y 12 de mar­zo se lle­va­rán a cabo en Bil­bo las jor­na­das titu­la­das «Sobre cri­mi­na­li­za­ción de la defen­sa y el dere­cho a la denun­cia» en el Cole­gio de Abo­ga­dos. Debi­do a la pro­li­fe­ra­ción de casos, la Coor­di­na­do­ra para la Pre­ven­ción y la Denun­cia de la Tor­tu­ra (CPDT) ha deci­di­do dedi­car su encuen­tro anual a esta cuestión.

Median­te actos como el del fin de sema­na se pre­ten­de mos­trar a la opi­nión públi­ca que aquí y aho­ra el papel de los y las defen­so­res de dere­chos huma­nos, está bajo ries­go. Es nece­sa­rio, pues, arti­cu­lar fren­tes amplios y plu­ra­les con una exi­gen­cia común de res­pe­to escru­pu­lo­so de garan­tías y dere­chos fundamentales.

Repe­ti­da­men­te se citan los ver­sos del poe­ma de Mar­tin Nie­mö­ller, pro­tes­tan­do por la suce­si­va deten­ción de comu­nis­tas, social­de­mó­cra­tas, sin­di­ca­lis­tas… El últi­mo ver­so indi­ca el ver­da­de­ro peli­gro al que nos enfren­ta­mos y que, en estas jor­na­das, pre­ten­de­mos con­ju­rar: «cuan­do vinie­ron a bus­car­me, no que­da­ba nadie más que pudie­ra protestar».

Fuen­te: gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.