Cri­mi­na­li­zar la lucha con­tra la tor­tu­ra: aquí y aho­ra – Gem­ma Uba­sart y Ane Itui­ño Pro­fe­so­ra en la UAM y miem­bro del OSPDH, y abo­ga­da y miem­bro de TAT

La tor­tu­ra es un fenó­meno pre­sen­te, aun­que se pre­ten­de remo­to. Sus efec­tos son visi­bles, aun­que se pre­fie­ran ocul­tos. Sus víc­ti­mas, si bien olvi­da­das, exis­ten, son. Al menos las que pudie­ron sobre­vi­vir al tor­men­to. Deri­va­do de las impli­ca­cio­nes que tie­ne, las auto­ri­da­des pre­fie­ren negar la per­sis­ten­cia de la tor­tu­ra y los malos tra­tos a reco­no­cer­los, hacer­los visi­bles, enfren­tar­los. Se ante­po­ne la impu­ni­dad a la repa­ra­ción. Igual­men­te la socie­dad se sien­te más cómo­da obvian­do esa reali­dad que sien­do cons­cien­te de ella, enca­rán­do­la.

De ahí la impor­tan­cia de la labor de denun­cia de la tor­tu­ra, del acom­pa­ña­mien­to y la defen­sa a sus víc­ti­mas. Una acti­vi­dad que vie­ne reco­gi­da y apo­ya­da en múl­ti­ples tex­tos jurí­di­cos inter­na­cio­na­les, pero que, hoy día, no apa­re­ce ple­na­men­te sal­va­guar­da­da, pro­mo­vi­da, en el Esta­do espa­ñol.

Pre­ci­sa­men­te, la Coor­di­na­do­ra para la Pre­ven­ción y la Denun­cia de la Tor­tu­ra (CPDT) ‑for­ma­da por 44 orga­ni­za­cio­nes socia­les, pro­fe­sio­na­les y uni­ver­si­ta­rias de todo el Esta­do- ha reco­gi­do los prin­ci­pa­les casos en un infor­me, titu­la­do «Des­ca­li­fi­ca­ción, obs­truc­ción y cri­mi­na­li­za­ción de defen­so­ras y defen­so­res de dere­chos huma­nos en el ámbi­to de la tor­tu­ra». Como avan­ce, cabe des­ta­car el incre­men­to y la gra­ve­dad de los casos suce­di­dos en el ámbi­to con­cre­to de la lucha con­tra la tor­tu­ra. El aba­ni­co es amplio: des­de insul­tos, ame­na­zas y des­ca­li­fi­ca­cio­nes a per­so­nas u orga­ni­za­cio­nes, pasan­do por obs­ta­cu­li­za­cio­nes a la acti­vi­dad de defen­sa y denun­cia ‑agre­sio­nes físi­cas, prohi­bi­cio­nes de entra­da en cár­ce­les u otros sitios de pri­va­ción de liber­tad, cos­tas eco­nó­mi­cas, recor­tes de sub­ven­cio­nes…-, has­ta la inter­po­si­ción de que­re­llas cri­mi­na­les y/​o acu­sa­cio­nes de terro­ris­mo. Estos últi­mos casos han teni­do una espe­cial inci­den­cia en Eus­kal Herria, don­de se han pues­to sobre la mesa las difi­cul­ta­des y ries­gos de defen­so­res y defen­so­ras de dere­chos huma­nos. Per­so­nas que, des­de la actua­ción pro­fe­sio­nal letra­da o des­de una mera posi­ción de defen­so­ras de dere­chos huma­nos, han resul­ta­do que­re­lla­das, pro­ce­sa­das o dete­ni­das, sim­ple­men­te por­que su actua­ción de tes­ti­gos acti­vos las hace incó­mo­das ante el esta­do. Con las acu­sa­cio­nes que se han pre­sen­ta­do con­tra ellos y ellas han que­ri­do poner en tela de jui­cio su cre­di­bi­li­dad o res­pe­ta­bi­li­dad. En otros casos, sim­ple­men­te los han que­ri­do qui­tar físi­ca­men­te de la cir­cu­la­ción. Que la pre­sión y la repre­sión hagan que desis­tan. Esta acción a favor de la más ele­men­tal defen­sa de los dere­chos huma­nos se ha que­ri­do cri­mi­na­li­zar apun­tan­do increí­bles con­ni­ven­cias o vin­cu­la­cio­nes.

Sin embar­go, no es un hecho espe­cí­fi­co de este ámbi­to terri­to­rial y de las espe­cia­les medi­das que en él se apli­can. En 2009 y 2010 la CPDT ha cono­ci­do 29 situa­cio­nes, que afec­tan tam­bién a otros terri­to­rios del Esta­do, tales como Anda­lu­cía, Paï­sos Cata­lans, etc. mues­tra de una cul­tu­ra polí­ti­ca y social pro­fun­da­men­te aje­na a los valo­res de uni­ver­sa­li­dad y pro­mo­ción de todos los dere­chos huma­nos y de todas las per­so­nas.

Pre­ci­sa­men­te por eso, por­que que­re­mos rever­tir esta situa­ción y dar espa­cio a la denun­cia de las vio­la­cio­nes de los dere­chos huma­nos, y en con­cre­to con­tra la tor­tu­ra, el 11 y 12 de mar­zo se lle­va­rán a cabo en Bil­bo las jor­na­das titu­la­das «Sobre cri­mi­na­li­za­ción de la defen­sa y el dere­cho a la denun­cia» en el Cole­gio de Abo­ga­dos. Debi­do a la pro­li­fe­ra­ción de casos, la Coor­di­na­do­ra para la Pre­ven­ción y la Denun­cia de la Tor­tu­ra (CPDT) ha deci­di­do dedi­car su encuen­tro anual a esta cues­tión.

Median­te actos como el del fin de sema­na se pre­ten­de mos­trar a la opi­nión públi­ca que aquí y aho­ra el papel de los y las defen­so­res de dere­chos huma­nos, está bajo ries­go. Es nece­sa­rio, pues, arti­cu­lar fren­tes amplios y plu­ra­les con una exi­gen­cia común de res­pe­to escru­pu­lo­so de garan­tías y dere­chos fun­da­men­ta­les.

Repe­ti­da­men­te se citan los ver­sos del poe­ma de Mar­tin Nie­mö­ller, pro­tes­tan­do por la suce­si­va deten­ción de comu­nis­tas, social­de­mó­cra­tas, sin­di­ca­lis­tas… El últi­mo ver­so indi­ca el ver­da­de­ro peli­gro al que nos enfren­ta­mos y que, en estas jor­na­das, pre­ten­de­mos con­ju­rar: «cuan­do vinie­ron a bus­car­me, no que­da­ba nadie más que pudie­ra pro­tes­tar».

Fuen­te: gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *