Cajas de Aho­rro – Ezker Aber­tza­lea

Mucho se esta hablan­do de las Cajas de Aho­rro en los últi­mos tiem­pos, dema­sia­do para cosa bue­na. Entre ellos hay quien apues­ta deci­di­da­men­te por su pri­va­ti­za­ción, quie­nes por aumen­tar­las de tama­ño con fusio­nes de todo tipo y así has­ta un lar­go etc.

Sin embar­go prác­ti­ca­men­te nadie quie­re hablar de lo impor­tan­te, del MODELO que van a lle­var ade­lan­te a par­tir de aho­ra, del que las hizo nacer y que tie­nen reco­gi­do en sus esta­tu­tos, su com­pro­mi­so y fun­ción social.

Ese mode­lo es el que es nece­sa­rio defi­nir y poner en prac­ti­ca para “sal­va­guar­dar” lo que han sido has­ta aho­ra las Cajas o cam­biar­lo, como algu­nos pre­ten­den, para “pri­va­ti­zar­las” y dejar­las en manos de intere­ses ale­ja­dos de los ciu­da­da­nos, de los terri­to­rios que las vie­ron nacer y don­de han pres­ta­do sus ser­vi­cios, prin­ci­pal­men­te, duran­te todos estos años para “cua­si” rega­lár­se­los a la Ban­ca.

El mode­lo de Cajas, de ges­tión, par­ti­ci­pa­ción y con­trol, de sus inver­sio­nes y de su Obra Social, eso si es lo que ver­da­de­ra­men­te impor­ta y lo que a la mayo­ría de la ciu­da­da­nía le gus­ta­ría que que­da­ra pre­ser­va­do y no el “sanea­mien­to” con dine­ro públi­co de aque­llas que tie­nen pro­ble­mas para dejar­las des­pués en manos pri­va­das y sean estas quie­nes se lle­ven los bene­fi­cios.

El tama­ño, como algu­nos pare­ce se quie­ren empe­ñar en poner­lo como cues­tión fun­da­men­tal, no es lo que más impor­ta. El hecho que en los 150 años de Cajas en el Esta­do hayan exis­ti­do tan­tas no es casua­li­dad. Ade­más el tama­ño no ha sido nun­ca fun­da­men­tal, como lo demues­tra que Cajas peque­ñas, como Kutxa o Vital en Eus­kal Herria, hayan obte­ni­do una altí­si­ma nota el lla­ma­do test del stress y sigan tenien­do unos índi­ces de sol­ven­cia impor­tan­te. El tama­ño, sin embar­go, si depen­de del PARA QUE lo quie­ren uti­li­zar. El aumen­tar de tama­ño, como ha hecho la BBK al que­dar­se con Caja­sur, no solo no mejo­ra su posi­ción, la pri­me­ra de las Cajas del Esta­do en el test, si no que “gra­cias” a ello la BBK ha per­di­do sol­ven­cia, el CORE y su ratings, como han mani­fes­ta­do ya Moo­dýs o Fitch bajan y eso, cara a las reper­cu­sio­nes hacia la socie­dad viz­caí­na es muy preo­cu­pan­te. Aumen­tar de tama­ño para inver­tir en ope­ra­cio­nes espe­cu­la­ti­vas, mer­can­ti­lis­tas y/​o ale­ja­das de los inte­rés de este Pue­blo no debe ser nun­ca el camino a seguir.

El Mode­lo, sin embar­go, si es algo fun­da­men­tal en el futu­ro de las Cajas de Aho­rro, y es don­de exis­ten gran­des dife­ren­cias de cri­te­rios. Los hay quie­nes quie­ren unas Cajas cada vez más “ban­ca­ri­za­das”, pri­va­ti­za­das, quie­nes apues­tan por inver­sio­nes espe­cu­la­ti­vas, impo­ner un mar­co esta­tal. Hay tam­bién quie­nes des­de ins­tan­cias de poder, bien sea el Gobierno de Espa­ña, el Ban­co de Espa­ña o el pro­pio Gobierno de Gas­teiz apues­tan por cues­tio­nar su fun­cio­na­mien­to, su mode­lo social y quie­ren “nor­ma­ti­vi­zar” todo has­ta el extre­mo de no dejar­les otro camino que dejar de ser lo que eran.

Fren­te a esos tam­bién hay quie­nes defen­de­mos su MODELO SOCIAL, que se invier­ta en el refor­za­mien­to del teji­do eco­nó­mi­co de nues­tro País, de la ciu­da­da­nía, de los peque­ños y media­nos empre­sa­rios, que ayu­den a salir de la cri­sis y a refor­zar un mar­co vas­co de rela­cio­nes labo­ra­les y socia­les, don­de se refuer­ce la obra Social, se impi­da la pri­va­ti­za­ción y/​o su ban­ca­ri­za­ción. Este últi­mo, enten­de­mos, debe ser el mode­lo que guíe a las cajas vas­cas aho­ra y siem­pre.

En Eus­kal Herria hoy toda­vía es posi­ble BLINDAR nues­tras Cajas fren­te a los inten­tos pri­va­ti­za­do­res y la supe­di­ta­ción de las mis­mas a las nor­ma­ti­vas esta­ta­les. Las Cajas vas­cas son lo sufi­cien­te­men­te sol­ven­tes como para tener que ver­se obli­ga­das a dar los pasos que la Sra. Sal­ga­do o MAFO quie­ren que den. No hace fal­ta que se con­vier­tan en Ban­cos, ni que su Obra Social se deje en manos de Fun­da­cio­nes que ya no son con­tro­la­das por la Asam­blea de la Caja y si por un selec­to “Patro­na­to”, con nulo poder de con­trol de los con­se­je­ros y con­se­je­ras sobre ellos. Hoy, pese a los inten­tos y dis­cur­sos catas­tro­fis­tas de algu­nos, tene­mos la posi­bi­li­dad de que las Cajas vas­cas con­ti­núen sien­do un refe­ren­te social y eco­nó­mi­co que sir­van para abor­dar los muchos retos que tene­mos, tam­bién en el cam­po eco­nó­mi­co y finan­cie­ro, como Pue­blo.
Si hay volun­tad polí­ti­ca, seguir por ese camino y refor­zar lo que los pro­pios esta­tu­tos de las Cajas deter­mi­nan, ins­ti­tu­ción finan­cie­ra de carác­ter social exen­ta de lucro mer­can­til, es posi­ble. No per­mi­ta­mos que las “orde­nes” ema­na­das des­de Madrid, des­de el Esta­do supon­gan una mar­cha atrás para nues­tras Cajas. No acep­ta­mos ese nue­vo inten­to de “homo­ge­nei­zar” el sis­te­ma finan­cie­ro, para bene­fi­cio de los de siem­pre, ni que­re­mos supe­di­tar­nos a los dic­ta­dos de quie­nes pre­ten­den usur­par­nos una “mate­ria exclu­si­va” para asi abrir la puer­ta a la pri­va­ti­za­ción, a la ban­ca­ri­za­ción de las Cajas vas­cas.

Blin­de­mos nues­tras Cajas en las Asam­bleas Gene­ra­les, es posi­ble y no se pue­de per­der la opor­tu­ni­dad, los aber­tza­les somos mayo­ría y pode­mos evi­tar este expo­lio. Acor­de­mos tam­bién un Mode­lo Social para las mis­mas y haga­mos posi­ble la unión de todas ellas en un pro­yec­to ilu­sio­nan­te de País, que sir­va para ayu­dar­nos a salir de la cri­sis y a refor­zar el teji­do eco­nó­mi­co, pro­duc­ti­vo, social y eco­nó­mi­co para la nue­va Eus­kal Herria.

La Fusión de las Cajas vas­cas, bajo esos pará­me­tros y aban­do­nan­do inten­tos mer­can­ti­lis­tas, espe­cu­la­ti­vos y de mero con­trol polí­ti­co de las mis­mas pue­de ser muy intere­san­te para hacer fren­te, aun con mayor fuer­za, a los muchos retos que se nos van a pre­sen­tar y que todos, tam­bién las Cajas vas­cas, debe­re­mos afron­tar.

Hay que dar pasos, debe­mos acor­dar y com­pro­me­ter­nos en un pro­yec­to social y eco­nó­mi­co para este País don­de las Cajas vas­cas pue­den y deben jugar su papel. Debe­mos igual­men­te com­pro­me­ter­nos en la defen­sa del mar­co vas­co de rela­cio­nes labo­ra­les y socia­les, ayu­dar en la cons­truc­ción del futu­ro de este Pue­blo des­de todos sus pris­mas y aban­do­nar impo­si­cio­nes de mar­cos esta­ta­les que per­ju­di­can, de for­ma impor­tan­tí­si­ma, a la cla­se tra­ba­ja­do­ra vas­ca. En este cam­po tie­ne mucho que decir y rec­ti­fi­car las actua­les Direc­cio­nes de las Cajas que pre­fie­ren el mar­co esta­tal, para obte­ner ellos ven­ta­jas, en detri­men­to de la volun­tad mayo­ri­ta­ria de los tra­ba­ja­do­ras y tra­ba­ja­do­res vas­cos y de sus legí­ti­mas y demo­crá­ti­cas rei­vin­di­ca­cio­nes.

Ni el tama­ño ni la pri­va­ti­za­ción son nece­sa­rios para que las Cajas vas­cas con­ti­núen por la bue­na sen­da que nun­ca debie­ron aban­do­nar, el mode­lo sin embar­go es FUNDAMENTAL. Dicho esto, garan­ti­za­do ese mode­lo social, el aumen­tar de tama­ño, el fusio­nar­nos aquí en Eus­kal Herria podría ser­vir ade­más para afron­tar mejor nues­tro futu­ro como Pue­blo sobe­rano y los muchos retos y nece­si­da­des que tie­ne toda la ciu­da­da­nía.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *