Sobre la vio­len­cia con fines polí­ti­cos – Flo­ren Aoiz

Este de la vio­len­cia polí­ti­ca es un deba­te com­pli­ca­do. Está lleno de hipo­cre­sía, tabúes y tópi­cos, pero ade­más hay que tener en cuen­ta que se per­si­guen las opi­nio­nes que no comul­gan con el pen­sa­mien­to úni­co.

Y lo más curio­so es que ese pen­sa­mien­to úni­co impues­to por el nacio­na­lis­mo espa­ñol se sus­ten­ta en una lar­ga tra­yec­to­ria de derra­ma­mien­to de san­gre con fines polí­ti­cos. Pocos pue­den alar­dear de haber lle­va­do el horror a tan­tos con­ti­nen­tes como los espa­ño­les. Des­truc­tor de len­guas y cul­tu­ras, expo­lia­dor de recur­sos natu­ra­les, ani­qui­la­dor de la tie­rra, xenó­fo­bo, racis­ta, auto­ri­ta­rio, machis­ta, el impe­rio espa­ñol era un mun­do inmen­so don­de nun­ca se deja­ba de tor­tu­rar, vio­lar, ase­si­nar y robar en nom­bre de Espa­ña.

Por más que los revi­sio­nis­tas espa­ño­lis­tas pre­ten­dan encu­brir esta reali­dad his­tó­ri­ca con la denun­cia de una supues­ta «leyen­da negra», jamás han sido capa­ces de hacer una refle­xión madu­ra y valien­te sobre la his­to­ria. De ahí que des­de la nega­ción de los geno­ci­dios con­tra judíos, musul­ma­nes e indí­ge­nas y, lo que nos resul­ta mucho más cer­cano, la total impu­ni­dad de los ase­si­nos y demás cri­mi­na­les del fran­quis­mo pre­ten­dan con­ven­cer­nos de lo malo que es el nacio­na­lis­mo vas­co y lo inacep­ta­ble de la vio­len­cia de ETA.

Sobre esa ver­gon­zo­sa impu­ni­dad y sobre tan­tas otras, como la de los ase­si­nos del 3 de mar­zo de 1976 en Gas­teiz o de Mon­te­ju­rra en mayo de ese mis­mo año, se ha cons­trui­do la «demo­cra­cia espa­ño­la» que nos da lec­cio­nes de éti­ca. Hipó­cri­tas que estre­cha­ron las manos de los fran­quis­tas indul­tan, con­de­co­ran y aplau­den a tor­tu­ra­do­res y con­si­de­ran víc­ti­mas del terro­ris­mo a nau­sea­bun­dos per­so­na­jes del entra­ma­do fran­quis­ta, des­de Carre­ro Blan­co a Meli­tón Man­za­nas.

Hay quien ha lle­ga­do a escri­bir y decir que cual­quier obje­ti­vo polí­ti­co que­da des­le­gi­ti­ma­do si se defien­de con vio­len­cia. Segu­ra­men­te los lucha­do­res de la resis­ten­cia fran­ce­sa, quie­nes se enfren­ta­ron arma en mano al trá­fi­co de escla­vos, los sol­da­dos que libe­ra­ron Ber­lín a tiro lim­pio o quie­nes toma­ron al asal­to La Bas­ti­lla esta­rían encan­ta­dos de escu­char seme­jan­tes nece­da­des.

Es posi­ble que los «paci­fis­tas» con­si­de­ren que todas estas luchas eran indig­nas y por tan­to sus logros, la caí­da la monar­quía abso­lu­tis­ta en Fran­cia, el fin del trá­fi­co de escla­vos o la caí­da del nazis­mo han que­da­do con­ta­mi­na­dos por el uso de la vio­len­cia.

Pero sobre todo es pro­ba­ble que no ten­gan pro­ble­ma en asu­mir que las poli­cías «se ven obli­ga­das a inter­ve­nir» envian­do al hos­pi­tal a ciu­da­da­nos que pro­tes­tan pací­fi­ca­men­te o que es legí­ti­mo y has­ta huma­ni­ta­rio man­dar ejér­ci­tos a ocu­par paí­ses. Muchos aplau­den deten­cio­nes que ter­mi­nan con gra­ví­si­mas denun­cias de tor­tu­ras ante las que nun­ca tie­nen nada que decir.

Se ha ter­mi­na­do un ciclo de la his­to­ria de este país. Pero la vio­len­cia de los esta­dos sigue ahí y son legión los dis­pues­tos a jus­ti­fi­car­la dis­fra­za­dos de paci­fis­tas.

Con­vie­ne recor­dar­lo cuan­do se cum­plen 30 años de los crí­me­nes de Gas­teiz, por­que nun­ca debe­mos olvi­dar los crí­me­nes come­ti­dos con­tra nues­tro pue­blo.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *