Hay con­de­nas y con­de­nas – Car­los Azna­rez

Con moti­vo de las últi­mas deten­cio­nes y tor­tu­ras ocu­rri­das en el País Vas­co (las que demues­tran que para el gobierno espa­ñol no hay tre­gua que val­ga) se vol­vie­ron a escu­char las con­sa­bi­das ape­la­cio­nes por par­te de fun­cio­na­rios de Rodrí­guez Zapa­te­ro, diri­gen­tes polí­ti­cos de la dere­cha y los escri­bas del terro­ris­mo mediá­ti­co, para que el nue­vo par­ti­do de la izquier­da inde­pen­den­tis­ta vas­ca («Sor­tu»), que aca­ba de pre­sen­tar su pedi­do de lega­li­za­ción, con­de­ne la vio­len­cia, con­de­ne a los «terro­ris­tas» y a todos aque­llos que le cai­gan mal a los auto­de­no­mi­na­dos «demó­cra­tas».

El recur­so de la «con­de­na» es una espe­cie de chan­ta­je que se vie­ne usan­do por par­te de la alian­za PP-PSOE des­de hace años, con la idea de demo­ni­zar y cri­mi­na­li­zar a las opcio­nes polí­ti­cas inde­pen­den­tis­tas. La ecua­ción es sen­ci­lla: si tal par­ti­do, sin­di­ca­to, gru­po cul­tu­ral, orga­ni­za­ción juve­nil, o per­so­na­li­da­des varias, no con­de­nan a lo que el sis­te­ma tipi­fi­ca como «terro­ris­tas», enton­ces cada una de esas ins­ti­tu­cio­nes popu­la­res o refe­ren­tes indi­vi­dua­les, tam­bién son terro­ris­tas.

De allí que Zapa­te­ro, Rajoy, Rubal­ca­ba, Ares o Patxi López fes­te­jen cuan­do la Guar­dia Civil o sus dife­ren­tes cuer­pos poli­cia­les alla­nan vivien­das, vue­len puer­tas con explo­si­vos, gol­peen a la madre o al padre del dete­ni­do de turno, lo enca­pu­chen, le apli­quen la bol­sa, la bañe­ra o los elec­tro­dos, y casi siem­pre lo man­den al hos­pi­tal, magu­lla­do por don­de se lo mire. Tras la con­fe­ren­cia de pren­sa anun­cian­do «un nue­vo triun­fo poli­cial», ense­gui­da habrá alguno de ellos, sino todos a la vez, que men­cio­nen la cita­da pala­bre­ja: «esta­mos espe­ran­do vues­tra con­de­na…».

Aho­ra bien, si habla­mos de con­de­nas, la pre­gun­ta del millón es por qué razón el Gobierno espa­ñol no con­de­na algu­nas de las tan­tas infa­mes tro­pe­lías come­ti­das a dia­rio y con insis­ten­te con­ti­nui­dad en los últi­mos años. Por ejem­plo:

-La cola­bo­ra­ción cri­mi­nal (a tra­vés de sus ejér­ci­tos y poli­cías) en la inva­sión y geno­ci­dio en Iraq, don­de orga­nis­mos inter­na­cio­na­les de Dere­chos Huma­nos, seña­lan que se han pro­du­ci­do un millón de muer­tos civi­les por cul­pa de la acción béli­ca de los alia­dos occi­den­ta­les.

-La cola­bo­ra­ción cri­mi­nal con simi­lar actua­ción, jun­to a las tro­pas nor­te­ame­ri­ca­nas, en Afga­nis­tán, don­de los muer­tos loca­les se cuen­tan por dece­nas de miles.

-La cola­bo­ra­ción cri­mi­nal con la ven­ta de armas a paí­ses ára­bes gober­na­dos por monar­cas, dés­po­tas o dic­ta­do­res, muchos de los cua­les aho­ra están sien­do arra­sa­dos por sus pue­blos, pre­ci­sa­men­te por la cade­na de crí­me­nes y vio­la­cio­nes de dere­chos huma­nos come­ti­das. Sólo en los pri­me­ros seis meses de 2010, Espa­ña le ven­dió armas a Ara­bia Sau­di­ta por valor de 1,5 millo­nes de euros, y al gobierno cri­mi­nal de Marrue­cos (que sojuz­ga y ase­si­na a los habi­tan­tes del Saha­ra Occi­den­tal) por valor de 350 millo­nes de euros. Algo pare­ci­do ocu­rre con Arge­lia, Egip­tos, Jor­da­nia y Túnez.

-La cola­bo­ra­ción cri­mi­nal con el gobierno idem de Israel. Un infor­me ofi­cial del Gobierno espa­ñol admi­te la expor­ta­ción de mate­rial béli­co a sus cole­gas sio­nis­tas por valor de más de 1.550.000 euros seis meses antes que los avio­nes israe­líes bom­bar­dea­ran Gaza a fines de diciem­bre de 2009 y en enero de 2010. Vale la pena recor­dar que con esas armas más otras simi­la­res se ase­si­na­ron a más de 1500 pales­ti­nos y se des­tru­yó casi por com­ple­to la infra­es­truc­tu­ra de Gaza.

-La cola­bo­ra­ción cri­mi­nal con los res­pec­ti­vos gobier­nos de Alva­ro Uri­be Vélez y Juan Manuel San­tos en Colom­bia. Año tras año, des­de Espa­ña han sido envia­dos car­ga­men­tos de armas, e inclu­so avio­nes, para ase­si­nar a los lucha­do­res colom­bia­nos de la insur­gen­cia, a los inte­gran­tes de orga­ni­za­cio­nes cam­pe­si­nas o estu­dian­ti­les.

-Las tareas de «per­fec­cio­na­mien­to e ins­truc­ción mili­tar» jun­to a sus cole­gas del Mos­sad israe­lí y del FBI esta­dou­ni­den­se, con quie­nes han ela­bo­ra­do ver­da­de­ros manua­les de «gue­rra con­tra­in­sur­gen­te», que com­pren­de méto­dos sofis­ti­ca­dos de tor­tu­ra físi­ca y psi­co­ló­gi­ca, uti­li­zan­do inclu­so dro­gas y alu­ci­nó­ge­nos para des­es­ta­bi­li­zar a los dete­ni­dos, la mayo­ría de ellos vas­cos y vas­cas.

-La expor­ta­ción cri­mi­nal de Guar­dias Civi­les y poli­cías nacio­na­les a paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos como Gua­te­ma­la, Colom­bia, Para­guay y Perú, para rea­li­zar cur­sos de con­tra­es­pio­na­je y uti­li­za­ción de tác­ti­cas ofen­si­vas, «her­ma­nán­do­se» así con los uni­for­ma­dos lati­no­ame­ri­ca­nos.

-El com­por­ta­mien­to lesi­vo para la dig­ni­dad de los pue­blos y en muchos casos cri­mi­nal por par­te de las tras­na­cio­na­les espa­ño­las que ope­ran en dis­tin­tos paí­ses de Lati­noa­mé­ri­ca, no sólo devas­tan­do sus res­pec­ti­vos ámbi­tos natu­ra­les, des­tru­yen­do el eco­sis­te­ma o gene­ran­do enve­ne­na­mien­tos masi­vos por el uso de tóxi­cos u otros ele­men­tos simi­la­res, sino que tam­bién ‑en fran­ca cola­bo­ra­ción con las fuer­zas repre­si­vas loca­les- per­si­guen y cri­mi­na­li­zan a quie­nes les enfren­tan, como es el caso de los indí­ge­nas Mapu­che o las bar­ba­ri­da­des come­ti­das en Nica­ra­gua por la empre­sa Ende­sa.

Ellos, los cam­peo­nes del recur­so de la con­de­na, siem­pre y cuan­do sea para macha­car aún más a los pue­blos, no con­de­nan sus pro­pios y leta­les com­por­ta­mien­tos. No lo hacen aho­ra y tam­po­co lo han hecho en el pasa­do. Sólo bas­ta recor­dar que con su lle­ga­da a Abya Yala, los con­quis­ta­do­res espa­ño­les come­tie­ron el más gran­de de los holo­caus­tos, al ase­si­nar a más de 90 millo­nes de habi­tan­tes de los pue­blos ori­gi­na­rios. Tam­po­co hicie­ron jus­ti­cia (que es algo más que una con­de­na for­mal) con los ase­si­nos de un millón de espa­ño­les duran­te la gue­rra fas­cis­ta empren­di­da por Fran­co, o con los que bom­bar­dea­ron al pue­blo vas­co de Guer­ni­ca, o al de San Sebas­tián-Donos­ti, por citar sólo algu­nos ejem­plos de la era fas­cis­ta espa­ño­la.

Vol­vien­do a Eus­kal Herria: hace más de un año y medio que las armas están calla­das. Ade­más, la orga­ni­za­ción que las esgri­mió duran­te medio siglo, ha reite­ra­do hace poco más de un mes, un alto el fue­go per­ma­nen­te y veri­fi­ca­ble, seña­lan­do que es la hora de apos­tar a la vía polí­ti­ca para con­se­guir los fines estra­té­gi­cos. Ese lla­ma­mien­to ha cala­do hon­do den­tro y fue­ra de Eus­kal Herria, de allí que se haya lan­za­do una opción par­ti­da­ria, que por impe­ra­ti­vo legal espa­ñol (la famo­sa y pros­crip­ti­va Ley de Par­ti­dos), ha teni­do que sus­cri­bir unos esta­tu­tos don­de entre otros pun­tos se con­de­na ‑pre­ci­sa­men­te- a la «vio­len­cia» y sus eje­cu­to­res. Tal enun­cia­do ha traí­do inclu­so, algún deba­te menor entre los aber­tza­les, pero como se tie­ne cla­ro que lo más impor­tan­te es pro­fun­di­zar en el camino de la vía polí­ti­ca, han pre­va­le­ci­do la uni­dad y el entu­sias­mo. Tan­to es así, que la pre­sión inter­na­cio­nal para faci­li­tar el nue­vo reco­rri­do no se ha hecho espe­rar, deman­dan­do una res­pues­ta cla­ra al gobierno de Madrid.

No obs­tan­te esta nue­va reali­dad, Zapa­te­ro y sus boys siguen sin que­rer ente­rar­se, y a tra­vés de uno de sus dino­sau­rios de turno, ape­lli­da­do Rubal­ca­ba, redo­bla el tam­bor de la «solu­ción poli­cial», y ampa­rán­do­se en la doc­tri­na fija­da por el Juez Gar­zón de que «todo es ETA», exi­ge más y más con­de­nas.

No lo dicen, pero se les nota en cada acti­tud o ges­to de des­pre­cio hacia el pue­blo vas­co. En reali­dad, quie­ren a todo el mun­do de rodi­llas y mar­chan­do sobre un piso de vidrio moli­do, e inclu­so en ese momen­to segui­rían repi­tien­do como autó­ma­tas: «con­de­nen, con­de­nen, con­de­nen…»

Que se con­de­nen ellos, por inva­dir pue­blos, por sojuz­gar­los, por ham­brear­los, por masa­crar­los. Que se con­de­nen ellos por ser los con­ti­nua­do­res de Fran­co y sus cami­sas azu­les. Que se con­de­nen ellos, por pre­fe­rir a un monar­ca hol­ga­zán y gue­rre­ris­ta, a una Repú­bli­ca Fede­ral y socia­lis­ta. Que se con­de­nen ellos por inva­dir y usur­par los terri­to­rios vas­cos, cata­la­nes, galle­gos, anda­lu­ces, astu­ria­nos… Que se sigan con­de­nan­do por negar­se a la auto­de­ter­mi­na­ción de los mis­mos.

Que se con­de­nen de una vez y para siem­pre, antes de que les ocu­rra lo inevi­ta­ble y cuya medi­ci­na ya han pro­ba­do los Muba­rak, los Ben Alí, los Has­sán, los Bou­te­fli­ca y los que segu­ra­men­te han de seguir­les a cor­to pla­zo.

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *