Balan­ce del Foro Social Mun­dial 2011- Katu Arko­na­da

El recien­te­men­te fina­li­za­do Foro Social Mun­dial nos ha deja­do, una vez más, sen­sa­cio­nes agri­dul­ces.

El prin­ci­pal ele­men­to posi­ti­vo es la rea­li­za­ción nue­va­men­te en Áfri­ca, tras la expe­rien­cia falli­da de Kenia en 2007, rea­li­zán­do­se esta vez en Dakar, Sene­gal, duran­te más de tres siglos el más impor­tan­te mer­ca­do de escla­vos, con más de vein­te millo­nes de afri­ca­nos y afri­ca­nas secues­tra­dos y tras­la­dos en escla­vi­tud a los Esta­dos Uni­dos y Bra­sil prin­ci­pal­men­te, y por tan­to cuna sim­bó­li­ca de muchas luchas.

La movi­li­za­ción en esta edi­ción del foro ha sido impor­tan­te, con más de 50.000 per­so­nas en la mar­cha inau­gu­ral y par­ti­ci­pan­do de los cen­te­na­res de deba­tes, que pese al caos orga­ni­za­ti­vo, pudie­ron lle­var­se a cabo. 12 cara­va­nas par­tie­ron de dife­ren­tes paí­ses de Áfri­ca del oes­te y Áfri­ca cen­tral para unir­se en Dakar. Más de cien intér­pre­tes y cien­tos de perio­dis­tas ayu­da­ron a la rea­li­za­ción de los deba­tes así como a dar visi­bi­li­dad a un foro que no tie­ne una espe­cial rele­van­cia para los medios mains­tream. Asi­mis­mo el papel de la diás­po­ra en este foro ha teni­do una cen­tra­li­dad como nun­ca antes había teni­do en un foro social mun­dial.

Pun­tos prin­ci­pa­les del deba­te

Muje­res, cam­pe­si­nos o migran­tes han sido las y los pro­ta­go­nis­tas de 12 ejes temá­ti­cos, con un ele­men­to cen­tral en la dis­cu­sión de la cri­sis de civi­li­za­ción, la des­mer­can­ti­li­za­ción de la vida y el desa­rro­llo, así como los Dere­chos Colec­ti­vos de los Pue­blos y los nue­vos para­dig­mas civi­li­za­to­rios. Deba­tes que fina­li­za­ron con 38 asam­bleas de con­ver­gen­cia para la acción sobre los dife­ren­tes pun­tos a deba­te. Asam­bleas sobre migra­ción, la cri­sis eco­nó­mi­ca, la mili­ta­ri­za­ción, Pales­ti­na o cam­bio cli­má­ti­co, per­mi­tie­ron arti­cu­lar a dife­ren­tes orga­ni­za­cio­nes que tra­ba­jan los temas cita­dos. A des­ta­car la deci­sión de cele­brar una segun­da Con­fe­ren­cia de los Pue­blos fren­te al cam­bio cli­má­ti­co en las sema­nas pre­vias o pos­te­rio­res al COP17 de Dur­ban, Sudá­fri­ca.

Las revuel­tas popu­la­res en el nor­te de Áfri­ca, Túnez y espe­cial­men­te Egip­to, han esta­do muy pre­sen­tes duran­te el desa­rro­llo del foro. Asi­mis­mo el dere­chos de auto­de­ter­mi­na­ción para todos los pue­blos del mun­do ha sido rei­vin­di­ca­do cobran­do espe­cial rele­van­cia el del pue­blo saha­raui, boi­co­tea­do y agre­di­do físi­ca­men­te por la dele­ga­ción de Marrue­cos, dele­ga­ción sos­pe­cho­sa de haber sido envia­da por el gobierno marro­quí y no en repre­sen­ta­ción de los movi­mien­tos socia­les magre­bís.

Espe­cial­men­te rele­van­tes en cuan­to a arti­cu­la­ción polí­ti­ca de orga­ni­za­cio­nes y redes de Áfri­ca, Asia y Amé­ri­ca Lati­na, han sido los deba­tes orga­ni­za­dos por el Foro del Ter­cer Mun­do y el Foro Mun­dial de las Alter­na­ti­vas, en torno a cues­tio­nes y con­cep­tos muy rele­van­tes para el Sur, como repen­sar la demo­cra­cia y el desa­rro­llo, las con­tra­dic­cio­nes de la indus­tria­li­za­ción, el uso y con­trol geo­es­tra­té­gi­co de los recur­sos natu­ra­les o las coope­ra­cio­nes Sur Sur.

Otro pun­to focal de deba­te fue la car­pa de los Dere­chos Colec­ti­vos de los Pue­blos, don­de nacio­nes sin esta­do que resis­ten des­de la peri­fe­ria del Nor­te, como pales­ti­nos, kur­dos, saha­rauis o vas­cos, dia­lo­ga­ron y arti­cu­la­ron polí­ti­ca­men­te con el movi­mien­to indí­ge­na, espe­cial­men­te repre­sen­ta­do por los pue­blos andi­nos del Abya Yala, en una con­ti­nua­ción del camino ini­cia­do en el ante­rior Foro Social Mun­dial de Belem do Para. En pala­bras de Joel Kovel, aca­dé­mi­co y acti­vis­ta esta­dou­ni­den­se y autor del mani­fies­to Eco­so­cia­lis­ta, es el cuar­to mun­do, el de los pue­blos indí­ge­nas y las nacio­nes sin esta­do, quien lide­ra el fren­te eco­so­cia­lis­ta de crí­ti­ca y resis­ten­cia al capi­ta­lis­mo.

Asam­blea de Movi­mien­tos Socia­les

Como es habi­tual, los movi­mien­tos socia­les y redes que quie­ren ir más allá de sim­ples deba­tes se auto­con­vo­ca­ron en una asam­blea de movi­mien­tos socia­les, de la que salie­ron con un mani­fies­to que apun­ta cua­tro ele­men­tos cla­ve para el deba­te. En pri­mer lugar una cri­ti­ca estruc­tu­ral al sis­te­ma capi­ta­lis­ta y las trans­na­cio­na­les depre­da­do­ras, en defen­sa de la sobe­ra­nía de los pue­blos y la can­ce­la­ción de la deu­da de los paí­ses del Sur. Asi­mis­mo se rei­vin­di­ca la jus­ti­cia cli­má­ti­ca y la sobe­ra­nía ali­men­ta­ria, defen­dien­do el Acuer­do de los Pue­blos sur­gi­do de la Cum­bre de Tiqui­pa­ya, en Cocha­bam­ba, Boli­via. Otro pun­to a des­ta­car es la lucha con­tra la vio­len­cia a la mujer y en con­tra de cual­quier dis­cri­mi­na­ción. Final­men­te se hace un lla­ma­mien­to a luchar por la paz y con­tra la gue­rra, el colo­nia­lis­mo y la mili­ta­ri­za­ción de nues­tros terri­to­rios.

La decla­ra­ción de la Asam­blea de los Movi­mien­tos Socia­les fina­li­za con un lla­ma­mien­to a movi­li­zar­se en dos fechas cla­ve. El 20 de mar­zo, ins­pi­ra­do en las luchas de Túnez y Egip­to, se decla­ra día mun­dial de soli­da­ri­dad con el levan­ta­mien­to del pue­blo ára­be y afri­cano que en sus con­quis­tas con­tri­bu­yen a las luchas de todos los pue­blos: la resis­ten­cia del pue­blo pales­tino y saha­raui, las movi­li­za­cio­nes euro­peas, asiá­ti­cas y afri­ca­nas con­tra la deu­da y el ajus­te estruc­tu­ral y todos los pro­ce­sos de cam­bio que se cons­tru­yen en Amé­ri­ca Lati­na. Asi­mis­mo el 12 de octu­bre es decla­ra­do día de acción glo­bal con­tra el capi­ta­lis­mo.

Con­se­jo Inter­na­cio­nal

Fren­te a la fuer­za y el dina­mis­mo de una asam­blea de movi­mien­tos socia­les con más de 2.000 par­ti­ci­pan­tes apro­ban­do la decla­ra­ción final, el Con­se­jo Inter­na­cio­nal reu­ni­do en los dos días pos­te­rio­res a la fina­li­za­ción del foro, mues­tra nue­va­men­te los limi­tes e inca­pa­ci­da­des del foro.

Un Con­se­jo Inter­na­cio­nal reple­to de ins­ti­tu­cio­nes y ONGs, ale­ja­das de las luchas reales, que hizo una valo­ra­ción posi­ti­va, pero lo más gra­ve, auto­com­pla­cien­te, del foro recién fina­li­za­do. Con­se­jo Inter­na­cio­nal que no supo hacer­se car­go ni dar solu­cio­nes a los nume­ro­sos pro­ble­mas sur­gi­dos duran­te el foro, como la agre­sión marro­quí a los her­ma­nos saha­rauis, y mien­tras la gen­te se auto­or­ga­ni­za­ba para lle­var ade­lan­te los semi­na­rios, algu­nos de sus inte­gran­tes pre­fi­rie­ron dejar de lado el caos afri­cano del cam­pus uni­ver­si­ta­rio para irse al cen­tro de la ciu­dad, a las sedes de diver­sas fun­da­cio­nes euro­peas, a con­ti­nuar sus deba­tes.

Con­se­jo Inter­na­cio­nal en el que se tuvie­ron que oír crí­ti­cas por par­te de algu­nos de sus miem­bros a la pre­sen­cia del com­pa­ñe­ro pre­si­den­te del Esta­do Plu­ri­na­cio­nal de Boli­via Evo Mora­les, que antes que pre­si­den­te fue par­ti­ci­pan­te en dife­ren­tes foros como diri­gen­te de los movi­mien­tos socia­les boli­via­nos, mien­tras una bue­na par­te de la dele­ga­ción bra­si­le­ña via­jo a Sene­gal finan­cia­da por la mul­ti­na­cio­nal impe­ria­lis­ta Petro­bras.

¿Y aho­ra qué?

Ante el colap­so del pro­ce­so foro, debe­mos replan­tear­nos algu­nas cues­tio­nes. En pri­mer lugar los movi­mien­tos socia­les deben des­pla­zar a la indus­tria foro sobre el con­trol del mis­mo, o cuan­to menos equi­li­brar el con­trol hege­mó­ni­co que ONGs y diver­sas ins­ti­tu­cio­nes hacen del foro.

Asi­mis­mo el foro debe per­ma­ne­cer en el Sur, ante algu­nos inten­tos de lle­var­lo al nor­te geo­po­lí­ti­co, solo des­de las peri­fe­rias y des­de las luchas de las y los subal­ter­nos se pue­den cons­truir resis­ten­cias y alter­na­ti­vas polí­ti­cas.

Y si bien esta edi­ción del Foro Social Mun­dial ha vuel­to a demos­trar la posi­ti­va capa­ci­dad de pun­to de encuen­tro glo­bal don­de los movi­mien­tos y pue­blos en lucha se encuen­tran y se apro­ve­chan de este espa­cio para sus pro­pias arti­cu­la­cio­nes polí­ti­cas, debe­ría­mos pen­sar en for­mas de encuen­tro com­ple­men­ta­rias pero a la vez alter­na­ti­vas al Foro Social Mun­dial. Mien­tras el foro se rein­ven­ta, debe­mos impul­sar la arti­cu­la­ción Sur Sur, dia­lo­gar y arti­cu­lar polí­ti­ca­men­te entre movi­mien­tos e inte­lec­tua­les, pero tam­bién par­ti­dos polí­ti­cos y gobier­nos alia­dos, para cons­truir alter­na­ti­vas des­de el Sur, y para el Sur.

Por últi­mo, me gus­ta­ría recor­dar las pala­bras del com­pa­ñe­ro cubano Aure­lio Alon­so, quien en una mesa de deba­te que com­par­ti­mos en Dakar, nos recor­dó sabia­men­te que con­tra­dic­ción es un con­cep­to al que no pode­mos renun­ciar jamás.

* Katu Arko­na­da ha par­ti­ci­pa­do en el Foro Social Mun­dial de Dakar como invi­ta­do del Foro Mun­dial de las Alter­na­ti­vas y el Foro del Ter­cer Mun­do

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *