¿Un Octu­bre del mun­do ára­be?- Ati­lio Boron

El dis­cur­so pro­nun­cia­do el jue­ves por Hos­ni Muba­rak cayó como un bal­de de agua hela­da sobre los mani­fes­tan­tes reu­ni­dos en laPla­za Tah­rir de El Cai­ro. Había cun­di­do la ilu­sión de que el vetus­to dic­ta­dor anun­cia­ría su reti­ro de la vida públi­ca y que abri­ría las puer­tas para cons­ti­tuir un “comi­té de sal­va­ción nacio­nal” para hacer­se pro­vi­so­ria­men­te car­go del gobierno, con­vo­car a una asam­blea cons­ti­tu­yen­te, esta­ble­cer una nue­va ins­ti­tu­cio­na­li­dad demo­crá­ti­ca, lla­mar a elec­cio­nes y for­mar, final­men­te, un gobierno legí­ti­mo.

En lugar de eso Muba­rak rati­fi­có su con­ti­nui­dad en el man­do has­ta las pro­gra­ma­das elec­cio­nes de sep­tiem­bre, aún cuan­do­trans­fi­rien­do algu­nas de sus pre­rro­ga­ti­vas a su vice­pre­si­den­te Omar Sulei­man y otras, no dema­sia­do espe­ci­fi­ca­das, al alto man­do mili­tar. De hecho, lo que hizo fue decir­le al pue­blo movi­li­za­do des­de hacía 17 días que todo había sido en vano. Lo suyo fue una pos­tre­ra pro­vo­ca­ción, que en la men­te de un argen­tino no podía sino recor­dar al absur­do dis­cur­so pro­nun­cia­do por Fer­nan­do de la Rúa la noche del 19 de Diciem­bre del 2001.

En ambos casos los man­da­ta­rios ya desahu­cia­dos pre­ten­die­ron apa­gar el incen­dio arro­jan­do gaso­li­na sobre las lla­mas. Y así les fue. La for­mi­da­ble reac­ción que pro­du­jo el dis­cur­so de Muba­rak des­en­ca­de­nó la “tor­men­ta per­fec­ta” tan temi­da por Hillary Clin­ton y el tirano egip­cio tuvo que fugar­se igno­mi­nio­sa­men­te de El Cai­ro para poder sal­var su pelle­jo… y su colo­sal for­tu­na.

La renun­cia de Muba­rak sig­ni­fi­ca no sólo su des­apa­ri­ción de la esce­na públi­ca egip­cia sino algo mucho más impor­tan­te: el derrum­be de un régi­men que poco des­pués de la muer­te de Nas­ser, en 1970, se había con­ver­ti­do en el gran gen­dar­me regio­nal de los Esta­dos Uni­dos y en el para­guas pro­tec­tor de Israel, con­va­li­dan­do con su ascen­dien­te sobre el mun­do ára­be el len­to geno­ci­dio de la nación pales­ti­na.

Tal como lo escri­bie­ra uno de los ideó­lo­gos del impe­rio en el New York Times, Tho­mas Fried­man, “Egip­to ya nun­ca vol­ve­rá a ser lo que fue.” Efec­ti­va­men­te: y ese es el dolor de cabe­za que tie­nen hoy los admi­nis­tra­do­res impe­ria­les por­que el deli­ca­do table­ro geo­po­lí­ti­co de Medio Orien­te sal­tó por los aires. Era una mesa de tres patas: Irán, Egip­to e Israel. La pri­me­ra pata fue que­bra­da por la revo­lu­ción islá­mi­ca en 1979; con dos, su ines­ta­bi­li­dad se hizo cró­ni­ca.

Remo­vi­da la pata egip­cia, el table­ro de la región cru­cial del pla­ne­ta en mate­ria petro­le­ra se des­ba­ra­tó irre­pa­ra­ble­men­te. Esta­dos Uni­dos, sos­tén finan­cie­ro y polí­ti­co del régi­men por cua­ren­ta años demos­tró su impo­ten­cia cuan­do las masas egip­cias se adue­ña­ron de calles y pla­zas y tuvo que resig­nar­se a ser un sor­pren­di­do espec­ta­dor de la cri­sis, una lec­ción de la cual los pue­blos de todo el mun­do debe­rían tomar nota.

Ahora,el tan­tas veces men­ta­do “efec­to domi­nó” dejó de ser una pesa­di­lla de los impe­ria­lis­tas para con­ver­tir­se en una reali­dad: no había pasa­do una hora de cono­ci­da la noti­cia de la renun­cia de Muba­rak cuan­do las masas copa­ban las calles de las prin­ci­pa­les ciu­da­des de Medio Orien­te, y de mane­ra mul­ti­tu­di­na­ria en Arge­lia, para cele­brar la caí­da del régi­men. Ya los tira­nos de Jor­da­nia y Yemen se habían vis­to obli­ga­dos a hacer algu­nas peque­ñas, opor­tu­nis­tas y dema­gó­gi­cas con­ce­sio­nes y en la mis­mí­si­ma Ara­bia Sau­di­ta ‑don­de los par­ti­dos polí­ti­cos están expre­sa­men­te prohi­bi­dos- ante­ayer se anun­ció públi­ca­men­te la for­ma­ción de uno que, para estu­por uni­ver­sal, no fue inme­dia­ta­men­te­di­suel­to y sus líde­res encar­ce­la­dos por el régi­men.

El rey Abdu­llah, gran ami­go de EEUU y a quien, para deli­cia del com­ple­jo mili­tar-indus­trial, le aca­ba de adqui­rir arma­men­tos por valor de 60.000 millo­nes de dóla­res, está opor­tu­na­men­te ponien­do sus bar­bas en remo­jo para evi­tar ser afei­ta­do en seco por sus opo­si­to­res.

En 18 heroi­cas jor­na­das de lucha el pue­blo egip­cio fue el gran pro­ta­go­nis­ta de un acon­te­ci­mien­to que el vie­jo Hegel no hubie­ra duda­do de carac­te­ri­zar como de sig­ni­fi­ca­ción “his­tó­ri­co uni­ver­sal.” Le puso una bisa­gra a la his­to­ria moder­na del mun­do ára­be. No se con­quis­tó toda­vía la demo­cra­cia, cuyo logro reque­ri­rá enor­mes esfuer­zos : una pre­sen­cia cons­tan­te en las calles, per­fec­cio­nar las estruc­tu­ras orga­ni­za­ti­vas y for­jar una con­cien­cia polí­ti­ca, todo lo cual impe­di­ría que la vic­to­ria popu­lar sea esca­mo­tea­da por las fuer­zas de la reac­ción, aún aga­za­pa­das entre las rui­nas del régi­men, o en los titu­beos de un sec­tor de la opo­si­ción que sim­ple­men­te aspi­ra a libe­ra­li­zar módi­ca­men­te al régi­men polí­ti­co pre­ser­van­do el mode­lo neo­li­be­ral cau­san­te del holo­caus­to social del Egip­to con­tem­po­rá­neo.

Se ganó una pri­me­ra gran bata­lla, pero ven­drán muchas más. Este Febre­ro del 2011 bien podría resul­tar la re-edi­ción de otro, acon­te­ci­do en 1917,en Rusia, don­de tam­bién se ganó una cru­cial­ba­ta­lla que ocho meses más tar­de daría naci­mien­to a una revo­lu­ción que, con sus logros y sus defec­tos, cam­bió el cur­so de la his­to­ria con­tem­po­rá­nea.

Es dema­sia­do pron­to para for­mu­lar pro­nós­ti­cos de lar­go pla­zo. Pero, ¿quién podría aho­ra atre­ver­se a des­car­tar la posi­bi­li­dad de que el mun­do ára­be tam­bién ten­ga su Octu­bre?

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *