Se bus­ca a Bush por tor­tu­ra­dor- Anto­nio Muñiz

Ya en dos ciu­da­des euro­peas el ex pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano Geor­ge W. Bush corre el peli­gro de ser arres­ta­do por ser el máxi­mo res­pon­sa­ble de la apli­ca­ción de tor­tu­ras duran­te y des­pués de la gue­rra san­grien­ta que empren­dió con­tra Iraq, con el apo­yo de sus prin­ci­pa­les alia­dos, los ex pri­me­ros minis­tros de Gran Bre­ta­ña Tony Blair, y de Espa­ña José María Aznar.

Las acu­sa­cio­nes con­tra Bush en ese sen­ti­do le impi­die­ron mate­ria­li­zar un via­je que tenía pre­vis­to hacer la sema­na pasa­da a Gine­bra, Sui­za, don­de orga­ni­za­cio­nes de dere­chos huma­nos han empren­di­do deman­das lega­les con­tra el ex man­da­ta­rio esta­dou­ni­den­se por sus fla­gran­tes vio­la­cio­nes de los dere­chos huma­nos.

El gobierno sui­zo reci­bió fuer­tes pre­sio­nes de los denun­cian­tes para impe­dir que el ex inqui­lino de la Casa Blan­ca visi­ta­ra Gine­bra y par­ti­ci­pa­ra en una cere­mo­nia de una enti­dad judía, dije­ron repor­tes de pren­sa.

Algo simi­lar le ocu­rrió a Bush en noviem­bre pasa­do, cuan­do pla­nea­ba pre­sen­tar en Lon­dres, Gran Bre­ta­ña, su supues­to libro de memo­rias “Deci­sion Point”, en el cual pre­ci­sa­men­te defien­de las prac­ti­cas de tor­tu­ras de “aho­ga­mien­to simu­la­do”, apli­ca­das por mili­ta­res de su país en la cár­cel que Washing­ton man­tie­ne en la ile­gal base nor­te­ame­ri­ca­na de Guan­tá­na­mo, en terri­to­rio cubano.

Enton­ces, el alcal­de de Lon­dres, Boris John­son, le envió al pro­pio ex gober­nan­te de Esta­dos Uni­dos una misi­va en la que le expre­só que no se sin­tie­ra inmu­ne pues podría ser apre­sa­do si via­ja­ba a la capi­tal bri­tá­ni­ca.

En la mis­ma car­ta, John­son le recor­dó a Bush que el ex dic­ta­dor Augus­to Pino­chet fue dete­ni­do en Lon­dres en 1998, cre­yen­do que eso nun­ca hubie­ra sido posi­ble, por los crí­me­nes y tor­tu­ras come­ti­dos en Chi­le duran­te su man­da­to.

Lo cier­to es que el cono­ci­do mun­dial­men­te “pre­si­den­te de las gue­rras” se ha vis­to impe­di­do de visi­tar dos impor­tan­tes ciu­da­des euro­peas, y es muy pro­ba­bles que ello le pue­da ocu­rrir en lo ade­lan­te en otras del Vie­jo Con­ti­nen­te.

Igual le pudie­ra suce­der a Bush en otras nacio­nes de dife­ren­tes regio­nes del mun­do, por­que lo cier­to es que sobre sus espal­das pesan crí­me­nes de lesa huma­ni­dad que deben ser juz­ga­dos por la comu­ni­dad inter­na­cio­nal.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *