Pen­sio­nis­tas y acti­vis­tas – Jesús Valen­cia

Las pen­sio­nes han sido la nue­va víc­ti­ma de los vam­pi­ros. Estos san­gra­do­res vora­ces van expri­mien­do los recur­sos y borran­do los dere­chos que la cla­se tra­ba­ja­do­ra con­quis­tó. No se sacia­ron con la refor­ma labo­ral, con los tra­ba­jos pre­ca­ri­za­dos, con los des­pi­dos a pre­cio de sal­do… En su obse­sión expo­lia­do­ra van pri­va­ti­zan­do lo que es de todos y cata­lo­gan la edu­ca­ción y la salud como inver­sio­nes, que no como ser­vi­cios. Van esquil­man­do a los más frá­gi­les para trans­va­sar a los acau­da­la­dos has­ta la cal­de­ri­lla que nos roban.

Aho­ra han hin­ca­do su agui­jón suc­cio­na­dor en las debi­li­ta­das pen­sio­nes. Sopor­te eco­nó­mi­co frá­gil y mul­ti­uso que sir­ve para cubrir nece­si­da­des bási­cas, para hacer fren­te al ver­ti­gi­no­so enca­re­ci­mien­to de la vida, para sos­te­ner a otros miem­bros de la fami­lia que se han que­da­do sin tra­ba­jo y sin ayu­das socia­les… Los ahí­tos pre­bos­tes de las finan­zas con­si­de­ran el actual sis­te­ma de pen­sio­nes un des­pil­fa­rro que la «cri­sis» eco­nó­mi­ca no se pue­de per­mi­tir. Sus bien paga­dos e indo­len­tes laca­yos aca­ban de fir­mar la pena de muer­te del actual sis­te­ma de pen­sio­nes. Algo de cul­pa tene­mos todos. A veces, es la socie­dad expo­lia­da la que dig­ni­fi­ca a los polí­ti­cos ser­vi­les y a los gober­nan­tes corrup­tos con­ce­dién­do­les un reco­no­ci­mien­to que no se mere­cen. Otras veces ‑estoy pen­san­do en los jubi­la­dos- gas­ta­mos dema­sia­do tiem­po en ter­tu­lias insus­tan­cia­les o en crí­ti­cas esté­ri­les que no desem­bo­can en la nece­sa­ria movi­li­za­ción social.

El pen­sio­na­ria­do debie­ra echar mano de la expe­rien­cia que acu­mu­la y del poten­cial trans­for­ma­dor que posee. Es por­ta­dor de unos valo­res que siguen tenien­do vigen­cia, tes­ti­go de unas gene­ra­cio­nes aus­te­ras que sobre­vi­vie­ron a con­di­cio­nes de vida muy duras, mere­ce­dor de pen­sio­nes dig­nas que acre­di­ta­ron con sus tra­ba­jos peno­sos. Algu­nos de ellos ‑no todos- hicie­ron fren­te a un capi­ta­lis­mo inva­si­vo (los famo­sos pla­nes de esta­bi­li­za­ción pri­me­ro y de rees­truc­tu­ra­ción indus­trial des­pués). Manos, hoy callo­sas, levan­ta­ron barri­ca­das al fas­cis­mo; algu­nas pier­nas, hoy tor­pes, les per­mi­tie­ron elu­dir los ata­ques de la poli­cía fran­quis­ta. En el camino han ido dejan­do mucha vida, pero no toda. Han per­di­do lige­re­za pero han gana­do en luci­dez y con­cien­cia: «Hemos par­ti­ci­pa­do en las luchar obre­ras y polí­ti­cas- dice la Aso­cia­ción de Jubi­la­dos y Pen­sio­nis­tas Sasoia- con la espe­ran­za de cono­cer una Eus­kal Herría sobe­ra­na y socia­lis­ta».

Ante los nue­vos ata­ques de los vam­pi­ros, muchos de los cur­ti­dos lucha­do­res no se han que­da­do indi­fe­ren­tes. En Ipa­rral­de han pro­ta­go­ni­za­do nume­ro­sas y nutri­das movi­li­za­cio­nes. En Hegoal­de ‑encua­dra­dos en orga­ni­za­cio­nes pro­pias o en amplias pla­ta­for­mas sec­to­ria­les- tam­bién inten­si­fi­can sus rei­vin­di­ca­cio­nes. El «joven» Peri­ko Sola­ba­rria con­fie­sa que «la vida la tene­mos ente­ra». Y la refe­ri­da Sasoia lan­za una pro­cla­ma reple­ta de vigor: «Nos sen­ti­mos con fuer­za e ilu­sión para seguir activos…Nos plan­tea­mos qué pode­mos hacer para cam­biar esta situa­ción y para con­tri­buir a la cons­truc­ción de un mun­do más jus­to». Segu­ro que mucho y bueno. La lucha del pen­sio­na­ria­do acti­vo y orga­ni­za­do no ha hecho más que empe­zar.

Fuen­te: Gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *