Señor juez, yo no maté a Mano­le­te- Fran­cis­co Larrau­ri

Los jue­ces saben bien que la tor­tu­ra pue­de ven­cer todas las resis­ten­cias huma­nas y tor­cer la volun­tad del dete­ni­do, y pre­ci­sa­men­te por esto, por esta irre­ver­si­bi­li­dad com­pa­ra­ble a la pena de muer­te, los juris­tas cono­cen que lo decla­ra­do bajo esta horren­da pre­sión care­ce de fia­bi­li­dad y vali­dez si de lle­var a tér­mino un jui­cio demo­crá­ti­co se tra­ta.

Fren­te a la agre­sión los exper­tos obser­van pos­tu­ras de afron­ta­mien­to que van des­de la vigo­ro­sa defen­sa has­ta la adap­ta­ción volun­ta­ria. En el cam­po coti­diano del tra­ta­mien­to, actual­men­te se des­cu­bren ada­pa­ta­cio­nes de muchos años de dura­ción a la vio­len­cia domés­ti­ca y tam­bién fre­cuen­te­men­te aflo­ran injus­tas auto- incul­pa­cio­nes de la víc­ti­ma fren­te a la bru­ta­li­dad del agre­sor.

La prác­ti­ca clí­ni­ca nos dice que son muchas las per­so­nas que se mori­rían si les toca­ra vivir cir­cuns­tan­cias sólo un poco fue­ra de lo nor­mal. A decir ver­dad son muchas las que exac­ta­men­te se «deja­rían morir» sin opo­ner la míni­ma resis­ten­cia nece­sa­ria para sobre­vi­vir. No son per­so­nas cobar­des ni anor­ma­les, sen­ci­lla­men­te su estruc­tu­ra bio-psi­co­ló­gi­ca no está habi­tua­da para la resis­ten­cia más allá de los lími­tes nor­ma­les de la vida coti­dia­na por­que su vida social no ha reque­ri­do de apren­di­za­jes ni prác­ti­cas espe­cia­les; de esto sabe mucho los tor­tu­ra­do­res… otros al mar­gen de la resis­ten­cia físi­ca inten­tan dotar­se de las armas psi­co­ló­gi­cas para ven­cer y resis­tir todas las con­tra­rie­da­des que se pre­sen­tan en las caser­nas y que derro­ta­rían fatal­men­te a una per­so­na «nor­mal», aun­que solo sea envian­do un men­sa­je escri­to como la pala­bra lagun­tza al revés.

Fren­te a la agre­sión y la bru­ta­li­za­ción sinó­ni­mo de inse­gu­ri­dad que se pue­de infrin­gir a una per­so­na, se opo­ne la resi­lien­cia, facul­tad inna­ta en el ser humano. El tér­mino, que pro­vie­ne del inglés resi­lien­ce, es uti­li­za­do en inge­nie­ría para deno­mi­nar la capa­ci­dad de algu­nos mate­ria­les para reco­brar su for­ma natu­ral. Resi­lien­cia es pues la capa­ci­dad de las per­so­nas para afron­tar, resis­tir y supe­rar con éxi­to adver­si­da­des cró­ni­cas; en otras pala­bras, se tra­ta de la capa­ci­dad para recu­pe­rar la «for­ma nor­mal». Y esta capa­ci­dad que apa­re­ce con la evo­lu­ción de los ries­gos, aun­que inna­ta, es varia­ble con el gra­do de abu­so y de subor­di­na­ción. Esto expli­ca cómo el indi­vi­duo fren­te a situa­cio­nes de extre­ma inse­gu­ri­dad opta por la «super­vi­ven­cia» psi­co­ló­gi­ca con la auto­in­cul­pa­ción y don­de el dete­rio­ro psi­co-físi­co del tor­tu­ra­do des­pre­cia los ries­gos de futu­ro, por­que el pre­sen­te es vital y como otros resis­ten los gol­pes en la cabe­za, pen­san­do en que solo son gol­pes.

Como el tor­men­to y los cas­ti­gos horri­bles toda­vía no han sido abo­li­dos para siem­pre en Eukal Herria, por lo que nos retro­trae a la anti­gua Gre­cia don­de la tor­tu­ra esta­ba acep­ta­da como prue­ba judi­cial para los escla­vos, la asig­na­tu­ra que se abre para algún abo­ga­do a la luz de la tor­tu­ra sis­te­ma­ti­ca prac­ti­ca­da a los dete­ni­dos y dete­ni­das en Eus­kal Herria, es estu­diar el gra­do de pre­va­ri­ca­ción que ejer­ce quien dan­do cré­di­to a lo arran­ca­do bajo tor­tu­ra con­de­na a pre­si­dio por lo decla­ra­do bajo tor­men­to acti­vo y pasi­vo, por el exac­to carác­ter obje­ti­vo de la tor­tu­ra que al ven­cer todas las resis­ten­cias con­vier­te las men­ti­ras en ver­da­des y las ver­da­des en men­ti­ras inde­pen­dien­te­men­te de la habi­li­dad del tor­tu­ra­dor por borrar «seña­les» o «mar­cas» de su tra­ba­jo.

La tor­tu­ra en comi­sa­rías, el secues­tro ins­ti­tu­cio­nal, el mal­tra­to físi­co y psi­co­ló­gi­co en pri­sio­nes en for­ma de ais­la­mien­to por la inco­mu­ni­ca­ción de los ami­gos y fami­lia­res, la dis­per­sión y ale­ja­mien­to, impues­to a los pri­sio­ne­ros vas­cos será la som­bra alar­ga­da de un PSOE delan­te de una nue­va situa­cion poli­ti­ca que demo­cra­ti­ca­men­te ven per­di­da. Que­re­mos qui­tar­nos de enci­ma la ima­gen de las casas del tor­men­to, man­te­ni­das con galan­tes ser­vi­do­res públi­cos que dis­ci­pli­na­ria­men­te den­tro y fue­ra han apo­rrea­do a quie­nes no pien­san como ellos.

El momen­to actual es el momen­to, del diá­lo­go, del cam­bio, de hacer polí­ti­ca, de rege­ne­rar la demo­cra­cia. Es el momen­to de no apli­car el dere­cho penal del enemi­go ni su con­se­cuen­cia inme­di­ta que es el dere­cho peni­ten­cia­rio del enemi­go. Hay tra­ba­jo: Señor Juez, yo no maté a Mano­le­te, como ha mani­fes­ta­do un tor­tu­ra­do.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *