La póci­ma de la aus­te­ri­dad y la evo­lu­ción de la eco­no­mía en 2011 – Marshall Auer­back

El ini­cio de un nue­vo año siem­pre pare­ce un buen momen­to para abor­dar aque­llos gran­des temas que cobra­rán rele­van­cia duran­te el mis­mo, para bien o para mal. Así que ahí van algu­nos de ellos:

Una pri­me­ra bue­na noti­cia es que el défi­cit fis­cal de los EEUU pare­ce que va a seguir sien­do sufi­cien­te­men­te gran­de para sos­te­ner un cre­ci­mien­to mode­ra­do y esta­bi­li­zar la ren­ta y los ingre­sos, aun­que no sea lo bas­tan­te abul­ta­do para gene­rar los pues­tos de tra­ba­jo nece­sa­rios. Como he sos­te­ni­do nume­ro­sas veces en el pasa­do, los défi­cits públi­cos ele­va­dos faci­li­tan el des­apa­lan­ca­mien­to del sec­tor pri­va­do y van aña­dién­do­se pau­la­ti­na­men­te a los ingre­sos y el aho­rro. No es una coin­ci­den­cia que las car­gas finan­cie­ras de las fami­lias y las empre­sas no hayan deja­do de redu­cir­se (aumen­tan­do, pues, su aho­rro) a medi­da que cre­cía el défi­cit públi­co.

Des­gra­cia­da­men­te, el nue­vo Con­gre­so pare­ce obce­ca­do en una reduc­ción del défi­cit total­men­te des­en­ca­mi­na­da. La pró­xi­ma sema­na, la Cáma­ra de Repre­sen­tan­tes va a dis­po­ner de una mayo­ría de his­té­ri­cos del défi­cit, muchos de ellos com­pro­me­ti­dos con una enmien­da a favor del equi­li­brio fis­cal. Y pare­ce el mun­do se enca­mi­na por doquie­ra hacia un endu­re­ci­mien­to de las medi­das de con­ten­ción fis­cal. El pro­gra­ma de sub­si­dio de paro se ha pro­lon­ga­do, pero los pagos toda­vía duran sola­men­te 99 sema­nas, o menos en muchos esta­dos. El gas­to neto esta­tal sigue redu­cién­do­se a medi­da que los gobier­nos esta­ta­les y loca­les siguen recor­tan­do sus défi­cits.

Es cier­to que la recau­da­ción de impues­tos de los esta­dos ha esta­do aumen­tan­do recien­te­men­te. Pero inclu­so con esta mejo­ría la recau­da­ción men­sual de muchos esta­dos sigue estan­do a los nive­les de 2007/​2008, por lo que no pue­den plan­tear­se la opción de relan­zar el gas­to. Los comen­ta­ris­tas que no paran de hablar del pre­sen­te aumen­to de los ingre­sos no entien­den la sig­ni­fi­ca­ción his­tó­ri­ca de la gran debi­li­dad que hemos teni­do duran­te los dos últi­mos años. Como me seña­ló Phi­lip­pa Dun­ne (coau­to­ra del exce­len­te Infor­me Lis­cio), la recau­da­ción del los impues­tos al con­su­mo empe­zó a tener ya pro­ble­mas en 2007. Y poner al día los fon­dos nece­sa­rios para pagar las pen­sio­nes no con­tri­bu­ti­vas va a seguir sien­do tam­bién un pro­ble­ma per­sis­ten­te.

Sin duda, bue­na par­te del des­aso­sie­go gene­ra­do por los défi­cits públi­cos podría rela­ti­vi­zar­se si se los vie­se como lo que real­men­te son. El balan­ce fis­cal es la dife­ren­cia entre los ingre­sos tota­les y las obli­ga­cio­nes de pago tota­les. A nivel del gobierno fede­ral, si los ingre­sos tota­les supe­ran a los com­pro­mi­sos va a haber supe­rá­vit, y vice­ver­sa. Es una for­ma de con­ta­bi­li­dad muy sen­ci­lla sin nada de teo­ría detrás. Eso es todo. O sea, si no hay cam­bios de polí­ti­ca dis­cre­cio­na­les, por defi­ni­ción el balan­ce fis­cal va a variar auto­má­ti­ca­men­te a lo lar­go del ciclo eco­nó­mi­co. Cuan­do la eco­no­mía esté debi­li­ta­da, los ingre­sos por impues­tos caen y aumen­tan los pagos rela­ti­vos a la pro­tec­ción social, así que el balan­ce fis­cal entra en défi­cit (o aumen­ta un défi­cit ya exis­ten­te). Cuan­do en cam­bio la eco­no­mía pros­pe­ra, aumen­tan los ingre­sos de los impues­tos y caen los gas­tos de pro­tec­ción social, de modo que la situa­ción de las finan­zas públi­cas mejo­ra por sí sola. Los esta­bi­li­za­do­res auto­má­ti­cos ate­núan, pues, la ampli­tud del ciclo eco­nó­mi­co al expan­dir el gas­to duran­te una rece­sión y con­traer­lo duran­te un boom [para una expli­ca­ción didác­ti­ca de eso, véa­seAQUÍAQUÍ].

Ni la dere­cha ni la sedi­cen­te izquier­da pare­cen enten­der un pro­ble­ma que no es de teo­ría eco­nó­mi­ca, sino de ele­men­tal con­ta­bi­li­dad

A juz­gar por las decla­ra­cio­nes des­de ambas, la dere­cha y tam­bién la sedi­cen­te la izquier­da, está cla­ro que muy pocos polí­ti­cos entien­den esta cues­tión de con­ta­bi­li­dad bási­ca, lo que aumen­ta las pro­ba­bi­li­da­des de que los pro­gra­mas socia­les sigan sien­do ata­ca­dos duran­te todo el 2011. Esto ya está sien­do así en el Rei­no Uni­do des­de los últi­mos meses. Allí, un gobierno de coa­li­ción lide­ra­do por los tories se ha tra­ga­do total­men­te el cuen­to de la reduc­ción del défi­cit. En lugar de que el sec­tor públi­co lide­re la crea­ción de empleo en un momen­to en que el sec­tor pri­va­do toda­vía no está lis­to para hacer­lo, el Gobierno de David Came­ron se ha dedi­ca­do a recor­tar los pues­tos de tra­ba­jo y relan­zar el des­em­pleo (sólo hay que ver las esta­dís­ti­cas ofi­cia­les sobre el mer­ca­do de tra­ba­jo). A medi­da que el giro hacia la aus­te­ri­dad se pro­fun­di­za, el impac­to defla­cio­na­rio de ese recor­te en los pues­tos de tra­ba­jo va a debi­li­tar la capa­ci­dad del sec­tor pri­va­do de gene­rar empleo. Pero no pen­se­mos que ello vaya a evi­tar esos mis­mos recor­tes aquí en los EEUU. Esta espe­cie de van­da­lis­mo eco­nó­mi­co se ha meta­mor­fo­sea­do en una «actua­ción fis­cal res­pon­sa­ble», si uno hace caso a la gran mayo­ría de «exper­tos» del esta­blish­ment.

Los medios de comu­ni­ca­ción se olvi­dan de los soció­pa­tas de Wall Street y se ceben en los sin­di­ca­tos obre­ros

Los ata­ques a los sin­di­ca­tos del sec­tor públi­co refle­jan otro fren­te de esta impla­ca­ble tena­za sobre los esta­dou­ni­den­ses de cla­se media y tra­ba­ja­do­ra, como mues­tra este artícu­lo del NY Times. Es fas­ci­nan­te ver cómo el foco del dis­cur­so domi­nan­te en los medios de comu­ni­ca­ción ha ido des­pla­zán­do­se duran­te este últi­mo año des­de las prác­ti­cas soció­pa­tas de Wall Street –res­pon­sa­bles direc­tas de la crea­ción de la cri­sis— hacia la supues­ta ava­ri­cia impu­tada a los sin­di­ca­tos del sec­tor públi­co y las pen­sio­nes que estos defien­den, muchas de las cua­les fue­ron el resul­ta­do de nego­cia­cio­nes sala­ria­les y acuer­dos en los que estos sin­di­ca­tos reci­bían esas pen­sio­nes a cam­bio de renun­ciar a mejo­res suel­dos. Duran­te 2008, se nos dijo que el gobierno tenía las manos ata­das y que la san­ti­dad de los con­tra­tos debía res­pe­tar­se. Eso fue cuan­do la Reser­va Fede­ral auto­ri­zó que se paga­ra a Gold­man Sachs el 100% de los CDS (cre­dit default swaps) de AIG (lo que en la prác­ti­ca per­mi­tía a la FED actuar como un nue­vo meca­nis­mo pre­su­pues­ta­rio del Teso­ro, lo que vio­la la Cons­ti­tu­ción y mues­tra como son de fal­sas las decla­ra­cio­nes de inde­pen­den­cia de la FED). Pero no recuer­do a mucha gen­te de Wall Street men­cio­nan­do lo sagra­do de los con­tra­tos cuan­do se rees­truc­tu­ra­ron los acuer­dos con la UAW (Inter­na­tio­nal Union, Uni­ted Auto­mo­bi­le, Aeros­pa­ce and Agri­cul­tu­ral Imple­ment Wor­kers of Ame­ri­ca, uno de los prin­ci­pa­les sin­di­ca­tos de EEUU – N. del T.) para sal­var a Gene­ral Motors, o aho­ra que los fon­dos de pen­sio­nes de los fun­cio­na­rios están sien­do ata­ca­dos. El argu­men­to pare­ce ser que los esta­dos están sufrien­do una genui­na cri­sis de sol­ven­cia en la cuál todo el mun­do debe­ría hacer sacri­fi­cios, inclui­dos los «ava­ri­cio­sos» sin­di­ca­tos. ¿Así que por qué debe­rían ser dis­tin­tas las gran­des fir­mas finan­cie­ras, las cua­les no hace tan­to se habrían ido a pique de no ser por la mag­ni­fi­cen­cia de los sufri­dos con­tri­bu­yen­tes? Si los ata­ques que des­cri­be el artícu­lo del NY Times se con­so­li­dan este año, ello ten­drá nefas­tas con­se­cuen­cias para todo el país.

El aumen­to de los pre­cios del cru­do

Otra preo­cu­pa­ción rela­cio­na­da con la poten­cial dis­mi­nu­ción de la capa­ci­dad de gas­to es la preo­cu­pan­te subi­do del pre­cio del cru­do. La deman­da neta no se apre­cia que haya aumen­ta­do, y la pro­duc­ción de Ara­bia Sau­dí se man­tie­ne rela­ti­va­men­te baja. Podría­mos estar en una situa­ción don­de ope­re una cier­ta diná­mi­ca de techo de pro­duc­ción. En un sen­ti­do amplio, lo que dice Paul Krug­man – «vivi­mos en un mun­do fini­to, en el cual el rápi­do cre­ci­mien­to de las eco­no­mías emer­gen­tes ejer­ce pre­sión sobre una ofer­ta limi­ta­da de mate­rias pri­mas, hacien­do subir sus pre­cios» – podría muy bien reve­lar­se cier­to. Lo que, en ausen­cia de un apo­yo com­pen­sa­to­rio de los ingre­sos median­te la polí­ti­ca fis­cal o gra­cias a un aumen­to de la acti­vi­dad en el sec­tor pri­va­do que aumen­te el empleo, va a con­lle­var recor­tes dis­cre­cio­na­les en muchas otras áreas del gas­to. Malas noti­cias para un mun­do que ya está asfi­xia­do por una deman­da insu­fi­cien­te. La subi­da del pre­cio del petró­leo ha sido ya lo bas­tan­te pro­nun­cia­da para repre­sen­tar un fuer­te gol­pe sobre la deman­da de los con­su­mi­do­res esta­dou­ni­den­ses, que pro­ba­ble­men­te haya ya con­tra­rres­ta­do cual­quie­ra que haya sido la deman­da agre­ga­da aña­di­da por el últi­mo paque­te de estí­mu­los fis­ca­les.

Por otro lado, se ha pro­pues­to que se con­ge­len los gas­tos fede­ra­les. Y la con­ti­nua­ción de la polí­ti­ca de un tipo de inte­rés cero de la FED y su «fle­xi­bi­li­za­ción cuan­ti­ta­ti­va» sir­ve para redu­cir los ingre­sos netos a tra­vés de intere­ses que gene­ra la eco­no­mía.

Los regu­la­do­res ban­ca­rios siguen impo­nien­do polí­ti­cas que ope­ran en con­tra de los prés­ta­mos de los ban­cos peque­ños, cuyos cos­tes pri­ma­rios de finan­cia­ción son bas­tan­te más altos que los de sus her­ma­nos mayo­res, «dema­sia­do gran­des para caer». La «refor­ma finan­cie­ra» de Dodd-Frank for­ta­le­ce la domi­na­ción de aque­llas ins­ti­tu­cio­nes que resul­tan sis­té­mi­ca­men­te peli­gro­sas, a cos­ta de los más de 6.000 peque­ños ban­cos que se dedi­can a las clá­si­cas acti­vi­da­des de inter­me­dia­ción pres­ta­ta­ria – pre­ci­sa­men­te lo que que­re­mos que se dedi­quen a hacer nues­tros ban­cos.

Más allá de nues­tras fron­te­ras, la zona euro ape­nas se las arre­gla con sus pro­ble­mas de una baja deman­da inte­rior. Las per­tur­ba­cio­nes perió­di­cas que sacu­den los mer­ca­dos finan­cie­ros han sido, has­ta aho­ra, miti­ga­das por las repe­ti­das com­pras en los mer­ca­dos secun­da­rios de bonos de deu­da nacio­nal por par­te del Ban­co Cen­tral Euro­peo, pero a expen­sas de una mayor aus­te­ri­dad fis­cal impues­ta a los paí­ses peri­fé­ri­cos.

¿Y qué ocu­rre en el mun­do en vías de desa­rro­llo, el cual ha resul­ta­do ser la mejor línea de defen­sa para sal­var el cre­ci­mien­to glo­bal? ¿Se va a fre­nar Chi­na como resul­ta­do de su lucha con­tra la infla­ción? ¿O Bra­sil? ¿Tal vez India tam­bién?

El pro­ble­ma de la corrup­ción polí­ti­ca: las puer­tas gira­to­rias entre los gran­des nego­cios y la polí­ti­ca

Final­men­te, está el odio­so pro­ble­ma de la corrup­ción polí­ti­ca, el cuál se mani­fies­ta en múl­ti­ples for­mas, pero últi­ma­men­te a tra­vés de la cíni­ca polí­ti­ca de «puer­tas gira­to­rias» entre Wall Street y el gobierno. La recien­te incor­po­ra­ción de Peter Ors­zag a Citi­group, des­pués de pasar­se meses calum­nian­do a la Segu­ri­dad Social des­de su posi­ción en la OMB [Offi­ce of Mana­ge­ment and Bud­get, la Ofi­ci­na de Ges­tión y Pre­su­pues­to, una de las prin­ci­pa­les ins­ti­tu­cio­nes con fun­cio­nes eje­cu­ti­vas y pre­su­pues­ta­rias de la Casa Blan­ca;T.] , ha sido coro­na­da por un autén­ti­co ejer­ci­cio de cinis­mo por par­te del NY Times. Nadie espe­ra que un alto fun­cio­na­rio viva como un mon­je des­pués de haber esta­do un cier­to tiem­po en el sec­tor públi­co. Pero el que alguien que ha tra­ba­ja­do en pla­ni­fi­car, defen­der, y lle­var a cabo una polí­ti­ca eco­nó­mi­ca que jugó un papel cru­cial en la super­vi­ven­cia de una ins­ti­tu­ción finan­cie­ra lva­ya lue­go, menos de dos años des­pués de que su gobierno lle­ga­ra al poder, y acep­te un tra­ba­jo que a) ejem­pli­fi­ca las cre­cien­tes des­igual­da­des que la admi­nis­tra­ción dice que­rer corre­gir, y b) sin lugar a dudas requie­re de los con­tac­tos y el cono­ci­mien­to que adqui­rió pre­ci­sa­men­te cuan­do tra­ba­ja­ba para la OMB, resul­ta en extre­mo irri­tan­te. Y que su suce­sor resul­te que tam­bién pro­vie­ne de Citi­group, sim­ple­men­te per­pe­túa mi incre­du­li­dad. Todo esto, enci­ma, bajo una admi­nis­tra­ción demo­cra­ta «paten­te­men­te pro­gre­sis­ta».

La puer­ta gira­to­ria entre Wall Street y Washing­ton debe­ría lla­mar la aten­ción sobre la podre­dum­bre que impreg­na el cora­zón de la cla­se polí­ti­ca esta­dou­ni­den­se de hoy en día: lo que James Gal­braith ha feliz­men­te bau­ti­za­do como «el Esta­do depre­da­dor». El Esta­do ha aca­ba­do sien­do dema­sia­do débil, y se ha con­ver­ti­do en otro ins­tru­men­to en manos de la depre­da­ción capi­ta­lis­ta. La polí­ti­ca de puer­tas gira­to­rias (gra­ta­men­te acep­ta­da por el actual pre­si­den­te, al igual que hicie­ron sus pre­de­ce­so­res) per­pe­túa el pro­ble­ma por­que poten­cia la capa­ci­dad del lla­ma­do sec­tor FIRE [finan­zas, segu­ros y bie­nes raí­ces, por sus siglas en inglés; T.] de con­tro­lar la eco­no­mía. El sec­tor FIRE actúa sim­ple­men­te como un pará­si­to de la pro­duc­ción y el con­su­mo que for­man el cora­zón del sis­te­ma eco­nó­mi­co, extra­yen­do ren­tas finan­cie­ras que no son cos­tes nece­sa­rios tec­no­ló­gi­ca o eco­nó­mi­ca­men­te. Sus ganan­cias toman la for­ma de lo que los eco­no­mis­tas clá­si­cos lla­ma­ban «ren­tas eco­nó­mi­cas», una cla­si­fi­ca­ción amplia que inclu­ye intere­ses, gran­des bene­fi­cios mono­po­lís­ti­cos (median­te la fija­ción ile­gal de pre­cios) y ren­tas de la tie­rra, así como las ganan­cias «de capi­tal». Y su esen­cia con­sis­te en des­po­jar al Esta­do de la pro­vi­sión de ser­vi­cios públi­cos, pri­va­ti­zan­do el domi­nio públi­co y eri­gien­do pea­jes para cobrar tasas por ser­vi­cios bási­cos como el segu­ro médi­co, el uso del sue­lo, el acce­so a la vivien­da, todo el espec­tro de las comu­ni­ca­cio­nes (el dere­cho al acce­so a inter­net y al telé­fono), las paten­tes médi­cas, agua y elec­tri­ci­dad, y demás ser­vi­cios públi­cos, inclu­yen­do la uti­li­za­ción de tar­je­tas de cré­di­to o sim­ple­men­te el acce­so a la finan­cia­ción nece­sa­ria para salir ade­lan­te. Es una acti­vi­dad eco­nó­mi­ca de suma cero. Lo que gana una de las par­tes (habi­tual­men­te, Wall Street), es lo que pier­de la otra. Pare­ce, pues, que vamos a tener mucho más de lo mis­mo en este 2011.

«Feliz» Año Nue­vo a todo el mun­do.

Marshall Auer­back es un reco­no­ci­do ana­lis­ta eco­nó­mi­co nor­te­ame­ri­cano. Inves­ti­ga­dor vete­rano del pres­ti­gio­so Roo­se­velt Ins­ti­tu­te, cola­bo­ra regu­lar­men­te con New Eco­no­mic Pers­pec­ti­ves con NewDeal2.0.

Tra­duc­ción para www​.sin​per​mi​so​.info: Xavi Font­cub

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *