La hora de la liber­tad – Anto­nio Alva­rez Solís

Des­de los míti­cos pri­me­ros tiem­pos de la huma­ni­dad lo obje­ti­vo se resu­mía en un dis­cur­so sim­ple. Lo obje­ti­vo esta­ba cons­ti­tui­do por cua­tro ele­men­tos que, des­de enton­ces, siguen for­man­do la base indis­cu­ti­ble de la vida: el agua, la tie­rra, el aire y el fue­go. Ese era el pai­sa­je dado, lo no apro­pia­ble, la gran rique­za común que per­mi­tía las peque­ñas rique­zas per­so­na­les. Al refle­xio­nar sobre su fun­ción en ese pai­sa­je el ser humano dio con un quin­to ele­men­to: la liber­tad, o sea, la facul­tad de hacer­se a si mis­mo. La liber­tad se cons­ti­tu­yó, pues, como lo espe­cí­fi­ca­men­te humano; era lo que per­mi­tía inter­ac­cio­nar con los cua­tro ele­men­tos dados para pro­du­cir la vida; la vida gené­ri­ca y la vida de cada cual. El «yo» y el entorno. Mien­tras se man­tu­vo el res­pe­to, evi­den­te­men­te reli­gio­so y tras­cen­den­te, res­pec­to a los cua­tro ele­men­tos semi­na­les, man­te­nién­do­los como el gran medio colec­ti­vo dado, como la mate­ria reela­bo­ra­ble des­de la devo­ción y qui­zá el dies irae, el pro­gre­so humano revis­tió carac­te­res mora­les.

Todo este modes­to ser­món, limi­ta­do suma­ria­men­te a las fron­te­ras del espa­cio, en este caso perio­dís­ti­co, vie­ne a cuen­to para ela­bo­rar un nue­vo dis­cur­so acer­ca de lo que sea la liber­tad, de cómo enten­der­la y vivir­la en el tiem­po nue­vo, de cómo con­ju­gar­la con la reali­dad de la natu­ra­le­za, que no es por si mis­ma cul­tu­ra e inven­ción, sino mate­ria pri­ma gene­ra­triz, inci­ta­ción y medi­da; el mar­co per­ma­nen­te que per­mi­te la crea­ción huma­na, ese orto del hori­zon­te para que las cosas sean. En suma, esa gran cucha­ra para deglu­tir la gran sopa colec­ti­va de la natu­ra­le­za. Cada cual tie­ne su cucha­ra, pero la sopa ha de ser bien común si no que­re­mos crear y recrear al sier­vo.

Nos enfren­ta­mos a una épo­ca en que los cua­tro ele­men­tos, más las ener­gías bási­cas extraí­das de ellos, han sido engu­lli­dos por la vora­ci­dad de un poder exclu­yen­te. La babe­li­za­ción de la vida, de la que ya he habla­do otras veces ‑ese modo de auto­di­vi­ni­zar­se para jus­ti­fi­car una pro­pie­dad radi­cal­men­te injusta‑, nos empu­ja al rap­to de los cua­tro ele­men­tos para con­ver­tir­los en mer­can­cía que per­mi­ta el domi­nio des­truc­tor del mun­do. La pro­pie­dad ha deja­do de con­for­mar una hon­ra­da dimen­sión del pro­pio ser para exten­der­se has­ta la apro­pia­ción del «otro». Los bie­nes comu­na­les han sido arre­ba­ta­dos al colec­ti­vo tras ser mar­ca­dos con el hie­rro del pode­ro­so.

Los cua­tro ele­men­tos que esta­ban ahí como barro para que cual­quier alfa­re­ro sin­tie­se la pasión por las cosas han sido apre­sa­dos y pues­tos en comer­cio por quie­nes siguen empe­ña­dos en que la huma­ni­dad cul­mi­ne en una ensan­gren­ta­da torre de Babel cuya cús­pi­de ha de ser ocu­pa­da por un dios triun­fan­te sobre un osa­rio.

Dado ese pai­sa­je de corrup­ción moral ¿cómo hemos de pen­sar la liber­tad? ¿Son las leyes la liber­tad? ¿Es la liber­tad una for­ma adul­te­ri­na de expli­car la sumi­sión? ¿La liber­tad es tan sólo una manu­mi­sión con­ce­di­da a cam­bio de la ser­vi­dum­bre? ¿Sur­ge la liber­tad del agua adue­ña­da, del vien­to con­du­ci­do, de la luz apre­sa­da, del fue­go roba­do? ¿Es todo eso la liber­tad?

Si el mun­do fue­ra una crea­ción bené­fi­ca de los babe­lia­nos, que se pro­cla­man due­ños razo­na­bles de la cifra y el orden, es evi­den­te que el ser humano no esta­ría hun­di­do en la angus­tia, devo­ra­do por la ansie­dad, car­co­mi­do por la pobre­za y la deses­pe­ra­ción, enfer­mo y per­di­do. Pero esa deses­pe­ra­ción exis­te y va con­tra la nece­sa­ria armo­nía de las esfe­ras. El mun­do es, por tan­to, otra cosa que aho­ra está sub­yu­ga­da. El mun­do se debie­ra mani­fes­tar en mil liber­ta­des que bus­ca­ran su par­te de sol para edi­fi­car la caba­ña, que per­si­guie­ran el grano de are­na en una pla­ya sin due­ño. Pero aho­ra has­ta la pla­ya ha sido inva­di­da por quie­nes han enca­de­na­do el modes­to y omni­pre­sen­te sili­cio para fabri­car los duen­des de la infor­má­ti­ca, tan bas­ta como peli­gro­sa de suges­tio­nes.

Pero dicho todo lo dicho ¿aca­so esta­mos pre­di­can­do un absur­do regre­so a los tiem­pos oscu­ros? ¡Dios nos libre de la nos­tal­gia de la poque­dad! Por el con­tra­rio, exal­ta­mos las infi­ni­tas capa­ci­da­des de los indi­vi­duos y la posi­bi­li­dad de que esas capa­ci­da­des se mul­ti­pli­quen has­ta el infi­ni­to sos­te­ni­ble. En eso con­sis­te pre­ci­sa­men­te lo sos­te­ni­ble. Se tra­ta de libe­rar los cua­tro ele­men­tos ‑la tie­rra, las ener­gías, los bie­nes esen­cia­les, el fue­go bási­co- para que retor­na­dos a la pro­pie­dad común sean mate­ria pri­ma para la inte­li­gen­cia y la volun­tad de cada cual.

Cree­mos en una pro­pie­dad que no arre­ba­te la tie­rra a la colec­ti­vi­dad, en un dine­ro que pro­du­ci­do por todos es de todos, en una cul­tu­ra de nacen­cia igual, en unos bie­nes bási­cos sobre los que talo­nar las posi­bi­li­da­des inna­tas de cada cual, en un orden que no fun­cio­ne por esca­lo­nes, en una vida que no esté con­ver­ti­da en un alma­cén de cosas cerra­do con lla­ve. Es decir, cree­mos en un socia­lis­mo que fomen­te la indi­vi­dua­li­dad, que pue­da abas­te­cer­se en el sue­lo de las gran­des cosas comu­nes.

Ala­ri­fe cada cual con el barro común. En el orden de los dere­chos, el dere­cho a nacer sin pobre­za y a morir sin deses­pe­ra­ción; en el orden de la pro­pie­dad, el dere­cho a ser con las cosas, pero sin obs­ceno mer­ca­deo de ellas; en el orden de la polí­ti­ca, el dere­cho a gober­nar des­de lo menu­do y ascen­der la voz popu­lar a lo cum­bre­ño; en el orden de los bie­nes, el dere­cho a la igual­dad ele­men­tal; en el orden de la segu­ri­dad, el dere­cho total a la paz.

¿Uto­pía? Hay que libe­rar la uto­pía, que aho­ra cons­ti­tu­ye una de esas ener­gías que han sido apre­sa­das en la caja fuer­te de los que fal­si­fi­can la paz per­ma­nen­te­men­te. Hay que luchar para que los gran­des bie­nes colec­ti­vos per­mi­tan a cada cual su rea­li­za­ción per­so­nal sin dejar­se ten­tar por el cani­ba­lis­mo. Qui­zá ese mun­do socia­lis­ta haya de reba­jar en un prin­ci­pio la volun­tad de «tener» con sed de dia­bé­ti­co. Posi­ble­men­te la con­for­ta­bi­li­dad con­sis­ta en un ama­ne­cer sim­ple­men­te sin angus­tia. Lue­go la huma­ni­dad hila­rá el copo.

Y lo inven­ta­do nos uni­rá en vez de sepa­rar­nos. Posi­ble­men­te el via­je a lo sim­ple reque­ri­rá una gran inge­nie­ría moral. Una gran capa­ci­dad de aná­li­sis, un orgu­llo indi­vi­dual de ser «todos». En pri­mer lugar habrá que con­ven­cer a muchos seres de que el mejor que­so no es aquel que tie­ne más gusa­nos, que aho­ra cons­ti­tu­ye una de las bár­ba­ras ofer­tas gas­tro­nó­mi­cas. Lo sé por­que me han invi­ta­do a esa mesa.

La hora de la liber­tad va a ser tre­men­da. Entre otras cosas por­que nos obli­ga­rá a vivir, esa emo­ción tan olvi­da­da aun­que ya empe­za­mos a vivir­la en las con­mo­cio­nes de par­to. Vivir no es abun­dar de cosas sino con­se­guir­se a uno mis­mo. Ser crea­ción de uno mis­mo. Los dio­ses empie­zan a irse, pero dejan el mun­do reple­to de sus hor­na­ci­nas.

Y dio­ses meno­res, sin reli­gión, es decir, sin tras­cen­den­cia, pro­cu­ran alo­jar­se en ellas mer­ced a un cul­to ridícu­lo. Con­tem­plan­do la situa­ción des­de una fe sere­na y una espe­ran­za ale­gre da la sen­sa­ción de que la litur­gia de incien­so y cam­pa­na­rio ha «colo­ca­do» a los feli­gre­ses de las ciu­da­da­nías has­ta el pun­to de vivir alu­ci­na­dos. Un incien­so que ven­den a los ciu­da­da­nos, tras cor­tar­lo con sus­tan­cias hedion­das, los pode­ro­sos de los gobier­nos, de las armas, de las igle­sias, de las finan­zas, de las artes y las letras. «Came­llos» que por las noches duer­men en las hen­di­du­ras de las leyes y por el día decre­tan muy arro­gan­tes.

Posi­ble­men­te esto que escri­bo parez­ca fara­ma­lla pei­na­da por un idio­ta. Pero qui­zá en las antí­po­das lo lea un robin­son que pien­se lo mis­mo y cree y mane­je de otra for­ma los algo­rit­mos, que son, dicen, «un con­jun­to orde­na­do y fini­to de ope­ra­cio­nes que per­mi­ten hallar la solu­ción de un pro­ble­ma». Ocu­rre que el pro­ble­ma está en su plan­tea­mien­to y los de siem­pre lo plan­tean a su modo y la solu­ción sale, tam­bién siem­pre, a su ima­gen y seme­jan­za. Alguien enve­ne­na el algo­rit­mo.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *