Fas­ci­na­ción por los polos: La bús­que­da del teso­ro ha comen­za­do.

¿Por­qué fra­ca­san Kyo­to y Can­cún? Por­que es nece­sa­rio que aumen­te la tem­pe­ra­tu­ra para tener acce­so a todas las rique­zas mine­ra­les que se escon­den bajo el Polo nor­te.

El derre­ti­mien­to de los hie­los del Océano Árti­co, al abrir un pasa­je hacia Orien­te, va dise­ñan­do una nue­va geo­gra­fía. Pre­lu­dio de un eldo­ra­do: bajo los mares hela­dos, el petró­leo y otras rique­zas moder­nas espe­ran ser explo­ta­das. Calen­ta­mien­to cli­má­ti­co y eco­no­mía libe­ral, una músi­ca que sue­na cono­ci­da…

¿Y si el polo des­apa­re­cie­ra? Nos moles­ta­ría mucho. ¡Hace tan­to que el polo y noso­tros nos cono­ce­mos! ¡Hici­mos tan­tas cosas jun­tos! Nos gus­ta­ba ubi­car­lo en nues­tros cua­der­nos esco­la­res, cal­cu­lan­do amo­ro­sa­men­te su posi­ción con la ayu­da de nues­tras escua­dras y com­pa­ses. Una vez que lo encon­trá­ba­mos, podía­mos agre­gar los tró­pi­cos y el ecua­dor, las rosas de los vien­tos y las rutas náu­ti­cas, toda una peque­ña serie de geo­me­trías extraí­das del cos­mos y encar­ga­das de con­ju­rar el inquie­tan­te des­or­den de la geo­gra­fía. El polo, el eje del mun­do, era ese lugar ausen­te que ence­rra­ba nues­tro glo­bo terres­tre, que garan­ti­za­ba su ele­gan­cia y soli­dez, como un bro­che ata y embe­lle­ce los plie­gues de una toga.

Hoy, los polos se ven ame­na­za­dos. No los polos en sí mis­mos –no es fácil supri­mir lo que no exis­te – , sino los pai­sa­jes blan­cos cuyo cen­tro cons­ti­tu­yen. El Polo Nor­te está en peli­gro. Sus gla­cia­res se derri­ten. Des­de hace ya varios años, el oso polar, fla­co y tísi­co, se arras­tra de ban­co de hie­lo en ban­co de hie­lo, de pelí­cu­la en pelí­cu­la, de Arthus Ber­trand en Nico­las Hulot.

El Polo Sur siem­pre ha sido más frío (vein­te gra­dos menos en pro­me­dio). No está for­ma­do por un ban­co que flo­ta en el mar, sino por un gigan­te de hie­lo que repre­sen­ta el 90% de las reser­vas de agua dul­ce del pla­ne­ta. Resis­te mejor al calen­ta­mien­to que el Polo Nor­te pero cada tan­to, del lado del mar de Wed­dell o de la pla­ta­for­ma Wil­kins, un ice­berg gran­de como Luxem­bur­go se cae al agua y va parar quién sabe adón­de.

Los paí­ses que bor­dean los polos –en par­ti­cu­lar el Polo Nor­te (Cana­dá, Rusia, Esta­dos Uni­dos, Norue­ga y Dina­mar­ca) – , atraí­dos por el calor, se apres­tan a embol­sar las enor­mes rique­zas mine­ra­les y petro­le­ras que la deba­cle de los tém­pa­nos va a poner a su dis­po­si­ción. Pare­ce un cuen­to de hadas, o de terror. Los hom­bres sabían des­de hace mucho tiem­po que el teso­ro se escon­día deba­jo del hie­lo, aun­que no se vie­ra. El derre­ti­mien­to de los gla­cia­res es un mila­gro, qui­zá des­gra­cia­do: pone en sus manos las lla­ves de la caver­na.

Al mis­mo tiem­po, los hom­bres de nego­cios y del petró­leo se pre­gun­tan cuán­tos miles de millo­nes de dóla­res gana­rán el día en que final­men­te se abran las dos rutas mági­cas que los explo­ra­do­res del frío bus­can des­de hace cua­tro siglos: el paso del noroes­te por Cana­dá y el del nores­te por Sibe­ria. Ambos pon­drán el Extre­mo Orien­te (Cathay, Cali­cut y Cipan­gu) al alcan­ce de Amé­ri­ca y Euro­pa.

Cada vez que vuel­ve la pri­ma­ve­ra, me pre­gun­to a qué lejano lugar se irá la blan­cu­ra cuan­do la nie­ve se haya derre­ti­do. ¿A qué sole­da­des, a qué revés de las cosas irá a refu­giar­se? Y el blan­co de los polos, ¿adón­de irá a ocul­tar­se el día en que hayan des­apa­re­ci­do los hie­los del Árti­co? Extra­ña­re­mos ese blan­co, igual que extra­ña­re­mos el vacío y la ausen­cia de ese “pun­to cero” del mun­do. Esos espa­cios hiper­bo­rea­nos con­ser­van reser­vas de pro­vi­sio­nes más pre­cio­sas que el oro y el anti­mo­nio, ingre­dien­tes esen­cia­les para los hom­bres y las socie­da­des: la blan­cu­ra, la nada, el silen­cio, el infi­ni­to y lo des­co­no­ci­do.

“Empie­za la épo­ca del mun­do fini­to”

Hoy, tras cin­co siglos de gran­des explo­ra­cio­nes, todo el pla­ne­ta –con la excep­ción, jus­ta­men­te, de los polos– está reper­to­ria­do, cen­sa­do y civi­li­za­do. Las terrae incog­ni­tae de Áfri­ca o Asia, que ate­rra­ban y fas­ci­na­ban a los hom­bres, han sido medi­das, pin­ta­rra­jea­das, cla­si­fi­ca­das. Los últi­mos mapas del Ins­ti­tu­to Nacio­nal de Geo­gra­fía (IGN) son obras maes­tras. Un terri­to­rio del tama­ño de una pul­ga podría ser seña­la­do allí. Pero las obras maes­tras son deses­pe­ran­tes: ya no hay tie­rra des­co­no­ci­da; ya no hay una pul­ga­da del glo­bo que esca­pe al saber.

Paul Valéry decía en los años trein­ta: “Empie­za la épo­ca del mun­do fini­to”. El anun­cio era pre­ma­tu­ro. En su épo­ca, los espa­cios indi­fe­ren­cia­dos de los polos y sus hori­zon­tes en fuga se resis­tían al orde­na­mien­to del pla­ne­ta. Las civi­li­za­cio­nes no sabían cómo apre­sar el infi­ni­to en sus catas­tros. Pero hoy en día, gra­cias al derre­ti­mien­to de los hie­los, los medi­do­res plan­tan ban­de­ra en lo inde­ci­ble. La pro­fe­cía de Valéry se cum­ple: empie­za la épo­ca de la geo­gra­fía fini­ta. El secre­to está des­vián­do­se. El mis­te­rio huye como de un tan­que agu­je­rea­do.

La bús­que­da del teso­ro ha comen­za­do. Para los geó­lo­gos, que des­em­bar­can en mul­ti­tu­des, el espa­cio árti­co es una fies­ta. Hacen el inven­ta­rio de los recur­sos ocul­tos bajo el mar que aún es blan­co: miles de millo­nes de barri­les de petró­leo, miles de millo­nes de metros cúbi­cos de gas, car­bón, cobal­to, dia­man­tes, cobre, níquel, vene­nos, polu­ción. Que­dan por deter­mi­nar­se los pro­pie­ta­rios de esas rare­zas.

El dere­cho inter­na­cio­nal exclu­ye de la bata­lla al Polo Nor­te. No tie­ne pro­pie­ta­rio, pues per­te­ne­ce a la huma­ni­dad. Por lo demás, ¿cómo podría recla­mar­lo una nación, si el polo es un lugar irreal, una figu­ra mate­má­ti­ca, el pun­to de inter­sec­ción del eje de la Tie­rra con la super­fi­cie terres­tre? Está ubi­ca­do a lo lar­go del tiem­po, en un espa­cio don­de las horas no sue­nan, ya que todos los meri­dia­nos y los husos hora­rios se unen en ese pun­to, de modo que los relo­jes anun­cian todas las horas a la vez. Es un caso de recon­for­tan­te indi­vi­sión geo­ló­gi­ca y geo­grá­fi­ca.

Pero hay una segun­da razón: como con­se­cuen­cia de la Con­ven­ción de las Nacio­nes Uni­das sobre el Dere­cho del Mar, fir­ma­da en 1982, cada uno de los paí­ses limí­tro­fes con el Océano Árti­co tie­ne dere­cho a admi­nis­trar sus fon­dos mari­nos has­ta las 200 millas mari­nas (360 kiló­me­tros) con­ta­das des­de sus cos­tas, una Zona Eco­nó­mi­ca Exclu­si­va (ZEE). Ocu­rre que la mayo­ría de los recur­sos mine­ra­les detec­ta­dos están amon­to­na­dos cer­ca de las cos­tas, den­tro de esa fran­ja de 200 millas. Así pues, no debe­ría haber liti­gios. Lamen­ta­ble­men­te, una cláu­su­la de la con­ven­ción de 1982 sem­bró la dis­cor­dia: si los paí­ses ribe­re­ños lle­gan a pro­bar que la pla­ta­for­ma con­ti­nen­tal que rodea sus cos­tas se pro­lon­ga más allá de las 200 millas mari­nas de su ZEE, su sobe­ra­nía aumen­ta en algu­nos arpen­des.

Esta cláu­su­la les gus­tó mucho a los cin­co paí­ses ribe­re­ños. Sus geó­lo­gos des­cu­brie­ron rápi­da­men­te una can­ti­dad de pla­ta­for­mas con­ti­nen­ta­les. Rusia invo­có la dor­sal Lomo­nos­sov. ¿Qué es esta dor­sal? Una mon­ta­ña sub­ma­ri­na que par­te de las cos­tas rusas, atra­vie­sa todo el espa­cio árti­co y –feliz coin­ci­den­cia – pasa jus­to por deba­jo del polo nor­te. Así pues, el polo y los espa­cios que lo rodean, según el Krem­lin, son de Rusia. A lo cual los geó­lo­gos cana­dien­ses repli­can que la dor­sal Lomo­nos­sov no es más que la pro­lon­ga­ción de la isla cana­dien­se de Elles­me­re. Ello per­mi­te a los geó­lo­gos dane­ses recor­dar con sar­cas­mo que la famo­sa dor­sal no es otra cosa que la pro­lon­ga­ción de Groen­lan­dia, cuyo repre­sen­tan­te es, has­ta nue­vas órde­nes, Dina­mar­ca (al menos has­ta que los esqui­ma­les recu­pe­ren sus dere­chos).

Por el momen­to el Polo Nor­te pare­ce estar pro­te­gi­do, pero den­tro de diez o vein­te años, las finan­zas y la indus­tria se aba­ti­rán sobre los mares de la zona árti­ca. En el silen­cio y la blan­cu­ra que habían esca­pa­do a las curio­si­da­des depre­da­do­ras de la his­to­ria con­ver­gi­rán los bul­dó­ce­res y las palas mecá­ni­cas, las refi­ne­rías, las fugas de gas, los bar­cos monu­men­ta­les, las orga­ni­za­cio­nes no guber­na­men­ta­les, las estri­den­cias, los cria­de­ros de baca­lao, las hor­das de eco­lo­gis­tas, las pla­ta­for­mas petro­le­ras, los híper-súper-maxi-bar­cos petro­le­ros, los rom­pehie­los nuclea­res. La blan­cu­ra se irá de allí. En medio de los ice­bergs a la deri­va, el mar se enlo­da­rá. Entre la bru­ma se encen­de­rán las luces de las ciu­da­des. El bello silen­cio de anta­ño será reem­pla­za­do por el aulli­do de sire­nas y mar­ti­llos mecá­ni­cos. Una de las últi­mas reser­vas de la belle­za de las cosas se habrá aca­ba­do.

Una nue­va geo­gra­fía

Duran­te cua­tro siglos el hom­bre ha inten­ta­do des­li­zar­se entre islas y hie­los para acor­tar las dis­tan­cias del glo­bo. Al oes­te, par­tien­do de Cana­dá, se bus­ca­ba el paso del noroes­te que per­mi­ti­ría fran­quear el estre­cho de Bering y lle­gar a los paí­ses de Orien­te. Dece­nas de tri­pu­la­cio­nes y capi­ta­nes vale­ro­sos se per­die­ron en esos déda­los cen­te­llean­tes, muer­tos en las garras de un oso o de la sole­dad. Sus cuer­pos están en el hie­lo. Por su par­te, Rusia que­ría des­cu­brir una ruta hacia el nores­te, para lle­gar a ese mis­mo estre­cho de Bering pero bor­dean­do la cos­ta nor­te de Sibe­ria con el fin de colo­car sus mer­can­cías en los puer­tos del Extre­mo Orien­te. Aho­ra, el fin pro­gra­ma­do del ban­co de hie­lo árti­co abri­rá ambos pasos. Es un rega­lo caro.

Es cier­to que habrá que espe­rar un poco –quin­ce años, según los exper­tos– para que ambos pasos, el del nores­te y el del noroes­te, empie­cen a ser ope­ra­cio­na­les. Se anun­cian liti­gios judi­cia­les: Cana­dá con­si­de­ra que su sobe­ra­nía se extien­de sobre el bra­zo de mar libe­ra­do que ser­pen­tea entre las islas cana­dien­ses. El dere­cho marí­ti­mo tie­ne otra opi­nión. Se está enca­ran­do un pro­yec­to de pea­je. Tam­bién habrá que cons­ti­tuir flo­tas pode­ro­sas, inclui­dos rom­pehie­los nuclea­res o bar­cos con el cas­co refor­za­do con tri­ple ace­ro capa­ces de nave­gar entre los res­tos de la deba­cle. Pero los bene­fi­cios espe­ra­dos son con­si­de­ra­bles. El comer­cio con Extre­mo Orien­te pasa has­ta aho­ra por el canal de Suez o por el de Pana­má, que ya fun­cio­nan al lími­te de sus capa­ci­da­des. Ambos pasos pola­res redu­ci­rían a la vez las dis­tan­cias y la dura­ción de nave­ga­ción. Gra­cias al ata­jo del Árti­co, los 21.000 kiló­me­tros que hoy sepa­ran Lon­dres de Tokio se redu­ci­rían a 14.000. Entre Norue­ga y Chi­na, la ruta del nores­te aho­rra­ría entre 15 y 20 días de nave­ga­ción.

Las bata­llas y las coro­na­cio­nes, las ham­bru­nas y las pes­tes, acom­pa­san el tiem­po de las nacio­nes. Pero la apa­ri­ción de una ruta iné­di­ta, la pene­tra­ción de un ist­mo o de un túnel, el domi­nio de un nue­vo iti­ne­ra­rio marino dejan qui­zá hue­llas más dura­de­ras, fabri­can una nue­va geo­gra­fía. Y cada vez que una geo­gra­fía se borra para dejar paso a otra, eso es la his­to­ria en movi­mien­to.

En 1498, el doge de Vene­cia con­vo­có a sus con­se­je­ros. Había reci­bi­do una car­ta con una noti­cia ate­rra­do­ra: el nave­gan­te por­tu­gués Vas­co de Gama había logra­do pasar el sur del Áfri­ca por el Cabo de las Tor­men­tas (rebau­ti­za­do Cabo de Bue­na Espe­ran­za). Era una tra­ge­dia. Has­ta ese enton­ces, la India sólo era acce­si­ble por la lar­ga y peli­gro­sa ruta terres­tre cuya lla­ve poseía Vene­cia y nadie más que ella. Ese pri­vi­le­gio había cons­trui­do su for­tu­na y su glo­ria. Aho­ra que la India que­da­ba cer­ca de Por­tu­gal y de toda Euro­pa por vía marí­ti­ma, la ciu­dad de los Doges no ser­vía para nada.

Un mapa­mun­di se borra, otro sale de la oscu­ri­dad. Los atlas vuel­ven a dibu­jar­se a toda velo­ci­dad. El polo nor­te y el ecua­dor están a la deri­va. Fron­te­ras que con­si­de­rá­ba­mos inmu­ta­bles se borran. (…)

Escri­tor, autor de La Légen­de de la géo­graphie, Albin Michel, París, 2009. Tra­duc­ción: Maria­na Saúl

Le Mon­de Diplo­ma­ti­que

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *