Agi­ta­ción en Líbano-Rebe­lión

Según se dice, el dic­ta­dor mexi­cano del siglo XIX Por­fi­rio Díaz comen­tó una vez: “¡Pobre Méxi­co, tan lejos de Dios y tan cer­ca de Esta­dos Uni­dos!”. Su comen­ta­rio sobre la pro­xi­mi­dad se apli­ca tam­bién a Líbano. Fron­te­ri­zo con Israel, ha pade­ci­do déca­das de inter­ven­cio­nes beli­ge­ran­tes ya des­de 1954 cuan­do el pri­mer minis­tro israe­lí David Ben-Gurion pro­pu­so apo­yar el esta­ble­ci­mien­to de un mini Esta­do cris­tiano domi­na­do por los maro­ni­tas.

En 1978 Israel ata­có Líbano y ocu­pó el país has­ta el río Lita­ni antes de reti­rar­se pre­sio­na­do por Esta­dos Uni­dos dejan­do a los Cas­cos Azu­les de la ONU (UNIFIL) en sus­ti­tu­ción de sus pro­pias fuer­zas.

Antes, duran­te la gue­rra civil de Líbano entre 1975 y 1976, se infor­mó de que el pri­mer minis­tro [israe­lí] Yitzhak Rabin había gas­ta­do 150 millo­nes de dóla­res para equi­par y adies­trar a los com­ba­tien­tes de la falan­ge maro­ni­ta de dere­cha. En sep­tiem­bre de 1982, duran­te la inva­sión de los israe­líes, éstos masa­cra­ron a miles de pales­ti­nos resi­den­tes en los cam­pos de refu­gia­dos de Sabra y Cha­ti­la, una espan­to­sa atro­ci­dad que per­mi­tie­ron las fuer­zas israe­líes cuan­do Ariel Sha­ron era minis­tro de Defen­sa.

El 6 de junio de 1982 Israel inva­dió Líbano, mató a unos 18.000 pales­ti­nos y des­pués ocu­pó el sur de Líbano has­ta que se reti­ró en mayo de 2000. Toda­vía ocu­pa ile­gal­men­te las Gran­jas de Chaa­ba, una por­ción de tie­rra de 14 millas cua­dra­das ricas en agua cer­ca del Golán sirio, tam­bién ocu­pa­do ile­gal­men­te des­de 1967, lo mis­mo que Gha­jar, un pue­blo liba­nés que bor­dea el Golán.

En julio de 2006 Israel vol­vió a ata­car Líbano, mató a más de mil per­so­nas e hirió a varios miles más, des­pla­zó a apro­xi­ma­da­men­te una cuar­ta par­te de los cua­tro millo­nes de habi­tan­tes del país, ade­más de infli­gir la mis­ma des­truc­ción gene­ra­li­za­da que infli­gió a Gaza duran­te la ope­ra­ción Plo­mo Fun­di­do.

A prin­ci­pios de diciem­bre de 1968 las fuer­zas israe­líes ata­ca­ron el Aero­puer­to Inter­na­cio­nal de Bei­rut y des­tru­ye­ron 13 avio­nes de Midd­le East Air­li­nes en res­pues­ta a un supues­to ata­que del Fren­te Popu­lar para la Libe­ra­ción de Pales­ti­na (FPLP) con­tra un avión israe­lí en Ate­nas.

Pos­te­rior­men­te, en 1993, Israel empren­dió una ofen­si­va de una sema­na con­tra Hiz­bu­lá, supues­ta­men­te en res­pues­ta al lan­za­mien­to de cohe­tes con­tra un pue­blo israe­lí. Duran­te la ope­ra­ción, los fuer­tes bom­bar­deos israe­líes pro­vo­ca­ron una des­truc­ción gene­ra­li­za­da y des­pla­za­ron a unos 300.000 liba­ne­ses. Fue el pre­lu­dio a un ata­que simi­lar en 1996 , de nue­vo con­tra Hiz­bu­lá, duran­te el cual más de 500.000 liba­ne­ses fue­ron des­pla­za­dos.

Un estu­dio de prin­ci­pios de 2007 rea­li­za­do por la Uni­ver­si­dad Ame­ri­ca­na de Bei­rut docu­men­ta­ba 6.672 actos terro­ris­tas israe­líes con­tra Líbano y Pales­ti­na sólo des­de 1967 has­ta 2007, ade­más de los miles más come­ti­dos des­de enton­ces.

Ver­da­de­ra­men­te, “pobre Líbano”, [tal como] el perio­dis­ta Robert Fisk des­cri­bía su difí­cil situa­ción en su libro Pity the Nation: The Abduc­tion of Leba­non. Como vecino del nor­te de Israel está cons­tan­te­men­te bajo ame­na­za, espe­cial­men­te con Hiz­bu­lá, una fuer­za polí­ti­ca bien arma­da para reac­cio­nar en defen­sa pro­pia.

Hiz­bu­lá disuel­ve el gobierno de Líbano

El 12 de enero Hiz­bu­lá, mino­ría par­la­men­ta­ria de Líbano, se reti­ró [del gobierno] como pro­tes­ta, según afir­ma­ba Al Jazee­ra en el artícu­lo titu­la­do “El gobierno liba­nés se vie­ne aba­jo”: “El gobierno de uni­dad liba­nés se vino aba­jo des­pués de que el movi­mien­to Hiz­bu­lá y sus alia­dos polí­ti­cos dimi­tie­ran del gobierno a raíz de una inves­ti­ga­ción de la ONU sobre el ase­si­na­to del ex pri­mer minis­tro Rafic Hari­ri en 2005”.

El 12 de enero dimi­tie­ron diez minis­tros (y lue­go otro más) des­pués de que, según se infor­mó, el pri­mer minis­tro Saad Hari­ri (hijo del ante­rior) se nega­ra a con­vo­car un con­se­jo de minis­tros para dis­cu­tir la espe­ra­da acu­sa­ción con­tra Hiz­bu­lá por par­te del Tri­bu­nal Espe­cial res­pal­da­do la ONU por el ase­si­na­to de su padre, Rafic, el 4 de febre­ro de 2005.

Sin prue­bas ante­rio­res, los ante­ce­den­tes pena­les de Hiz­bu­lá inclu­yen los bom­bar­deos de 1983 a la Emba­ja­da esta­dou­ni­den­se en Líbano y barra­cas de los mari­nes, secues­tros, toma de rehe­nes, ata­ques con cohe­tes con­tra Israel, aten­ta­dos sui­ci­das y más, acu­sa­cio­nes que la orga­ni­za­ción nie­ga vehe­men­te­men­te afir­man­do que res­pon­de sólo a actos de defen­sa pro­pia con­tra mili­tan­tes no con­tra civi­les. Su diri­gen­te Say­yad Has­san Nas­ra­llah afir­ma: “Hiz­bu­lá con­ti­núa en la lis­ta de [orga­ni­za­cio­nes] “terro­ris­tas” de Esta­dos Uni­dos e Israel úni­ca­men­te por razo­nes polí­ti­cas y para cas­ti­gar a la orga­ni­za­ción por su resis­ten­cia a las agre­sio­nes israe­líes con­tra Líbano y a los pla­nes [esta­dou­ni­den­ses] para la región”.

Espe­ran­do que se acu­se a sus miem­bros del ase­si­na­to de Hari­ri, Nas­ra­llah acu­sa a Israel del cri­men y pre­sen­ta prue­bas visua­les y de audio. Inclu­ye secuen­cias israe­líes inter­cep­ta­das a tiem­po real de vigi­lan­cia de las rutas que él uti­li­za para poder ata­car su cara­va­na de vehícu­lo y afir­ma: “Tene­mos una infor­ma­ción defi­ni­ti­va sobre los movi­mien­tos aéreos del enemi­go israe­lí el día que Hari­ri fue ase­si­na­do. Horas antes […] un dro­ne israe­lí vigi­la­ba la línea cos­te­ra Sidon-Bei­rut-Junieh mien­tras avio­nes de gue­rra sobre­vo­la­ban Bei­rut. Cual­quier comi­sión de inves­ti­ga­ción pue­de con­se­guir este vídeo para com­pro­bar que es correc­to. Esta­mos segu­ros de esta prue­ba, si no no nos arries­ga­ría­mos a ense­ñar­la”.

Tam­bién afir­mó que un espía israe­lí “con­fe­só ante una cáma­ra que había tra­ta­do de con­ven­cer repe­ti­da­men­te a Hari­ri de la men­ti­ra de que Hiz­bu­lá pre­ten­día ase­si­nar­lo”. Aun­que no es una prue­ba con­clu­yen­te, esta infor­ma­ción jus­ti­fi­ca una inves­ti­ga­ción seria, espe­cial­men­te dado el his­to­rial que tie­ne Israel de actos simi­la­res tan­to den­tro como fue­ra de la región.

Según el pro­fe­sor del uni­ver­si­dad liba­ne­sa Hasan Jou­ni, exper­to en legis­la­ción penal inter­na­cio­nal, la prue­ba de Nas­ra­llah es con­vin­cen­te, y afir­ma: “En este pun­to, lógi­ca y legal­men­te el fis­cal gene­ral debe­ría inves­ti­gar cual­quier nue­va evi­den­cia. Say­yed Nas­ra­llah pre­sen­tó una prue­ba tan­gi­ble del papel poten­cial de Israel en el ase­si­na­to de Hari­ri”. Pare­ce incri­mi­na­to­rio: “Ade­más, se debe­rían revi­sar las inves­ti­ga­cio­nes pre­vias que estu­vie­ron cir­cu­lan­do acá y allá”.

Antoi­ne Airout, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Abo­ga­dos del nor­te de Líbano, está de acuer­do y afir­ma: “Las reve­la­cio­nes de Say­yed Has­ra­llah son muy serias y obje­ti­vas”, espe­cial­men­te dado el inte­rés que vie­ne de anti­guo por par­te de Israel de des­truir Líbano para apo­de­rar­se de par­tes de él, sobre todo el sur rico en agua y las reser­vas de gas y petró­leo de la cos­ta. Cul­par a Hiz­bu­la del ase­si­na­to de Hari­ri favo­re­ce este obje­ti­vo.

A fina­les de julio Nas­ra­llah reve­ló tam­bién la deten­ción de casi cien espías israe­líes que se habían infil­tra­do en los sec­to­res mili­ta­res y de segu­ri­dad, inclu­yen­do al gene­ral de bri­ga­da reti­ra­do Fayez Karam, que había sido pre­si­den­te de sus uni­da­des en con­tra del terro­ris­mo y de con­tra­es­pio­na­je.

Israel, con el apo­yo, las armas y la finan­cia­ción esta­dou­ni­den­se, siguió duran­te déca­das con las gue­rras impe­ria­lis­tas, el terro­ris­mo de Esta­do, los actos polí­ti­ca­men­te nega­ti­vos y el ase­si­na­to de figu­ras cla­ve como Hari­ri. De hecho, acu­sar a Hiz­bu­lá des­via­rá la cul­pa de aquel sobre quien recae.

La dispu­ta entre el cam­po de Hari­ri e Hiz­bu­lá para­li­zó el gobierno de Líbano duran­te meses y sus­ci­tó la preo­cu­pa­ción de que la vio­len­cia sec­ta­ria se dis­pa­ra­ra fue­ra de con­trol. La actual tiran­tez enfren­ta a Hiz­bu­lá con­tra la lla­ma­da Coa­li­ción del 14 de Mar­zo com­pues­ta por par­ti­dos sun­níes, el Par­ti­do Dru­so de Walid Jum­blatt y gru­pos falan­gis­tas cris­tia­nos.

El deto­nan­te inme­dia­to para que se disol­vie­ra el gobierno fue el fra­ca­so de Siria (que apo­ya a Hiz­bu­lá) y Ara­bia Sau­dí (que apo­ya a la opo­si­ción) a la hora de nego­ciar el acuer­do, lo que impi­dió un vere­dic­to equi­vo­ca­do del Tri­bu­nal Espe­cial para Líbano (SLT, en sus siglas en inglés). Entre otros moti­vos de preo­cu­pa­ción, está uti­li­zan­do los tes­ti­mo­nios de “fal­sos tes­ti­gos” como prue­ba para impli­car a Siria y a un gru­po de gene­ra­les liba­ne­ses pro Siria en el ase­si­na­to de Hari­ri. De hecho un cable reve­la­do por Wiki­Leaks cita­ba a un juez del STL, Daniel Belle­ma­re, que admi­tía que “no exis­ten argu­men­tos” con­tra Siria. Ni con­tra Hiz­bu­lá.

Ade­más, el diri­gen­te dru­so Jum­blatt decla­ró a [la agen­cia de noti­cias] AFP que “Saad Hari­ri esta­ba a pun­to de hacer una impor­tan­te con­ce­sión” para sua­vi­zar las con­clu­sio­nes del STL, “pero fuer­zas ocul­tas (fun­da­men­tal­men­te Washing­ton) le impi­die­ron hacer­lo”. El ex-minis­tro de Ener­gía de Hiz­bu­lá Jibran Bas­sil esta­ba de acuer­do y decla­ró al dia­rio Daily Star de Líbano: “La otra par­te cedió a lo exte­rior, espe­cial­men­te a la pre­sión esta­dou­ni­den­se, igno­ran­do el con­se­jo y los deseos de las par­tes sau­dí y siria”.

El minis­tro de Hiz­bu­lá Moham­med Fneish afir­mó: “Hubo un esfuer­zo ára­be con el que nego­cia­mos posi­ti­va­men­te. Inclu­so nego­cia­mos sobre ello. Sin embar­go, a con­se­cuen­cia de la inter­fe­ren­cia esta­dou­ni­den­se y de la inca­pa­ci­dad de la otra par­te para nego­ciar este esfuer­zo lle­gó a un pun­to muer­to”.

Hiz­bu­lá emer­gió de la gue­rra de Israel en 1982. El 25 de enero de 1995 el Ane­xo de la Orden Eje­cu­ti­va (OE) 12947 de Clin­ton lo incluía en la lis­ta Terro­ris­ta Espe­cial­men­te Desig­na­da. Enton­ces, en 1997, el Depar­ta­men­to de Esta­do lo con­si­de­ró Orga­ni­za­ción Terro­ris­ta Extran­je­ra y el 31 de octu­bre 2001 la OE 13224 de Bush lo con­si­de­ró Terro­ris­ta Glo­bal Espe­cial­men­te Desig­na­do.

De hecho, Hiz­bu­lá es una orga­ni­za­ción polí­ti­ca de resis­ten­cia legí­ti­ma y for­mó par­te del gobierno has­ta que salió de éste. Ade­más, en un país en el que no exis­ten ser­vi­cios socia­les esta­ta­les, esta orga­ni­za­ción ofre­ce toda una serie de ellos, inclu­yen­do aten­ción médi­ca, edu­ca­ción, micro finan­zas, recons­truc­ción tras los fre­cuen­tes ata­ques israe­líes y otras for­mas de cari­dad.

En 2006 demos­tró una fuer­za admi­ra­ble con­tra la agre­sión israe­lí man­te­nien­do sus pro­pias fuer­zas con­tra las cacarea­das Fuer­zas Defen­si­vas Israe­líes [el ejér­ci­to israe­lí], a las que humi­lló al no poder impo­ner­se, inde­pen­dien­te­men­te de la enor­me des­truc­ción y muer­te que infli­gie­ron.

Urgi­do por Israel, Washing­ton decla­ró a Hiz­bu­lá orga­ni­za­ción terro­ris­ta lo mis­mo que al demo­crá­ti­ca­men­te ele­gi­do Hamás, el gobierno ele­gi­do demo­crá­ti­ca­men­te de Pales­ti­na. Ambas son orga­ni­za­cio­nes legí­ti­mas polí­ti­cas y de resis­ten­cia, no terro­ris­tas, pero Israel con­si­gue todo lo que desea.

El 7 de junio de 2009 Líbano cele­bró elec­cio­nes par­la­men­ta­rias. Aun­que Hiz­bu­lá logró la mayor can­ti­dad de votos popu­la­res la coa­li­ción de Hari­ri obtu­vo la mayo­ría de los esca­ños. Según el sis­te­ma con­fe­sio­nal del país, se divi­den por igual entre cris­tia­nos y musul­ma­nes, a pesar de que los últi­mos supon­gan dos ter­ce­ras par­tes de la pobla­ción y el 40% sean chiíes, la mayo­ría de ellos en el sur con­tro­la­do por Hiz­bu­lá.

Esta­dos Uni­dos e Israel con­si­de­ran que el gobierno con­tro­la­do por Hiz­bu­lá es una ame­na­za estra­té­gi­ca. Si hubie­ra gana­do en 2009 podría haber habi­do un con­flic­to. Tan­to Washing­ton como Tel Aviv res­pal­dan un gobierno pro­vi­sio­nal de Hari­ri y tras la reti­ra­da de Hiz­bu­lá Haa­retz publi­ca­ba el 13 de enero un artícu­lo titu­la­do “Sol­da­dos de las IDF en aler­ta tras la caí­da del gobierno liba­nés” y afir­ma­ban: Las fuer­zas “esta­cio­na­das en el nor­te esta­ba en aler­ta el jue­ves ante la preo­cu­pa­ción de que la agi­ta­ción polí­ti­ca […] pue­da pro­vo­car nue­vas vio­len­cias en la fron­te­ra com­par­ti­da […] Un alto car­go del coman­do nor­te de Israel afir­mó que los coman­dan­tes están siguien­do los acon­te­ci­mien­tos […] muy de cer­ca en bus­ca de cual­quier señal de que Hiz­bu­lá pue­da tra­tar de calen­tar la ya ner­vio­sa fron­te­ra nor­te para des­viar al aten­ción de la agi­ta­ción polí­ti­ca”.

Hiz­bu­lá sólo res­pon­de a la agre­sión israe­lí. Habrá que ver si hay pro­vo­ca­cio­nes por par­te de las IDF. Es pro­ba­ble si Hiz­bu­lá se hace con el con­trol. Sin embar­go, el dia­rio Daily Star de Líbano infor­ma de que la Alian­za 8 de Mar­zo de Hari­ri pue­de nom­brar­le pri­mer minis­tro.

Un repor­ta­je pos­te­rior, del 15 de enero, afir­ma­ba que bus­ca [Hari­ri hijo] el diá­lo­go como úni­ca solu­ción, mien­tras que al mis­mo tiem­po cul­pa a Hiz­bu­lá y a sus alia­dos del fra­ca­so de los esfuer­zo sau­díes y sirios para lle­gar a una solu­ción nego­cia­da.

Tam­bién afir­ma­ba que el par­la­men­to está divi­di­do casi en par­tes igua­les con los 12 par­la­men­ta­rios de Walid Jum­blatt que con­ser­van los votos deci­si­vos. El sába­do se reu­nió con Hari­ri antes de las pla­ni­fi­ca­das con­ver­sa­cio­nes de Damas­co con el pre­si­den­te sirio Bashar Assad.

El Daily Star infor­ma­ba tam­bién de que pue­de que altos car­gos de la Alian­za 8 de Mar­zo pro­pon­gan su can­di­da­to a pri­mer minis­tro y for­men un nue­vo gobierno sin repre­sen­ta­ción de la Alian­za del 14 de Mar­zo. Sin embar­go, el par­la­men­ta­rio de Akkar Hadi Hobeish afir­mó que fac­cio­nes del 8 de Mar­zo que nom­bran a sus pro­pio can­di­da­to “lle­va­rán a país por otra direc­ción”, dan­do a enten­der una no dema­sia­do agra­da­ble.

Una decla­ra­ción de la Casa Blan­ca del 12 de enero con­de­nan­do a Hiz­bu­lá afir­ma­ba: “Los esfuer­zos de la coa­li­ción diri­gi­da por Hiz­bu­lá por hacer caer al gobierno liba­nés sólo demues­tran su pro­pio temor y deter­mi­na­ción de blo­quear la capa­ci­dad del gobierno para lle­var a cabo su tra­ba­jo y hacer avan­zar las aspi­ra­cio­nes del pue­blo liba­nés”.

El 14 de enero el con­se­je­ro de segu­ri­dad esta­dou­ni­den­se Tom Doni­lon afir­mó que las inten­cio­nes de Hiz­bu­lá habían que­da­do “al des­cu­bier­to”. [Afir­ma­ba tam­bién que Hiz­bu­la] ten­drá difi­cul­ta­des en pre­sen­tar­se como una “hon­ra­da orga­ni­za­ción de resis­ten­cia” si con­ti­núa tra­tan­do de minar “los esfuer­zos inter­na­cio­na­les para encon­trar la ver­dad”.

Por supues­to, Washing­ton e Israel blo­quean esta bús­que­da de la ver­dad sis­te­má­ti­ca­men­te siguien­do su agen­da impe­ria­lis­ta con­jun­ta. Hiz­bu­lá y Hamás siguen sien­do un estor­bo en su camino.

Comen­ta­rio final

El 14 de enero el vete­rano corres­pon­sal en Bei­rut de The Inde­pen­dent Robert Fisk escri­bía el artícu­lo titu­la­do “Leba­non in lim­bo: a nation haun­ted by the mur­der of Rafic Hari­ri” [“Líbano en el lim­bo: una nación aco­sa­da por el ase­si­na­to de Rafic Hari­ri”] en el que afir­ma­ba: “Sol­da­dos, sol­da­dos por todas par­tes. En los valles, en las mon­ta­ñas, en las calles de Bei­rut. Nun­ca había vis­to tan­tos sol­da­dos […] Se supo­ne que van a impe­dir que el país se des­ga­rre en una gue­rra civil, me ima­gino”.

El 17 de enero “el Tri­bu­nal de La Haya de la ONU nos dirá que [miem­bros de Hiz­bu­lá] ase­si­na­ron […] a Rafic Hari­ri”. Esta­dos Uni­dos lo exi­ge, lo mis­mo que Fran­cia, Gran Bre­ta­ña e Israel para ates­tar otro gol­pe de gran efec­to a la resis­ten­cia.

Has­ta que esto se resuel­va, Líbano no tie­ne gobierno. El 17 de enero el pre­si­den­te Michel Sulei­man ini­cia­rá con­ver­sa­cio­nes for­ma­les para res­ta­ble­cer uno. Fisk lo lla­ma “un Esta­do ate­mo­ri­za­do”, pero no ve una gue­rra civil. Habrá que ver cuál es el pró­xi­mo paso de Tel Aviv y Washing­ton. La gue­rra pare­ce impro­ba­ble, pero no hay que des­car­tar nada en una par­te ines­ta­ble del mun­do.

El 13 de enero el ana­lis­ta de Orien­te Pró­xi­mo As’ad AbuKha­lil afir­ma­ba que él ve poca espe­ran­za de que Líbano “lle­gue a con­clu­sio­nes lógi­cas: nun­ca lo hacen”. A con­se­cuen­cia de ello, “es de espe­ra que emer­ja otro pési­mo com­pro­mi­so. […] La ausen­cia de una alter­na­ti­va lai­ca lo garan­ti­za. Tuvi­mos una opor­tu­ni­dad en 1976, pero [Siria] inter­vino e impi­dió una solu­ción de izquier­da y lai­ca al con­flic­to”.

“Pero no nos equi­vo­que­mos. [Los intere­ses mino­ri­ta­rios] tie­nen muchas ven­ta­jas: la mayor es la cla­ra incom­pe­ten­cia e inep­ti­tud de la Alian­za 14 de Mar­zo diri­gi­da por Hari­ri”. Sin embar­go, el ver­da­de­ro impon­de­ra­ble es qué harán Washing­ton e Israel si las cosas no van a su mane­ra. Su opción habi­tual es la beli­ge­ran­cia y no la diplo­ma­cia. Líbano tie­ne muchas cica­tri­ces que lo demues­tran.

Stephen Lend­man

Tra­du­ci­do del inglés para Rebe­lión por Bea­triz Mora­les Bas­tos

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *