La reali­dad del exter­mi­nio de los abo­rí­ge­nes por nues­tra cri­sis – Jon Ima­nol Una­nue

Si somos capa­ces de hacer­los des­apa­re­cer sien­do de nues­tra pro­pia espe­cie y sin res­pe­tar­los, sólo para satis­fa­cer nues­tra deman­da insa­cia­ble de recur­sos, ¿qué no hare­mos con otros seres vivos con los que com­pe­ti­mos por el mis­mo fin de «bien­es­tar» en nues­tra socie­dad?

Pasa­rá otro año en el que los bue­nos deseos almi­ba­ra­dos de Navi­dad darán paso aquí, a la tris­te reali­dad de los recor­tes pre­su­pues­ta­rios para cual­quier ini­cia­ti­va social. Por si fue­ra poco, los anun­cios eco­nó­mi­cos ame­na­zan al ciu­da­dano con mas penu­rias eco­nó­mi­cas y medi­das drás­ti­cas de explo­ta­ción.

La bonan­za don­de se per­mi­te con­su­mir sin lími­te y ago­tar cual­quier recur­so de este pla­ne­ta sin con­tem­pla­ción y al cos­te que sea nos sal­drá muy cara. Los sín­to­mas de una gra­ve situa­ción de momen­to algo pun­tual, pero secuen­cial, ya se venían avi­san­do, y sin mucho pesi­mis­mo, des­de hace déca­das. El pla­ne­ta y sus recur­sos son limi­ta­dos, los huma­nos hemos lle­ga­do al absur­do de ser equi­pa­ra­bles a un virus mor­tal; somos capa­ces de matar el cuer­po que nos sus­ten­ta, la tie­rra, para «pro­gre­sar».

Pero el mis­mo modo de «pro­gre­so» hará que los más de 9.000 millo­nes de seres que pare­ce ser habi­ta­re­mos el pla­ne­ta para 2025 vea­mos ham­bru­nas, con­ta­mi­na­ción, des­pla­za­mien­tos huma­nos, enfer­me­da­des sin con­trol, cuan­do no desas­tres eco­ló­gi­cos y sus lamen­ta­bles con­se­cuen­cias, o gue­rras con otras cali­fi­ca­cio­nes, como reli­gio­sas, étni­cas, etc., que sólo serán refle­jo de la deses­pe­ra­ción de millo­nes de per­so­nas. Y es que, al rit­mo actual, ten­dre­mos más para lamen­tar­nos que para gozar.

Así, son las terri­bles con­se­cuen­cias del actual sis­te­ma eco­nó­mi­co que bene­fi­cia a unos pocos y per­ju­di­ca al res­to, que lo man­tie­ne o sim­ple­men­te se man­tie­ne apar­ta­do del mis­mo. Quien haya esta­do en el Ama­zo­nas o en el Con­go sabrá que son miles de hec­tá­reas las que se talan sin nin­gún con­trol y sin tener en cuen­ta las con­se­cuen­cias: A la vez, son miles las espe­cies que des­apa­re­cen. El daño es en bue­na medi­da irre­ver­si­ble. Has­ta el mis­mo mar es todo un mun­do vivo que se ago­ta. Tene­mos espe­cies que aún no están ni tan siquie­ra cata­lo­ga­das y des­apa­re­ce­rán, y para más cruel­dad, lo esta­mos con­vir­tien­do en un gran basu­re­ro.

Pero el mayor absur­do de esta civi­li­za­ción glo­bal en cri­sis lo repre­sen­ta el ata­que que pade­cen otros seres huma­nos, que lla­ma­mos abo­rí­ge­nes, y sus recur­sos, unos 150 millo­nes de seres aún no tan glo­ba­li­za­dos y de los que una mino­ría más des­co­no­ci­da si cabe, por estar total­men­te apar­ta­dos de nues­tro «pro­gre­so», están ya en vías de des­apa­ri­ción. Los Ayo­reo del Cha­co, Los Penan, Nan­ti, Anda­man, Yora, los últi­mos seis Akun­tsu, los Cacatu­yo, Koru­bo, los indí­ge­nas no con­tac­ta­dos de Bra­sil y Perú, ape­nas unos miles… Si somos capa­ces de hacer­los des­apa­re­cer sien­do de nues­tra pro­pia espe­cie y sin res­pe­tar­los, sólo para satis­fa­cer nues­tra deman­da insa­cia­ble de recur­sos, ¿qué no hare­mos con otros seres vivos con los que com­pe­ti­mos por el mis­mo fin de «bien­es­tar» en nues­tra socie­dad?

Y es que, aun­que nos cues­te acep­tar­lo, nues­tro sis­te­ma, nues­tras ideas les son aje­nos, cuan­do no una ame­na­za. Toda nues­tra men­ta­li­dad se basa en deci­dir por el bien nues­tro, no el de todos los huma­nos. La últi­ma deci­sión de un gobierno «pro­gre­sis­ta» como el de Bra­sil es cons­truir una inmen­sa pre­sa en Belo Mon­te, para mejo­rar la cali­dad de vida de sus con­ciu­da­da­nos civi­li­za­dos, no así la de per­so­nas que con­for­man algu­nas tri­bus indí­ge­nas no con­tac­ta­das que pue­den segu­ra­men­te des­apa­re­cer de la zona, de rique­za cul­tu­ral y capi­tal humano incal­cu­la­ble.

Los que vivi­mos en el jue­go del sis­te­ma hege­mó­ni­co capi­ta­lis­ta nece­si­ta­mos más y más recur­sos para malu­ti­li­zar­los, y que­re­mos obte­ner­los de for­ma gra­tui­ta en esos leja­nos luga­res, algu­nos aún vír­ge­nes, don­de viven seres huma­nos que no desean estar en cen­sos, votar cada cua­tro años o usar eso que lla­ma­mos dine­ro para sub­sis­tir. Pero ellos tam­bién serán las víc­ti­mas de nues­tra cri­sis, no tie­nen esca­pa­to­ria.

La his­to­ria de la huma­ni­dad, nos habla de suce­sos ante­rio­res, muy loca­li­za­dos, de los que debe­ría­mos apren­der. La des­apa­ri­ción de la cul­tu­ra Maya y el ago­ta­mien­to de los recur­sos esta­ban tan uni­dos, como la pro­vo­ca­da casi extin­ción del bison­te ame­ri­cano, que con­lle­vó a la des­apa­ri­ción de cen­te­na­res de nacio­nes ame­rin­dias en Nor­te­amé­ri­ca. Tam­bién tene­mos cul­tu­ras extin­tas, como la de Mohen­jo Daro o Harap­pa, Caral, la de Rapa Nui, etc. que vin­cu­lan el ago­ta­mien­to de los recur­sos, o el mal uso de los mis­mos, con la mis­ma suer­te, pero segui­mos miran­do de sos­la­yo a nues­tro pasa­do.

Pero tam­bién creo en la capa­ci­dad huma­na de vol­car lo que pare­ce irre­ver­si­ble, que nos hará ver que así no vamos bien, que debe­mos apren­der a vivir en equi­li­brio con la natu­ra­le­za y asu­mien­do que los recur­sos son limi­ta­dos, que noso­tros mis­mos sere­mos los cau­san­tes y a la vez per­ju­di­ca­dos de la gran dege­ne­ra­ción huma­na a la que nos enca­mi­na­mos. Y aquí radi­ca la impor­tan­cia del abo­ri­gen, que es cons­cien­te de ser una mis­ma par­te de su entorno.

Tal vez en esta direc­ción cabe rese­ñar que los EEUU de Amé­ri­ca, aun­que hayan sido los últi­mos en hacer­lo, recien­te­men­te aca­ban de adhe­rir­se a la Decla­ra­ción de Nacio­nes Uni­das para los Dere­chos de los Pue­blos Indí­ge­nas, toda una mues­tra de que la estu­pi­dez huma­na, aun­que algo tar­de, tam­bién pue­de cam­biar.

Tome­mos ejem­plo y logre­mos que nues­tra cri­sis no la paguen los que optan de mane­ra volun­ta­ria vivir fue­ra de nues­tro sis­te­ma. Pare­mos la extin­ción de los pue­blos indí­ge­nas res­pe­tan­do las cul­tu­ras y las tie­rras don­de viven.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *