Medio­cri­dad poli­ti­ca y el follo­ne­ro de la sex­ta- David Gar­cia

Hace unos días, salía en algu­nos medios de “infor­ma­ción” las decla­ra­cio­nes de Feli­pe Gon­zá­lez sobre los “mer­ca­dos”. El nue­vo con­se­je­ro de Gas Natu­ral afir­ma­ba que los esta­dos no están para correr detrás de los mer­ca­dos sino que es deber de los esta­dos con­tro­lar los mer­ca­dos.

No tar­dé mucho en rela­cio­nar esta “apa­ren­te con­tra­dic­ción” del Señor X (sí, ese mis­mo, el que se dedi­ca a rea­li­zar decla­ra­cio­nes sobre cómo y cuán­do pudo volar a las cúpu­las de ETA o a algu­nos de sus voluntarios…ya saben, aho­ra pue­de hacer apo­lo­gía del terro­ris­mo), con lo que suce­de cada vez que ETA se hace pre­sen­te con un nue­vo comu­ni­ca­do. Las reac­cio­nes de gran can­ti­dad de medios, polí­ti­cos inclu­so jue­ces de todos los pela­jes, son de una natu­ra­le­za difí­cil de expli­car.

Toda­vía no me des­ani­mo, ya que­da poco para que reapa­rez­ca, una vez más, la estre­lla de este gobierno, en pri­me­ra línea, sacan­do pecho, el íncli­to Rubal­ca­ba, la lie­bre de Can­ta­bria y minis­tro de inte­rior, el que más nos gus­ta. Mien­tras pre­gun­ta el «cómo están uste­des» se fro­ta las manos, hablan­do en nom­bre de la socie­dad, advier­te a la Izquier­da Aber­tza­le sobre lo que tie­ne qué hacer para ser acep­ta­da en el mun­do de la demo­cra­cia. Un tipo que ni se son­ro­ja cuan­do se publi­ca que el Gobierno de Espa­ña sabía de las acti­vi­da­des de la CIA por terri­to­rio impe­rial, unos tras­la­di­tos de nada a Guan­tá­na­mo dicen las malas len­guas. La sober­bia y la doble moral cam­pan a sus anchas.

A reglón segui­do, en un acto social de la patro­nal CEOE, un ex-minis­tro de eco­no­mía lla­ma­ba la aten­ción a los patro­nos y ban­que­ros allí reu­ni­dos para “recri­mi­nar­les” las risas que se esta­ban echan­do cuan­do “supues­ta­men­te” los núme­ros de la eco­no­mía de Espa­ña no acom­pa­ña­ban. Pero lo más alu­ci­nan­te se ha pro­du­ci­do con la veni­da a nues­tra que­ri­da Espa­ña del repre­sen­tan­te Chino para ofre­cer al país de la piel de toro, las mara­vi­llo­sas ven­ta­jas de acep­tar las inver­sio­nes del gigan­te asiá­ti­co. Tan­tas con­de­nas a Chi­na por la situa­ción del Pre­mio Nobel, Liu Xiao­bo, se han debi­do de eva­po­rar. Es lo que tie­ne la demo­cra­cia a la tur­ca, nun­ca pasa nada.

Todos estos men­cio­na­dos, son los que nos dan la pali­za con­ti­nua­men­te de que la vio­len­cia no con­du­ce a nin­gún lado. Cla­ro que, de pron­to en pan­ta­lla, otra estre­lla del medio tele­vi­si­vo, alguien que pre­su­me de des-dra­ma­ti­za­dor de pro­ble­mas; un tipo sala­do al que un ser­vi­dor le sue­le seguir en sus andan­zas gra­cio­sas pero que, en mul­ti­tud de oca­sio­nes, pare­ce no enca­jar los gol­pes que le pro­pi­na algún per­so­na­je más gra­cio­so que él. Se auto­de­no­mi­na “El follo­ne­ro” del canal La sex­ta (el mis­mo que entre­vis­tó a Arnal­do Ote­gi, al que le inten­tó dar cla­ses de éti­ca y moral sobre vio­len­cia, ¿recuer­dan?) y es tan pro­gre y tan guay que cuan­do un pales­tino de Hamas le con­tes­ta a la pre­gun­ta de qué opi­na sobre los aten­ta­dos de Madrid en los tre­nes, la res­pues­ta del diri­gen­te de Hamas le hace reso­plar, fru­to de su posi­ble y visi­ble des­acuer­do al res­pec­to. Un des­acuer­do sus­ten­ta­do en la éti­ca y la moral del per­so­na­je entre­vis­ta­dor, inca­paz de refle­xio­nar inte­rior­men­te acer­ca de la res­pues­ta dada. Su hipo­cre­sía y medio­cri­dad de cri­te­rio es tan pro­fun­da que no acep­ta, no visua­li­za que una socie­dad que se jac­ta de ele­gir a sus diri­gen­tes polí­ti­cos por medios “demo­crá­ti­cos” tie­ne que ser con­se­cuen­te y saber, que toda acción tie­ne una reac­ción y que los sucios actos que un gobierno “demo­crá­ti­co” rea­li­za no sue­len caer en el “olvi­do”.

Pero cla­ro, ese no es el deba­te, el deba­te pre­ci­sa­men­te sobre el papel del Impe­rio espa­ñol en otros luga­res del mun­do y si me dejan, el papel del Esta­do, el mun­di­llo empre­sa­rial, su ejér­ci­to y su vio­len­cia en el ámbi­to eco­nó­mi­co y polí­ti­co de Espa­ña (que le pre­gun­ten a los con­tro­la­do­res), un plan­tea­mien­to peli­gro­so ya que nos lle­va­ría otra vez a la cues­tión de la vio­len­cia en esta reali­dad que nos ha toca­do vivir. No deben de saber que las coyun­tu­ras y las situa­cio­nes están en con­tí­nuo cam­bio y que las tor­nas, en mul­ti­tud de oca­sio­nes, se dan la vuel­ta. Es enton­ces cuan­do muchos se per­ca­tan de la chu­la­ría con la que actua­ron en el pasa­do
http://​www​.nodo50​.org/​e​hk/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *