Cuba 2011: la eli­mi­na­ción de los sub­si­dios y la asis­ten­cia social – Rena­to Recio

Trabajo por Cuenta Propia

El 31 de diciem­bre pasa­do, la pren­sa nacio­nal dio a cono­cer una escue­ta nota (seis líneas) del Minis­te­rio de Comer­cio Inte­rior en la cual se anun­cia­ba que no habría más sub­si­dios para los pro­duc­tos de higie­ne y aseo per­so­nal inclui­dos en la lla­ma­da libre­ta de abas­te­ci­mien­to. Se ase­gu­ra­ba allí que la ven­ta libe­ra­da de esos pro­duc­tos comen­za­ría a par­tir del mes de enero del año 2011.

Para mi gus­to, a la escue­ta nota le fal­ta­ba infor­ma­ción.

Por lo menos habría sido bueno dilu­ci­dar en la nota ofi­cial, o en tra­ba­jos perio­dís­ti­cos ale­da­ños, sobre tres inte­rro­gan­tes que que­da­ron en el aire: ¿a qué pre­cios?, ¿capa­ci­dad del mer­ca­do para enfren­tar una deman­da libe­ra­da?, ¿qué ocu­rri­rá con los indi­vi­duos sin cober­tu­ra para enfren­tar los nue­vos gas­tos, sobre todo los ancia­nos sin ampa­ro fami­liar?

La pri­me­ra pre­gun­ta fue res­pon­di­da por los hechos, pues rápi­da­men­te las bode­gas y los mer­ca­dos indus­tria­les de todo el país, muchos de los cua­les ven­die­ron con los nue­vos pre­cios des­de el mis­mo pri­me­ro de enero el jabón de toca­dor, en dos for­ma­tos, a cin­co pesos; el de lavar, según tama­ño y peso dife­ren­cia­dos, pue­de valer seis, cin­co, o cua­tro pesos. La cre­ma den­tal se ven­de a ocho pesos y el deter­gen­te líqui­do a vein­ti­cin­co.

El vier­nes sie­te de enero se res­pon­día en gran par­te la segun­da inte­rro­gan­te en el perió­di­co Gran­ma, con un mate­rial en que varios fun­cio­na­rios de los sec­to­res invo­lu­cra­dos infor­ma­ban cómo, des­de antes, el comer­cio y la indus­tria se pre­pa­ra­ron para enfren­tar repen­ti­na­men­te un cam­bio radi­cal en el expen­dio de un trío de pro­duc­tos de pri­me­ra nece­si­dad, que duran­te déca­das la tota­li­dad de la pobla­ción reci­bía de acuer­do con una nor­ma de con­su­mo, fija y para muchos insu­fi­cien­te, y a pre­cios casi sim­bó­li­cos por el fuer­te sub­si­dio que los ampa­ra­ba.

Es obvio que la deci­sión de libe­rar tales artícu­los deman­da de una pre­sen­cia mayor en la red mino­ris­ta, don­de quien desee adqui­rir­los y en la can­ti­dad que requie­ra, pue­da hacer­lo.

Las tien­das recau­da­do­ras de divi­sas man­tie­nen, ade­más, una moda­li­dad eco­nó­mi­ca de jabón de toca­dor, a 0,25 CUC, y de jabón de lavar, a 0,40 o 0,45 CUC, que com­ple­men­tan las ofer­tas en mone­da nacio­nal, expli­có a Gran­ma Pilar Fer­nán­dez Gon­zá­lez-Par­do, jefa del Gru­po de Ven­ta Mino­ris­ta de Pro­duc­tos No Ali­men­ti­cios.

Por lo pron­to, el plan del 2011 ya vie­ne con núme­ros cre­ci­dos en la pro­duc­ción y en la ven­ta de los artícu­los de aseo, según se infor­mó.

Pero es de supo­ner que muchas per­so­nas que com­ple­ta­ban sus nece­si­da­des de con­su­mos invir­tien­do pesos con­ver­ti­bles (CUC) se tras­la­den aho­ra, en todo o en par­te, hacia el con­su­mo de estos pro­duc­tos adqui­ri­dos aho­ra más bara­tos en la mone­da corrien­te.

Ade­más, tan­to el apa­ra­to comer­cial como los pro­duc­to­res e impor­ta­do­res de mate­ria pri­ma, están cons­cien­tes de que en los pri­me­ros tiem­pos, pue­de haber per­so­nas con ten­den­cia a com­prar en dema­sía por temor a even­tua­les des­abas­te­ci­mien­tos.

No se des­cuen­ta la posi­ble acción de aca­pa­ra­do­res, pero, en mi opi­nión, las posi­bi­li­da­des de una reven­ta ganan­cio­sa son muy limi­ta­das, por­que los pre­cios esta­ble­ci­dos se pare­cen bas­tan­te a los que esta­ble­cía el mer­ca­do infor­mal, antes de que la ofer­ta se libe­ra­ra.

Por otra par­te, los fun­cio­na­rios inte­rro­ga­dos advir­tie­ron que habrá che­queos sis­te­má­ti­cos y con­ti­nuos (cada diez días) para que el plan flu­ya y no haya baches pro­duc­ti­vos o de abas­te­ci­mien­tos que dañen el pro­ce­so.

Res­pec­to a la ter­ce­ra pre­gun­ta, qui­zás la que más preo­cu­pa­ción des­en­ca­de­nó, es intere­san­te pen­sar cómo se ins­tru­men­ta­rá en la prác­ti­ca la nue­va polí­ti­ca basa­da en el prin­ci­pio de que no se sub­si­dia­rán los pro­duc­tos sino a las per­so­nas que por una u otra razón real­men­te lo nece­si­ten.

En este sen­ti­do, el Pre­si­den­te cubano Raúl Cas­tro Ruz rati­fi­có en el pasa­do diciem­bre, que el Esta­do Socia­lis­ta, median­te el sis­te­ma de asis­ten­cia social ase­gu­ra­ría la pro­tec­ción míni­ma reque­ri­da, tan­to a las per­so­nas impe­di­das para tra­ba­jar, como a los que nece­si­ten ser asis­ti­dos lue­go de la eli­mi­na­ción del sub­si­dio a los pro­duc­tos que tra­di­cio­nal­men­te se adqui­rían a tra­vés de la ven­ta nor­ma­da.

En Cuba, des­de los pri­me­ros años del triun­fo revo­lu­cio­na­rio, el régi­men de Asis­ten­cia Social pro­te­ge espe­cial­men­te a los adul­tos mayo­res, a las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad y en gene­ral a todas aque­llas per­so­nas cuyas nece­si­da­des esen­cia­les no estén ase­gu­ra­das o que, por sus con­di­cio­nes de vida o de salud, requie­ren pro­tec­ción y no pue­dan solu­cio­nar­las sin el apo­yo de la socie­dad.

La asis­ten­cia social es un dere­cho refren­da­do en la Cons­ti­tu­ción, que en su artícu­lo 48 expre­sa: “El Esta­do pro­te­ge, median­te la asis­ten­cia social, a los ancia­nos sin recur­sos ni ampa­ro, y a cual­quier per­so­na no apta para tra­ba­jar que carez­ca de fami­lia­res en con­di­cio­nes de pres­tar­le ayu­da.”

Es decir que no es una nove­dad para el Esta­do cubano el tra­ta­mien­to a los pro­ble­mas que aho­ra se enfren­tan, pero hay que reco­no­cer que el núme­ro de núcleos fami­lia­res que nece­si­ta­rán ayu­da ha cre­ci­do y va a cre­cer mucho más en un tiem­po rela­ti­va­men­te cor­to.

Se tra­ta de una tarea com­ple­ja y de gran­des dimen­sio­nes. Por­que ha de haber un pro­ce­so con­ti­nuo de apro­ba­ción y extin­ción de pres­ta­cio­nes y en cada caso es pre­ci­so eva­luar la situa­ción socio­eco­nó­mi­ca de cada fami­lia, la edad de sus inte­gran­tes, el esta­do de salud, la situa­ción labo­ral, los ingre­sos y los gas­tos fun­da­men­ta­les.

Afor­tu­na­da­men­te Cuba cuen­ta con una nume­ro­sa y capa­ci­ta­da red de tra­ba­ja­do­res socia­les que fue crea­da hace diez años y que entre sus fun­cio­nes tie­ne la de iden­ti­fi­car y aten­der a indi­vi­duos y fami­lias sin cober­tu­ra para sus nece­si­da­des bási­cas.

La gen­te espe­ra el movi­mien­to más rápi­do posi­ble de esa gran maqui­na­ria y tam­bién mayor infor­ma­ción sobre el tema, pen­san­do sobre todo que los artícu­los de aseo son ese tipo de con­su­mo que no per­mi­te pau­sa, una nece­si­dad bien arrai­ga­da en la cul­tu­ra de todos los cuba­nos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *