Colap­so final del capi­ta­lis­mo y socia­lis­mo – Rolan­do Asta­ri­ta

En esta nota abor­do un pro­ble­ma que se ha deba­ti­do duran­te mucho tiem­po, y se sigue deba­tien­do, en el mar­xis­mo, a saber, si exis­te algu­na razón, des­de el pun­to de vis­ta de la teo­ría de Marx, por la cual el sis­te­ma capi­ta­lis­ta, lle­ga­do a un pun­to de su desa­rro­llo, debie­ra colap­sar a cau­sa de sus con­tra­dic­cio­nes eco­nó­mi­cas. ¿Exis­te un meca­nis­mo obje­ti­vo, “cie­go”, que lle­va al derrum­be defi­ni­ti­vo del capi­ta­lis­mo, o es nece­sa­ria la inter­ven­ción revo­lu­cio­na­ria de la cla­se obre­ra para que ello ocu­rra? ¿Encie­rra la teo­ría de Marx una idea del fin por cau­sas pura­men­te eco­nó­mi­cas del capi­ta­lis­mo? ¿O pen­sa­ba Marx, por el con­tra­rio, que no hay caí­da del capi­ta­lis­mo sin revo­lu­ción?

Algu­nos mar­xis­tas se incli­nan por la pri­me­ra alter­na­ti­va, eso es, pien­san que el sis­te­ma colap­sa­rá al mar­gen de si la cla­se tra­ba­ja­do­ra triun­fa en una revo­lu­ción con­tra el capi­tal, y que por lo tan­to la inter­ven­ción del pro­le­ta­ria­do solo es impres­cin­di­ble para abrir el paso al socia­lis­mo, no para pro­vo­car el derrum­be del capi­tal. Sos­tie­nen que, pro­duc­to de las con­tra­dic­cio­nes del sis­te­ma, lle­ga un momen­to en que las fuer­zas pro­duc­ti­vas dejan de cre­cer, y el capi­ta­lis­mo se estan­ca, más o menos defi­ni­ti­va­men­te. Es habi­tual que mili­tan­tes y diri­gen­tes de diver­sas corrien­tes trots­kis­tas defien­dan esta pos­tu­ra.

Otros mar­xis­tas, en cam­bio, pien­san que el capi­ta­lis­mo no desem­bo­ca­rá, por cau­sas mera­men­te eco­nó­mi­cas, en un esta­dio final de estan­ca­mien­to; y que no exis­ten cri­sis eco­nó­mi­cas per­ma­nen­tes, o sin sali­da. Por lo tan­to, si la cla­se tra­ba­ja­do­ra no aca­ba con el modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta, éste encon­tra­rá la for­ma de recom­po­ner la acu­mu­la­ción y vol­ver a desa­rro­llar las fuer­zas pro­duc­ti­vas. Los mar­xis­tas que defien­den esta posi­ción, sos­tie­nen tam­bién que las con­tra­dic­cio­nes y cri­sis del sis­te­ma capi­ta­lis­ta serán, ten­den­cial­men­te, cada vez más agu­das o gene­ra­li­za­das; y que esto empu­ja­rá, de mane­ra cre­cien­te, a la cla­se tra­ba­ja­do­ra a actuar. Ernest Man­del, diri­gen­te trots­kis­ta ya falle­ci­do, defen­día esta idea.

Seña­le­mos que aun­que hoy la polé­mi­ca con­ti­núa en el ámbi­to de las corrien­tes más radi­ca­li­za­das, ha teni­do una lar­ga his­to­ria. En espe­cial por­que este deba­te fue inten­so en tiem­pos la Segun­da Inter­na­cio­nal (véa­se, por ejem­plo, Collet­ti, 1983). La cues­tión, por otra par­te, está vin­cu­la­da a la estra­te­gia polí­ti­ca de los mar­xis­tas, y a las posi­bi­li­da­des y pers­pec­ti­vas de una futu­ra socie­dad socia­lis­ta, supe­ra­do­ra del modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta. El aná­li­sis de los argu­men­tos en jue­go nos per­mi­ti­rá tam­bién enfa­ti­zar algu­nas ideas que son cons­ti­tu­ti­vas del mar­xis­mo, en opo­si­ción al socia­lis­mo utó­pi­co.

Antes de desa­rro­llar el tema, ade­lan­to mi pro­pia posi­ción. Aun­que estoy con­ven­ci­do de que un enfo­que simi­lar al de Man­del es el que más se acer­ca a la teo­ría de Marx, y el que más acuer­da (que es lo impor­tan­te) con lo suce­di­do en los últi­mos 100 o 150 años, pien­so sin embar­go que la tesis del estan­ca­mien­to final pue­de tener un apo­yo rela­ti­vo en algu­nos pasa­jes impor­tan­tes de la obra de Marx. Comien­zo ana­li­zan­do esos pasa­jes que son cita­dos con fre­cuen­cia por los par­ti­da­rios de la tesis del colap­so eco­nó­mi­co del capi­ta­lis­mo (CEC).

La idea del final del capi­ta­lis­mo por cau­sas eco­nó­mi­cas

Los pasa­jes de Marx más cla­ra­men­te defi­ni­dos a favor de la tesis del CEC los encon­tra­mos en el “Pró­lo­go de la Crí­ti­ca de la Eco­no­mía Polí­ti­ca”, y en sus con­si­de­ra­cio­nes sobre las impli­can­cias de la ley de la caí­da ten­den­cial de la tasa de ganan­cia.

En un cono­ci­do pasa­je del Pró­lo­go a la Crí­ti­ca Marx sos­tie­ne que “[u]na for­ma­ción social jamás pere­ce has­ta que no se hayan desa­rro­lla­do todas las fuer­zas pro­duc­ti­vas para las cua­les resul­ta amplia­men­te sufi­cien­te…” (Marx, 1980, p. 5). Dada esta pre­mi­sa, y dado que Marx esta­ba con­ven­ci­do de que el sis­te­ma capi­ta­lis­ta sería supe­ra­do por un régi­men social basa­do en la pro­pie­dad colec­ti­va, se pue­de decir que nece­sa­ria­men­te debía pos­tu­lar que a par­tir de cier­ta eta­pa de su evo­lu­ción el sis­te­ma ya no podría desa­rro­llar las fuer­zas pro­duc­ti­vas. Por eso no es de extra­ñar que esta tesis sea plan­tea­da casi como un pun­to de par­ti­da por los defen­so­res del CEC. Tam­bién pue­den encon­trar cier­to apo­yo en la siguien­te afir­ma­ción, que se encuen­tra un poco antes de la ante­rior:

“En un estu­dio deter­mi­na­do de su desa­rro­llo, las fuer­zas pro­duc­ti­vas mate­ria­les de la socie­dad entran en con­tra­dic­ción con las rela­cio­nes de pro­duc­ción exis­ten­tes o… con las rela­cio­nes de pro­duc­ción den­tro de las cua­les se habían esta­do movien­do has­ta ese momen­to. Esas rela­cio­nes se trans­for­man de for­mas de desa­rro­llo de las fuer­zas pro­duc­ti­vas en ata­du­ras de las mis­mas. Se ini­cia enton­ces una épo­ca de revo­lu­ción social”.

De todas mane­ras la for­mu­la­ción aquí es ambi­gua, ya que “entrar en con­tra­dic­ción” no es sinó­ni­mo de impe­dir todo desa­rro­llo ulte­rior. Tam­po­co la metá­fo­ra de las “ata­du­ras” nos ayu­da a pre­ci­sar en qué sen­ti­do espe­cí­fi­co las rela­cio­nes de pro­duc­ción están “atan­do” a las fuer­zas pro­duc­ti­vas, ya que la ata­du­ra pue­de dar como resul­ta­do un uso subóp­ti­mo de las fuer­zas pro­duc­ti­vas; y subóp­ti­mo no es sinó­ni­mo de estan­ca­mien­to (véa­se Els­ter, 1990). En otras pala­bras, un régi­men social pue­de no estar desa­rro­llán­do­se a todo su poten­cial (es dudo­so que el capi­ta­lis­mo lo haya hecho algu­na vez duran­te un perío­do pro­lon­ga­do), pero no por ello ha deja­do de cre­cer. De todas for­mas, dado que Marx habla de una “épo­ca” de revo­lu­ción social (no de una coyun­tu­ra revo­lu­cio­na­ria), se podría dedu­cir que tenía en men­te un estan­ca­mien­to a lar­go pla­zo del sis­te­ma capi­ta­lis­ta. Es en este sen­ti­do enton­ces que el pasa­je pue­de enca­jar con la tesis del CEC. Antes de dar paso a un régi­men supe­rior el sis­te­ma capi­ta­lis­ta debe­ría haber entra­do en una fase de estan­ca­mien­to, ya que las “ata­du­ras” de las rela­cio­nes de pro­duc­ción serían tan fuer­tes que no per­mi­ti­rían el desa­rro­llo ulte­rior de las fuer­zas pro­duc­ti­vas.

La otra refe­ren­cia fun­da­men­tal de Marx que apo­ya la tesis del CEC es la ley de la ten­den­cia decre­cien­te de la tasa de ganan­cia, pre­sen­ta­da en su for­ma más aca­ba­da en los capí­tu­los 13 al 15 del tomo 3 de El Capi­tal. Es que si la tasa de ganan­cia baja ten­den­cial­men­te en el lar­go pla­zo, y dado que cons­ti­tu­ye el motor de la acu­mu­la­ción capi­ta­lis­ta, lle­ga­do un pun­to la acu­mu­la­ción debe­ría colap­sar defi­ni­ti­va­men­te. Si bien los par­ti­da­rios de la CEC admi­ten que las cri­sis capi­ta­lis­tas hacen entrar en jue­go fuer­zas que impul­san a la ele­va­ción de la tasa de ganan­cia, sos­tie­nen que, en pro­me­dio y ten­den­cial­men­te, esas recu­pe­ra­cio­nes no alcan­zan para lle­var la tasa de ganan­cia a sus nive­les ante­rio­res a cada cri­sis. De mane­ra que la tasa de ganan­cia habría esta­do des­cen­dien­do, en pro­me­dio, des­de hace 150 o 200 años, por lo menos. Refi­rién­do­se a esta visión, Mau­ri­ce Dobb seña­la­ba que si la ganan­cia decre­cie­ra con­ti­nua­men­te lle­ga­ría un pun­to en el que “el sis­te­ma ten­dría que parar­se brus­ca­men­te, como una máqui­na a la que le fal­ta­ra vapor” (cita­do por Collet­ti). En un pasa­je del capí­tu­lo 15 del tomo 3 de El Capi­tal, que es cita­do con fre­cuen­cia por los defen­so­res de la tesis del CEC, Marx pare­ce con­si­de­rar un futu­ro esce­na­rio de estan­ca­mien­to pro­vo­ca­do por esta caí­da ten­den­cial; aun­que tam­bién juga­ría un rol la con­cen­tra­ción y cen­tra­li­za­ción de los capi­ta­les:

“La tasa de ganan­cia… es espe­cial­men­te impor­tan­te para todas las deri­va­cio­nes nue­vas del capi­tal, que se agru­pan de mane­ra autó­no­ma. Y en cuan­to la for­ma­ción de capi­tal caye­se exclu­si­va­men­te en manos de unos pocos gran­des capi­ta­lis­tas defi­ni­ti­va­men­te estruc­tu­ra­dos, para los cua­les la masa de la ganan­cia com­pen­sa­ra la tasa de la mis­ma, el fue­go que ani­ma la pro­duc­ción se habría extin­gui­do por com­ple­to. En ese caso, la pro­duc­ción se ador­me­ce­ría. La tasa de ganan­cia es la fuer­za impul­so­ra en la pro­duc­ción capi­ta­lis­ta… De ahí el temor de los eco­no­mis­tas ingle­ses a la dis­mi­nu­ción de la tasa de ganan­cia. El hecho de que la mera posi­bi­li­dad inquie­te a Ricar­do, demues­tra pre­ci­sa­men­te su pro­fun­da com­pren­sión de las con­di­cio­nes de la pro­duc­ción capi­ta­lis­ta” (Marx, 1999, p. 332, t. 3).

Sería un esta­do esta­cio­na­rio, habría un “ador­me­ci­mien­to” en el lar­go pla­zo, y las cau­sas serían eco­nó­mi­cas. La lucha revo­lu­cio­na­ria de la cla­se obre­ra no es nece­sa­ria, o impres­cin­di­ble (siem­pre según este pasa­je), para que esto ocu­rra.

Men­cio­ne­mos toda­vía otra idea de Marx, ínti­ma­men­te vin­cu­la­da con la ley de la ten­den­cia decre­cien­te de la tasa de ganan­cia, pero con cier­to matiz de dife­ren­cia. En los Grun­dris­se sos­tie­ne que en la medi­da en que el capi­ta­lis­mo con­ti­núe des­pla­zan­do a la mano de obra por las máqui­nas, pue­de lle­gar un pun­to en que el tra­ba­jo cese de ser “la gran fuen­te de la rique­za”, y el tiem­po de tra­ba­jo su medi­da (ima­gi­ne­mos una socie­dad en la que todos los tra­ba­jos, inclu­so los cali­fi­ca­dos, sean rea­li­za­dos por robots y otro tipo de máqui­nas). En ese caso “se des­plo­ma la pro­duc­ción fun­da­da en el valor de cam­bio” (Marx, 1989, p. 229, t. 2).

La visión alter­na­ti­va con res­pec­to a la tasa de ganan­cia

La visión crí­ti­ca de la tesis del CEC tam­bién encuen­tra apo­yo en la obra de Marx, y se rela­cio­na con los estu­dios con­cre­tos sobre los efec­tos de las cri­sis sobre la tasa de ganan­cia. Tal vez la afir­ma­ción más explí­ci­ta, con­te­ni­da en El Capi­tal, de que el sis­te­ma capi­ta­lis­ta no cae por cau­sas pura­men­te eco­nó­mi­cas la encon­tra­mos en el mis­mo capí­tu­lo 15, del t. 3 de El Capi­tal del que extra­ji­mos el pasa­je que habla del “ador­me­ci­mien­to”. Unas líneas más aba­jo Marx sos­tie­ne que la idea de que exis­te un lími­te al capi­tal por el lado de la tasa de ganan­cia, como hace Ricar­do, es abor­dar la cues­tión “de una mane­ra pura­men­te eco­nó­mi­ca, es decir, des­de el pun­to de vis­ta bur­gués”. Collet­ti, que hace años seña­ló la impor­tan­cia de este pasa­je, comen­ta que con esto Marx está indi­can­do “que la cadu­ci­dad del capi­ta­lis­mo ten­dría que expo­ner­se de un modo dis­tin­to a la ‘teo­ría del derrum­be’ y, por ende, en for­ma dis­tin­ta a la mane­ra ‘pura­men­te eco­nó­mi­ca’, para quien mira­se el sis­te­ma des­de otro ángu­lo visual” (Collet­ti, 1983, p. 39). Agre­ga Collet­ti:

“Con otras pala­bras, las ten­den­cias obje­ti­vas como la caí­da de la tasa de ganan­cia sólo pue­den tener sen­ti­do cuan­do apa­re­cen como con­di­cio­nes y pre­mi­sas reales de la lucha de cla­ses, es decir del cho­que a nivel sub­je­ti­vo. Por sí solas, no pue­den tener valor reso­lu­ti­vo. La ilu­sión de que tie­nen tal valor gene­ra las diver­sas ‘teo­rías del derrum­be’” (ídem, énfa­sis agre­ga­do).

De todas mane­ras esta afir­ma­ción nos obli­ga a pre­ci­sar el rol que jue­ga la ley de la ten­den­cia decre­cien­te de la tasa de ganan­cia. Es que si la tasa de ganan­cia tien­de a bajar y bajar, es indu­da­ble que lle­ga­ría un momen­to en que el sis­te­ma debe­ría colap­sar, o entrar en letar­go. Por eso los par­ti­da­rios de la tesis del CEC pue­den man­te­ner su posi­ción en tan­to pue­dan demos­trar (aun­que no veo que lo hagan) que la tasa de ganan­cia está cayen­do des­de hace un siglo y medio, o dos siglos, y con­ti­núa hacién­do­lo. Fren­te a esto, lo deci­si­vo en lo que res­pec­ta a la posi­ción de Marx es que éste pen­sa­ba que la tasa de ganan­cia se recu­pe­ra­ba con las cri­sis, y por lo tan­to no ten­día a bajar a tra­vés de los siglos. Sos­tie­ne que duran­te las cri­sis se gene­ran fuer­zas que tien­den a ele­var la tasa de ganan­cia, lo que impli­ca una idea de caí­das que de for­ma recu­rren­te se recu­pe­ran median­te las cri­sis. En este res­pec­to Marx afir­ma que la ley de la ten­den­cia decre­cien­te de la tasa de ganan­cia “en cier­to pun­to se opo­ne con la mayor hos­ti­li­dad al pro­pio desa­rro­llo de esa fuer­za pro­duc­ti­va, por lo que hay que supe­rar­la cons­tan­te­men­te por medio de cri­sis” (Marx, 1999, p. 331, t. 3, énfa­sis nues­tro). Sos­te­ner que la caí­da de la tasa de ganan­cia “se supera cons­tan­te­men­te por medio de cri­sis” es dis­tin­to de sos­te­ner que la caí­da de la tasa de ganan­cia es, en el lar­go pla­zo, irre­ver­si­ble y lle­va a un esta­dio final de estan­ca­mien­to. Más cla­ro aún, en Teo­rías de la Plus­va­lía Marx expli­ca que es un error hablar tan­to de una caí­da per­ma­nen­te de la tasa de ganan­cia, como de cri­sis per­ma­nen­te:

“Cuan­do Adam Smith expli­ca el des­cen­so de la tasa de ganan­cia por una sobre­abun­dan­cia de capi­tal, una acu­mu­la­ción de capi­tal, habla de un efec­to per­ma­nen­te, y este es un error. En con­tra­po­si­ción, la sobre­abun­dan­cia tran­si­to­ria del capi­tal, la super­pro­duc­ción y las cri­sis son algo dis­tin­to. Las cri­sis per­ma­nen­tes no exis­ten” (Marx, 1975, t. 2, p. 426).

Sin embar­go, se plan­tea enton­ces la pre­gun­ta de qué papel jue­gan las ideas, de los Grun­dris­se o de El Capi­tal, sobre la even­tua­li­dad de un capi­ta­lis­mo don­de el tra­ba­jo esté total­men­te auto­ma­ti­za­do, o en que la tasa de ganan­cia sea tan baja, que ya no haya impul­so para la for­ma­ción de nue­vos capi­ta­les. Mi inter­pre­ta­ción es que se tra­ta de espe­cu­la­cio­nes de Marx sobre even­tua­les esce­na­rios de lar­go pla­zo. No se advier­te que Marx con­si­de­ra­ra que algu­na de esas situa­cio­nes estu­vie­ra pró­xi­ma a ocu­rrir, aun­que teó­ri­ca­men­te no se pudie­ra des­car­tar en algún futu­ro inde­ter­mi­na­do. Por este moti­vo no encon­tra­mos nin­gún pasa­je en que Marx sos­ten­ga que, por ejem­plo, el tra­ba­jo vivo estu­vie­ra a pun­to de des­apa­re­cer, o que la tasa de ganan­cia se estu­vie­ra acer­can­do –por ejem­plo, en oca­sión de la cri­sis de 1873– a un nivel tan bajo que impli­ca­ra algún pun­to ter­mi­nal, pura­men­te eco­nó­mi­co, para el sis­te­ma capi­ta­lis­ta.

En sín­te­sis, Marx pare­ce pen­sar que las cri­sis recu­rren­tes, de las que es tes­ti­go, cons­ti­tu­yen meca­nis­mos con­vul­si­vos y con terri­bles cos­tos socia­les, que res­ta­ble­cen las con­di­cio­nes de ren­ta­bi­li­dad para que la acu­mu­la­ción se reini­cie. Aun­que para­le­la­men­te espe­cu­la con la posi­bi­li­dad del arri­bo a un esta­dio final, de estan­ca­mien­to de lar­go pla­zo. Sub­ra­yo, es esta últi­ma even­tua­li­dad la que ponen en pri­mer plano los par­ti­da­rios de la tesis del CEC. Con la dife­ren­cia, con res­pec­to a los escri­tos de Marx, que estos mar­xis­tas pien­san que el sis­te­ma capi­ta­lis­ta ya arri­bó (en 1914 o en 1930, a veces en la déca­da de 1970, las inter­pre­ta­cio­nes varían) a esos esce­na­rios que en Marx solo eran entre­vis­tos, de for­ma espe­cu­la­ti­va, para un futu­ro inde­ter­mi­na­do.

Impli­can­cias polí­ti­cas

Antes de con­ti­nuar con el examen de la tesis del CEC, seña­le­mos que la dis­cu­sión sobre si el régi­men capi­ta­lis­ta debe ago­tar sus fuer­zas para que sea posi­ble el paso al socia­lis­mo, tuvo, y sigue tenien­do, deri­va­cio­nes polí­ti­cas direc­tas para los mar­xis­tas y los par­ti­dos de izquier­da. Tal vez un pun­to cul­mi­nan­te de esta dis­cu­sión se dio en las vís­pe­ras de la toma del poder en Rusia, en 1917, ya que los argu­men­tos polí­ti­cos se liga­ban a la tesis con­te­ni­da en el Pró­lo­go. Por un lado, los diri­gen­tes social­de­mó­cra­tas refor­mis­tas (los men­che­vi­ques) sos­te­nían que debi­do a que el capi­ta­lis­mo no había ago­ta­do sus posi­bi­li­da­des de desa­rro­llo, la cla­se obre­ra no podía inten­tar el asal­to al socia­lis­mo. Por otra par­te, León Trotsky res­pon­día que el capi­ta­lis­mo había ago­ta­do sus posi­bi­li­da­des de desa­rro­llo, y que era posi­ble tomar el poder.

La posi­ción de Trotsky al res­pec­to era tajan­te y defi­ni­da. Pen­sa­ba que la fase impe­ria­lis­ta era la de “decli­na­ción” y “últi­mas con­vul­sio­nes” del capi­ta­lis­mo, y que este sis­te­ma se había ago­ta­do. Esta era la con­di­ción nece­sa­ria para enca­rar la toma del poder. Este enfo­que expli­ca tam­bién su empe­ño, en los años que siguie­ron al triun­fo de la revo­lu­ción, por demos­trar que las fuer­zas pro­duc­ti­vas con­ti­nua­ban estan­ca­das des­de la Pri­me­ra Gue­rra. Es que si las fuer­zas pro­duc­ti­vas vol­vían a desa­rro­llar­se a nivel mun­dial, pen­sa­ba, ello hubie­ra sig­ni­fi­ca­do que los bol­che­vi­ques se habían equi­vo­ca­do “en la esti­ma­ción fun­da­men­tal de la his­to­ria” (Trotsky, 1976, p. 60). La idea, cara al trots­kis­mo en el pre­sen­te, de que exis­te una eta­pa “senil” del capi­ta­lis­mo, en que éste ya ago­tó sus fuer­zas, está vin­cu­la­da a esta pro­ble­má­ti­ca. Obser­ve­mos que este encua­dre teó­ri­co pue­de deter­mi­nar otros aná­li­sis de coyun­tu­ra. Por ejem­plo, en 1990 un gru­po trots­kis­ta inglés sos­te­nía que el capi­ta­lis­mo no podía vol­ver a Rusia y Euro­pa del Este por­que las fuer­zas pro­duc­ti­vas ya no podían desa­rro­llar­se. Si hubie­ran podi­do desa­rro­llar­se, argu­men­ta­ba, no habría ocu­rri­do la revo­lu­ción en 1917, ni hubie­ra sido posi­ble la URSS.

El “Pró­lo­go” y los Grun­dris­se

La inter­pre­ta­ción que defien­do es que, al mar­gen de lo que se afir­ma en el Pró­lo­go de la Crí­ti­ca, en sus escri­tos eco­nó­mi­cos Marx no plan­teó que estu­vie­ra a la vis­ta una eta­pa de estan­ca­mien­to defi­ni­ti­vo del capi­ta­lis­mo; ni tam­po­co que la diná­mi­ca de la acu­mu­la­ción lle­va­ra a una situa­ción de defi­ni­ti­vo estan­ca­mien­to. Esto se pue­de ver con cla­ri­dad en los Grun­dris­se, que fue­ron escri­tos apro­xi­ma­da­men­te para la mis­ma épo­ca del Pró­lo­go. Mar­tín Nico­laus, ha inter­pre­ta­do que en los Grun­dris­se Marx rea­li­za una “impor­tan­te amplia­ción” de la afir­ma­ción del Pró­lo­go sobre que nin­gu­na for­ma­ción des­apa­re­ce antes de que se desa­rro­llen todas las fuer­zas que caben en su seno (Nico­laus, 1989). Pero más que una “amplia­ción”, en los Grun­dris­se encon­tra­mos una visión dis­tin­ta de la del estan­ca­mien­to per­ma­nen­te.

La cues­tión no es menor por­que se tra­ta de la pri­me­ra expli­ca­ción sis­te­má­ti­ca de Marx de cómo la acu­mu­la­ción capi­ta­lis­ta gene­ra, por su pro­pia dia­léc­ti­ca, las cri­sis y los perío­dos de des­truc­ción de las fuer­zas pro­duc­ti­vas. Y es un hecho que Marx pre­sen­ta un esce­na­rio de cri­sis recu­rren­tes que, si son supe­ra­das por el capi­tal, dan lugar a nue­vos perío­dos de desa­rro­llo, que a su vez desem­bo­can en nue­vas y catas­tró­fi­cas caí­das. Las rela­cio­nes de pro­duc­ción, lle­ga­do a deter­mi­na­do pun­to, cho­can con el desa­rro­llo de las fuer­zas pro­duc­ti­vas (sin­te­ti­za­da prin­ci­pal­men­te en la acu­mu­la­ción de capi­tal fijo), pre­ci­pi­tán­do­se la cri­sis. Pero las cri­sis impul­san al res­ta­ble­ci­mien­to de la tasa de ganan­cia.

Es por este moti­vo que Marx sos­tie­ne en los Grun­dris­se que la con­tra­dic­ción del capi­tal “se des­car­ga en gran­des borras­cas”, que son las cri­sis moder­nas “que cada vez lo ame­na­zan más como base de la socie­dad y de la pro­duc­ción mis­ma” (Marx, 1989, p. 363 t. 1). Unas pági­nas más ade­lan­tes, refi­rién­do­se a los lími­tes inma­nen­tes a la acu­mu­la­ción que deri­van de la natu­ra­le­za del capi­tal, seña­la que los mis­mos se mani­fies­tan en la super­pro­duc­ción y “la des­va­lo­ri­za­ción gene­ral”, por lo que “se le plan­tea al mis­mo tiem­po al capi­tal la tarea de reco­men­zar su inten­to a par­tir de un nivel supe­rior de desa­rro­llo de las fuer­zas pro­duc­ti­vas, etc., con un collap­se [derrum­ba­mien­to] cada vez mayor como capi­tal. Es cla­ro, pues, que cuan­to mayor sea el desa­rro­llo del capi­tal, tan­to más se pre­sen­ta­rá como barre­ra para la pro­duc­ción… pres­cin­dien­do de todas las demás con­tra­dic­cio­nes…” (ídem, pp. 368 – 9; énfa­sis aña­di­do). Lo cual está acor­de con la idea, de El Capi­tal, de que las cri­sis gene­ran fuer­zas que per­mi­ten vol­ver a ele­var la tasa de ganan­cia, y que no hay cri­sis fina­les per­ma­nen­tes.

Pien­so que esta diná­mi­ca, des­cri­ta por Marx para el siglo XIX, con­ti­nuó en el siglo XX. Por ejem­plo, la tasa de ganan­cia en la déca­da de 1940 y bue­na par­te de la siguien­te en EEUU fue supe­rior a la exis­ten­te en la déca­da de 1920. La tasa de ganan­cia en los años 1990 y 2000, tam­bién en EEUU, si bien no recu­pe­ró los altos nive­les de la déca­da de 1940, o de media­dos de 1960, fue de todas mane­ras más alta que la de fines de los 1970 y prin­ci­pios de 1980. La tasa de ganan­cia en Argen­ti­na, según datos del gobierno, fue más alta a par­tir de 2003, que en los 80 o 90. No hay nada mecá­ni­co en estas evo­lu­cio­nes, y los estu­dios debe­rían hacer­se en con­cre­to para saber qué está ocu­rrien­do. Estos esce­na­rios enca­jan bas­tan­te bien en la visión de las cri­sis recu­rren­tes, tra­ta­das en los Grun­dris­se, y no en la tesis de una cri­sis, o estan­ca­mien­to, per­ma­nen­te.

Pro­ble­mas inso­lu­bles

Al mar­gen de lo que sos­tu­vo Marx en los Grun­dris­se El Capi­tal, per­ma­ne­ce sin embar­go el hecho de que en el Pró­lo­go de la Con­tri­bu­ción Marx sos­tu­vo que un régi­men social no pue­de des­apa­re­cer has­ta que no haya ago­ta­do todas las posi­bi­li­da­des de desa­rro­llo que con­tie­ne. Lo cual con­ti­núa tenien­do impli­can­cias polí­ti­cas para los mar­xis­tas, aun­que no sean hoy tan dra­má­ti­cas como las de 1917. Es que si se está de acuer­do con la tesis del Pró­lo­go, habría una úni­ca mane­ra de plan­tear que una revo­lu­ción socia­lis­ta es posi­ble (des­de el pun­to de vis­ta de las con­di­cio­nes socia­les y mate­ria­les) en la actua­li­dad, que pasa­ría por demos­trar que el sis­te­ma capi­ta­lis­ta, a nivel mun­dial, ya no pue­de desa­rro­llar las fuer­zas pro­duc­ti­vas. En los mar­cos de la teo­ría mar­xis­ta, la úni­ca mane­ra de hacer­lo sería demos­trar que la tasa de ganan­cia ha lle­ga­do a un nivel tan bajo, a nivel pla­ne­ta­rio, que la for­ma­ción de nue­vas empre­sas y la acu­mu­la­ción ya no son posi­bles, y que no hay for­ma de que el capi­ta­lis­mo pue­da alte­rar esta situa­ción. Has­ta don­de lle­ga nues­tro cono­ci­mien­to, nadie ha demos­tra­do nin­gu­na de estas cosas. Por otra par­te, tam­po­co se pudo demos­trar, con datos, que el capi­ta­lis­mo esté estan­ca­do des­de hace 100 años, o cosa pare­ci­da.

Acla­re­mos tam­bién que este pro­ble­ma no se supera con ter­mi­no­lo­gía. Por caso, es bas­tan­te común escu­char a par­ti­da­rios de la tesis del CEC carac­te­ri­zar al capi­ta­lis­mo del pre­sen­te como “senil”. Pero si el capi­ta­lis­mo estu­vie­ra “senil” sig­ni­fi­ca­ría que ha per­di­do la fuer­za para exten­der­se, desa­rro­llar la pro­duc­ti­vi­dad, o aumen­tar el capi­tal fijo. No veo la mane­ra de com­pa­gi­nar esta idea con la expan­sión del capi­ta­lis­mo a exten­sas zonas de Asia, terri­to­rios de la ex URSS y regí­me­nes esta­li­nis­tas de Euro­pa del Este en los últi­mos 30 años; ni con las revo­lu­cio­nes de las nue­vas tec­no­lo­gías, o las inver­sio­nes a que die­ron lugar. Sin embar­go, por otra par­te, muchos mar­xis­tas esta­mos con­ven­ci­dos de que hoy exis­ten las con­di­cio­nes para un nue­vo tipo de socie­dad, a pesar de que el sis­te­ma capi­ta­lis­ta no ago­tó sus posi­bi­li­da­des de desa­rro­llo.

En este pun­to, y dadas las pocas pers­pec­ti­vas reales que tene­mos hoy de cam­biar esta socie­dad (la mayo­ría de la cla­se obre­ra no desea el socia­lis­mo), es pre­ci­so que acla­re en qué sen­ti­do defien­do que están dadas las con­di­cio­nes para un cam­bio socia­lis­ta. Lo plan­teo des­de el pun­to de vis­ta del desa­rro­llo de las fuer­zas pro­duc­ti­vas, y de la con­for­ma­ción de una fuer­za social capaz de trans­for­mar la socie­dad. Esto es, el desa­rro­llo de las fuer­zas pro­duc­ti­vas capi­ta­lis­tas y del mer­ca­do mun­dial hace que sea teó­ri­ca­men­te fac­ti­ble una redis­tri­bu­ción de los tiem­pos de tra­ba­jo y el uso del exce­den­te en bene­fi­cio de toda la socie­dad, de mane­ra de aca­bar las penu­rias mate­ria­les más acu­cian­tes de la huma­ni­dad, así como comen­zar a supe­rar los nacio­na­lis­mos y divi­sio­nes entre los pue­blos. Tam­bién exis­te una cla­se con la fuer­za social capaz de rea­li­zar ese cam­bio. Como muchos otros mar­xis­tas, sos­ten­go que des­de el pun­to de las con­di­cio­nes mate­ria­les y socia­les, no hay razón para negar la posi­bi­li­dad de cam­bio. Por lo cual, se replan­tea la pre­gun­ta de en qué sen­ti­do pue­de ser correc­ta la afir­ma­ción de Marx del Pró­lo­go a la Con­tri­bu­ción.

Mi res­pues­ta es que la tesis del Pró­lo­go, refe­ri­da al capi­ta­lis­mo, es equi­vo­ca­da, y que tie­ne razón Els­ter cuan­do afir­ma que la mis­ma no solo no es apli­ca­ble al capi­ta­lis­mo, sino tam­bién entra en con­tra­dic­ción con el res­to de la obra de Marx. Expli­ca Els­ter: “Creo que esta sim­ple ora­ción no pue­de tener prio­ri­dad sobre todos los demás tex­tos… que afir­man que el capi­ta­lis­mo va a sucum­bir antes de que se desa­rro­llen todas las fuer­zas pro­duc­ti­vas para las cua­les tie­ne espa­cio” (Els­ter, 1990, p. 187; énfa­sis agre­ga­do).

La idea de Marx, según Els­ter, es que las for­mas pre­ca­pi­ta­lis­tas zozo­bra­ron debi­do al desa­rro­llo de la rique­za, esto es, fue­ron inca­pa­ces de absor­ber el cam­bio tec­no­ló­gi­co, y eran esen­cial­men­te sis­te­mas con­ser­va­do­res (no dis­cu­ti­mos aho­ra has­ta qué pun­to este aspec­to de la cues­tión entra en con­tra­dic­ción con lo que sos­tie­ne el Pró­lo­go). Un ejem­plo clá­si­co es que el modo de pro­duc­ción escla­vis­ta no admi­tía herra­mien­tas refi­na­das, y por lo tan­to tenía limi­ta­cio­nes insal­va­bles en cuan­to a la posi­bi­li­dad de desa­rro­llo de las fuer­zas pro­duc­ti­vas. Otro caso es el de los gre­mios medie­va­les, que no admi­tían la coope­ra­ción en gran esca­la. En cam­bio el capi­ta­lis­mo tien­de a desa­rro­llar per­ma­nen­te­men­te las fuer­zas pro­duc­ti­vas (como sos­te­nían Marx y Engels en El Mani­fies­to Comu­nis­ta), y has­ta aho­ra absor­bió todos los cam­bios tec­no­ló­gi­cos. El úni­co cam­bio tec­no­ló­gi­co que el capi­ta­lis­mo no podría asi­mi­lar –ya lo hemos seña­la­do– sería la auto­ma­ti­za­ción com­ple­ta de la pro­duc­ción. Pero esto aún está lejos en el hori­zon­te. Por aho­ra no se avi­zo­ra nin­gún cam­bio tec­no­ló­gi­co que el capi­ta­lis­mo no pue­da asi­mi­lar.

Por otra par­te, y como tam­bién seña­la Els­ter, en nin­gún pasa­je de El Capi­tal, o antes en los Grun­dris­se, Marx sos­tie­ne que el cam­bio tec­no­ló­gi­co se estu­vie­ra des­ace­le­ran­do, o que la acu­mu­la­ción estu­vie­ra entran­do en una eta­pa de decli­na­ción his­tó­ri­ca. “[E]l tenor gene­ral de su aná­li­sis [de Marx] es incom­pa­ti­ble con la idea de un estan­ca­mien­to tec­no­ló­gi­co que pro­vo­ca la caí­da del capi­ta­lis­mo” (Els­ter, 1990, p. 191). Tam­po­co en nin­gún pasa­je de El Capi­tal Marx afir­ma que la cla­se obre­ra debe­ría espe­rar, para “tomar el cie­lo por asal­to”, a que el régi­men capi­ta­lis­ta hubie­ra dado prue­bas de haber lle­ga­do a una eta­pa en la que ya no exis­tie­ran posi­bi­li­da­des de seguir aumen­tan­do el capi­tal fijo, o la pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­jo.

Desa­rro­llo en espi­ral y caí­da del capi­ta­lis­mo

Seña­le­mos tam­bién que, a pesar de sus aires de radi­ca­li­dad, la idea de que lle­ga­rá un pun­to de la evo­lu­ción en que el capi­ta­lis­mo entra­rá en un esta­dio de ale­tar­ga­mien­to, o estan­ca­mien­to defi­ni­ti­vo, es más pro­pia de gran­des eco­no­mis­tas bur­gue­ses, que de Marx. Por ejem­plo, la encon­tra­mos en Ricar­do y Key­nes. Ricar­do pen­sa­ba que la caí­da de la tasa de ganan­cia extin­gui­ría, en el lar­go pla­zo, el fue­go de la acu­mu­la­ción, como recuer­da Marx. Key­nes tam­bién creía que la caí­da a lar­go pla­zo de la efi­cien­cia mar­gi­nal del capi­tal ter­mi­na­ría pro­vo­can­do “la euta­na­sia del ren­tis­ta” (el que vive de las ren­tas del capi­tal). Son pro­ce­sos que se visua­li­zan en el lar­go pla­zo como de “ador­me­ci­mien­to tran­qui­lo”, como si alguien dije­ra que en el futu­ro un ser vivien­te se va apa­gan­do gra­dual­men­te, has­ta extin­guir­se. Es un esce­na­rio en el que las con­tra­dic­cio­nes se amor­ti­guan, has­ta cier­to pun­to. En Marx, en cam­bio, la idea es que el capi­ta­lis­mo se desa­rro­lla en espi­ral, con vio­len­tas con­vul­sio­nes y con­trac­cio­nes.

Tal vez el pasa­je en que Marx pre­sen­ta de for­ma más aca­ba­da esta pers­pec­ti­va lo encon­tra­mos en el capí­tu­lo 24 del tomo 1 de El Capi­tal, en el apar­ta­do que lle­va como títu­lo “Ten­den­cia his­tó­ri­ca de la acu­mu­la­ción del capi­tal”. Que no haga men­ción a la tasa de ganan­cia y las cri­sis recu­rren­tes se expli­ca por el esta­dio en que se encuen­tra la pre­sen­ta­ción de la teo­ría; sin embar­go, pue­de incor­po­rar­se con toda faci­li­dad en la expo­si­ción. Lo que que­re­mos des­ta­car es que a la hora de expo­ner las ten­den­cias de la acu­mu­la­ción actuan­tes, esto es, com­pro­ba­bles, Marx no habla de un esta­dio de apa­ci­gua­mien­to o estan­ca­mien­to final del desa­rro­llo de las fuer­zas pro­duc­ti­vas. Sos­tie­ne que al alcan­zar cier­to gra­do de su desa­rro­llo, el capi­ta­lis­mo “gene­ra los medios mate­ria­les de su pro­pia des­truc­ción” (Marx, 1999, p. 952 t. 1). El capi­tal socia­li­za cada vez más la pro­duc­ción (masas de seres huma­nos son des­po­ja­das de la pro­pie­dad de sus medios de pro­duc­ción y son sub­su­mi­das bajo el man­do del capi­tal), en tan­to los capi­ta­les se con­cen­tran y cen­tra­li­zan en manos de pocos. Sin embar­go esto ocu­rre por medio del desa­rro­llo de las fuer­zas pro­duc­ti­vas: se extien­de y pro­fun­di­za el tra­ba­jo coope­ra­ti­vo; se apli­can la tec­no­lo­gía y la cien­cia a la pro­duc­ción; se difun­de la explo­ta­ción colec­ti­va de la tie­rra y el tra­ba­jo social com­bi­na­do. Por este mis­mo pro­ce­so, en un polo se acre­cien­tan el poder y la rique­za, y en el otro “la masa de la mise­ria, de la opre­sión, de la ser­vi­dum­bre, de la dege­ne­ra­ción, de la explo­ta­ción” (ídem, p. 953).

Esta con­tra­dic­ción se agu­di­za, y ter­mi­na esta­llan­do. Pero el pro­ce­so no es pura­men­te eco­nó­mi­co, ocu­rre a tra­vés y por seres huma­nos. “En las entra­ñas de la socie­dad se agi­tan fuer­zas y pasio­nes que se sien­ten tra­ba­das por ese modo de pro­duc­ción” (ídem, p. 952). Y lue­go Marx agre­ga que con la pola­ri­za­ción cre­cien­te “se acre­cien­ta tam­bién la rebel­día de la cla­se obre­ra”, al tiem­po que “el mis­mo pro­ce­so capi­ta­lis­ta de pro­duc­ción” gene­ra más cohe­sión, dis­ci­pli­na y uni­dad. Lo cual lle­va al esta­lli­do:

“La con­cen­tra­ción de los medios de pro­duc­ción y la socia­li­za­ción del tra­ba­jo alcan­zan un pun­to en que son incom­pa­ti­bles con su cor­te­za capi­ta­lis­ta. Se la hace sal­tar. Sue­na la hora pos­tre­ra de la pro­pie­dad pri­va­da capi­ta­lis­ta” (ídem, p. 953; énfa­sis agre­ga­do).

Varias cues­tio­nes intere­san aquí. En pri­mer lugar, enfa­ti­za­mos que en esta des­crip­ción de Marx (que se man­tie­ne a lo lar­go de las cua­tro edi­cio­nes de El Capi­tal que él mis­mo revi­só) no exis­te una fase o épo­ca his­tó­ri­ca de estan­ca­mien­to de las fuer­zas pro­duc­ti­vas pre­via a la caí­da del sis­te­ma capi­ta­lis­ta. En segun­do tér­mino, en este esque­ma es muy sen­ci­llo, y sería com­ple­ta­men­te apro­pia­do, intro­du­cir la idea de cri­sis recu­rren­tes, y catas­tró­fi­cas; a par­tir de las cua­les, si el sis­te­ma las supera, hay más desa­rro­llo de las fuer­zas pro­duc­ti­vas, que gene­ra nue­vas cri­sis. En ter­cer lugar, tam­po­co adver­ti­mos una visión de una caí­da final auto­má­ti­ca, pura­men­te eco­nó­mi­ca, del capi­ta­lis­mo.

Marx seña­la que el modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta gene­ra “pasio­nes” y la “rebel­día en la cla­se obre­ra”; como tam­bién la orga­ni­za­ción y cohe­sión de sus filas. Esto es, la rebel­día, la agi­ta­ción de las pasio­nes (por la pola­ri­za­ción cada vez mayor entre rique­za y mise­ria), y la orga­ni­za­ción, son ingre­dien­tes nece­sa­rios para que sue­ne la hora de la pro­pie­dad pri­va­da del capi­tal. Marx afir­ma que “se hace sal­tar” a la cor­te­za capi­ta­lis­ta; esto es, debe exis­tir un fac­tor acti­vo, sub­je­ti­vo, cons­cien­te. Por lo tan­to se com­bi­nan las ten­den­cias obje­ti­vas (deri­va­das, en últi­ma ins­tan­cia, de la dia­léc­ti­ca de la ley del valor tra­ba­jo) con la inter­ven­ción sub­je­ti­va. Cuan­do Marx sos­tie­ne, tam­bién en este apar­ta­do, que la pro­duc­ción capi­ta­lis­ta “gene­ra con la nece­si­dad de un pro­ce­so natu­ral, su pro­pia nega­ción” (ídem, p. 954) no está que­rien­do decir que la caí­da se pro­duz­ca por cau­sas eco­nó­mi­cas, sino que la diná­mi­ca eco­nó­mi­ca obje­ti­va (en este aspec­to es “natu­ral”) gene­ra las con­di­cio­nes para esa caí­da.

En este razo­na­mien­to exis­te un esla­bón, de todas mane­ras, que Marx no prue­ba que nece­sa­ria­men­te sea como sos­tie­ne. Nos refe­ri­mos a su con­vic­ción de que la pola­ri­za­ción cre­cien­te entre rique­za con­cen­tra­da y explo­ta­ción gene­ra­li­za­da gene­ra­rá, más o menos inevi­ta­ble­men­te, rebel­día y, final­men­te, el levan­ta­mien­to con­tra el capi­ta­lis­mo. La expe­rien­cia his­tó­ri­ca ha demos­tra­do que los pro­ce­sos son bas­tan­te más com­ple­jos. Por ejem­plo, en EEUU las 12.000 fami­lias más ricas tie­nen ingre­sos anua­les supe­rio­res a los 24 millo­nes de per­so­nas más pobres del país. En 2010, en EEUU, don­de la abun­dan­cia alcan­za para el des­pil­fa­rro sin lími­tes, una de cada ocho per­so­nas depen­de de cupo­nes de ali­men­tos para vivir. A nivel mun­dial, 2.800 millo­nes de per­so­nas viven con menos de dos dóla­res por día, pero a media­dos de los 2000, la vaca pro­me­dio euro­pea reci­bía un sub­si­dio de 2,2 dóla­res dia­rios. Estas fla­gran­tes con­tra­dic­cio­nes no pro­vo­can hoy radi­ca­li­za­ción algu­na hacia la izquier­da. Una cues­tión que remi­te a la pro­ble­má­ti­ca de la ideo­lo­gía y la polí­ti­ca (tam­bién a las expe­rien­cias de los lla­ma­dos “socia­lis­mos reales”), y que exce­de los lími­tes de esta nota. Pero aquí des­ta­ca­mos que las con­tra­dic­cio­nes entre rique­za y mise­ria, aumen­to de la tec­no­lo­gía y del capi­tal fijo, y explo­ta­ción cre­cien­te, etc., exis­ten por­que hubo desa­rro­llo, con­tra­dic­to­rio, de las fuer­zas pro­duc­ti­vas.

Estan­ca­mien­to y socia­lis­mo utó­pi­co

La dis­cu­sión que pre­sen­ta­mos tam­bién tie­ne que ver tam­bién con la crí­ti­ca de Marx y Engels al socia­lis­mo utó­pi­co; en otras pala­bras, encie­rra una cues­tión cons­ti­tu­ti­va del mar­xis­mo, en tan­to crí­ti­ca de la socie­dad capi­ta­lis­ta y tam­bién en tan­to pro­yec­to polí­ti­co.

De mane­ra algo esque­má­ti­ca, pode­mos pre­sen­tar la cues­tión de esta mane­ra. Los socia­lis­tas utó­pi­cos solo veían males en la socie­dad capi­ta­lis­ta, y por lo tan­to no encon­tra­ban nin­gún pun­to de apo­yo social, mate­rial, para gene­rar una nue­va socie­dad en que no exis­tie­ra la explo­ta­ción. Como expli­có Engels, para los socia­lis­tas utó­pi­cos la socie­dad “no ence­rra­ba más que males, que la razón pen­san­te era la lla­ma­da a reme­diar”. Por eso pro­cu­ra­ban des­cu­brir “un sis­te­ma nue­vo y más per­fec­to de orden social, para implan­tar­lo en la socie­dad des­de fue­ra, por medio de la pro­pa­gan­da y, a ser posi­ble, con el ejem­plo, median­te expe­ri­men­tos que sir­vie­sen de mode­lo” (Engels, 1975, p. 123). En cam­bio, en el enfo­que de Marx y Engels, es nece­sa­rio que se gene­ren las con­di­cio­nes mate­ria­les y socia­les para que pue­da sur­gir una socie­dad sin explo­ta­ción. Por eso Engels enfa­ti­za que “no bas­ta con la mera volun­tad de abo­lir las cla­ses [socia­les] sino que son nece­sa­rias deter­mi­na­das con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas nue­vas” (ídem, p. 156).

Pero si en el capi­ta­lis­mo solo hay deca­den­cia y pos­tra­ción, y si para col­mo esto suce­de des­de hace déca­das, no hay mane­ra de que exis­tan esas con­di­cio­nes. La cla­se obre­ra a nivel mun­dial esta­ría en diso­lu­ción (dis­mi­nu­yen­do des­de 1914, o 1930); la pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­jo en retro­ce­so, etc. En este esce­na­rio, ten­dría­mos que des­em­pol­var las vie­jas ideas del socia­lis­mo utó­pi­co. Si “el mun­do es solo inmun­do” (como me decía hace unos años un diri­gen­te de izquier­da, cre­yen­do que con eso plan­tea­ba algo pro­fun­da­men­te revo­lu­cio­na­rio), no hay mane­ra de encon­trar en lo exis­ten­te palan­ca algu­na de cam­bio. Solo que­da­ría el camino del falans­te­rio socia­lis­ta, orga­ni­za­do en algún lugar remo­to, para gene­rar la nue­va socie­dad con hom­bres y muje­res ente­ra­men­te nue­vas, incon­ta­mi­na­das. El socia­lis­mo sería qui­jo­tes­co.

La idea cen­tral de la teo­ría de Marx, de su crí­ti­ca al capi­ta­lis­mo y de las posi­bi­li­da­des de supe­rar­lo, en cam­bio, es que a medi­da que el sis­te­ma evo­lu­cio­na se agu­di­zan las con­tra­dic­cio­nes por­que hay a la vez desa­rro­llo y mise­ria, expan­sión de las fuer­zas pro­duc­ti­vas y explo­ta­ción cre­cien­te. En un dis­cur­so pro­nun­cia­do en abril de 1856, y repro­du­ci­do en el dia­rio car­tis­ta People’s Paper, Marx expre­sa­ba esta visión con estas pala­bras:

“Hay un gran hecho carac­te­rís­ti­co de este nues­tro siglo XIX… Por una par­te, han naci­do fuer­zas indus­tria­les y cien­tí­fi­cas que jamás sos­pe­cha­ra épo­ca algu­na de la pasa­da his­to­ria de la huma­ni­dad. Por otra, exis­ten sín­to­mas de deca­den­cia que sobre­pa­san en mucho los horro­res regis­tra­dos en las pos­tri­me­rías del Impe­rio Romano. En nues­tros días, todo pare­ce estar pre­ña­do de su con­tra­rio. La maqui­na­ria, dota­da del mara­vi­llo­so poder de acor­tar y jus­ti­fi­car el tra­ba­jo humano, la vemos ham­brear­lo y recar­gar­lo. Por un extra­ño y horri­pi­lan­te hechi­zo, las fuen­tes de rique­za recién naci­das se trans­for­man en fuen­tes de nece­si­dad. Las vic­to­rias de la téc­ni­ca pare­cen tener por pre­cio la pér­di­da de carác­ter. Al mis­mo tiem­po que la huma­ni­dad domi­na a la natu­ra­le­za, el hom­bre pare­ce vol­ver­se escla­vo de otros hom­bres o de su pro­pia infa­mia… Todas nues­tras inven­cio­nes y pro­gre­sos pare­cen tener como resul­ta­do dotar a las fuer­zas natu­ra­les de vida inte­lec­tual y estu­pi­di­zar la vida huma­na con­vir­tién­do­la en una fuer­za mate­rial. Este anta­go­nis­mo entre la indus­tria y la cien­cia moder­nas, de una par­te, y por la otra entre la mise­ria y la diso­lu­ción moder­nas; este anta­go­nis­mo entre las fuer­zas pro­duc­ti­vas y las rela­cio­nes socia­les de nues­tra épo­ca, es un hecho pal­pa­ble e incon­tro­ver­ti­ble. (…) Sabe­mos que si las nue­vas fuer­zas de la socie­dad han de tra­ba­jar satis­fac­to­ria­men­te, lo úni­co que se requie­re es que sean domi­na­das por hom­bres nue­vos; y estos son los obre­ros. Ellos son, tan­to como la maqui­na­ria, inven­ción de los tiem­pos moder­nos” (Marx en Marx y Engels, 1973, pp. 81 – 2).

Esta con­tra­dic­ción hoy no es menor sino mayor que en el siglo XIX. Pero esto solo pue­de ser así si el sis­te­ma capi­ta­lis­ta no está estan­ca­do. (…)

_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *