«Egin Deza­gun Urrat­sa». Con voso­tros – Cris­ti­na Maris­tany

Con el lema «Egin Deza­gun Urrat­sa» se cele­bra­rá este mara­vi­llo­so sába­do 8 de enero la inmen­sa mani­fes­ta­ción que va a supe­rar a todas las mul­ti­tu­di­na­rias ya cele­bra­das en Eus­kal Herria. Va a ser el alda­bo­na­zo que des­de Bil­bo lle­ga­rá a todas las pre­sas y pre­sos polí­ti­cos vas­cos que se encuen­tran en las dis­tin­tas y leja­ní­si­mas pri­sio­nes del Esta­do espa­ñol. Yo hoy, aun­que no físi­ca­men­te, me encon­tra­ré jun­to a voso­tros: os man­do un enor­me abra­zo soli­da­rio.

Al recor­dar­lo, el pasa­do resul­ta incom­pren­si­ble. «Des­de hace diez años todos los fines de sema­na salen auto­ca­res de Bil­bo y Donos­tia con rum­bo a dife­ren­tes ciu­da­des del Esta­do espa­ñol. En ellos van los fami­lia­res de los pre­sos polí­ti­cos vas­cos dise­mi­na­dos en varias cár­ce­les de alta segu­ri­dad. Des­pués, el tris­te retorno por esas siem­pre igua­les carre­te­ras en las que los kiló­me­tros pare­cen dila­tar­se. Así sema­na a sema­na, duran­te lar­gos años, con la espe­ran­za y la rabia al mis­mo tiem­po…». Así empe­za­ba un artícu­lo que se titu­la­ba «Pre­sos». Lo escri­bí en «Egin» el 17 de mar­zo de 1988. Esta situa­ción lle­va ya más de trein­ta y tres años pro­du­cién­do­se, y todo con­ti­núa exac­ta­men­te igual. En aquel enton­ces era 500 los pre­sos de ETA, hoy son 735. Se mul­ti­pli­can las pri­sio­nes y el dolor de ellos y el de sus fami­lia­res, varios de éstos falle­ci­dos en trá­gi­cos acci­den­tes de carre­te­ra ocu­rri­dos en esos eter­nos via­jes por toda la geo­gra­fía del Esta­do sin ni siquie­ra tener la cer­te­za de poder ver­les a tra­vés del cris­tal, pues no siem­pre se les per­mi­te.

En estas cár­ce­les el obje­ti­vo prin­ci­pal es la des­truc­ción físi­ca y men­tal de los pri­sio­ne­ros, pero ima­gino el asom­bro de nues­tros gober­nan­tes inven­to­res de la polí­ti­ca repre­si­va de la dis­per­sión al com­pro­bar la futi­li­dad de todas esas men­ti­ras. Ha sido un «inven­to made in Spain» que no ha fun­cio­na­do.

Tam­po­co podía ima­gi­nar cuan­do par­ti­ci­pé en la X mar­cha a la pri­sión de Herre­ra de la Man­cha en noviem­bre de 1991, que vein­te años des­pués no se hubie­ra solu­cio­na­do y lle­ga­do, al fin, la paz. La dis­per­sión de los pre­sos polí­ti­cos vas­cos es un hecho de enor­me gra­ve­dad que vul­ne­ra todos los dere­chos huma­nos y es difí­cil com­pren­der que quien per­mi­ta y alien­te esas prác­ti­cas sea un país que pre­su­me de ser demo­crá­ti­co.

Hay un artícu­lo esplén­di­do de Joxe­ma­ri Ola­rra, pre­so polí­ti­co vas­co, que me ha emo­cio­na­do. Dice: «Ama­lur es la madre tie­rra de los vas­cos, de la que todo ema­na y a la que todo regre­sa. Ama­lur sois tam­bién todas las madres, padres, her­ma­nos, com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras de los pri­sio­ne­ros, de los heri­dos, de los refu­gia­dos, exi­lia­dos. Voso­tros sois víc­ti­mas olvi­da­das, aque­llas sobre las que los esta­dos espa­ñol y fran­cés echan cal viva para ente­rrar y no ver. Sois las víc­ti­mas silen­cia­das».

El pre­so polí­ti­co más anti­guo de Euro­pa, Joxe Mari Sagar­dui Moja, Gatza, lle­va trein­ta años en pri­sión. Ha esta­do en más de 14 cár­ce­les. Tenía que haber sali­do ya hace mucho tiem­po. El cora­je de sus padres, Bego­ña Moja y San­tos Sagar­dui es impre­sio­nan­te. Dicen que cuan­do, por fin, el 13 de abril sal­ga a la calle, se sen­ti­rán muy feli­ces, pero que segui­rán con el mis­mo paso aun­que vuel­va Gatza, has­ta que sal­ga el últi­mo pre­so.

Son momen­tos muy impor­tan­tes los que se están vivien­do. Tras tan­ta des­ga­rra­du­ra flu­yen las ideas sóli­da­men­te ideo­ló­gi­cas, capa­ces de lle­var a Eus­kal Herria a don­de hace ya mucho tiem­po debe­ría haber lle­ga­do: a ejer­cer su legí­ti­mo dere­cho a la auto­de­ter­mi­na­ción. A todos los pre­sos vas­cos, siem­pre en mi memo­ria.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *