¿A dón­de vas, Jor­ge Alta­mi­ra? – Nor­ber­to Galas­so

Nun­ca nos hemos tra­ta­do, pero nos cono­ce­mos y tene­mos un pun­to teó­ri­co común: es nece­sa­rio crear la socie­dad soli­da­ria, igua­li­ta­ria, don­de bro­te y se con­so­li­de el Hom­bre Nue­vo. Eso creo yo y ahí pon­go mis modes­tos esfuer­zos: en la libe­ra­ción nacio­nal y social de una Amé­ri­ca Lati­na uni­da. Vos decís que tam­bién luchás por ese obje­ti­vo. Enton­ces, me creo con el dere­cho a pre­gun­tar­te: ¿Adón­de vas, Alta­mi­ra? ¿Adón­de? ¿A qué con­du­ce tu polí­ti­ca?.

Dis­cul­pa­me, pero yo no creo que en lo pro­fun­do de vos mis­mo pue­das supo­ner que la inte­rrup­ción del kirch­ne­ris­mo en el gobierno va a lle­var al P.O. a la Casa Rosa­da, ni tam­po­co que le va a pro­vo­car un gran cre­ci­mien­to polí­ti­co.

No. No creo que estés tan al mar­gen del desa­rro­llo de la lucha de cla­ses ni que, en nom­bre del mar­xis­mo, saques con­clu­sio­nes que sólo es posi­ble admi­tir en un ado­les­cen­te gene­ro­so y utó­pi­co –de esos que, en peque­ño núme­ro, te siguen- y que cree que se pue­de asal­tar el cie­lo así como así, maña­na mis­mo, con la revo­lu­ción per­fec­ta, com­ple­ti­ta, sin con­tra­dic­ción, ni imper­fec­ción algu­na. No. A los pibes los entien­do – a “tus pibes”- y eso me due­le por­que así segu­ra­men­te pen­sa­ba el pibe Ferrey­ra. Por­que a los 18 o los 22 años es posi­ble que­rer salir de las des­gra­cias, del des­alien­to, de la injus­ti­cia, luchan­do con­tra todos al mis­mo tiem­po y de una vez, a todo o nada. Lo lamen­to por los pibes por­que ellos ponen el cuer­po y la dere­cha no anda con vuel­tas. Pero, a vos no te lo pue­do enten­der.

Vos vis­te lo que pasó con el cor­te de vías el otro día: 20 mucha­chos rebel­des, en nom­bre de 60 com­pa­ñe­ros ter­ce­ri­za­dos, pro­vo­ca­ron la bron­ca de miles de usua­rios del ferro­ca­rril en Pla­za Cons­ti­tu­ción y esa bron­ca fue usa­da por gru­pos duhal­dis­tas y macris­tas, por las barras bra­vas de Barrio­nue­vo, por los coman­dos de Riton­do, por las ban­das de Duhal­de. No es como dice tu com­pa­ñe­ro Ramal que “sería deli­ran­te supo­ner que el P.O. cor­ta­ba en Ave­lla­ne­da y tam­bién el P.O. actua­ba” en Pla­za Cons­ti­tu­ción. Si algo hay deli­ran­te es pre­ci­sa­men­te lo de Ramal, por­que nadie seria­men­te ha dicho eso. Lo ocu­rri­do es que, en los hechos, esos mucha­chi­tos idea­lis­tas que cor­ta­ron las vías que­da­ron alia­dos, en un mis­mo ope­ra­ti­vo de pin­zas que vos no pre­vis­te pero se dio en los hechos, con las ban­das de dere­cha. Enton­ces, cuan­do dicen “el P.O. alia­do al duhal­dis­mo” no te eno­jés: en la teo­ría no es así; en los hechos, sí. Es decir, en la polí­ti­ca con­cre­ta, el macris­ta Riton­do es alia­do tuyo, y tam­bién Ceci­lia Pan­do y Pos­se y Redra­do y Puer­ta y Barrio­nue­vo y Toma. Vos y tus com­pa­ñe­ros ata­can al gobierno por­que lo que no ha hecho, por lo que fal­ta; ellos lo quie­ren vol­tear por lo que ha hecho y lo que ha hecho es sufi­cien­te para que no lo sopor­ten. Pero en con­jun­to vos y ellos creen que es con­ve­nien­te inte­rrum­pir el avan­ce del kirhc­ne­ris­mo, es decir, la reelec­ción de Cris­ti­na.

Cla­ro, ellos, la dere­cha, están en lo suyo, no sopor­tan la Ley de Medios, no sopor­tan el recu­pe­ro de los apor­tes jubi­la­to­rios por el Esta­do, ni el Una­sur, ni tam­po­co la Asig­na­ción Uni­ver­sal por hijo, ni poner­le coto al FMI. Ellos están moles­tos por el pro­ta­go­nis­mo popu­lar, por “los oscu­ra­men­te pig­men­ta­dos” (como decía el con­ser­va­dor Rei­nal­do Pas­tor) y enton­ces dicen aho­ra, hacién­do­le ‘el bocho’ a los veci­nos más reac­cio­na­rios: “Somos xenó­fo­bos y ¿qué?: los boli­via­nos y para­gua­yos nos ocu­pan las escue­las y los hos­pi­ta­les”. Pero vos no podes coin­ci­dir con eso. Ya sé que no coin­ci­dís en la teo­ría, pero en los hechos, sí. En la teo­ría vos sabés de la ges­ta alto­pe­rua­na con­tra los rea­lis­tas y segu­ra­men­te sabés del “Moto Mén­dez” y “el indio Camargo”y Jua­na Azur­duy” y tenés afec­to por boli­via­nos y para­gua­yos (¡Cómo no tener­lo por Solano López, .com­pa­ñe­ro de lucha con­tra el mitris­mo oli­gár­qui­co finan­cia­do por el Impe­rio Bri­tá­ni­co) pero, sin embar­go, vos tocás en la mis­ma orques­ta de los xenó­fo­bos. Es en la mis­ma orques­ta, mi vie­jo, aun­que no estés orques­ta­do en cons­pi­ra­cio­nes de café. En los hechos, sí.

Por eso te repi­to: ¿Adón­de vas, Alta­mi­ra?. Por­que vos debie­ras saber, lo sabés, supon­go, que en polí­ti­ca es fun­da­men­tal cono­cer al enemi­go prin­ci­pal (manual ele­men­tal de todo socia­lis­ta en serio). Y no podés con­fun­dir al gobierno ‑con todas las asig­na­tu­ras pen­dien­tes que vos quie­ras- con la alian­za Duhal­de, Macri, Pan­do y todos los que ya cono­ce­mos. No. Eso no te lo voy a enten­der nun­ca, ni a jus­ti­fi­car.

Por otra par­te, vos te for­mas­te en una con­cep­ción de la polí­ti­ca que otor­ga­ba impor­tan­cia fun­da­men­tal, al cono­ci­mien­to de la corre­la­ción de fuer­zas. Hay que pre­gun­tar­se, en cada momen­to de la lucha, cuál es la corre­la­ción de fuer­zas. Esto lo apren­dis­te, como yo, hace muchos años, en los manua­li­tos del socia­lis­mo, es el ABC, el pri­me­ro infe­rior, como se decía en nues­tros tiem­pos. Y enton­ces, ¿cuá­les son las opcio­nes en jue­go?. No me expli­co como no enten­dés las fuer­zas en jue­go y la opción con­si­guien­te: la vuel­ta al 2001 o a 1942, según algu­nos, es decir, el retro­ce­so pro­fun­do con res­pec­to a los avan­ces del kirch­ne­ris­mo, con todas las limi­ta­cio­nes en que pro­ba­ble­men­te vos y yo coin­ci­da­mos o la pro­se­cu­ción y pro­fun­di­za­ción de lo que se está hacien­do des­de el gobierno. ¡Y no podés decir­me a mí que apren­dis­te en los tex­tos clá­si­cos que estas son luchas inter­bur­gue­sas y que es lo mis­mo Cris­ti­na en el gobierno que la Pan­do o Duhal­de? No, vos sabés que no podés decir­me eso, por­que eso te inva­li­da­ría para actuar con­cre­ta­men­te en las luchas polí­ti­cas que se están dan­do hoy y aquí.

Vos vivis­te muchas cosas, Alta­mi­ra, como las viví yo. ¿O per­dis­te la memo­ria? Y las que no vivis­te, te infor­mas­te por una abun­dan­te lite­ra­tu­ra política.¿Qué hizo la izquier­da abs­trac­ta , toda la izquier­da, des­de anar­quis­tas, socia­lis­tas, comu­nis­tas has­ta trots­kis­tas, en el 30?. Todos con­tra Yri­go­yen. Y vino Uri­bu­ru, y des­pués él mis­mo se encar­gó de tor­tu­rar y fusi­lar, inclu­so a algu­nos de estos izquier­dis­tas teó­ri­cos que habían sido fun­cio­na­les a esa dere­cha fas­cis­ta. ¿Era lo mis­mo Uri­bu­ru que Yri­go­yen? Evi­den­te­men­te, no. ¿Había que hacer­se iri­go­ye­nis­ta, en ese prin­ci­pio de la deca­den­cia del radi­ca­lis­mo? Tam­po­co. ¿Corres­pon­día colo­car­se al mar­gen de esa lucha por­que eran luchas inter­bur­gue­sas? Menos aún. La úni­ca polí­ti­ca correc­ta era la que ense­ñan los clá­si­cos: al lado del yri­go­ye­nis­mo, con inde­pen­den­cia, jun­to a la cla­se media que hacía su expe­rien­cia de poder y evi­den­cia­ba sus limi­ta­cio­nes. Por­que no fue por las limi­ta­cio­nes sino por los acier­tos que tor­tu­ra­ron y ase­si­na­ron radi­ca­les en 1931 y había que estar ahí, con­tra la dic­ta­du­ra y al mis­mo tiem­po jun­to a “la resis­ten­cia radi­cal” denun­cian­do al alvea­ris­mo entre­guis­ta. Cla­ro que des­pués el radi­ca­lis­mo ter­mi­nó en De la Rúa y todo lo que cono­ce­mos, pero eso no sig­ni­fi­ca que hubie­se que ata­car­lo en su mejor momen­to, cuan­do tenían a la mayo­ría popu­lar apo­yán­do­lo. Vos lo sabés bien, por­que eso se lla­ma “dia­léc­ti­ca” que en len­gua­je de barrio quie­re decir: no hay que dejar de ena­mo­rar a una mina de 20 años pen­san­do que den­tro de 60 años esta­rá arru­ga­da y des­den­ta­da. O de otra mane­ra: la degra­da­ción del mene­mis­mo no jus­ti­fi­ca a quie­nes estu­vie­ron con Bra­den y con­tra Perón, en el 45.

No pue­do creer que no me entien­das, por­que enton­ces sería vano este escri­to, inú­til total­men­te. Y no me digas, tam­po­co “en esa épo­ca, noso­tros éra­mos muy chi­qui­tos y nos hacía­mos pipí en la cama”, por­que te con­tes­ta­ré como Jau­ret­che, lo peor es que siguen mean­do en la cama tam­bién aho­ra. Por­que tam­bién en el 45 y en el 55 suce­dió lo mis­mo, sal­vo la posi­ción de “Fren­te Obre­ro” y sus segui­do­res de la Izquier­da Nacio­nal, que sal­va­ron el honor del socia­lis­mo revo­lu­cio­na­rio jun­to a los tra­ba­ja­do­res pero­nis­tas. De lo que ocu­rrió des­pués que cayó Perón, ¿te acor­dás?, sin duda, ¿Qué vino? ¿El socia­lis­mo, aca­so? Sí, qui­zás el de “Nor­te­amé­ri­co” Ghiol­di jus­ti­fi­can­do los fusi­la­mien­tos del 56 por­que “la letra con san­gre entra”. No eran lo mis­mo Perón y el Alte Rojas, lo sabe cual­quier labu­ran­te sin haber leí­do jamás a don Car­los ni a Vla­di­mi­ro Ilich. Lo sabe por­que está en la reali­dad de la lucha de cla­ses, aun­que no sepa lo que es la lucha de cla­ses que la mayor par­te de la izquier­da pre­di­ca en los fer­men­ta­rios y talle­res de for­ma­ción con las ven­ta­nas cerra­das a lo que ocu­rre en la calle.

¿Pue­de ser que no me entien­das? Y no te con­fun­das, te lo digo otra vez. Yo no te digo que te hagas kirch­ne­ris­ta. Te digo sola­men­te que no se es izquier­da cuan­do se cali­fi­ca a todos los demás de ser lo mis­mo, bur­gue­ses, echan­do fue­gos de arti­fi­cio que ilu­sio­na a los ado­les­cen­tes. Se es izquier­da en la acción polí­ti­ca con­cre­ta y aquí, en Amé­ri­ca Lati­na, con años de depen­den­cia y expo­lia­ción, cuan­do apa­re­cen gobier­nos con voca­ción popu­lar-qui­zás vos digas bur­gue­ses dis­fra­za­dos de popu­lis­mo- yo no pido que aban­do­nes tu orga­ni­za­ción y te incor­po­res, a ellos, sino que te pon­gas al lado. No al lado de la dere­cha y en con­tra de ese gobierno. Te lo dijo Lenin, Alta­mi­ra: “gol­pear jun­tos, mar­char sepa­ra­dos”.

“Jun­to” con las mayo­rías popu­la­res, aun­que las direc­cio­nes polí­ti­cas no sean todo lo que vos qui­sie­ras. Y “sepa­ra­dos”, es decir, man­te­nien­do la inde­pen­den­cia ideo­ló­gi­ca, polí­ti­ca y orga­ni­za­ti­va, pero jamás ser­le fun­cio­nal a la dere­cha. No, mi vie­jo.

Por­que enton­ces vas entran­do en un jue­go en que pue­de caer sobre vos la res­pon­sa­bi­li­dad de lo que ocu­rra a mili­tan­tes que son víc­ti­mas de enfren­ta­mien­tos como los que hemos vis­to, heri­dos o muer­tos para que en defi­ni­ti­va no se haga la revo­lu­ción, sino para que la dere­cha lle­gue al poder y per­si­ga a los pocos que te que­den.

Hace pocos días lo dijo Rafael Correa, con res­pec­to a su inten­to de dar­le una sali­da popu­lar al Ecua­dor, pro­tes­tan­do por­que una “izquier­da”, a la que lla­mó “boba”, se com­pla­ce en ata­car­lo hacién­do­lo el jue­go a la dere­cha. Lo mis­mo dice Hugo Chá­vez res­pec­to a furi­bun­dos ex gue­rri­lle­ros que se le opo­nen hacién­do­le el jue­go a los due­ños de la tele­vi­sión y los gran­des gru­pos eco­nó­mi­cos de Vene­zue­la. ¿No bas­tan aca­so las fotos del lan­za­mien­to de la can­di­da­tu­ra de Duhal­de, con el macris­ta Riton­do y la pro­ce­si­ta Pan­do, obras maes­tras del terror?. Son ellos los que ace­chan, los que quie­ren vol­ver, quie­ren otros trein­ta mil des­apa­re­ci­dos, de los cua­les cae­rán tam­bién muchos de los tuyos. Y no podés hacer­le el jue­go. No podés crear con­di­cio­nes para que los dia­rios digan “ EL P.O. en Ave­lla­ne­da y el duhal­dis­mo y el macris­mo, en la Pla­za Cons­ti­tu­ción, ope­ra­ron con­tra el gobierno y pro­vo­ca­ron inci­den­tes”. No, mi vie­jo, no podés. Sería un error gra­ví­si­mo y en polí­ti­ca, ya lo sabés, un gra­ve error es peor que un cri­men.

Por­que en estos paí­ses los movi­mien­tos nacio­na­les y popu­la­res juga­ron un papel impor­tan­te, aun­que hayan sido inor­gá­ni­cos, tumul­tuo­sos, “oro y barro”, “abis­mos y cum­bres”, como decía Jau­ret­che, pero en el balan­ce final expre­sa­ron avan­ces popu­la­res, tan­to Yri­go­yen como Perón.

A veces, los perio­dis­tas dicen que en la Argen­ti­na no hay izquier­da real. Y cla­ro, si gru­pos seme­jan­tes al tuyo con­fun­die­ron a Biol­ca­ti con Mao Tse Tung y a Llam­bías con Trotsky y se colo­ca­ron alre­de­dor de “la mesa de enla­ce agro­pe­cua­rio” enfren­tan­do al gobierno jun­to a las seño­ras “bien” del Barrio Nor­te y los gran­des soje­ros. En esa oca­sión, vos estu­vis­te mejor que ellos, pero no bien. No apo­yas­te a los gana­de­ros, pero dijis­te que eran luchas inter­bu­gu­re­sas. Pero, enton­ces, deci­me, ¿toda la his­to­ria argen­ti­na son luchas inter­bur­gue­sas que no deben impor­tar­le a los tra­ba­ja­do­res?. Yri­go­yen derro­ca­do por los con­ser­va­do­res, Perón enfren­ta­do a Bra­den y lue­go derro­ca­do y des­te­rra­do, Moreno enve­ne­na­do y San Mar­tín enfren­ta­do a Riva­da­via Y Sar­mien­to fes­te­jan­do el degüe­llo del Cha­cho Peña­lo­za,. Una his­to­ria de luchas, san­gre y muer­te . ¡Y si eso no es lucha de cla­ses, ¿las cla­ses dón­de están? ¿Todos son lo mis­mo, bur­gue­sas y todas los enfren­ta­mien­tos, bom­bar­deos, fusi­la­mien­tos, etc, son luchas inter­bur­gue­sas?. Si pen­sa­mos eso, mejor será que nos dedi­que­mos a la pin­tu­ra abs­trac­ta o a apren­der a tocar el vio­lín que con eso no jode­mos a nadie. Y espe­re­mos que algún día, allá lejos, cuan­do apa­rez­ca otro cor­do­ba­zo, pero con una van­guar­dia ilu­mi­na­da, orto­do­xa­men­te for­ma­da en nues­tras aca­de­mias de socia­lis­mo revo­lu­cio­na­rio, vol­va­mos qui­zás a la polí­ti­ca, pero podría ocu­rrir enton­ces que los tra­ba­ja­do­res ya hayan for­ja­do sus diri­gen­tes, algu­nos social­de­mó­cra­tas, otras buro­cra­ti­za­dos, otros “fie­rre­ros” que se yo, pero que no reco­noz­can a quie­nes duran­te toda la his­to­ria argen­ti­na no inci­die­ron para nada y saca­ron el 1% de los votos por sos­te­ner que millo­nes de argen­ti­nos imbé­ci­les se pelea­ban por dife­ren­cias “bur­gue­sas” y no por el socia­lis­mo.

Sabe­mos, des­de la Izquier­da Nacio­nal, que no es fácil ese “gol­pear jun­tos” y mar­char sepa­ra­dos. Inclu­si­ve hago auto­crí­ti­ca cuan­do Ramos se pre­sen­tó con can­di­da­tu­ra pro­pia el 11 de mar­zo del 73 por­que sos­te­nía que era lo mis­mo Cám­po­ra que los radi­ca­les y los can­di­da­tos del gobierno mili­tar. Fue un gra­ve error, y ni que hablar del apo­yo a Menem, por eso muchos izquier­dis­tas nacio­na­les se colo­can a dis­tan­cia de la his­to­ria de Ramos. Pero esta corrien­te ha sos­te­ni­do, en gene­ral, la úni­ca posi­ción correc­ta, de acom­pa­ñar a todos los movi­mien­tos nacio­na­les de Amé­ri­ca Lati­na des­de una pers­pec­ti­va inde­pen­dien­te y colo­car­se cla­ra­men­te fren­te al enemi­go común que, como se sabe, es el impe­ria­lis­mo y los trai­do­res nati­vos.

Des­de esa pers­pec­ti­va coin­ci­di­mos en la valo­ra­ción del pero­nis­mo con Cooke, Her­nán­dez Arre­gui, Pui­gross, Walsh y tan­tos otros, pero insis­tien­do que era más correc­to jugar por afue­ra y no inten­tar for­jar la izquier­da des­de aden­tro. Pero lo que no dudá­ba­mos, en la rela­ción con ellos, fue que los tra­ba­ja­do­res esta­ban hacien­do su expe­rien­cia y debía acom­pa­ñár­se­los y enfren­tar al enemi­go prin­ci­pal.

Aho­ra la polé­mi­ca sigue con moti­vo de las posi­cio­nes del P.O. Y te lo repi­to: ni opo­si­ción impla­ca­ble al movi­mien­to nacio­nal, como la tuya, ni segui­dis­mo. Pero la tuya pue­de ser más peli­gro­sa. Por­que la dere­cha sabe hoy que pier­de en pri­me­ra vuel­ta y va a pro­vo­car con­flic­tos duran­te todo el 2011. Y uste­des no pue­den estar ahí, ni cer­qui­ta, ¿enten­dés?.

Hace­me caso, Alta­mi­ra, pen­sa­lo a la noche, en el silen­cio de la media­no­che, pen­sá en los pibes que podés arries­gar y hacer­los jugar de modo fun­cio­nal a la dere­cha, por­que no hay que hacer­le asco a poner el cuer­po pero solo cuan­do polí­ti­ca­men­te tie­ne sen­ti­do el peli­gro que se corre. Már­ti­res por­que sí no bene­fi­cian a nadie sino que enlu­tan y suman des­gra­cias a las que ya hemos sufri­do. Pen­sá en la dere­cha que ace­cha, pen­sá que pasa­ría si se hun­de este gobierno.

Vos y yo ya esta­mos más cer­ca del arpa que de la gui­ta­rra y enton­ces, seguí el con­se­jo de Julián Cen­te­ya: En “el finir­la, está la sal­va­da”. Ahí uno se pue­de redi­mir de vie­jos peca­dos. Toda­vía estás a tiem­po y enton­ces, te lo digo de nue­vo, no se tra­ta de hacer­te kirch­ne­ris­ta, sino de colo­car­te crí­ti­ca­men­te pero acom­pa­ñan­do al pue­blo en su expe­rien­cia nacio­nal, popu­lar. Y te lo digo en nom­bre de los Esta­dos Uni­dos Socia­lis­tas de Amé­ri­ca Lati­na sobre los que pro­fe­ti­zó Trotsky en 1940, por aque­llo que, como sabés, lo lle­vó a apo­yar las nacio­na­li­za­cio­nes petro­le­ras de Láza­ro Cár­de­nas y que en el fon­do, era su teo­ría de la revo­lu­ción per­ma­nen­te y aque­llo otro del fren­te úni­co anti­im­pe­ria­lis­ta que jun­to con Lenin pre­sen­ta­ron en 1922 a los con­gre­sos de la III Inter­na­cio­nal. Fren­te úni­co anti­im­pe­ria­lis­ta con obre­ros, muchos obre­ros, y tam­bién con estu­dian­tes de la peque­ña bur­gue­sía y otros opri­mi­dos, pero en estre­cha vin­cu­la­ción con el nivel de con­cien­cia polí­ti­ca de la mayo­ría, en ese momen­to his­tó­ri­co ¿no es cier­to que te acor­dás?.

Te lo digo yo, que soy, como decía Sca­la­bri­ni y sal­van­do las dis­tan­cias, “uno cual­quie­ra que sabe que es uno cual­quie­ra”. No sea cosa que esta con­ver­sa­ción la ten­ga­mos que con­ti­nuar en el 2012, los dos en cana o en el exi­lio y pre­pa­ra­te por­que, en ese caso, enton­ces te lo voy a repro­char todos los días, impla­ca­ble­men­te, como esa gota de la cani­lla que per­sis­te y moles­ta empe­ci­na­da­men­te en la madru­ga­da, te lo voy a repe­tir una y mil veces hacién­do­te corres­pon­sa­ble de la des­gra­cia argen­ti­na si aque­llos que vos sabés vol­vie­ran, apro­ve­chan­do los erro­res de una izquier­da que toda­vía no se ente­ró que El Che putea­ba des­de Gua­te­ma­la con­tra “esos mier­das de avia­do­res” que bom­bar­dea­ron a su pro­pio pue­blo aquel trá­gi­co 16 de junio de 1955.

Solo pue­do agre­gar­te que hay momen­tos en la vida de los hom­bres que lo mejor que pue­den ofre­cer a su pue­blo es una pro­fun­da auto­crí­ti­ca y un replan­teo de posi­cio­nes erró­neas. Ahí se jue­ga su pro­fun­da adhe­sión al mun­do nue­vo que pre­di­can y por el cual dicen que están luchan­do.

Pen­sa­lo. Un salu­do.

Nor­ber­to Galas­so es his­to­ria­dor y ensa­yis­ta argen­tino, autor de una serie de obras rela­cio­na­das con la inter­pre­ta­ción mar­xis­ta de la cau­sa lati­no­ame­ri­ca­na. Actual­men­te es refe­ren­te del Cen­tro Cul­tu­ral Enri­que San­tos Dis­cé­po­lo.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *