¿Quién gobier­na EEUU? – Juan Gelman

Bob Wood­ward, el perio­dis­ta que des­ató el Water­ga­te en com­pa­ñía de Carl Berns­tein, for­mu­la una res­pues­ta a esa pre­gun­ta en su libro más recien­te, Obama’s War (Simon & Schus­ter, Nue­va York, 2010): ni el Poder Eje­cu­ti­vo, ni el Poder Legis­la­ti­vo y menos el Judi­cial. Quien gobier­na real­men­te, dice Wood­ward, es el com­ple­jo mili­tar-indus­trial, es decir el Pen­tá­gono y las gran­des empre­sas pro­duc­to­ras de arma­men­to, a cuyo direc­to­rio sue­len ingre­sar no pocos jefes mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses cuan­do se reti­ran. Leí­do el libro, Michael Moo­re espe­tó: “El títu­lo de ‘Coman­dan­te en Jefe’ (que deten­ta el pre­si­den­te) es tan cere­mo­nial como el de ‘Emplea­do del Mes’ del Bur­ger King del barrio”. Léa­se lo que Obama’s War revela.

El sába­do 28 de noviem­bre de 2009 Oba­ma se reúne con miem­bros del Con­se­jo Nacio­nal de Segu­ri­dad a fin de dise­ñar su nue­va estra­te­gia para Afga­nis­tán. Los mili­ta­res le pre­sen­tan una sola opción: man­dar más efec­ti­vos. El man­da­ta­rio seña­la que no está cerra­da la otra, la de esta­ble­cer un plan de reti­ra­da, y el coro­nel de ejér­ci­to John Tien expre­sa: “Sr. Pre­si­den­te, no veo cómo pue­de usted desa­fiar a sus man­dos mili­ta­res. Por­que si le dice al gene­ral McChrys­tal (enton­ces al man­do de las tro­pas inva­so­ras) ‘ya cuen­ta con recur­sos, pero deci­dí hacer otra cosa’, pro­ba­ble­men­te ten­drá que reem­pla­zar­lo. Usted no le pue­de decir ‘hága­lo a mi mane­ra, gra­cias por su gran tra­ba­jo’. ¿Dón­de aca­ba­ría esto?”.

El coro­nel Tien ‑agre­ga Wood­ward- no tuvo nece­si­dad de expli­car más. “Sus pala­bras impli­ca­ban que no sólo McChrys­tal sino tam­bién todo el alto man­do mili­tar podría rebe­lar­se, Gates, el almi­ran­te Mike Mullen, el pre­si­den­te del Esta­do Mayor y el gene­ral Petraeus, enton­ces jefe del coman­do cen­tral esta­dou­ni­den­se. Tal vez nin­gún pre­si­den­te podría resis­tir el emba­te, espe­cial­men­te uno de 48 años de edad con cua­tro años de sena­dor y 10 meses de coman­dan­te en jefe.” Se cono­ce el final de la his­to­ria: tres días des­pués, Oba­ma anun­ció el envío de más tro­pas al país asiático.

Lyn­don B. John­son corrió suer­te pare­ci­da. A él le tocó Viet­nam. El ase­si­na­to de John Ken­nedy lo con­vir­tió en pre­si­den­te de EE.UU. en noviem­bre de 1963 y a pocas horas de asu­mir se le infor­mó que la situa­ción en Viet­nam del Sur era más gra­ve de lo que se podía supo­ner. El reco­no­ci­do perio­dis­ta Bill Moyers, que fue secre­ta­rio de pren­sa de LBJ, gra­bó en secre­to muchas con­ver­sa­cio­nes sos­te­ni­das enton­ces en la Casa Blan­ca y aun lla­ma­das tele­fó­ni­cas del fla­man­te pre­si­den­te. Regis­tró así las idas y veni­das del man­da­ta­rio, irre­suel­to sobre la con­ve­nien­cia o no de esca­lar el conflicto.

Moyers rela­tó que John­son efec­tua­ba con­sul­tas amplias den­tro y fue­ra de la Casa Blan­ca (www​.pbs​.org, 201109) y venía resis­tien­do las pre­sio­nes de líde­res repu­bli­ca­nos como Nixon y Gold­wa­ter: que­ría ana­li­zar la situa­ción con cui­da­do y eva­luar alter­na­ti­vas con su secre­ta­rio de Defen­sa, Robert McNa­ma­ra. El 2 de mar­zo de 1964 éste le pre­sen­tó un memo urgen­te del Esta­do Mayor Con­jun­to que seña­la­ba: “Impe­dir la caí­da de Viet­nam del Sur es de suma impor­tan­cia para Esta­dos Unidos”.

John­son no quie­re ampliar la par­ti­ci­pa­ción mili­tar de EE.UU. en Viet­nam, pero acae­cen los dos inci­den­tes del gol­fo de Ton­kin que con­du­cen a un enfren­ta­mien­to naval arma­do entre un buque nor­te­ame­ri­cano y lan­chas lan­za­torpe­dos nor­viet­na­mi­tas. LBJ acep­ta el aumen­to de tro­pas para com­ba­tir al Viet­cong, aun­que duda del ori­gen del segun­do cho­que que, como se des­cu­brió des­pués, fue una fabri­ca­ción para for­zar­lo a tomar esa decisión.

Moyers da cuen­ta de las pre­sio­nes del jefe del Pen­tá­gono y de la cúpu­la mili­tar para lograr, como logra­ron, el incre­men­to pau­la­tino de efec­ti­vos. “Es difí­cil argu­men­tar con los coman­dan­tes ‑es una fra­se gra­ba­da de LBJ‑, por­que en el fon­do de mi pen­sa­mien­to me inclino por una inter­ven­ción muy limi­ta­da. Y no creo que los coman­dan­tes pien­sen lo mis­mo. En reali­dad, sé que no.” Cuan­do la gue­rra de Viet­nam con­clu­yó en 1975 con la derro­ta de EE.UU., habían par­ti­ci­pa­do en el con­flic­to dos millo­nes y medio de mili­ta­res nor­te­ame­ri­ca­nos y el núme­ro de bajas sufri­das ascen­día a casi 60.000. En tan­to, las empre­sas arma­men­tis­tas obte­nían ‑como obtie­nen hoy- jugo­sos beneficios.

El gene­ral Dwight D. Eisenho­wer tenía ple­na con­cien­cia de estos hechos. Lo preo­cu­pa­ban. En el dis­cur­so que pro­nun­ció el 17 de enero de 1961, al ter­mi­nar su man­da­to pre­si­den­cial, sub­ra­yó: “La con­jun­ción de un inmen­so apa­ra­to mili­tar y de una vas­ta indus­tria pro­duc­to­ra de arma­men­to es nue­va en la expe­rien­cia de EE.UU. Su influen­cia abar­ca­do­ra ‑eco­nó­mi­ca, polí­ti­ca, inclu­so espi­ri­tual- se deja sen­tir en cada ciu­dad, cada Par­la­men­to, cada ofi­ci­na del gobierno fede­ral…, debe­mos estar en guar­dia con­tra la adqui­si­ción de una influen­cia no auto­ri­za­da por par­te del com­ple­jo mili­tar-indus­trial. El poten­cial del sur­gi­mien­to desas­tro­so de un poder inde­bi­do exis­te y per­sis­ti­rá”. No se equivocaba.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.