¿Quién gobier­na EEUU? – Juan Gel­man

Bob Wood­ward, el perio­dis­ta que des­ató el Water­ga­te en com­pa­ñía de Carl Berns­tein, for­mu­la una res­pues­ta a esa pre­gun­ta en su libro más recien­te, Obama’s War (Simon & Schus­ter, Nue­va York, 2010): ni el Poder Eje­cu­ti­vo, ni el Poder Legis­la­ti­vo y menos el Judi­cial. Quien gobier­na real­men­te, dice Wood­ward, es el com­ple­jo mili­tar-indus­trial, es decir el Pen­tá­gono y las gran­des empre­sas pro­duc­to­ras de arma­men­to, a cuyo direc­to­rio sue­len ingre­sar no pocos jefes mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses cuan­do se reti­ran. Leí­do el libro, Michael Moo­re espe­tó: “El títu­lo de ‘Coman­dan­te en Jefe’ (que deten­ta el pre­si­den­te) es tan cere­mo­nial como el de ‘Emplea­do del Mes’ del Bur­ger King del barrio”. Léa­se lo que Obama’s War reve­la.

El sába­do 28 de noviem­bre de 2009 Oba­ma se reúne con miem­bros del Con­se­jo Nacio­nal de Segu­ri­dad a fin de dise­ñar su nue­va estra­te­gia para Afga­nis­tán. Los mili­ta­res le pre­sen­tan una sola opción: man­dar más efec­ti­vos. El man­da­ta­rio seña­la que no está cerra­da la otra, la de esta­ble­cer un plan de reti­ra­da, y el coro­nel de ejér­ci­to John Tien expre­sa: “Sr. Pre­si­den­te, no veo cómo pue­de usted desa­fiar a sus man­dos mili­ta­res. Por­que si le dice al gene­ral McChrys­tal (enton­ces al man­do de las tro­pas inva­so­ras) ‘ya cuen­ta con recur­sos, pero deci­dí hacer otra cosa’, pro­ba­ble­men­te ten­drá que reem­pla­zar­lo. Usted no le pue­de decir ‘hága­lo a mi mane­ra, gra­cias por su gran tra­ba­jo’. ¿Dón­de aca­ba­ría esto?”.

El coro­nel Tien ‑agre­ga Wood­ward- no tuvo nece­si­dad de expli­car más. “Sus pala­bras impli­ca­ban que no sólo McChrys­tal sino tam­bién todo el alto man­do mili­tar podría rebe­lar­se, Gates, el almi­ran­te Mike Mullen, el pre­si­den­te del Esta­do Mayor y el gene­ral Petraeus, enton­ces jefe del coman­do cen­tral esta­dou­ni­den­se. Tal vez nin­gún pre­si­den­te podría resis­tir el emba­te, espe­cial­men­te uno de 48 años de edad con cua­tro años de sena­dor y 10 meses de coman­dan­te en jefe.” Se cono­ce el final de la his­to­ria: tres días des­pués, Oba­ma anun­ció el envío de más tro­pas al país asiá­ti­co.

Lyn­don B. John­son corrió suer­te pare­ci­da. A él le tocó Viet­nam. El ase­si­na­to de John Ken­nedy lo con­vir­tió en pre­si­den­te de EE.UU. en noviem­bre de 1963 y a pocas horas de asu­mir se le infor­mó que la situa­ción en Viet­nam del Sur era más gra­ve de lo que se podía supo­ner. El reco­no­ci­do perio­dis­ta Bill Moyers, que fue secre­ta­rio de pren­sa de LBJ, gra­bó en secre­to muchas con­ver­sa­cio­nes sos­te­ni­das enton­ces en la Casa Blan­ca y aun lla­ma­das tele­fó­ni­cas del fla­man­te pre­si­den­te. Regis­tró así las idas y veni­das del man­da­ta­rio, irre­suel­to sobre la con­ve­nien­cia o no de esca­lar el con­flic­to.

Moyers rela­tó que John­son efec­tua­ba con­sul­tas amplias den­tro y fue­ra de la Casa Blan­ca (www​.pbs​.org, 201109) y venía resis­tien­do las pre­sio­nes de líde­res repu­bli­ca­nos como Nixon y Gold­wa­ter: que­ría ana­li­zar la situa­ción con cui­da­do y eva­luar alter­na­ti­vas con su secre­ta­rio de Defen­sa, Robert McNa­ma­ra. El 2 de mar­zo de 1964 éste le pre­sen­tó un memo urgen­te del Esta­do Mayor Con­jun­to que seña­la­ba: “Impe­dir la caí­da de Viet­nam del Sur es de suma impor­tan­cia para Esta­dos Uni­dos”.

John­son no quie­re ampliar la par­ti­ci­pa­ción mili­tar de EE.UU. en Viet­nam, pero acae­cen los dos inci­den­tes del gol­fo de Ton­kin que con­du­cen a un enfren­ta­mien­to naval arma­do entre un buque nor­te­ame­ri­cano y lan­chas lan­za­torpe­dos nor­viet­na­mi­tas. LBJ acep­ta el aumen­to de tro­pas para com­ba­tir al Viet­cong, aun­que duda del ori­gen del segun­do cho­que que, como se des­cu­brió des­pués, fue una fabri­ca­ción para for­zar­lo a tomar esa deci­sión.

Moyers da cuen­ta de las pre­sio­nes del jefe del Pen­tá­gono y de la cúpu­la mili­tar para lograr, como logra­ron, el incre­men­to pau­la­tino de efec­ti­vos. “Es difí­cil argu­men­tar con los coman­dan­tes ‑es una fra­se gra­ba­da de LBJ‑, por­que en el fon­do de mi pen­sa­mien­to me inclino por una inter­ven­ción muy limi­ta­da. Y no creo que los coman­dan­tes pien­sen lo mis­mo. En reali­dad, sé que no.” Cuan­do la gue­rra de Viet­nam con­clu­yó en 1975 con la derro­ta de EE.UU., habían par­ti­ci­pa­do en el con­flic­to dos millo­nes y medio de mili­ta­res nor­te­ame­ri­ca­nos y el núme­ro de bajas sufri­das ascen­día a casi 60.000. En tan­to, las empre­sas arma­men­tis­tas obte­nían ‑como obtie­nen hoy- jugo­sos bene­fi­cios.

El gene­ral Dwight D. Eisenho­wer tenía ple­na con­cien­cia de estos hechos. Lo preo­cu­pa­ban. En el dis­cur­so que pro­nun­ció el 17 de enero de 1961, al ter­mi­nar su man­da­to pre­si­den­cial, sub­ra­yó: “La con­jun­ción de un inmen­so apa­ra­to mili­tar y de una vas­ta indus­tria pro­duc­to­ra de arma­men­to es nue­va en la expe­rien­cia de EE.UU. Su influen­cia abar­ca­do­ra ‑eco­nó­mi­ca, polí­ti­ca, inclu­so espi­ri­tual- se deja sen­tir en cada ciu­dad, cada Par­la­men­to, cada ofi­ci­na del gobierno fede­ral…, debe­mos estar en guar­dia con­tra la adqui­si­ción de una influen­cia no auto­ri­za­da por par­te del com­ple­jo mili­tar-indus­trial. El poten­cial del sur­gi­mien­to desas­tro­so de un poder inde­bi­do exis­te y per­sis­ti­rá”. No se equi­vo­ca­ba.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *