¡O negra navi­dad!- Josu Sorau­ren

Nues­tro sim­pá­ti­co car­bo­ne­ro pro­ba­ble­men­te se encuen­tre más a sus anchas, ante las pers­pec­ti­vas que pre­sen­ta su nego­cio de car­bón . Al fin y al cabo ese pare­ce ser su ofi­cio, comer­ciar con él…

Es que al pare­cer, este año a la peña no le toca ni har­tar­se de capo­nes, ni reci­bir bue­nas nue­vas. Y que vis­to lo vis­to, lo más razo­na­ble sería que en las actua­les cir­cuns­tan­cias, a nues­tro Olen­tze­ro le deja­ran en paz, entre­ga­do al asun­to del car­bón, que este año va a ser nece­sa­rio todo y más. Ade­más, que si baja del mon­te, tal como están las cosas igual nos lo trin­can por terro­ris­ta…

Nada, este año una bote­lla de tin­to­rro de garra­fón y fue­ra cur­si­llos de tre­pa.

Para eso ya están los otros, con sus gamos ala­dos, y sus pajes mági­cos aun­que muy pijos… Y a repar­tir gla­mour o fan­fa­rro­ne­ría, según la lati­tud… Y que en defi­ni­ti­va para eso están, para la cosa del mar­ke­ting y que para una vez que tra­ba­jan, pues que se esme­ren y esca­len.

Lo cier­to que toda la pro­duc­ción anual de nues­tro Olen­tze­ro, va a que­dar esca­sí­si­ma tenien­do en cuen­ta la fila de pillas­tres que debie­ran par­ti­ci­par en el repar­to.

Los que con frío cere­bro y sen­ti­mien­tos gra­ní­ti­cos, gene­ran las cri­sis, las gue­rras, los crí­me­nes eco­ló­gi­cos… FMI, Ban­cos de todas las cala­ñas, gru­pos Bil­del­berg, tri­la­te­ra­les, OCDE (orga­ni­za­ción caver­ní­co­la para el desa­rro­llo del escla­vis­mo, que dice Tasio), agen­cias de rating y mafias cri­mi­na­les pare­jas…

¡A, como me repa­tea esa ale­gría obs­ce­na de la bol­sa, cuan­do los des­al­ma­dos gober­nan­tes legis­lan para estru­jar el estó­ma­go del pue­blo!

Es prác­ti­ca­men­te segu­ro que no habrá sufi­cien­te car­bón para ente­rrar a ellos y sus fecho­rías. Jus­ta­men­te las que están con­vir­tien­do el mun­do en un pla­ne­ta inha­bi­ta­ble, ‑una negra navi­dad- y a sus ciu­da­da­nos en escla­vos.

Y que sepan los mor­ta­les que mien­tras no los erra­di­que­mos de este mun­do, la huma­ni­dad segui­rá con terri­bles dolo­res de par­to y otras cala­mi­da­des…

¿Y si nos mete­mos con nues­tros demo­nios más pró­xi­mos? Esos que dicen ser nues­tros repre­sen­tan­tes ‑Zapa­te­ros, Rubal­ca­bas, San­zes, Lope­ces, furias y Bar­ci­nas-.

¿Por qué la mara ‑se ve que no se entera‑, les vota una y otra vez con esa iner­cia, que de puro estú­pi­da, asus­ta…?

¿Tan difí­cil es dar­se cuen­ta de que estos repre­sen­tan­tes son una mafia feti­chi­za­da, que solo rin­den cuen­ta a sí mis­mos, por lo que se corrom­pen con total impu­ni­dad?

¿Cómo somos unos ciu­da­da­nos tan imbé­ci­les que les per­mi­ti­mos pagas y pen­sio­nes blin­da­das ‑des­pués de que a noso­tros nos las dejan en el chasis‑, ponien­do una cara de puros e impo­ten­tes mer­lu­zos?

Ya pue­den can­tar bien “repan­chi­gaus” lo de la blan­ca navi­dad… Al menos, mien­tras noso­tros, los estú­pi­dos paga­nos, no los enclaus­tre­mos en sus cas­ti­llos con tone­la­das de car­bón… Ya pue­de tra­ba­jar nues­tro Olen­tze­ro…

Ya sabía­mos del cinis­mo y mal­dad de toda esta hez de oli­gar­cas y polí­ti­cos que orga­ni­zan el mun­do a su anto­jo.

Pero hoy el asun­to Wiki­leaks, está des­ta­pan­do muchas letri­nas de los esta­dos. Sabe­mos lo sufi­cien­te para, por ejem­plo, des­nu­dar al PSOE, al ente­ro ser­vi­cio de los intere­ses de EEUU en Espa­ña. Y cono­ce­mos algo, de la sór­di­da labor que arte­ra y sis­te­má­ti­ca­men­te han desa­rro­lla­do estos fal­sos socia­tas, con­tra el pue­blo vas­co. Sobre todo a par­tir de la tran­si­ción.

Enton­ces sur­ge la alar­ma en los pro­hom­bres de la oli­gar­quía y de la gober­nan­za. “Hay que prohi­bir que cier­tas infor­ma­cio­nes lle­guen al ciu­da­dano.”

¿Pero si serán chu­los e impos­to­res? ¿quien es un ser humano, para prohi­bir a otro el acce­so a la infor­ma­ción.?

¿No es aca­so, ya que la pren­sa ofi­cial está pros­ti­tuí­da, una espe­ran­za para el ciu­da­dano, que bien sea a tra­vés de Inter­net, Wiki­leaks , o cual­quier otro cau­ce, pue­da acce­der –irre­nun­cia­ble dere­cho humano‑, al cono­ci­mien­to de los agen­tes que gene­ran la corrup­ción?

Es la negra Navi­dad don­de los intere­ses de los que mue­ven los hilos de la socie­dad, deci­den que olvi­de­mos, nos ale­gre­mos y cele­bre­mos lo que sea por decre­to.

La cosa más inso­li­da­ria Jus­ta­men­te en una épo­ca en que supues­ta­men­te la soli­da­ri­dad debie­ra ser el autén­ti­co motor.

Con­du­ci­dos como borre­gos, hemos per­di­do el nor­te.

Decía Ella­cu­ría, “Nece­si­ta­mos una civi­li­za­ción de la pobre­za, que el motor no sea acu­mu­lar sino repar­tir.

Jus­ta­men­te, todo lo con­tra­rio a lo que están pro­po­nien­do y logran­do, ‑mien­tras siga­mos tole­ran­do- el expo­lio de las ren­tas de tra­ba­jo, tie­rras, bie­nes, públi­cos etc., etc. ¡O negra navi­dad!

Y todo esto, por­que el ciu­da­dano ha per­di­do su auto­es­ti­ma y olvi­da­do sus dere­chos.

El ciu­da­dano nun­ca debió tole­rar que las gran­des deci­sio­nes de los esta­dos, depen­die­ran del capri­cho de unos gober­nan­tes que han usur­pa­do lo que han con­ver­ti­do en un cota­rro. Es su par­ti­cu­lar patio de moni­po­dio, don­de tra­fi­can con lo divino y humano y sobre todo con el patri­mo­nio ciu­da­dano.

Bien ampa­ra­dos , por supues­to, por un sis­te­ma judi­cial don­de por dama de la jus­ti­cia han debi­do de ins­ta­lar algu­na rame­ra corrom­pi­da….

El ciu­da­dano tie­ne que recon­quis­tar el dere­cho, a que des­de su acti­va par­ti­ci­pa­ción, nin­gún gobierno demo­crá­ti­co tome por su cuen­ta nin­gu­na reso­lu­ción al mar­gen de la volun­tad ciu­da­da­na.

Mien­tras no lo con­si­ga, muchas negras navi­da­des ten­drá que sopor­tar esta ciu­da­da­nía abso­lu­ta­men­te des­nor­ta­da.

Tan negras como las de tan­tos jóve­nes vas­cos que por cul­ti­var el sen­ti­mien­to patrió­ti­co vas­co ‑un dere­cho irre­nun­cia­ble, tan digno como el sen­ti­mien­to espa­ñol- los valo­res demo­crá­ti­cos, han de pasar sus navi­da­des negras, en las cár­ce­les negras de la tor­tu­ra…

Navi­da­des negras, para todos los vas­cos que soña­mos con el esta­do sobe­ra­nos de nava­rra y no hemos con­se­gui­do toda­vía uni­fi­car pro­yec­tos. Sim­ples, pero ele­men­ta­les pro­yec­tos que nos man­ten­gan en pie ante pre­vi­si­bles deba­cles, espa­ño­las o euro­peas…

Nun­ca he sido un foro­fo, más que por razo­nes sen­ti­men­ta­les o esté­ti­cas, por esa inso­li­da­ri­dad que siem­pre me ha trans­mi­ti­do la bulla yan­qui, con ese meli­fluo tra­sun­to de la blan­ca navi­dad.

Hoy, con infi­ni­tas razo­nes más, la melo­día de Irving Beling me sabe a sadis­mo inhu­mano. ¡Ay ese estú­pi­do y per­ju­di­cial estu­pi­dis­mo grin­go!

La ver­dad, me sien­to más cómo­do con nues­tro car­bo­ne­ro, sin más pre­ten­sio­nes que echar unas risas y con­ten­tar la barri­ga de vez en cuan­do. Lue­go ya habla­re­mos del car­bón…

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *