Una igno­ra­da bata­lla por la vida- Angel Gue­rra Cabre­ra

La cola­bo­ra­ción médi­ca cuba­na con muchos de los paí­ses más empo­bre­ci­dos e igno­ra­dos del pla­ne­ta es un entra­ña­ble capí­tu­lo por escri­bir de la revo­lu­ción en la mayor de las Anti­llas. Sus ini­cios se remon­tan a los tem­pra­nos años 60 cuan­do ya había médi­cos inter­na­cio­na­lis­tas cuba­nos en varios paí­ses de Áfri­ca.

Pero fue has­ta déca­das des­pués que Cuba pudo dis­po­ner para este fin de una gran fuer­za de pro­fe­sio­na­les de la salud exce­len­te­men­te edu­ca­dos pues des­pués del triun­fo de la revo­lu­ción Esta­dos Uni­dos esti­mu­ló el éxo­do de la mitad de esos pro­fe­sio­na­les. De modo que hubo que for­mar ace­le­ra­da­men­te dece­nas de miles de tra­ba­ja­do­res de la medi­ci­na que pro­por­cio­na­ran una uni­ver­sa­li­za­ción de cali­dad de los ser­vi­cios reci­bi­dos gra­tui­ta­men­te por la pobla­ción cuba­na en lugar del sis­te­ma pre­rre­vo­lu­cio­na­rio de aten­ción eli­tis­ta y res­trin­gi­do a las áreas urba­nas.

La labor for­ma­ti­va hizo posi­ble enviar cola­bo­ra­do­res de la salud de mane­ra cre­cien­te a paí­ses sub­de­sa­rro­lla­dos, como es el caso ejem­plar, pero lejos de ser úni­co, de la Bri­ga­da Médi­ca Cuba­na (BMC) en Hai­tí, con­ver­ti­da en la fuer­za deci­si­va en el com­ba­te a la epi­de­mia de cóle­ra en la her­ma­na repú­bli­ca. El enor­me éxi­to de lograr menos de uno por cien­to de mor­ta­li­dad entre los pacien­tes aten­di­dos por la BMC, com­pa­ra­do con 3.2 de otras ins­ti­tu­cio­nes, sólo se expli­ca por la entre­ga sin reser­vas al pacien­te que pre­va­le­ce en la pro­fe­sión médi­ca en Cuba y por la lar­ga tra­di­ción de tra­ba­jo de cam­po de sus pro­fe­sio­na­les en las con­di­cio­nes geo­grá­fi­cas, cli­ma­to­ló­gi­cas y eco­nó­mi­co-socia­les más adver­sas, aun­que siem­pre liga­dos a la comu­ni­dad y con su apo­yo, prin­ci­pio fun­da­men­tal en que des­can­sa el pro­pio sis­te­ma de salud cubano. Un fac­tor muy impor­tan­te tam­bién es la fami­lia­ri­dad de la BMC con el terreno y la cul­tu­ra hai­tia­na y sus estre­chas rela­cio­nes con la pobla­ción, los minis­tros de cul­to, alcal­des, acti­vis­tas comu­ni­ta­rios y auto­ri­da­des sani­ta­rias nacio­na­les y de otros gru­pos inter­na­cio­na­les que le han pro­por­cio­na­do su pre­sen­cia duran­te 12 años en el país, don­de ya pue­den comu­ni­car­se con los pacien­tes en el patois hai­tiano.

La epi­de­mia de cóle­ra en Hai­tí es extre­ma­da­men­te ame­na­za­do­ra por su apa­ri­ción en un país des­tro­za­do por el terre­mo­to de enero de 2010, inun­da­do por el ciclón que lo aba­tió des­pués, que sufre la ausen­cia de la tan pro­cla­ma­da ayu­da inter­na­cio­nal y, por con­si­guien­te, del ini­cio de la recons­truc­ción. Fidel Cas­tro ha saca­do la cuen­ta de lo insig­ni­fi­can­te que resul­ta la cifra de 20 mil millo­nes cal­cu­la­da nece­sa­ria para la recons­truc­ción si se la com­pa­ra con el millón 500 mil millo­nes gas­ta­dos anual­men­te en armas y gue­rras. Pero quien conoz­ca la his­to­ria sabe que sería inge­nuo espe­rar ese apor­te de los paí­ses desa­rro­lla­dos ni siquie­ra en jus­ta retri­bu­ción al fabu­lo­so apor­te de la otro­ra colo­nia fran­ce­sa de Saint Domin­gue a la acu­mu­la­ción ori­gi­na­ria capi­ta­lis­ta y a la opu­len­cia de aque­llos. Exis­te, ade­más el gra­ve peli­gro de que esta epi­de­mia, de una cepa asiá­ti­ca des­co­no­ci­da en Amé­ri­ca Lati­na, se extien­da por la región.

En todo caso, el gobierno cubano deci­dió poner todos los recur­sos dis­po­ni­bles para enfren­tar de con­jun­to con las auto­ri­da­des hai­tia­nas y otras orga­ni­za­cio­nes la epi­de­mia que ya ha cobra­do más de 2.200 vidas y se pro­nos­ti­ca que podría infec­tar a 400 mil per­so­nas sólo en Hai­tí. Lue­go del incan­sa­ble tra­ba­jo ini­cial de la BMC en el enfren­ta­mien­to y labor de pro­fi­la­xis ante el mal, Cuba envió en refuer­zo a la Bri­ga­da Inter­na­cio­nal Henry Reeve, inte­gra­da por gra­dua­dos de varios paí­ses de la Escue­la Lati­no­ame­ri­ca­na de Medi­ci­na, así como per­so­nal médi­co y de enfer­me­ría cuba­nos, para un total de 1.200 pro­fe­sio­na­les que lle­ga­rá a todas las comu­nas, sufi­cien­te para derro­tar el mal en opi­nión de la direc­ción de la BMC.

El por­tal bri­tá­ni­co Worl­wi­de Health­ca­re at a Glan­ce inte­rrum­pió por un ins­tan­te el cie­go silen­cio mediá­ti­co sobre este gran com­ba­te del siglo XXI por la vida. Allí se lee: «Cuba sin hacer publi­ci­dad ha hecho más que nadie para ayu­dar a su vecino y ha coope­ra­do con Nacio­nes Uni­das en el envío de su per­so­nal a las zonas más difí­ci­les de ese país. Los médi­cos cuba­nos están en los luga­res don­de los médi­cos de habla ingle­sa jamás han con­se­gui­do lle­gar ni con gran­des sub­ven­cio­nes ‑los pue­blos de mon­ta­ña más afec­ta­dos- y en esos luga­res inclu­so han crea­do cen­tros esta­bles para el tra­ta­mien­to de la emer­gen­cia». Ya son nue­ve los gran­des Cen­tros de Aten­ción al Cóle­ra esta­ble­ci­dos por Cuba con apo­yo vene­zo­lano, y lle­ga­rán a 20.

© La Jor­na­da

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *