Etxe­rat lla­ma a Eus­kal Herria a que ilu­mi­ne sus calles el día 31

Etxe­rat, la aso­cia­ción de fami­lia­res de [email protected], [email protected][email protected] [email protected] ha hecho un lla­ma­mien­to a que se sal­ga a la calle el día 31 de diciem­bre, ulti­mo día del año, con velas para exi­gir que pue­dan retor­nar a casa, a Eus­kal Herria [email protected] [email protected], [email protected][email protected] [email protected]

En pala­bras de Etxe­rat, este acto pre­ten­der ser un ejem­plo de que pue­de ser una vía lumi­no­sa para la nor­ma­li­za­ción de Eus­kal Herria, que pasa inelu­di­ble­men­te por el retorno de tod2s [email protected] [email protected]

Jose Igna­zio Lopez de Luzu­ria­ga, miem­bro de Etxe­rat, ha decla­ra­do lo siguien­te:

Las per­so­nas aquí pre­sen­tes, no somos más que un peque­ña mues­tra de lo que es Etxe­rat. Miles de per­so­nas agru­pa­das en torno a la defen­sa de los dere­chos de sus fami­lia­res, ami­gos y ami­gas encar­ce­la­das en las pri­sio­nes de los Esta­dos espa­ñol y fran­cés, Por­tu­gal e Irlan­da. Nos une el sufri­mien­to, pero tam­bién el ansia de denun­ciar y dar tes­ti­mo­nio de la con­cul­ca­ción de dere­chos per­ma­nen­te que sufren nues­tros alle­ga­dos y alle­ga­das.

Un año más, la cruel polí­ti­ca peni­ten­cia­ria nos ha gol­pea­do con cru­de­za. La dis­per­sión sigue vigen­te, hemos sufri­do once acci­den­tes a lo lar­go del 2010, la Cade­na Per­pe­tua se ha segui­do apli­can­do, cin­co pre­sos con enfer­me­da­des que matan siguen en pri­sión, las situa­cio­nes de ais­la­mien­to y sole­dad se han recru­de­ci­do, los fami­lia­res hemos sido ata­ca­dos cuan­do nos diri­gía­mos a visi­tas, se han per­di­do cen­te­na­res de vis a vis por los cacheos y, por des­gra­cia, en medio de una per­se­cu­ción per­ma­nen­te tres exi­lia­dos polí­ti­cos han muer­to en el exi­lio.

En la jor­na­da de hoy que­re­mos rea­li­zar un lla­ma­mien­to muy espe­cial para el últi­mo día de este año 2010: El 31 de diciem­bre. Espe­ra­mos la lle­ga­da de un nue­vo año y tam­bién de una nue­va eta­pa. Una fase en la que la dis­per­sión, las situa­cio­nes extre­mas y, en defi­ni­ti­va, todos estos lar­gos y duros años que­den defi­ni­ti­va­men­te atrás. Espe­ra­mos que este 2010 sea el últi­mo año en el que tene­mos que denun­ciar la dis­per­sión y las situa­ción de extre­ma cruel­dad que pade­cen las y los pre­sos polí­ti­cos vas­cos y tam­bién sus fami­lia­res.

La leja­nía que supo­ne la dis­per­sión, la sole­dad que con­lle­va el ais­la­mien­to, el frío y la oscu­ri­dad son ele­men­tos que cuen­tan con un enor­me peso en nues­tras vidas. No obs­tan­te, que­re­mos rayos de luz que ilu­mi­nen una nue­va eta­pa. Una fase reno­va­da en la que de nin­gu­na mane­ra que­re­mos estar solos y solas. Que­re­mos a nues­tros fami­lia­res, ami­gos y ami­gas y en casa… Pero no se tra­ta de un anhe­lo nues­tro úni­ca­men­te, la socie­dad vas­ca lo ha deman­da­do en infi­ni­dad de oca­sio­nes.

Nos ha toca­do vivir las con­se­cuen­cias del con­flic­to de una for­ma cruel. Sin embar­go, este no es nues­tro des­tino, si no el de este pue­blo. El man­te­ner a nues­tros fami­lia­res y ami­gos pre­sos y pre­sas en pri­sión les per­ju­di­ca prin­ci­pal­men­te a ellos y ellas, pero a noso­tros y noso­tras tam­bién.

A pesar de ello no debe­mos olvi­dar una cosa: Man­te­ner el sufri­mien­to de nues­tros fami­lia­res supo­ne man­te­ner a este pue­blo en la vorá­gi­ne de un con­flic­to con con­se­cuen­cias muy gra­ves. Por tan­to, ade­más de ser nues­tro deseo, este pue­blo tie­ne la nece­si­dad de ter­mi­nar con las con­di­cio­nes extre­mas que pade­cen y les apli­can. Urge aca­bar con la dis­per­sión y el ais­la­mien­to. Urge que los pre­sos y pre­sas polí­ti­cas con enfer­me­da­des gra­ves e incu­ra­bles y aque­llos con lar­gas con­de­nas vean como las medi­das con­tra ellos y ellas son des­ac­ti­va­das.

El quin­qué se ha con­ver­ti­do en un sím­bo­lo de las y los fami­lia­res. Noso­tros y noso­tras, en cam­bio, que­re­mos que se con­vier­ta en un icono de este pue­blo. Que cada vela, ade­más de un anhe­lo, se con­vier­ta en un com­pro­mi­so. Por tan­to, ani­ma­mos a pren­der velas jun­to a noso­tros. Con los quin­qués en la mano, ilu­mi­ne­mos entre todos y todas el camino que trae­rá a las y los pre­sos y exi­lia­dos polí­ti­cos a casa. La polí­ti­ca peni­ten­cia­ria que se basa en la repre­sión y la uti­li­za­ción polí­ti­ca debe variar en 180 gra­dos y lo debe­mos hacer noso­tros: Poner fuer­za en nues­tra rei­vin­di­ca­ción y recla­mar la defen­sa de sus dere­chos para repa­triar­los de una vez. Con velas en la mano, ilu­mi­ne­nos las calles de Eus­kal Herria el pró­xi­mo 31 de diciem­bre. Por­que les que­re­mos en casa.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *