El ries­go de muer­te por bolí­gra­fo aumen­ta con el bien­es­tar- Mikel Arizaleta

Leí hace unos días una sería y sabia refle­xión de Harald Mar­tens­tein en Zeit Maga­zin. Me pare­ció un frag­men­to de Sein und Zeit de Mar­tín Heidegger.

Escri­bía que las sema­nas pasa­das fue­ron terro­rí­fi­cas. Siem­pre que enchu­fa­ba la tele­vi­sión veía al minis­tro de Inte­rior, que con ges­to adus­to habla­ba sobre aten­ta­dos terro­ris­tas. Dijo que, ante todo, hay que guar­dar la cal­ma. La cal­ma: muy impor­tan­te. Pero si sobre todo hay que man­te­ner la cal­ma ¿cómo hay sen­ta­dos de mane­ra inin­te­rrum­pi­da hom­bres tan preo­cu­pa­dos en el estu­dio de televisión?

Por suer­te has­ta el final de la redac­ción de esta colum­na no pasó nada.

Toma­ron la pala­bra cien­tí­fi­cos, que han cal­cu­la­do el ries­go del terro­ris­mo. El ries­go esta­dís­ti­co en un país occi­den­tal de morir de una bom­ba terro­ris­ta es menor que el ries­go de atra­gan­tar­se con la par­te de un bolí­gra­fo. Está com­pro­ba­do que todos los años mue­ren atra­gan­ta­dos 300 per­so­nas por inge­rir algu­na par­te del bolí­gra­fo. Lo que encie­rra un ries­go cua­tro veces mayor que el de ser aba­ti­do por un rayo. Hay que con­si­de­rar tam­bién que en muchas par­tes del mun­do, hablo de las par­tes pobres, por ejem­plo de la zona del Sahel, hay muy pocos bolí­gra­fos. El ries­go de muer­te por bolí­gra­fo por tan­to cre­ce con el bien­es­tar. Paí­ses como Ale­ma­nia corren peli­gro. En los paí­ses ricos los bolí­gra­fos son tam­bién más gran­des y grue­sos y poseen más ele­men­tos que en la zona del Sahel. A pesar de todo exis­te una con­si­de­ra­ble cifra des­co­no­ci­da, diría­mos negra. Recien­te­men­te hablé con el foren­se Michael Tso­kos. Él cri­ti­ca que en Ale­ma­nia se hacen pocas autop­sias y a menu­do se cer­ti­fi­ca erró­nea­men­te la cau­sa de la muer­te. Dice Tso­kos, como médi­co se acu­de a la lla­ma­da ante la muer­te de un anciano, y se pien­sa que ha muer­to de vie­jo. Era mayor. En reali­dad esta per­so­na hubie­ra podi­do vivir algu­nos años más, pero él por des­cui­do o con inten­ción de sui­ci­dar­se se ha tra­ga­do un tro­zo de bolí­gra­fo. Des­de que ya no se fuma tan­to más exfu­ma­do­res chu­pan sus bolí­gra­fos. Es un hecho. Por lo que es segu­ro que habrá alguien que en lugar de morir por fumar mori­rá por bolí­gra­fo. Con toda garan­tía se pue­de decir que no son sólo 300 sino 500 o inclu­so 1000 los muer­tos por bolígrafo.

¿Pien­san que es humor negro o mera iro­nía? ¡Son muer­tos de ver­dad! Numé­ri­ca­men­te tan muer­tos como los demás. Sin duda que el núme­ro de muer­tos por terror sería mayor y aumen­ta­ría con­si­de­ra­ble­men­te la cifra de muer­tos por bolí­gra­fo si no se com­ba­tie­ra esta­tal­men­te el terror. Yo no me río de las medi­das anti­te­rro­ris­tas inte­li­gen­tes, sólo que encuen­tro pere­gri­na nues­tra sen­sa­ción de ries­go. Una vez ana­li­za­da la segu­ri­dad en nues­tra socie­dad, en nues­tras escue­las se debe­ría expli­car al ini­cio sobre el rec­to uso del bolí­gra­fo. Habría que acre­cen­tar las exi­gen­cias de segu­ri­dad en la indus­tria del bolí­gra­fo, qui­zá es tam­bién jus­to un gra­va­men eco­nó­mi­co según ingre­sos por bolí­gra­fos dis­po­ni­bles, exi­mien­do a los hote­le­ros. Sobre todo Beck­mann, May­brit Ill­ner y Anne Will, estos pre­sen­ta­do­res de tele­vi­sión, debe­rían pro­po­ner a deba­te como tema: “Los bolis ase­si­nos. La muer­te, que se asien­ta en la tin­ta. Una gua­da­ña que pue­de escri­bir”. Vis­to des­de la mera esta­dís­ti­ca ten­dría tan­to sen­ti­do como una ter­tu­lia tele­vi­si­va sobre terrorismo.

¿Por qué no lo hacen? No es sexi y la gen­te no quie­re ver esto. Y esto es pre­ci­sa­men­te lo dia­bó­li­co y tai­ma­do del bolí­gra­fo, que no sólo es un ase­sino de per­so­nas sino tam­bién un ase­sino de cuo­tas. Pero tam­bién aquí vale aque­llo de: sobre todo man­ten­ga­mos la calma.

Mikel Ari­za­le­ta, 17 827 048 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.