El eus­ka­ra con­tra el pro­gre­so- Mai­te Soroa

El últi­mo infor­me Pisa, que eva­lúa el gra­do de cono­ci­mien­tos de los alum­nos les está dan­do a los de la fachenda.

Ayer leía en «Eus­ka­di Infor­ma­ción Glo­bal» un jugo­so artícu­lo de su direc­tor, Raúl Gon­zá­lez Zorri­lla, en el que expli­ca­ba con cla­ri­dad los males que pro­vo­ca el euskara.

Cons­ta­ta­ba que los alum­nos vas­cos andan mejor en letras y mate­má­ti­cas y plan­tea­ba la cues­tión: «Adi­vi­nar a qué se debe este retro­ce­so es una cues­tión cla­ve, ya que una for­ma­ción cien­tí­fi­ca ade­cua­da de los ciu­da­da­nos más jóve­nes es tras­cen­den­tal para el futu­ro de cual­quier socie­dad y, sobre todo, resul­ta fun­da­men­tal para eli­mi­nar las muchas fal­sas creen­cias y mitos extra­ños con los que des­de múl­ti­ples fren­tes se ata­ca al pen­sa­mien­to moderno e ilustrado».

A par­tir de ahí se des­pa­rra­ma­ba: «De hecho, el País Vas­co es una de las comu­ni­da­des espa­ño­les más azo­ta­da por los más varia­dos movi­mien­tos irra­cio­na­lis­tas, maqui­nis­tas y acien­tí­fi­cos que, en algu­nos casos ava­la­dos por la ban­da terro­ris­ta ETA, han con­se­gui­do que poner en mar­cha en esta región cual­quier ini­cia­ti­va de pro­gre­so y desa­rro­llo sea una autén­ti­ca tarea de héroes».

Y ¿de quién es la cul­pa? Pues del eus­ka­ra, cla­ro: «el menor tiem­po que los chi­cos y chi­cas del País Vas­co dedi­can al estu­dio de las cien­cias, como con­se­cuen­cia de la pre­sión ejer­ci­da por la impo­si­ción de una edu­ca­ción bilin­güe». O sea que apren­der la len­gua pro­pia del país don­de se vive es un retro­ce­so. Curio­so, ¿ver­dad?

Y pro­po­ne su pro­pia solu­ción: «la úni­ca solu­ción que hay para paliar esta igno­ran­cia cien­tí­fi­ca de los estu­dian­tes vas­cos, con­se­cuen­cia de la exi­gen­cia nacio­na­lis­ta de edu­car en eus­ke­ra: la libre elec­ción de los padres del idio­ma en el que van a for­mar­se sus hijos. Sola­men­te de esta mane­ra, con los niños for­mán­do­se en su idio­ma materno, se con­se­gui­rá tiem­po sufi­cien­te para la mejo­ra de la for­ma­ción en cien­cias de los más jóve­nes, para poten­ciar otras com­pe­ten­cias tam­bién coar­ta­das por la impo­si­ción bilin­güe y para poner en mar­cha un pro­gra­ma serio y sóli­do de ense­ñan­za de inglés en las aulas de Euskadi».

¡Ah, el inglés no res­ta tiempo!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.