Abrir paso a las más pro­fun­das y ver­da­de­ras refor­mas – Géne­ro con cla­se

Pró­lo­go del libro La Mujer, El Esta­do y la Revo­lu­ción de Wendy Z. Gold­man

Andrea D’A­tri

Pró­lo­go del libro La Mujer, El Esta­do y la Revo­lu­ción de Wendy Z. Gold­man
“Habría que con­si­de­rar irre­mi­si­ble­men­te per­di­dos a aque­llos comu­nis­tas que ima­gi­na­ran que se pue­de con­su­mar una empre­sa de alcan­ce his­tó­ri­co mun­dial, como la de esta­ble­cer las bases de una eco­no­mía socia­lis­ta (sobre todo en un país de peque­ños cam­pe­si­nos), sin erro­res, sin retro­ce­sos, sin reco­men­zar de nue­vo múl­ti­ples veces tareas inaca­ba­das o mal eje­cu­ta­das. No están per­di­dos (y con mucha pro­ba­bi­li­dad no sucum­bi­rán) los comu­nis­tas que no se dejen arras­trar por las ilu­sio­nes ni por el des­áni­mo, y que con­ser­ven la fuer­za y la fle­xi­bi­li­dad nece­sa­ria para reco­men­zar des­de cero y con­sa­grar­se a una de las tareas más difí­ci­les.” Lenin, 1922

“Todo el que se incli­na ante los hechos con­su­ma­dos es inca­paz de pre­pa­rar el por­ve­nir.” Trotsky, 1936

I

Rusia –el esla­bón más débil de la cade­na de paí­ses impe­ria­lis­tas- lle­gó a la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do, antes que los paí­ses avan­za­dos. Refor­mas pro­fun­das que se pro­me­tían en las demo­cra­cias más avan­za­das de Occi­den­te, se plas­ma­ron en la nación más atra­sa­da de Euro­pa, empu­ján­do­la vio­len­ta­men­te a ocu­par un pues­to de van­guar­dia en la his­to­ria mun­dial. Pero su atra­so eco­nó­mi­co y cul­tu­ral, jun­to con la derro­ta del movi­mien­to obre­ro de los paí­ses avan­za­dos, eran fuer­zas pode­ro­sas que se eri­gían entre el momen­to ini­cial de la revo­lu­ción y el obje­ti­vo final del socia­lis­mo.

La direc­ción del Par­ti­do Bol­che­vi­que esta­ba con­ven­ci­da de que sólo una revo­lu­ción triun­fan­te en el seno de la moder­na Euro­pa impul­sa­ría nue­va­men­te las fuer­zas ago­ta­das del pro­le­ta­ria­do ruso y de su eco­no­mía arra­sa­da por el esfuer­zo béli­co, per­mi­tien­do ele­var el nivel cul­tu­ral de las masas que, duran­te siglos, se vie­ron ate­na­za­das por el zaris­mo, la supers­ti­ción y los patriar­cas de la Igle­sia Orto­do­xa. “No cabe duda que la revo­lu­ción socia­lis­ta en Euro­pa debe esta­llar y esta­lla­rá.

Todas nues­tras espe­ran­zas en la vic­to­ria defi­ni­ti­va del socia­lis­mo se fun­dan pre­ci­sa­men­te en esta segu­ri­dad y en esta pre­vi­sión cien­tí­fi­ca”, escri­bía Lenin, en enero de 1918. (1) Es cier­to que, como seña­la Isaac Deu­ts­cher, “los bol­che­vi­ques hicie­ron su Revo­lu­ción de Octu­bre de 1917 con la con­vic­ción de que lo que ellos habían ini­cia­do era ‘el sal­to de la huma­ni­dad del rei­no de la nece­si­dad al rei­no de la liber­tad’. Vie­ron al orden bur­gués disol­vién­do­se y a la socie­dad cla­sis­ta derrum­bán­do­se en todo el mun­do, no sólo en Rusia.”(2) Pero el país exhaus­to por su par­ti­ci­pa­ción en la gue­rra impe­ria­lis­ta, tuvo que pasar por “una gue­rra civil fran­ca y encar­ni­za­da” en la que “la vida eco­nó­mi­ca se subor­di­nó por com­ple­to a las nece­si­da­des del frente.”(3)

Entre 1918 y 1921, cuan­do el fla­man­te esta­do obre­ro vivió el perío­do cono­ci­do como “comu­nis­mo de gue­rra”, los esfuer­zos se con­cen­tra­ron en la indus­tria mili­tar y en com­ba­tir el ham­bre que aso­la­ba las ciu­da­des: “una regla­men­ta­ción del con­su­mo en una for­ta­le­za sitia­da”, dirá Trotsky.(4) Mien­tras tan­to, la revo­lu­ción era derro­ta­da en la avan­za­da Ale­ma­nia y las fuer­zas con­ser­va­do­ras del anti­guo orden euro­peo recu­pe­ra­ban cier­to equi­li­brio. En toda Rusia, la indus­tria pro­du­cía menos de una quin­ta par­te de lo que había pro­du­ci­do antes de la gue­rra impe­ria­lis­ta; Mos­cú con­ta­ba con la mitad de pobla­ción que antes de la con­tien­da, Petro­gra­do con ape­nas un ter­cio. A prin­ci­pios de 1919, el pro­yec­to de la reac­ción euro­pea de rodear a la nacien­te repú­bli­ca de los soviets se pue­de decir que había sido con­su­ma­do: al oes­te, ase­dia­ban el ejér­ci­to ale­mán y la flo­ta ingle­sa, los che­co­es­lo­va­cos y las tro­pas blan­cas coman­da­das por Kol­chak; al nor­te, tro­pas ingle­sas, fran­ce­sas, ame­ri­ca­nas y ser­bias; al sur, fran­ce­ses, ingle­ses y el ejér­ci­to blan­co coman­da­do por Deni­kin; al este, los japo­ne­ses y los jefes cosa­cos, anti­guas cabe­zas de las fuer­zas repre­si­vas impe­ria­les.

En medio de esta situa­ción, la expec­ta­ti­va de los diri­gen­tes bol­che­vi­ques en la revo­lu­ción ale­ma­na no era una mera enso­ña­ción de líde­res tras­no­cha­dos: si el poder sovié­ti­co se había sos­te­ni­do en sus pri­me­ros meses, se lo debía al pro­le­ta­ria­do euro­peo, don­de se des­ta­ca­ba la heroi­ca cla­se obre­ra ger­ma­na que –envuel­ta en el dra­ma de la gue­rra impe­ria­lis­ta y ves­ti­da con los uni­for­mes de mari­ne­ros y sol­da­dos- había derro­ca­do al Reich. El des­tino de la revo­lu­ción rusa, para Lenin y Trotsky, se encon­tra­ba ata­do indi­so­lu­ble­men­te a la reso­lu­ción que, final­men­te, tuvie­ra esta monu­men­tal bata­lla de cla­ses en uno de los paí­ses capi­ta­lis­tas más avan­za­dos de la época.(5)

Y sin embar­go, en medio de esta situa­ción dra­má­ti­ca que nubla­ba el hori­zon­te de la Rusia sovié­ti­ca, hacién­do­le temer a los revo­lu­cio­na­rios un casi segu­ro retro­ce­so en las posi­cio­nes con­quis­ta­das, redo­bla­ron la apues­ta y el pri­mer esta­do obre­ro de la his­to­ria se pro­ve­yó de una legis­la­ción par­ti­cu­lar­men­te van­guar­dis­ta. “El régi­men sovié­ti­co no tenía aún un mes de exis­ten­cia cuan­do publi­có un decre­to que el gobierno pro­vi­sio­nal no había sido capaz de ela­bo­rar a los ocho meses de estar en el poder: la ley del divor­cio y más par­ti­cu­lar­men­te el divor­cio por con­sen­ti­mien­to mutuo. Casi al mis­mo tiem­po el matri­mo­nio civil reem­pla­zó al reli­gio­so. (…). El fin de esta refor­ma, según uno de los prin­ci­pa­les legis­la­do­res de la épo­ca con­sis­tía en trans­for­mar una ins­ti­tu­ción que ‘ha de dejar de ser una jau­la don­de los espo­sos tie­nen que vivir a la fuerza.’”(6)

El his­to­ria­dor Hen­ri Cham­bre seña­la que la legis­la­ción sovié­ti­ca se some­tía a dos prin­ci­pios fun­da­men­ta­les: “la eman­ci­pa­ción de la mujer y la des­apa­ri­ción de la des­igual­dad de dere­chos entre el hijo natu­ral y el hijo legítimo.”(7) Es la mis­ma apre­cia­ción de Wendy Z. Gold­man, que ya des­de las pri­me­ras pági­nas de La mujer, el Esta­do y la Revo­lu­ción indi­ca que, “des­de una pers­pec­ti­va com­pa­ra­ti­va, el Códi­go de 1918 se ade­lan­ta­ba nota­ble­men­te a su épo­ca. No se ha pro­mul­ga­do nin­gu­na legis­la­ción simi­lar con res­pec­to a la igual­dad de géne­ro, el divor­cio, la legi­ti­mi­dad y la pro­pie­dad ni en Amé­ri­ca ni en Euro­pa. Sin embar­go, a pesar de las inno­va­cio­nes radi­ca­les del Códi­go, los juris­tas seña­la­ron rápi­da­men­te ‘que esta legis­la­ción no es socia­lis­ta, sino legis­la­ción para la era tran­si­cio­nal’. Ya que este Códi­go pre­ser­va­ba el regis­tro matri­mo­nial, la pen­sión ali­men­ti­cia, el sub­si­dio de meno­res y otras dis­po­si­cio­nes rela­cio­na­das con la nece­si­dad per­sis­ten­te aun­que tran­si­to­ria de la uni­dad fami­liar. Como mar­xis­tas, los juris­tas esta­ban en la posi­ción extra­ña de crear leyes que creían que pron­to se con­ver­ti­rían en irre­le­van­tes.”

II

No sólo la revo­lu­ción, sino tam­bién la gue­rra mun­dial, la gue­rra civil, las sequías y las pla­gas habían tras­to­ca­do de pies a cabe­za a la vie­ja Rusia, ago­tan­do o liqui­dan­do las fuer­zas de todas las cla­ses socia­les que habían lucha­do entre sí. El ham­bre se hizo endé­mi­ca y esto debi­li­tó y des­mo­ra­li­zó a la cla­se obre­ra. A ello se suma­ba el sufri­mien­to pro­vo­ca­do por el frío y la fal­ta de com­bus­ti­ble. Las epi­de­mias se pro­pa­ga­ban fácil­men­te: entre 1918 y 1919, un millón y medio de per­so­nas murió como con­se­cuen­cia del tifus. Para fines de 1920, sólo las enfer­me­da­des, el ham­bre y las bajas tem­pe­ra­tu­ras mata­ron a 7 millo­nes y medio de rusos, cuan­do la gue­rra se había cobra­do 4 millo­nes de víc­ti­mas.

Milla­res de niñas y niños vaga­ban por las calles, en bus­ca de un men­dru­go de pan para sobre­vi­vir. Eran los huér­fa­nos de la gue­rra, de la revo­lu­ción y de las ham­bru­nas que cons­ti­tu­ye­ron un fenó­meno social de difí­cil reso­lu­ción para el nacien­te esta­do obre­ro: el bes­pri­zor­nost’, los niños de la calle, acos­tum­bra­dos al pilla­je y el vaga­bun­deo, la vida dura y los rudos tra­tos de auto­ri­da­des y fun­cio­na­rios que, cuan­do se incen­ti­va la eco­no­mía agrí­co­la, son envia­dos al cam­po. “En 1925, el edu­ca­dor T. E. Sega­lov apli­có el famo­so comen­ta­rio de Fou­rier a las muje­res y los niños. Escri­bió, ‘La for­ma en que una socie­dad dada pro­te­ge a la niñez refle­ja su nivel eco­nó­mi­co y cul­tu­ral exis­ten­te’. En la Unión Sovié­ti­ca de 1926, 19.000 niños sin hogar eran expul­sa­dos de los hoga­res finan­cia­dos por el Esta­do y colo­ca­dos en hoga­res cam­pe­si­nos exten­di­dos para sem­brar con un ara­do de made­ra ances­tral y para cose­char con hoz y gua­da­ña”, des­cri­be Gold­man.

Y sin embar­go, mien­tras las medi­das extre­mas del fla­man­te gobierno obre­ro no ati­na­ban a dar con las mejo­res solu­cio­nes para seme­jan­te fla­ge­lo, en medio de la cri­sis eco­nó­mi­ca, algu­nas de las inno­va­cio­nes intro­du­ci­das por ese mis­mo poder sovié­ti­co pre­pa­ra­ban una inmen­sa revo­lu­ción peda­gó­gi­ca sin ante­ce­den­tes: todos los ciu­da­da­nos que supie­ran leer y escri­bir fue­ron movi­li­za­dos en un gigan­tes­co plan de alfa­be­ti­za­ción; se publi­ca­ron colec­cio­nes popu­la­res de los clá­si­cos para ser ven­di­dos a pre­cio de cos­to; se esta­ble­ció la esco­la­ri­dad mix­ta y se le dio, a la edu­ca­ción, un carác­ter poli­téc­ni­co y colec­ti­vo. Con una anti­ci­pa­ción his­tó­ri­ca visio­na­ria, la revo­lu­ción pro­le­ta­ria abo­lió los exá­me­nes y decre­tó que las escue­las fue­ran regi­das por un con­se­jo del que for­ma­ban par­te los tra­ba­ja­do­res del esta­ble­ci­mien­to, los repre­sen­tan­tes de las orga­ni­za­cio­nes obre­ras loca­les y los estu­dian­tes mayo­res de doce años. Bas­ta­ron pocos meses de poder obre­ro, para que se pro­cla­ma­ra la gra­tui­dad de la ense­ñan­za uni­ver­si­ta­ria. ¡Allí sí podría decir­se que la ima­gi­na­ción estu­vo en el poder!

Pero las revo­lu­cio­nes son algo muy real, que tie­ne que lidiar con las con­di­cio­nes mate­ria­les exis­ten­tes para trans­for­mar­lo todo radi­cal­men­te. Y eso inclu­ye con­tra­dic­cio­nes des­ga­rran­tes. En esas con­tra­dic­cio­nes vio­len­tas, la revo­lu­ción se esfor­za­ba por abrir­se paso: libros bara­tos des­ti­na­dos a alfa­be­ti­zar a millo­nes, muchos de los cua­les ter­mi­na­ban que­ma­dos para gua­re­cer a sus des­ti­na­ta­rios del frío, ante la esca­sez de com­bus­ti­ble.

III

Para 1921, la eco­no­mía del joven esta­do sovié­ti­co esta­ba devas­ta­da. “No somos lo sufi­cien­te­men­te civi­li­za­dos para el socia­lis­mo”, había seña­la­do Lenin, refi­rién­do­se al atra­so indus­trial, la baja pobla­ción urba­na y la pre­pon­de­ran­cia del cam­po en la eco­no­mía del esta­do. Enton­ces pro­po­ne impul­sar la Nue­va Polí­ti­ca Eco­nó­mi­ca (NEP), bajo la cual se res­tau­ra­ba la pro­pie­dad pri­va­da de la pro­duc­ción en algu­nos sec­to­res agrí­co­las y se libe­ra­ban las res­tric­cio­nes comer­cia­les con el extran­je­ro: por medio de la intro­duc­ción con­tro­la­da de cier­tos meca­nis­mos del mer­ca­do, se bus­ca­ba revi­ta­li­zar la eco­no­mía que se encon­tra­ba en rui­nas. Entre­tan­to, el gobierno ale­mán repri­mía bru­tal­men­te el levan­ta­mien­to de los obre­ros enca­be­za­do por el Par­ti­do Comu­nis­ta, debi­li­tan­do las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias en Euro­pa y aumen­tan­do el ais­la­mien­to de la Rusia sovié­ti­ca.

Con la NEP, tam­bién hay que seña­lar que emer­gió una nue­va e inci­pien­te cla­se media, que apro­ve­chó la oca­sión en bene­fi­cio pro­pio. En 1922, la cose­cha alcan­zó las tres cuar­tas par­tes de la pro­duc­ción nor­mal ante­rior a la gue­rra; pero mien­tras los nepis­tas aumen­ta­ban su poder social y eco­nó­mi­co, la cla­se obre­ra indus­trial –prin­ci­pal pro­ta­go­nis­ta de la revo­lu­ción vic­to­rio­sa- se veía diez­ma­da: su van­guar­dia, poli­ti­za­da y vale­ro­sa, había sucum­bi­do en la gue­rra civil, otros tan­tos habían asu­mi­do res­pon­sa­bi­li­da­des como fun­cio­na­rios del nacien­te esta­do sovié­ti­co, asi­mi­lán­do­se al ambien­te buro­crá­ti­co; miles de pro­le­ta­rios aban­do­na­ron las ciu­da­des –duran­te las ham­bru­nas- y regre­sa­ron al cam­po de don­de eran ori­gi­na­rios. La indus­tria no tenía el mis­mo rit­mo de recu­pe­ra­ción que el cam­po: la indus­tria pesa­da esta­ba para­li­za­da y los nive­les de pro­duc­ción de la indus­tria lige­ra eran ape­nas un cuar­to de los alcan­za­dos en la pre­gue­rra.

No es difí­cil ima­gi­nar que, bajo estas cir­cuns­tan­cias, tam­bién cam­bia­ra la com­po­si­ción social del Par­ti­do Bol­che­vi­que. “A prin­ci­pios de 1917 no tenía más de 23.000 miem­bros en toda Rusia. Duran­te la revo­lu­ción la mili­tan­cia se tri­pli­có y cua­dru­pli­có. En el perío­do cul­mi­nan­te de la gue­rra civil, en 1919, un cuar­to de millón de per­so­nas habían ingre­sa­do en sus filas. Este cre­ci­mien­to refle­ja­ba la genui­na atrac­ción que el par­ti­do ejer­cía sobre la cla­se obre­ra. Entre 1919 y 1922, la mili­tan­cia se tri­pli­có una vez más, aumen­tan­do de 250.000 a 700.000 miem­bros. La mayor par­te de este cre­ci­mien­to, sin embar­go, ya era espu­rio. Los opor­tu­nis­tas se vol­ca­ban en alud sobre el cam­po de los ven­ce­do­res. El par­ti­do tenía que lle­nar innu­me­ra­bles pues­tos en el gobierno, la indus­tria, los sin­di­ca­tos, etc., y era ven­ta­jo­so lle­nar­los con per­so­nas que acep­ta­ran la dis­ci­pli­na par­ti­da­ria. En esta masa de recién lle­ga­dos, los bol­che­vi­ques autén­ti­cos que­da­ron redu­ci­dos a una peque­ña minoría.”(8)

Todo esto iba acon­te­cien­do mien­tras Lenin sufría su pri­mer infar­to cere­bral en mayo de 1922, que lo ale­jó momen­tá­nea­men­te de las fun­cio­nes al fren­te del Par­ti­do Bol­che­vi­que, has­ta su segun­do infar­to, en diciem­bre, des­pués del cual tuvo que reti­rar­se de la acti­vi­dad públi­ca com­ple­ta­men­te. En ese mis­mo año, Sta­lin es nom­bra­do secre­ta­rio gene­ral del par­ti­do. Más tar­de, des­pués de un ter­cer ata­que, Lenin per­dió el habla, que­dó pos­tra­do y murió el 21 de enero de 1924. Pero en estos últi­mos meses de vida, con sus fuer­zas diez­ma­das por la enfer­me­dad, Lenin libró su últi­mo com­ba­te por la res­ti­tu­ción del mono­po­lio del comer­cio exte­rior, abo­li­do en 1922; con­tra la opre­sión de las nacio­na­li­da­des y con­tra la buro­cra­cia que empe­za­ba a roer la orga­ni­za­ción del Par­ti­do Bol­che­vi­que y el esta­do sovié­ti­co. “Fuer­zas colo­sa­les se habían pues­to en movi­mien­to: las del ase­dio impe­ria­lis­ta, las de una bur­gue­sía agra­ria que resur­gía una y otra vez, las de una buro­cra­cia capi­lar que iba insi­nuán­do­se en todos los engra­na­jes del apa­ra­to admi­nis­tra­ti­vo. No obs­tan­te, Lenin, has­ta su últi­mo alien­to, sigue apos­tan­do a favor de la cons­cien­cia de la van­guar­dia, (…). Cuan­do el pro­pio par­ti­do se reve­la con­ta­mi­na­do por el virus buro­crá­ti­co, Lenin no renun­cia a su pro­pó­si­to. Se diri­ge a la van­guar­dia de la van­guar­dia, a lo que de sano pue­da aún sub­sis­tir en la direc­ción del par­ti­do. (…). El año 1923 cer­ti­fi­ca el fin de la cri­sis revo­lu­cio­na­ria que, a lo lar­go de cin­co años, ha sacu­di­do toda Euro­pa. Has­ta enton­ces, la joven revo­lu­ción rusa ha resis­ti­do, afe­rra­da a la espe­ran­za de una revo­lu­ción vic­to­rio­sa en Ale­ma­nia, sin la cual su pro­pio futu­ro resul­ta­ba teó­ri­ca­men­te impen­sa­ble. El fra­ca­so del Octu­bre ale­mán des­pe­ja el camino para el futu­ro ascen­so del nazis­mo y cons­ti­tu­ye el pre­lu­dio de la derro­ta de la Opo­si­ción de izquier­das en Rusia. La buro­cra­cia teo­ri­za ese ais­la­mien­to dura­de­ro y se dis­po­ne a ence­rrar la revo­lu­ción en las fron­te­ras del ‘socia­lis­mo en un solo país’. Esa tra­yec­to­ria con­tra­di­ce, sin lugar a dudas, toda la his­to­ria y la edu­ca­ción del par­ti­do. Pero, tras la gue­rra civil, ¿qué es lo que per­ma­ne­ce toda­vía en pie del par­ti­do y de sus rela­cio­nes con las masas? La mitad del pro­le­ta­ria­do indus­trial se ha esfu­ma­do. (…). Enfren­ta­do a las fuer­zas des­bo­ca­das de la his­to­ria, des­de su lecho, Lenin pro­po­ne a Trotsky un pac­to para jugar una últi­ma baza con­tra la buro­cra­cia.” (9) Pero la buro­cra­cia encon­tra­ba sus raí­ces en la derro­ta de la revo­lu­ción inter­na­cio­nal y el atra­so social, eco­nó­mi­co y cul­tu­ral de Rusia.

Para las muje­res, este perío­do tra­jo un aumen­to del índi­ce de des­ocu­pa­ción y una visi­ble­men­te mayor can­ti­dad de tra­ba­ja­do­ras urba­nas en situa­ción de pros­ti­tu­ción. Como se reve­la en la minu­cio­sa inves­ti­ga­ción de Wendy Z. Gold­man, el 86% de las muje­res en esta situa­ción, para los años ’20, eran obre­ras o cuen­ta­pro­pis­tas (modis­tas, arte­sa­nas). Eran las tra­ba­ja­do­ras expul­sa­das de la pro­duc­ción, que veían redu­cir­se los ser­vi­cios gra­tui­tos de guar­de­rías y de hoga­res para madres sol­te­ras, empu­ja­das a la pros­ti­tu­ción por el ham­bre y la mise­ria rei­nan­tes.

Sin embar­go, las difi­cul­ta­des no eran óbi­ce para un pen­sa­mien­to audaz de los diri­gen­tes bol­che­vi­ques, que sobre­vo­la­ba por enci­ma de los aprie­tos que impo­nía la reali­dad: “No cabe la más lige­ra duda de que, aun al nivel de nues­tra eco­no­mía actual, podría­mos con­ce­der un lugar mucho más impor­tan­te a la crí­ti­ca, a la ini­cia­ti­va y a la razón. Ésa es pre­ci­sa­men­te una de las tareas de la épo­ca. Resul­ta más evi­den­te aun que la trans­for­ma­ción radi­cal de la vida (la eman­ci­pa­ción de la mujer de la escla­vi­tud domés­ti­ca, la edu­ca­ción públi­ca de los niños, la abo­li­ción del cons­tre­ñi­mien­to eco­nó­mi­co que pesa sobre el matri­mo­nio, etc.) no avan­za­rá sino a la par de la acu­mu­la­ción social y del pre­do­mi­nio cre­cien­te de las fuer­zas eco­nó­mi­cas socia­lis­tas sobre las del capi­ta­lis­mo”, seña­la­ba Trotsky en 1923. Y más ade­lan­te insis­te en el papel revo­lu­cio­na­rio de la crea­ti­vi­dad colec­ti­va para la trans­for­ma­ción de las cos­tum­bres: “Cada for­ma nue­va (…) debe ser con­sig­na­da por la pren­sa y lle­va­da a cono­ci­mien­to públi­co, a fin de esti­mu­lar la ima­gi­na­ción y el inte­rés de todos y dar el impul­so nece­sa­rio para pró­xi­mas crea­cio­nes colec­ti­vas en lo refe­ren­te a las nue­vas cos­tum­bres. (…). No toda inven­ción es exi­to­sa, no todo pro­yec­to es via­ble. ¿Qué impor­ta? La elec­ción ade­cua­da lle­ga­rá en el momen­to opor­tuno. La nue­va vida adop­ta­rá las for­mas más aco­mo­da­das a su pro­pio sen­tir. El resul­ta­do será una vida más rica, más amplia, más lle­na de color y armonía.”(10)
La vida pri­va­da era un obje­ti­vo de la revo­lu­ción en cur­so, como si aque­lla otra con­sig­na de que “lo per­so­nal es polí­ti­co”, levan­ta­da por las femi­nis­tas de los años ’70, se encon­tra­ra anti­ci­pa­da en las ideas que el bol­che­vis­mo tenía sobre la eman­ci­pa­ción de las muje­res: “la pri­me­ra tarea, la más pro­fun­da y urgen­te, es la de rom­per el silen­cio que rodea a los pro­ble­mas de la vida cotidiana.”(11) ¡Qué leja­nas estas pala­bras de las glo­ri­fi­ca­cio­nes que, poco tiem­po des­pués, la buro­cra­cia gober­nan­te hacía de sus pro­pias con­ce­sio­nes a la ideo­lo­gía patriar­cal peque­ño­bur­gue­sa y de los bru­ta­les retro­ce­sos que se daban en nom­bre del socia­lis­mo!

IV

Como nadie, qui­zás, Trotsky tuvo que res­pon­der en nume­ro­sas oca­sio­nes por qué había per­di­do “el poder”, sien­do él –indudablemente‑, el más des­ta­ca­do diri­gen­te jun­to a Lenin, de la Revo­lu­ción Rusa. Trotsky mis­mo res­pon­de en sus memo­rias que “cuan­do un revo­lu­cio­na­rio, que ha diri­gi­do la con­quis­ta del poder empie­za, lle­ga­do cier­to momen­to, a per­der­lo –sea por vía ‘pací­fi­ca’ o violentamente‑, ello quie­re decir, en reali­dad, que comien­za a ini­ciar­se la deca­den­cia de las ideas y los sen­ti­mien­tos que ani­ma­ran en una pri­me­ra fase a los ele­men­tos diri­gen­tes de la revo­lu­ción o que des­cien­de de nivel el impul­so revo­lu­cio­na­rio de las masas o ambas cosas a la vez.”(12) La buro­cra­ti­za­ción del par­ti­do y del esta­do se va acen­tuan­do y Trotsky lo sin­te­ti­za magis­tral­men­te, dicien­do que “para muchos, la eta­pa actual, lla­ma­da a ser una eta­pa de tran­si­ción, iba cobran­do el valor de una esta­ción de tér­mino. Se iba for­man­do un nue­vo tipo de hombre.”(13) La resis­ten­cia ante las exi­gen­cias revo­lu­cio­na­rias fue trans­for­mán­do­se, len­ta­men­te, en una cam­pa­ña con­tra Trotsky que enca­be­za­ba la opo­si­ción al camino que empren­día la cas­ta gober­nan­te. Pero es obli­ga­do a renun­ciar a sus car­gos en el esta­do obre­ro; más tar­de, a aban­do­nar los orga­nis­mos de direc­ción del Par­ti­do Bol­che­vi­que y, final­men­te, expul­sa­do defi­ni­ti­va­men­te del mis­mo. Aun así, Trotsky repre­sen­ta­ba la con­ti­nui­dad del leni­nis­mo y la expe­rien­cia viva de la revo­lu­ción triun­fan­te, por eso fue depor­ta­do a Alma Ata, en 1928, don­de escri­bió La Revo­lu­ción Per­ma­nen­te, dis­cu­tien­do la “teo­ría” nacio­na­lis­ta de Sta­lin, de que era posi­ble cons­truir el socia­lis­mo en un solo país, gra­dual y evo­lu­ti­va­men­te. Un año más tar­de era envia­do al des­tie­rro que lo hizo reca­lar, pri­me­ro en Tur­quía y, lue­go, en nume­ro­sos paí­ses euro­peos que se nega­ban a con­ce­der­le una visa, has­ta que final­men­te encon­tró su últi­ma mora­da en un lejano y exó­ti­co Méxi­co.

En tan­to, en nom­bre del socia­lis­mo, para­dó­ji­ca­men­te, en la Unión Sovié­ti­ca se limi­tó el desa­rro­llo de la socia­li­za­ción de los ser­vi­cios tales como guar­de­rías, lava­de­ros y come­do­res. La buro­cra­cia, para afir­mar­se en el poder del Esta­do, des­en­te­rró el vie­jo cul­to a la fami­lia, ya que el nue­vo régi­men tenía la nece­si­dad “de una jerar­quía esta­ble de las rela­cio­nes socia­les, y de una juven­tud dis­ci­pli­na­da por cua­ren­ta millo­nes de hoga­res que sir­ven de apo­yo a la auto­ri­dad y el poder.”(14) Antes del déci­mo ani­ver­sa­rio de la Revo­lu­ción de Octu­bre, el régi­men de Sta­lin rein­tro­du­ce el matri­mo­nio civil como la úni­ca unión legal fren­te al Esta­do. Más tar­de –sos­te­nién­do­se tam­bién, entre otros fun­da­men­tos, en la moral peque­ño­bur­gue­sa de las atra­sa­das masas cam­pe­si­nas- supri­mi­rá la sec­ción feme­ni­na del Comi­té Cen­tral del par­ti­do, pena­li­za­rá la homo­se­xua­li­dad y cri­mi­na­li­za­rá la pros­ti­tu­ción. “La prohi­bi­ción del abor­to en junio de 1936 fue acom­pa­ña­da de una cam­pa­ña para des­acre­di­tar y des­truir las ideas liber­ta­rias que habían dado for­ma a la polí­ti­ca social a lo lar­go de la déca­da de 1920.”, seña­la Wendy Z. Gold­man en el libro que aquí pre­sen­ta­mos. Y agre­ga: “la doc­tri­na de la ‘extin­ción’, que en un momen­to había sido cen­tral para la com­pren­sión socia­lis­ta de la fami­lia, el dere­cho y el Esta­do, fue repu­dia­da.” La buro­cra­cia sta­li­nis­ta, que arre­ba­tó el poder de la cla­se tra­ba­ja­do­ra, enal­te­ció las figu­ras del Gran Padre Sta­lin y la madre rusa heroi­ca y sacri­fi­ca­da por el pro­gre­so patrió­ti­co; per­mi­tió que las espo­sas de los fun­cio­na­rios pudie­ran ir en auto­mó­vil con cho­fer a los super­mer­ca­dos, mien­tras las tra­ba­ja­do­ras tenían que hacer colas inter­mi­na­bles por la esca­sez y el racio­na­mien­to. Y todo esto lo hacía al tiem­po que sos­te­nía que, con la con­quis­ta del poder del Esta­do, el socia­lis­mo ya esta­ba con­su­ma­do en sus nue­ve déci­mas par­tes.

Pero la con­tra­rre­vo­lu­ción impues­ta por el régi­men de Sta­lin no fue la con­ti­nui­dad inevi­ta­ble del bol­che­vis­mo –como muchos enemi­gos de la revo­lu­ción socia­lis­ta lo quie­ren presentar‑, sino su pro­pia nega­ción. Para ello nece­si­tó liqui­dar a toda una gene­ra­ción median­te el des­tie­rro, su con­de­na a cam­pos de tra­ba­jo for­zo­so, los jui­cios fra­gua­dos y las eje­cu­cio­nes suma­rias. El Ter­mi­dor que arra­sa con las con­quis­tas revo­lu­cio­na­rias, al mis­mo tiem­po ins­tau­ra la pena de muer­te a par­tir de los doce años, la auto­ri­za­ción de la tor­tu­ra y los masi­vos y arbi­tra­rios fusi­la­mien­tos –cono­ci­dos como los Jui­cios de Mos­cú- que aca­ba­ron con la gene­ra­ción de vie­jos bol­che­vi­ques y con todos los que se atre­vie­ron a plan­tear su opo­si­ción al régi­men.

No hay una con­ti­nui­dad entre los pri­me­ros decre­tos albo­ro­za­dos del nacien­te esta­do obre­ro de 1917 –cuan­do las leyes tam­bién se ima­gi­na­ban tan tran­si­to­rias y epi­só­di­cas como el Esta­do mis­mo, como toda la socie­dad revo­lu­cio­na­da- y estas pres­crip­cio­nes solem­nes del orden esta­tui­do por la buro­cra­cia para el pro­gre­so cre­cien­te de la nación. En el medio, fue­ron nece­sa­rios muchas depor­ta­cio­nes, cam­pos de tra­ba­jo for­zo­so, miles de tor­tu­ra­dos y pre­sos, miles de ase­si­na­dos. A la revo­lu­ción, fue nece­sa­rio opo­ner­le una con­tra­rre­vo­lu­ción para que final­men­te se lle­ga­ra una situa­ción tal como la des­crip­ta por Wendy Z. Gold­man en los últi­mos capí­tu­los de este libro.

Los bol­che­vi­ques creían que ins­tau­rar la igual­dad polí­ti­ca entre hom­bres y muje­res era el pro­ble­ma más sim­ple por resol­ver; pero que el logro de esta igual­dad en la vida coti­dia­na era un pro­ble­ma infi­ni­ta­men­te más arduo, ya que no depen­día de decre­tos revo­lu­cio­na­rios. Para eso era nece­sa­rio un gran esfuer­zo con­cien­te de toda la masa del pro­le­ta­ria­do y pre­su­po­nía la exis­ten­cia de un pode­ro­so deseo de cul­tu­ra y pro­gre­so. ¿Cómo podía decir­se, enton­ces, que el socia­lis­mo esta­ba casi con­su­ma­do al tiem­po que se prohi­bía el abor­to y se hacía pro­pa­gan­da para que la mujer regre­sa­ra al hogar y su mun­do se redu­je­ra, nue­va­men­te, al de las tareas domés­ti­cas? Trotsky lo denun­cia sin amba­ges: “La Revo­lu­ción de Octu­bre ins­cri­bió en su ban­de­ra la eman­ci­pa­ción de la mujer y pro­du­jo la legis­la­ción más pro­gre­si­va en la his­to­ria sobre el matri­mo­nio y la fami­lia. Esto no quie­re decir, por supues­to, que que­da­ra a pun­to inme­dia­ta­men­te una ‘vida feliz’ para la mujer sovié­ti­ca. La ver­da­de­ra eman­ci­pa­ción de la mujer es incon­ce­bi­ble sin un aumen­to gene­ral de la eco­no­mía y la cul­tu­ra, sin la des­truc­ción de la uni­dad eco­nó­mi­ca fami­liar peque­ño­bur­gue­sa, sin la intro­duc­ción de la ela­bo­ra­ción socia­li­za­da de los ali­men­tos, y sin edu­ca­ción.

Mien­tras tan­to, guia­da por su ins­tin­to de con­ser­va­ción, la buro­cra­cia se ha sobre­sal­ta­do por la ‘desin­te­gra­ción’ de la fami­lia. Empie­za a can­tar ala­ban­zas a la cena y a la cola­da fami­lia­res, es decir, a la escla­vi­tud domés­ti­ca de la mujer.”(15) En la mis­ma línea, Wendy Z. Gold­man sen­ten­cia que “aun­que las con­di­cio­nes mate­ria­les juga­ron un rol cru­cial en soca­var la visión de los años vein­te, no fue­ron en últi­ma ins­tan­cia, res­pon­sa­bles por su des­apa­ri­ción. (…). La rever­sión ideo­ló­gi­ca de la déca­da de 1930 fue esen­cial­men­te polí­ti­ca, no de natu­ra­le­za eco­nó­mi­ca ni mate­rial, y lle­va­ba la impron­ta de la polí­ti­ca sta­li­nis­ta en otras áreas. La ley de 1936 tenía sus raí­ces en las crí­ti­cas popu­la­res y ofi­cia­les de la déca­da de 1920, pero sus medios y sus fines cons­ti­tuían un mar­ca­do quie­bre con las pri­me­ras corrien­tes del pen­sa­mien­to, de hecho con una tra­di­ción de siglos de ideas y prác­ti­cas revo­lu­cio­na­rias.”

Millo­nes de seres huma­nos nacie­ron y cre­cie­ron bajo la idea de que ese engen­dro his­tó­ri­co del sta­li­nis­mo, era sinó­ni­mo de socia­lis­mo. Las ban­de­ras revo­lu­cio­na­rias que­da­ron man­cha­das, duran­te poco más de medio siglo, por los mons­truo­sos crí­me­nes de la buro­cra­cia ter­mi­do­ria­na. Con ese telón de fon­do, las ideas de la revo­lu­ción y de la liber­tad pare­cie­ron andar por diver­sos cami­nos, inclu­so opo­nién­do­se entre sí.
En ese mis­mo tiem­po, las muje­res acce­di­mos a todos los nive­les de la edu­ca­ción públi­ca, al dere­cho a ejer­cer todos los ofi­cios, al con­trol de nues­tra sexua­li­dad y de nues­tras vidas. Sin embar­go, es impe­rio­so seña­lar que esos dere­chos con­tras­tan dura­men­te con la vida coti­dia­na de millo­nes de muje­res, la mayo­ría, con­de­na­das a tra­ba­jos pre­ca­rios, a la des­ocu­pa­ción y la sobre­ex­plo­ta­ción, a las enfer­me­da­des y muer­tes por las con­se­cuen­cias del abor­to clan­des­tino, a ser ven­di­das e inter­cam­bia­das como meras mer­can­cías por las redes inter­na­cio­na­les de tra­ta y explo­ta­ción sexual, a vivir sin agua pota­ble, ni elec­tri­ci­dad y con tan sólo dos dóla­res al día.

Las refor­mas con­se­gui­das hoy aquí por un puña­do de muje­res, se escu­rren como agua entre los dedos, maña­na, más allá. Las refor­mas per­mi­ten que algu­nas pocas ejer­zan dere­chos que les son veda­dos a millo­nes. O que esos dere­chos se pue­dan dis­fru­tar por un cor­to tiem­po, antes de que la pró­xi­ma ofen­si­va del capi­tal impon­ga recor­tes, res­tric­cio­nes, muti­la­cio­nes. Por eso, con­si­de­ra­mos que este libro de Wendy Z. Gold­man, no es un mero ejer­ci­cio de memo­ria his­tó­ri­ca, sino una fuen­te en la que abre­var para pre­pa­rar las bata­llas pre­sen­tes y futu­ras por nues­tra eman­ci­pa­ción. Des­pués de todo, como seña­la el mar­xis­ta bel­ga Mar­cel Lieb­man y que­da evi­den­cia­do en esta magis­tral obra que hoy pre­sen­ta­mos en cas­te­llano, “no fue la lucha por las refor­mas la que pre­pa­ró y pro­mo­vió la revo­lu­ción, sino la revo­lu­ción la que abrió paso a las más pro­fun­das y ver­da­de­ras reformas.”(16)

— — — — — — — — — — —

1 Lenin, V.: “Para la his­to­ria de una paz infor­tu­na­da”, Obras Com­ple­tas, T. XXVI, Edi­to­rial Car­ta­go, Bs. As., 1958.
2 Deu­ts­cher, I.: Trotsky, el pro­fe­ta des­ar­ma­do, LOM Edi­cio­nes, San­tia­go de Chi­le, 2007.
3 Trotsky, L.: La revo­lu­ción trai­cio­na­da, Cla­ri­dad, Bue­nos Aires, 1938.
4 Íd.
5 En Ber­lín, en enero de 1918, se extien­den las huel­gas con­tra la cares­tía, por la paz y el levan­ta­mien­to del esta­do de sitio, con­tra la mili­ta­ri­za­ción del tra­ba­jo, por el sufra­gio uni­ver­sal y la liber­tad de los pre­sos polí­ti­cos. En octu­bre, la flo­ta ale­ma­na de Kiel se suble­va y los cabe­ci­llas son fusi­la­dos, mien­tras el movi­mien­to se extien­de a las ciu­da­des, logran­do que el con­se­jo de obre­ros y sol­da­dos libe­re a los pre­sos polí­ti­cos. En noviem­bre, se lan­za la insu­rrec­ción con la con­sig­na de “Con­se­jos de obre­ros y sol­da­dos”, que se extien­de por todo el país. Se suce­den los enfren­ta­mien­tos calle­je­ros, mien­tras el Par­ti­do Social­de­mó­cra­ta Ale­mán (PSD) vaci­la y los social­de­mó­cra­tas inde­pen­dien­tes enca­be­zan el movi­mien­to. El kái­ser Gui­ller­mo II abdi­ca y el barón Max de Baden asu­me el nue­vo gobierno repu­bli­cano, al que se inte­gra el PSD. Mien­tras se inten­ta ins­ti­tu­cio­na­li­zar la revo­lu­ción, los obre­ros y sol­da­dos insu­rrec­tos lla­man a una reu­nión cen­tral de los Con­se­jos para con­for­mar un gobierno revo­lu­cio­na­rio. Duran­te algu­nos meses, exis­te una dua­li­dad de pode­res, pero el apa­ra­to repre­si­vo y admi­nis­tra­ti­vo del Esta­do se man­tie­ne intac­to. Hacia fin de año, se fun­da el Par­ti­do Comu­nis­ta (PC) y se pre­pa­ra la segun­da fase de la revo­lu­ción. Los social­de­mó­cra­tas inde­pen­dien­tes aban­do­nan el gobierno y jun­to al PC con­vo­can a la huel­ga gene­ral y la insu­rrec­ción con­tra el gobierno social­de­mó­cra­ta, que se des­en­ca­de­na el 5 de enero de 1919. Pero el gobierno ini­cia la repre­sión, la insu­rrec­ción es derro­ta­da y los diri­gen­tes revo­lu­cio­na­rios Rosa Luxem­bur­go y Karl Liebk­necht son ase­si­na­dos. Sobre esta derro­ta del heroi­co pro­le­ta­ria­do ale­mán, el 12 de febre­ro se asien­ta la Repú­bli­ca de Wei­mar. Sin embar­go, dos nue­vos inten­tos revo­lu­cio­na­rios –otra vez derro­ta­dos san­grien­ta­men­te- se suce­den en 1921 y 1923.
6 Lieb­man, M.: La con­quis­ta del poder, Ed. Gri­jal­bo, Méxi­co DF, 1978.
7 Cita­do por Mar­cel Lieb­man en op.cit.
8 Deu­ts­cher, I.: op.cit.
9 Pre­fa­cio de Daniel Ben­saïd a la edi­ción fran­ce­sa de El últi­mo com­ba­te de Lenin, Moshe Lewin, 1978.
10 Trotsky, L.: Pro­ble­mas de la vida coti­dia­na, Antí­do­to, Bs. As., 2007.
11 Íd.
12 Trotsky, L.: Mi vida, Antí­do­to, Bs. As., 1996.
13 Íd.
14 Trotsky, L.: La Revo­lu­ción Trai­cio­na­da, op.cit.
15 Trotsky, L.: “Twenty Years of Sta­li­nist Dege­ne­ra­tion”, en Fourth Inter­na­tio­nal, Vol. 6 Nº.3, mar­zo de 1945. Publi­ca­do ori­gi­nal­men­te en The Bulle­tin of the Rus­sian Oppo­si­tion Nº 66 – 67, mayo-junio de 1938.
16 Lieb­man, M.: La Con­quis­ta del Poder, Edi­to­rial Gri­jal­bo, Méxi­co DF, 1978.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *