Eus­kal Herria no es el suje­to polí­ti­co – Tomá Urzain­qui

Socie­dad polí­ti­ca: La rei­vin­di­ca­ción demo­crá­ti­ca de recu­pe­rar el dere­cho a deci­dir, para poder ejer­cer la impres­cin­di­ble sobe­ra­nía y la nece­sa­ria inde­pen­den­cia, resul­ta ple­na­men­te efi­caz cuan­do el suje­to polí­ti­co ‑que no es ni más ni menos que la socie­dad subor­di­na­da- es com­ple­to, por reu­nir a todos los gru­pos socia­les y par­tir de la exis­ten­cia pre­via de un esta­do pro­pio. De este modo, el avan­ce de la con­cien­cia polí­ti­ca gene­ra­li­za­da, en el con­jun­to de la socie­dad, con­du­ce al éxi­to de los obje­ti­vos de alcan­zar colec­ti­va­men­te la liber­tad. Por lo que si no se tie­ne en cuen­ta la cohe­sión e inte­gri­dad de la com­ple­ja estruc­tu­ra social de la socie­dad domi­na­da ni tam­po­co la exis­ten­cia pre­via de la uni­dad polí­ti­ca y esta­tal de Nafa­rroa, la opre­sión polí­ti­ca segui­rá influ­yen­do de for­ma deter­mi­nan­te en el con­ti­nuo retra­so tem­po­ral del pro­ce­so de auto­de­ter­mi­na­ción.

El impres­crip­ti­ble dere­cho de los vas­cos a un espa­cio entre las nacio­nes con­tem­po­rá­neas se halla fun­da­men­tal­men­te ase­gu­ra­do en la exis­ten­cia pre­via de su Esta­do nava­rro, nega­do aho­ra por los esta­dos domi­nan­tes tras haber­lo con­quis­ta­do por las armas. Esta socie­dad subor­di­na­da se reen­cuen­tra en la memo­ria his­tó­ri­ca de su pro­pio esta­do, con­si­guien­do ser auto­ra del cono­ci­mien­to dife­ren­cia­do como nación, por lo que si antes de las con­quis­tas era inde­pen­dien­te, podrá vol­ver a ser­lo en un pró­xi­mo futu­ro, superan­do la domi­na­ción, y la nega­ción, que pade­ce. A la hora de for­mu­lar la exi­gen­cia del dere­cho a deci­dir, la refe­ren­cia al esta­do pro­pio alcan­za como argu­men­to toda su fuer­za pri­mor­dial. La exis­ten­cia del Esta­do nava­rro tie­ne una veri­fi­ca­ción legal y jurí­di­ca, que no se debe con­fun­dir con los domes­ti­ca­dos dere­chos his­tó­ri­cos.

Uni­dad y reuni­fi­ca­ción: La defen­sa de la uni­dad terri­to­rial ‑polí­ti­ca y sobe­ra­na- sir­ve para cohe­sio­nar inter­na­men­te a la socie­dad polí­ti­ca nacio­nal, por enci­ma de las arti­fi­cia­les e impues­tas divi­sio­nes admi­nis­tra­ti­vas, así como de los posi­bles dis­tan­cia­mien­tos entre gru­pos socia­les con intere­ses más o menos enfren­ta­dos. La uni­dad his­tó­ri­ca de Nafa­rroa tie­ne la espe­cial capa­ci­dad inte­gra­do­ra de esta socie­dad subor­di­na­da, que no tie­ne por qué atri­buir­se sólo al eus­ka­ra por hallar­se la len­gua en su pro­pio ámbi­to dife­ren­te al estric­ta­men­te social, polí­ti­co o eco­nó­mi­co.

Se halla esta­ble­ci­da una rela­ción inse­pa­ra­ble entre la exis­ten­cia de la socie­dad dife­ren­cia­da, o ciu­da­da­nía pro­pia, y la terri­to­ria­li­dad esta­tal, o mar­co jurí­di­co polí­ti­co his­tó­ri­co. Cues­tión ésta que ha sido tra­ta­da con cla­ri­dad por el mejor pen­sa­mien­to polí­ti­co de este país, del que ‑ciñén­do­nos a la era con­tem­po­rá­nea- tene­mos entre otros a Sera­fín Ola­ve, que en 1883 pro­pu­so la reuni­fi­ca­ción polí­ti­ca median­te la rein­cor­po­ra­ción a Nafa­rroa de Ara­ba, Biz­kaia, Gipuz­koa y los demás terri­to­rios, sugi­rien­do, para favo­re­cer­la, que se con­ce­die­ran los dere­chos de ciu­da­dano nava­rro a los vas­con­ga­dos y a otros, y que la resi­den­cia en dichas pro­vin­cias se con­si­de­ra­ra como den­tro de Nafa­rroa a todos los efec­tos lega­les con reba­ja de la cuar­ta par­te del tiem­po exi­gi­do en cada caso. Por otro lado, en 1931 Ana­cle­to Ortue­ta pro­pu­so la recu­pe­ra­ción de la nacio­na­li­dad nava­rra por todos los vas­cos con la fina­li­dad de vol­ver a la uni­dad polí­ti­ca vas­ca; y en 1940 el Con­se­jo Nacio­nal Vas­co des­de Lon­dres, diri­gi­do por Manuel Iru­jo, apro­bó un pro­yec­to de Cons­ti­tu­ción en cuyo artícu­lo 5 pres­cri­bía que «el terri­to­rio vas­co es el inte­gran­te del his­tó­ri­co Rei­no de Nava­rra».

La remi­sión ‑a la hora de deli­mi­tar la terri­to­ria­li­dad vas­ca- a las fron­te­ras, no impues­tas del Esta­do euro­peo de Nafa­rroa, es evi­den­te que no sólo vie­ne favo­re­ci­da por la apa­ren­te difi­cul­tad de fijar­las sobre los lími­tes lin­güís­ti­cos y cul­tu­ra­les, sino sobre todo como con­se­cuen­cia de la apli­ca­ción del cri­te­rio exis­ten­te en el Dere­cho inter­na­cio­nal para los casos seme­jan­tes, que vin­cu­la el espa­cio de la socie­dad polí­ti­ca, o ciu­da­da­nía, con el ámbi­to terri­to­rial his­tó­ri­co del esta­do pro­pio.

Comu­ni­dad cul­tu­ral: Sue­le ser habi­tual que la comu­ni­dad cul­tu­ral, en la reali­dad, no coin­ci­da exac­ta­men­te con la socie­dad polí­ti­ca, como en nues­tro caso, don­de ade­más ‑debi­do al lin­güi­ci­dio con­ti­nua­do pade­ci­do- la comu­ni­dad lin­güís­ti­ca ha que­da­do redu­ci­da en tér­mi­nos demo­grá­fi­cos a la ter­ce­ra par­te de la socie­dad polí­ti­ca. Lo que resul­ta una difi­cul­tad aña­di­da para con­si­de­rar sólo a Eus­kal Herria como suje­to polí­ti­co. Una cosa es el dere­cho a hablar la len­gua, o a des­en­vol­ver­se en una cul­tu­ra deter­mi­na­da, y otra el dere­cho a deci­dir sobe­ra­na­men­te sobre todos los dere­chos de una socie­dad, inter­cul­tu­ral y plu­ri­lin­güe, como son los civi­les, polí­ti­cos, eco­nó­mi­cos, cul­tu­ra­les o socia­les.

La auto­ce­fa­lia cul­tu­ral resul­ta en la prác­ti­ca un deman­dan­te subor­di­na­dor, en per­ma­nen­te rela­ción de depen­den­cia jerár­qui­ca de la socie­dad domi­nan­te, pues deja a un lado el nece­sa­rio inte­rés por el poder polí­ti­co, que así es mono­po­li­za­do por los miem­bros de las éli­tes de la nación gober­nan­te. Las meras rei­vin­di­ca­cio­nes cul­tu­ra­les de la socie­dad domi­na­da no ame­na­zan el poder de los repre­sen­tan­tes polí­ti­cos esta­ta­les, éstos pue­den y usan dichas exi­gen­cias mani­pu­lán­do­las para ajus­tar­las a sus pro­pios intere­ses de poder. No obs­tan­te, en esa situa­ción la lucha por el poder polí­ti­co, en el caso de haber­la, se ve difi­cul­ta­da por la inevi­ta­ble fal­ta de con­fian­za mutua a la hora de par­ti­ci­par en el poder polí­ti­co.

No es lo mis­mo favo­re­cer y prio­ri­zar la recu­pe­ra­ción y expan­sión del eus­ka­ra ‑dis­cri­mi­na­ción posi­ti­va- que sus­ten­tar sobre la mis­ma len­gua lo que no es de por sí pro­pio de ella, como la libe­ra­ción de la socie­dad subor­di­na­da. El nacio­na­lis­mo lin­güís­ti­co hace des­can­sar sobre la len­gua nacio­nal el peso del movi­mien­to patrió­ti­co, situan­do al idio­ma pro­pio en el cen­tro casi exclu­si­vo de su acti­vi­dad, lo que ha ori­gi­na­do un balan­ce de resul­ta­dos esca­sos y muy len­to en la con­se­cu­ción de obje­ti­vos polí­ti­cos, como se dedu­ce de la com­pa­ra­ción y estu­dio entre los dife­ren­tes movi­mien­tos de eman­ci­pa­ción nacio­nal en la Euro­pa con­tem­po­rá­nea.

El suje­to polí­ti­co, ¿quién es?: El suje­to polí­ti­co sólo pue­de ser la socie­dad polí­ti­ca con­cre­ta que ha sufri­do una con­quis­ta vio­len­ta, lo que le ha pri­va­do de su esta­do pro­pio. Este suje­to polí­ti­co vie­ne defi­ni­do por su terri­to­ria­li­dad y esta­ta­li­dad, que se le ha nega­do, de ahí que Nafa­rroa es la más exac­ta con­cre­ción del obje­to del dere­cho a deci­dir. Eus­kal Herria es una comu­ni­dad lin­güís­ti­ca y como tal no es un suje­to polí­ti­co. Eus­kal Herria sola no es el suje­to polí­ti­co y por ello no tie­ne el dere­cho a deci­dir. La rei­vin­di­ca­ción lin­güís­ti­ca y cul­tu­ral no sir­ve, no bas­ta, no es sufi­cien­te, por sí sola para ejer­cer el dere­cho a deci­dir, éste nece­si­ta pre­via­men­te la fija­ción del suje­to polí­ti­co en el con­jun­to de la socie­dad domi­na­da.

Deci­di­da­men­te, plan­tear a Eus­kal Herria sola como mar­co jurí­di­co polí­ti­co y como suje­to polí­ti­co del dere­cho a deci­dir ‑y no hacer­lo con el con­jun­to de la socie­dad polí­ti­ca subor­di­na­da- resul­ta un error de gra­ví­si­mas con­se­cuen­cias para esta socie­dad. Una con­duc­ta ver­da­de­ra­men­te sui­ci­da que, en la prác­ti­ca, sólo satis­fa­rá a los enemi­gos de la liber­tad.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *