Fue un jui­cio con­tra todo un pue­blo, y lo gana­mos (Entre­vis­ta a Xabier Lare­na)

Cuarenta años después, Xabier Larena, uno de los condenados en el Proceso de Burgos, recibió a DEIA en su casa de Santurtzi.

Xabier Lare­na tenía 25 años cuan­do se enfren­tó cara a cara al régi­men fran­quis­ta en el Pro­ce­so de Bur­gos. Fue uno de los seis con­de­na­dos a muer­te en un con­se­jo de gue­rra, en el que los mili­tan­tes de ETA logra­ron dar la vuel­ta a la tos­ta­da y colo­car a la dic­ta­du­ra en el ban­qui­llo.

Se cum­plen 40 años del Pro­ce­so de Bur­gos. ¿Qué que­da en su memo­ria de aque­llos días?

La ver­dad es que no muchas cosas, ya que no me sue­lo acor­dar de aque­lla épo­ca. He esta­do bucean­do en el pasa­do, y sí hay cosas que me vie­nen a la cabe­za. Cómo pre­pa­ra­mos el jui­cio, cómo se desa­rro­lló la vis­ta oral y algu­nas anéc­do­tas.

¿Cuán­tos años tenía cuan­do se enfren­tó al jui­cio?

A ver… fue en el año 70, pues tenía 25 años.

¿Cuán­do fue dete­ni­do?

Esta­ba dete­ni­do des­de mar­zo del año ante­rior, des­de mar­zo de 1969.

Antes de este pro­ce­so ya hubo otros jui­cios en los que se había pedi­do pena de muer­te. ¿Uste­des tenían ple­na cons­cien­cia de que esa iba a ser la peti­ción?

Sabía­mos que ellos iban a ir a por todas, y nues­tra con­tes­ta­ción fue en el mis­mo sen­ti­do. Nues­tra idea era con­ver­tir el jui­cio en una acu­sa­ción con­tra el régi­men fran­quis­ta y una pla­ta­for­ma públi­ca para a dar a cono­cer inter­na­cio­nal­men­te la situa­ción de opre­sión y repre­sión a la que esta­ba some­ti­da el País Vas­co. Tenía­mos ple­na con­cien­cia de que aso­cia­cio­nes de juris­tas inter­na­cio­na­les y la pren­sa inter­na­cio­nal esta­ba inten­ta­do acre­di­tar­se para entrar en la sala. Sabía­mos que no era un jui­cio con­tra los 16 que nos sen­tá­ba­mos en el ban­qui­llo, sino que era un jui­cio con­tra la lucha de todo un pue­blo, y lo gana­mos.

En un prin­ci­pio se iba a cele­brar a puer­ta cerra­da, sin la pre­sen­cia de esos obser­va­do­res inter­na­cio­na­les.

La inten­ción del Gobierno era hacer­lo a puer­ta cerra­da. Sos­pe­chá­ba­mos que para ello habían meti­do en el suma­rio a los dos sacer­do­tes, Julen Kal­za­da y Jon Etxa­be, que no tenían abso­lu­ta­men­te nada que ver con la orga­ni­za­ción. Aco­gién­do­se al Con­cor­da­to del año 52, y al estar dos sacer­do­tes, el jui­cio podía ser a puer­ta cerra­da. Ambos juga­ron un papel impor­tan­te ya que comu­ni­ca­ron al Vati­cano que si la vis­ta era a puer­ta cerra­da se iban a secu­la­ri­zar. Enton­ces, el Vati­cano exi­gió al Gobierno espa­ñol que fue­se a puer­ta abier­ta, como al final ocu­rrió.

Con­ta­ron con un gran equi­po de abo­ga­dos entre los que esta­ban José Etxe­ba­rrie­ta ‑her­mano de Txa­bi- Peces Bar­ba, Cas­tells o Ban­drés. Pre­pa­ra­ron muy bien el jui­cio con ellos.

Duran­te las sema­nas ante­rio­res hici­mos muchas reunio­nes. Pri­me­ro entre noso­tros en la cár­cel ‚y des­pués estu­vi­mos muchas horas reu­ni­dos con los abo­ga­dos. Cada uno de noso­tros sabía­mos el papel que íba­mos a jugar en el jui­cio, sabía­mos las pre­gun­tas que nos iban a hacer los abo­ga­dos y cuál era la res­pues­ta que debía­mos dar cada uno. Todo estu­vo pre­pa­ra­do al dedi­llo.

Un día antes del ini­cio del jui­cio, ETA Quin­ta Asam­blea secues­tró al cón­sul ale­mán en Donos­tia, Eugen Beihl, y tam­bién se ha dicho que se estu­vo pre­pa­ran­do una fuga.

Lo del cón­sul nos pare­ció nega­ti­vo, y así lo decla­ra­mos, ya que con­si­de­rá­ba­mos que iba a des­viar la aten­ción inter­na­cio­nal, que tenía que estar cen­tra­da en noso­tros. Lo del plan de fuga famo­so… no sé. Tuvi­mos muchas sos­pe­chas, pero lo que sí exi­gi­mos es que si la fuga se iba a lle­var a cabo, fue­se inme­dia­ta­men­te des­pués de la vis­ta. Aquel jui­cio había que cele­brar­lo. Sabía­mos que era una opor­tu­ni­dad que había que apro­ve­char.

En Eus­ka­di y en el res­to del Esta­do se pro­du­je­ron muchas movi­li­za­cio­nes y en una de ellas murió el joven de Eibar Rober­to Pérez. ¿Tenían cono­ci­mien­to de ello?

Éra­mos ple­na­men­te cons­cien­tes. Entre la fami­lia y los abo­ga­dos nos pasa­ban toda la infor­ma­ción de lo que esta­ba ocu­rrien­do en la calle.

Día 9 de diciem­bre. Mario Onain­dia aca­ba por rom­per el jui­cio con su gri­to: «Gora Eus­ka­di Aska­tu­ta!».

Esta­ba todo pre­pa­ra­do. Mario era el últi­mo en decla­rar y con él aca­ba­ba el jui­cio. Había que rom­per­lo y debía decla­rar­se pri­sio­ne­ro de gue­rra. Se debía aco­ger a la Con­ven­ción de Gine­bra y solo iba a dar su gra­dua­ción. Por eso dijo: «Soy Mario Onain­dia Natxion­do, libe­ra­do de ETA» y, a con­ti­nua­ción, gri­tó: «Gora Eus­ka­di Aska­tu­ta!». Los demás res­pon­di­mos can­tan­do el Eus­ko Guda­riak y se armó un follón inmen­so. Uno a uno fui­mos gri­tan­do nues­tro nom­bre y que renun­ciá­ba­mos a nues­tros abo­ga­dos defen­so­res.

¿Cuál fue la reac­ción de los mili­ta­res?

Pen­sa­ron que nos íba­mos a aba­lan­zar sobre ellos y saca­ron los sables. Se medio escon­die­ron deba­jo de la mesa. Nos expul­sa­ron de la sala y, sin estar ya noso­tros pre­sen­tes, se pro­ce­dió al ale­ga­to del fis­cal. Los defen­so­res no dije­ron nada pues­to que había­mos renun­cia­do a la defen­sa. Nos lla­ma­ron uno a uno para ver si tenía­mos algo que ale­gar. Fue un momen­to en el que se pro­du­jo una anéc­do­ta que, 40 años des­pués, hace gra­cia.

¿Qué suce­dió?

Gesa­la­ga, de Eibar, fue lle­va­do ante el pre­si­den­te del tri­bu­nal y cuan­do este le pre­gun­tó si tenía algo que ale­gar, res­pon­dió: «que si ten­go algo que ale­gar, sí, el gri­fo de la cel­da que me gotea». Cuan­do nos lle­va­ban de regre­so en el fur­gón al penal de Bur­gos, el capi­tán que diri­gía el tras­la­do le dijo al jefe de ser­vi­cio de la cár­cel: «Oiga, a ver si arre­glan el gri­fo de la cel­da de Gesa­la­ga, que le gotea».

Ver a los mili­ta­res total­men­te des­com­pues­tos ima­gino que fue lo que les lle­vó a la con­vic­ción de que eran uste­des quie­nes habían gana­do el jui­cio.

Eso esta­ba cla­ro. El jui­cio esta­ba gana­do solo por el hecho de que se hizo ante el mun­do. Fue la pri­me­ra vez que se per­mi­tió la entra­da a un jui­cio de un corres­pon­sal del Prav­da de Mos­cú. El jui­cio se empe­zó a ganar des­de ese mis­mo momen­to. En un rece­so, uno de los abo­ga­dos oyó decir al coro­nel Ordo­vás, que pre­si­día el Tri­bu­nal: «Estos cabro­nes nos están des­bor­dan­do». Fíja­te como sería este per­so­na­je. Era coro­nel de caba­lle­ría y tenía una cua­dra con caba­llos que se dedi­ca­ban a la hípi­ca. En un des­can­so esta­ba hablan­do delan­te nues­tro con Gisè­le Hali­mi, que era una abo­ga­da fran­ce­sa bellí­si­ma que se dedi­ca­ba a defen­der a los inde­pen­den­tis­tas bre­to­nes y esta­ba el jui­cio como obser­va­do­ra. Ordo­vás le decía que esta­ba preo­cu­pa­do por­que uno de sus caba­llos esta­ba enfer­mo. Hali­mi le res­pon­dió: «De su deci­sión depen­de que mue­ran seis per­so­nas y usted está preo­cu­pa­do por sus caba­llos».

Que­da cla­ro que en nin­gún momen­to deca­yó la moral de los acu­sa­dos.

Al con­tra­rio. Nues­tra moral era inten­sa. No era mi caso, pero sí te voy a con­fe­sar que algu­nos esta­ban desean­do que nos con­de­na­sen a muer­te. Creían que el hecho de que a alguno les fusi­la­sen iba a ser un tan­to con­tra el fran­quis­mo.

¿Tras aca­bar el jui­cio lle­gó el bajón a la espe­ra de cono­cer la sen­ten­cia?

Yo esta­ba con­ven­ci­do de que no nos iban a eje­cu­tar, pero había otros que creían lo con­tra­rio. Los com­pa­ñe­ros que esta­ban en el penal, pero no per­te­ne­cían al suma­rio, esta­ban pre­pa­ran­do todo por si nos lle­va­ban a capi­lla. Esta­ban dis­pues­tos a ini­ciar una rebe­lión den­tro de la cár­cel. Está­ba­mos dis­pues­tos a todo.

¿Cómo se ente­ra­ron de la pena y pos­te­rior­men­te de la con­mu­ta­ción?

Fue el 28 o 29 de diciem­bre. Creo que fue el día 28, el Día de los Ino­cen­tes. Eran las ocho de la tar­de, noche cerra­da en Bur­gos. Hubo una tor­men­ta y se había ido la luz en el penal. Nos metie­ron en el locu­to­rio, don­de no se veía nada, y uti­li­za­mos velas. No sabía­mos lo que nos iban a comu­ni­car. Era una esce­na un tan­to fan­tas­ma­gó­ri­ca o dan­tes­ca. Con una oscu­ri­dad casi total, con la luz vaci­lan­te de las velas y nues­tras som­bras refle­ja­das en el techo, nos dije­ron que nos habían con­mu­ta­do la pena de muer­te a los seis.

¿Cuál fue la reac­ción del res­to de pre­sos de la cár­cel cuan­do uste­des les die­ron la noti­cia?

Cuan­do vol­vi­mos y se lo diji­mos al res­to, enton­ces sí que esta­lló toda la ten­sión emo­cio­nal acu­mu­la­da en las sema­nas y meses ante­rio­res. Mucha gen­te cayó derrum­ba­da llo­ran­do como críos. La ver­dad es que fue algo bas­tan­te emo­cio­nan­te.

Ima­gino que sería duro, sobre todo para la fami­lia.

Recuer­do una de las visi­tas que me hizo mi padre. Tenía ape­nas algu­na cana y apa­re­ció con todo el pelo blan­co. Era pro­duc­to del dis­gus­to y de la preo­cu­pa­ción. Des­pués me ente­ré que le dejé bas­tan­te des­co­lo­ca­do cuan­do en una visi­ta le dije lo que debían hacer con mi cuer­po si al final me fusi­la­ban.

¿Lo tenía todo deci­di­do?

Sí. Inclu­so sabía la can­ción iba a can­tar camino del pare­dón. Es de un per­so­na­je de Goi­zue­ta al que le acu­só fal­sa­men­te un enemi­go de fal­si­fi­car mone­das. Era un ber­tso­la­ri y cada día que estu­vo en la cár­cel fue com­po­nien­do una estro­fa y al final salió una can­ción que, tra­du­ci­da del eus­ke­ra al cas­te­llano, decía algo así: «Dejo para criar a dos hijos y tres hijas y que el señor de lo alto escu­che el llan­to de su madre». Era una can­ción que la había popu­la­ri­za­do Mikel Laboa, y era la que pen­sa­ba can­tar cuan­do el pelo­tón de fusi­la­mien­to me lle­va­ra al pare­dón.

Para usted lle­ga­ron des­pués años de extra­ña­mien­to fue­ra de Eus­ka­di. ¿Echa la vis­ta atrás y qué pien­sa?

Cuan­do me hacen pre­gun­tas de ese esti­lo siem­pre pien­so lo mis­mo. Hici­mos lo que creía­mos que era opor­tuno en aquel momen­to y res­pon­di­mos a lo que nos dic­ta­ba nues­tras con­cien­cias. No me arre­pien­to de nada.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *