Cen­su­ra en las biblio­te­cas vas­cas – Gerar­do Luzu­ria­ga

De nue­vo, en pleno 2010, una alcal­de­sa del Par­ti­do Socia­lis­ta de Eus­ka­di otor­gán­do­se el car­go de cen­su­ra­do­ra ha reti­ra­do de la Biblio­te­ca Muni­ci­pal de Basau­ri un libro publi­ca­do el año pasa­do. La alcal­de­sa Loly de Juan no ha teni­do incon­ve­nien­te en man­dar reti­rar de las estan­te­rías la obra «El manual del tor­tu­ra­dor espa­ñol», de Xabier Maka­za­ga. No hace mucho los diri­gen­tes nava­rros se enfras­ca­ron en algo muy pare­ci­do, inten­ta­ron reti­rar de la biblio­te­ca de Bara­ñain y de algu­nas otras biblio­te­cas nava­rras los perió­di­cos GARA y «Berria». Se armó una impo­nen­te pol­vo­re­da. Los polí­ti­cos, ante las crí­ti­cas, la unión, el dina­mis­mo y las accio­nes empren­di­das por los pro­fe­sio­na­les y del res­to de la socie­dad, tuvie­ron que dar mar­cha atrás. Tan­to el caso nava­rro como éste de Basau­ri son casos cla­ros de cen­su­ra.

Apa­ña­dos vamos si deja­mos en manos de estos polí­ti­cos cen­so­res qué libros se pue­den leer y qué libros están prohi­bi­dos. Las biblio­te­cas des­de siem­pre han sido espa­cios de liber­tad, pero estos nue­vos demó­cra­tas quie­ren deci­dir qué libros se pue­den com­prar y cuá­les no, dis­cri­mi­nan­do los dere­chos y la dig­ni­dad de los usua­rios y de los pro­fe­sio­na­les; es decir, que estos polí­ti­cos apren­di­ces de cen­so­res tra­tan de sus­ti­tuir los cri­te­rios téc­ni­cos de los pro­fe­sio­na­les por sus cri­te­rios polí­ti­cos.

Abu­rri­dos esta­mos ante estos casos tan evi­den­tes de cen­su­ra de recor­dar la Decla­ra­ción Uni­ver­sal de los Dere­chos Huma­nos, el Mani­fies­to Públi­co de la Unes­co sobre las Biblio­te­cas Públi­cas. Los tex­tos y las ideas no pue­den estar más cla­ra­men­te expues­tas: ni los fon­dos de las biblio­te­cas públi­cas ni los ser­vi­cios pue­den estar suje­tos a la cen­su­ra ideo­ló­gi­ca, polí­ti­ca, reli­gio­sa; la liber­tad de opi­nión y expre­sión son dere­chos inalie­na­bles, por lo que los ciu­da­da­nos no podrán ser moles­ta­dos a cau­sa de sus opi­nio­nes, el de inves­ti­gar y reci­bir infor­ma­cio­nes y opi­nio­nes, y el de difun­dir­las por cual­quier medio de expre­sión. Igual­men­te, que­da cla­ro el papel de los pro­fe­sio­na­les de las biblio­te­cas en cuan­to a la selec­ción del fon­do biblio­grá­fi­co: la adqui­si­ción de los fon­dos biblio­grá­fi­cos se basa­rá en los cri­te­rios pro­fe­sio­na­les de los biblio­te­ca­rios y biblio­te­ca­rias, sin tener en cuen­ta las cir­cuns­tan­cias polí­ti­cas, aun­que sí se esti­ma­rán la len­gua y la cul­tu­ra don­de se encuen­tre ubi­ca­da la biblio­te­ca.

Des­de que en 1478 por pri­me­ra vez se ins­tau­ró la Inqui­si­ción en la Penín­su­la Ibé­ri­ca, no ha deja­do de fun­cio­nar, y sin duda ha dado sus fru­tos. Su crea­ción tuvo como fina­li­dad cen­su­rar y prohi­bir las publi­ca­cio­nes que no coin­ci­dían o moles­ta­ban al poder. En el siglo XV y pos­te­rio­res fue la Igle­sia la encar­ga­da de impo­ner el con­trol ideo­ló­gi­co en la socie­dad; hoy, ya en el siglo XXI, son los polí­ti­cos los que no se rubo­ri­zan por con­ver­tir­se en los nue­vos inqui­si­do­res y con­de­nar aque­llas publi­ca­cio­nes que no coin­ci­den con sus ideas polí­ti­cas.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *