Wiki­leaks humi­lla al Ciber­co­man­do – Rosa Mirian Eli­zal­de

"Whistleblower?" Julian Assange: 9/11 was NOT a Conspiracy

El gobierno de EEUU, siem­pre tan cohe­ren­te, ata­ca al men­sa­je­ro para que todo el mun­do se olvi­de del men­sa­je. Resul­ta que el enemi­go es Wiki­leaks, par­ti­cu­lar­men­te Julian Assan­ge ‑su figu­ra más visible‑, pero ni una dis­cul­pa por los “exce­sos” de la diplo­ma­cia nor­te­ame­ri­ca­na, ni por la prác­ti­ca de la tor­tu­ra en los terri­to­rios ocu­pa­dos, ni por los pagos a los con­tra­tis­tas pri­va­dos que dis­pa­ran a la mul­ti­tud cuan­do están de mal humor, ni por las men­ti­ras que han divul­ga­do para jus­ti­fi­car las gue­rras que desan­gran a Iraq, Afga­nis­tán y Yemen ‑país que, aho­ra sabe­mos, tam­bién for­ma par­te del tea­tro de ope­ra­cio­nes de los EEUU.

Wiki­leaks comen­zó el domin­go la fil­tra­ción de más de 250 000 infor­mes de las ofi­ci­nas diplo­má­ti­cas de Esta­dos Uni­dos en el mun­do, aso­cia­do con cin­co gran­des perió­di­cos: New York Times, The Guar­dian, El País, Le Mon­de y Der Spi­gel. El gol­pe es demo­le­dor para la polí­ti­ca impe­rial nor­te­ame­ri­ca­na, que había apren­di­do a con­vi­vir con los medios tra­di­cio­na­les, domes­ti­cán­do­los. Aho­ra estos saben que tie­nen que adap­tar­se a la nue­va era, la del ciber­es­pa­cio, con sus millo­nes de fuen­tes autó­no­mas de infor­ma­ción, que han resul­ta­do ser una ame­na­za deci­si­va a la capa­ci­dad de silen­ciar en la que se ha fun­da­do siem­pre la domi­na­ción.

Lo que esta­mos pre­sen­cian­do es his­tó­ri­co y humi­llan­te para los hal­co­nes impe­ria­les. Con su audaz estra­te­gia de coor­di­na­ción entre los medios tra­di­cio­na­les y los lla­ma­dos medios socia­les, Wiki­leaks ha gana­do la pri­me­ra gran bata­lla de la “Era de Infor­ma­ción” con­tra los meca­nis­mos que en las últi­mas déca­das han uti­li­za­do los Esta­dos Uni­dos y sus alia­dos guber­na­men­ta­les y mediá­ti­cos para influir, con­tro­lar y coac­cio­nar a todo el pla­ne­ta.

Una de las con­se­cuen­cias en las que más se han dete­ni­do los ana­lis­tas es en la tor­ce­du­ra de bra­zo a los medios trans­na­cio­na­les, que pac­ta­ron con Wiki­leaks tras el cálcu­lo de que si la cola­bo­ra­ción con los EEUU ter­mi­na por ver la luz públi­ca gra­cias al acti­vis­mo indi­vi­dual y a la Inter­net, los esta­dos clien­tes y sus diri­gen­tes van a estar menos dis­pues­tos a acom­pa­ñar las maqui­na­cio­nes impe­ria­les. Por una vez, el Impe­rio ha reci­bi­do un durí­si­mo y humi­llan­te gol­pe, que lo ha pues­to con­tra las cuer­das con sig­nos visi­bles de impo­ten­cia y des­coor­di­na­ción.

La prue­ba es el inten­to fre­né­ti­co del Depar­ta­men­to de Esta­do de aler­tar de las fil­tra­cio­nes a sus fun­cio­na­rios y a sus alia­dos duran­te el fin de sema­na. En medio del corre corre, un con­gre­sis­ta pidió a la Secre­ta­ria Clin­ton incluir a Wiki­leaks en la lis­ta de las orga­ni­za­cio­nes terro­ris­tas extran­je­ras. Lue­go vino el ata­que de dene­ga­ción de ser­vi­cio con­tra el sitio web, una hora antes del lan­za­mien­to pro­gra­ma­do este domin­go, que algu­nos ana­lis­tas atri­bu­ye­ron a una tor­pe inter­ven­ción del nue­vo Coman­do Ciber­es­pa­cial de los EEUU. El Coman­do lle­gó a su “com­ple­ta capa­ci­dad ope­ra­ti­va” hace menos de un mes y ya está peleán­do­se con la CIA y con el Depar­ta­men­to de Segu­ri­dad Inte­rior para ver quién tie­ne auto­ri­dad en las accio­nes ofen­si­vas y el con­trol de las redes de tele­co­mu­ni­ca­cio­nes en el ámbi­to civil.

Amy David­son, edi­to­ra de la pres­ti­gio­sa revis­ta The New Yor­ker, aler­ta­ba hace unos días por dón­de iban a venir los tiros del gobierno de Oba­ma con­tra Wiki­leaks:

1. Acu­sar a Assan­ge y a sus cole­gas de espio­na­je, inde­pen­dien­te­men­te de que ellos estén fue­ra de la juris­dic­ción nor­te­ame­ri­ca­na; pedir­le a los alia­dos de EEUU que hagan lo mis­mo;

2. Explo­rar las opor­tu­ni­da­des para que el Pre­si­den­te Oba­ma inclu­ya a los cola­bo­ra­do­res de Wiki­leaks en la lis­ta de com­ba­tien­tes enemi­gos, alla­nan­do el camino para accio­nes no judi­cia­les en su con­tra.

3. Con­ge­lar los acti­vos de la orga­ni­za­ción Wiki­leaks y de sus par­ti­da­rios, y apli­car san­cio­nes finan­cie­ras a aque­llas ins­ti­tu­cio­nes que cola­bo­ren con esta orga­ni­za­ción; impe­dir­les todo tipo de tran­sac­cio­nes en dóla­res nor­te­ame­ri­ca­nos;

4. Dar­le la opor­tu­ni­dad al nue­vo Ciber­co­man­do de EE.UU. de demos­trar que pue­den, por vía elec­tró­ni­ca, asal­tar a Wiki­Leaks y a cual­quier com­pa­ñía de tele­co­mu­ni­ca­cio­nes que ofrez­ca sus ser­vi­cios a esta orga­ni­za­ción;

5. La cele­bra­ción de audien­cias en el Con­gre­so para eva­luar cómo la infor­ma­ción cla­si­fi­ca­da podría estar com­pro­me­ti­da y cómo EEUU pue­de iden­ti­fi­car mejor y luchar con­tra orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas como Wiki­leaks.

Hillary Clin­ton insi­nuó algu­nas de estas medi­das en su con­fe­ren­cia de pren­sa del lunes y, con­te­nien­do a duras penas la ira, ase­gu­ró que su Gobierno dará “pasos agre­si­vos con­tra los res­pon­sa­bles de la fil­tra­ción”. El fis­cal gene­ral de Esta­dos Uni­dos, Eric Hol­der, anun­ció inme­dia­ta­men­te des­pués que su depar­ta­men­to abrió una inves­ti­ga­ción cri­mi­nal para “depu­rar res­pon­sa­bi­li­da­des” por la divul­ga­ción de estos docu­men­tos “pone en ries­go la segu­ri­dad nacio­nal”. Sarah Palin, figu­ra emble­má­ti­ca de la ultra­de­re­cha nor­te­ame­ri­ca­na, se pre­gun­ta­ba en Face­book, por qué el gobierno “no había uti­li­za­do todos los medios ciber­né­ti­cos a nues­tra dis­po­si­ción para des­man­te­lar de mane­ra per­ma­nen­te a Wiki­leaks”.

Unos y otros han inten­ta­do cen­trar la aten­ción en Julián Assan­ge, el fun­da­dor de Wiki­leaks -¿en qué gue­rra de EEUU no hay un villano?-. Sin embar­go, eso no expli­ca la esca­sa com­pos­tu­ra de los líde­res nor­te­ame­ri­ca­nos, tan­to de Hillary como de los jerar­cas del Pen­tá­gono que han teni­do que dar­le la cara a las varias olea­das de fil­tra­cio­nes. Las estruc­tu­ras de poder nor­te­ame­ri­cano, estén o no en el gobierno, se dan per­fec­ta cuen­ta de que esto va mucho más allá de la reve­la­ción de prue­bas de lo que ya más o menos cual­quie­ra sabe: los abu­sos de toda índo­le de Washing­ton.

Lo que ha des­ata­do las alar­mas en Washing­ton es que Wiki­leaks demues­tra que un peque­ño gru­po de perio­dis­tas e infor­má­ti­cos, uti­li­zan­do hábil­men­te las nue­vas tec­no­lo­gías y manio­bran­do en las redes socia­les y en las aguas tur­bias de la comu­ni­ca­ción trans­na­cio­nal, pue­de poner en jaque a la mayor super­po­ten­cia del mun­do y a su super-ejér­ci­to ciber­es­pa­cial, con 1 000 hac­kers, un pre­su­pues­to mul­ti­mi­llo­na­rio y una abru­ma­do­ra cam­pa­ña de terror para impo­ner en todo el mun­do, con el pre­tex­to de la ciber­se­gu­ri­dad, la ciber­gue­rra.

“Es pre­ci­sa­men­te ese cre­cien­te pres­ti­gio de pro­fe­sio­na­li­dad de Wiki­leaks el que preo­cu­pa en las altu­ras”, diría el soció­lo­go Manuel Cas­tells, el aca­dé­mi­co que mejor ha des­cri­to los espec­ta­cu­la­res cam­bios que se estan pro­du­cien­do a esca­la pla­ne­ta­ria des­de la apa­ri­ción de las Tec­no­lo­gías de la Infor­ma­ción y las Tele­co­mu­ni­ca­cio­nes (TICs). Julián Assan­ge y sus com­pa­ñe­ros, más los miles de usua­rios de la Inter­net que cola­bo­ran de una mane­ra o de otra con este pro­yec­to, son hijos de esta nue­va reali­dad his­tó­ri­ca.

Nadie pue­de pre­de­cir has­ta dón­de más podrá lle­gar Wiki­leaks en esta bata­lla con­tra Esta­dos Uni­dos. El poder tie­ne una enor­me capa­ci­dad para con­tro­lar los daños, des­apa­re­cer o reci­clar a sus opo­nen­tes y ten­der un man­to de olvi­do. Pero aho­ra mis­mo, en medio de los fogo­na­zos, son per­cep­ti­bles cier­tas cla­ves que no debe­ría des­de­ñar nin­gu­na estra­te­gia de resis­ten­cia: el cono­ci­mien­to y apro­pia­ción de las nue­vas tec­no­lo­gías, el valor de la trans­pa­ren­cia infor­ma­ti­va, el ciber­es­pa­cio como ámbi­to de accio­nes tan­to ofen­si­vas como defen­si­vas, y las extra­or­di­na­rias posi­bi­li­da­des de Inter­net como herra­mien­ta de lucha.

infografia-wikileaks

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *