Hai­tí: el sub­de­sa­rro­llo y el geno­ci­dio – Fidel Cas­tro

Hace solo unos meses, el 26 de julio de 2010, Lucius Wal­ker, líder de la orga­ni­za­ción nor­te­ame­ri­ca­na Pas­to­res por la Paz, en un encuen­tro con inte­lec­tua­les y artis­tas cuba­nos, me pre­gun­tó cuál sería la solu­ción para los pro­ble­mas de Hai­tí.

Sin per­der un segun­do le res­pon­dí: “En el mun­do actual no tie­ne solu­ción, Lucius; en el futu­ro del que estoy hablan­do sí. Esta­dos Uni­dos es un gran pro­duc­tor de ali­men­tos, pue­de abas­te­cer a 2 000 millo­nes de per­so­nas, ten­dría capa­ci­dad para cons­truir casas que resis­tan a los terre­mo­tos; el pro­ble­ma es la for­ma en que se dis­tri­bu­yen los recur­sos. Al terri­to­rio de Hai­tí hay que res­ti­tuir­le otra vez has­ta los bos­ques; pero no tie­ne solu­ción en el orden actual del mun­do.”

Lucius se refe­ría a los pro­ble­mas de ese país mon­ta­ño­so, super­po­bla­do, des­pro­vis­to de árbo­les, com­bus­ti­ble para coci­nar, comu­ni­ca­cio­nes e indus­trias, con un ele­va­do anal­fa­be­tis­mo, enfer­me­da­des como el VIH, y ocu­pa­do por las tro­pas de Nacio­nes Uni­das.

“Cuan­do esas cir­cuns­tan­cias cam­bien ‑le aña­dí- uste­des mis­mos, Lucius, podrán lle­var­le ali­men­tos de Esta­dos Uni­dos a Hai­tí.”

El noble y huma­ni­ta­rio líder de Pas­to­res por la Paz falle­ció mes y medio des­pués, el 7 de sep­tiem­bre, a la edad de 80 años, legan­do la semi­lla de su ejem­plo a muchos nor­te­ame­ri­ca­nos.

No había apa­re­ci­do toda­vía una tra­ge­dia adi­cio­nal: la epi­de­mia del cóle­ra, que el 25 de octu­bre repor­tó más de 3 000 casos. A tan dura cala­mi­dad se suma que el 5 de noviem­bre un hura­cán azo­tó su terri­to­rio, cau­san­do inun­da­cio­nes y el des­bor­da­mien­to de los ríos.

Este con­jun­to de dra­má­ti­cas cir­cuns­tan­cias mere­ce dedi­car­le la debi­da aten­ción.

El cóle­ra apa­re­ció por pri­me­ra vez en la his­to­ria moder­na en 1817, año en que se pro­du­jo una de las gran­des pan­de­mias que azo­ta­ron a la huma­ni­dad en el siglo XIX, que cau­só gran mor­ta­li­dad prin­ci­pal­men­te en la India. En 1826 rein­ci­dió la epi­de­mia, inva­dien­do a Euro­pa, inclu­yen­do a Mos­cú, Ber­lín y Lon­dres, exten­dién­do­se a nues­tro hemis­fe­rio de 1832 a 1839.

En 1846 se des­ata una nue­va epi­de­mia más dañi­na toda­vía, que gol­peó a tres con­ti­nen­tes: Asia, Áfri­ca, y Amé­ri­ca. A lo lar­go del siglo, epi­de­mias que afec­ta­ban a esas tres regio­nes se fue­ron repi­tien­do. Sin embar­go, en el trans­cur­so de más de 100 años, que com­pren­de casi todo el siglo XX, los paí­ses de Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be se vie­ron libres de esta enfer­me­dad, has­ta el 27 de enero de 1991, en que apa­re­ció en el puer­to de Chan­cay, al nor­te de Perú, que pri­me­ro se exten­dió por las cos­tas del Pací­fi­co y des­pués por las del Atlán­ti­co, a 16 paí­ses; 650 mil per­so­nas se enfer­ma­ron en un perío­do de 6 años.

Sin duda algu­na, la epi­de­mia afec­ta mucho más a los paí­ses pobres, en cuyas ciu­da­des se aglo­me­ran barrios popu­lo­sos que muchas veces care­cen de agua pota­ble, y las alba­ña­les, que son por­ta­do­ras del vibrión colé­ri­co cau­san­te de la enfer­me­dad, se mez­clan con aque­llas.

En el caso espe­cial de Hai­tí, el terre­mo­to des­hi­zo las redes de una y otra don­de estas exis­tían, y millo­nes de per­so­nas viven en casas de cam­pa­ña que muchas veces care­cen inclu­so de letri­nas, y todo se mez­cla.

La epi­de­mia que afec­tó nues­tro hemis­fe­rio en 1991 fue el vibrión colé­ri­co 01, bio­ti­po El Tor, sero­ti­po Oga­wa, exac­ta­men­te el mis­mo que pene­tró por Perú aquel año.

Jon K. Andrus, Direc­tor Adjun­to de la Orga­ni­za­ción Pan­ame­ri­ca­na de la Salud, infor­mó que la bac­te­ria pre­sen­te en Hai­tí era pre­ci­sa­men­te esa. De ello se deri­van una serie de cir­cuns­tan­cias a tomar en cuen­ta, que en el momen­to opor­tuno deter­mi­na­rán impor­tan­tes con­si­de­ra­cio­nes.

Como se cono­ce, nues­tro país vie­ne for­man­do exce­len­tes médi­cos hai­tia­nos y pres­tan­do ser­vi­cios de salud en ese her­mano país des­de hace muchos años. Exis­tían pro­ble­mas en ese cam­po muy serios y se avan­za­ba año por año. Nadie podía ima­gi­nar, por no exis­tir ante­ce­den­tes, que se pro­du­je­ra un terre­mo­to que mató a más de 250 mil per­so­nas y oca­sio­nó incon­ta­bles heri­dos y lesio­na­dos. Fren­te a ese gol­pe ines­pe­ra­do, nues­tros médi­cos inter­na­cio­na­lis­tas redo­bla­ron sus esfuer­zos y se con­sa­gra­ron a su tra­ba­jo sin des­can­so.

En medio del duro desas­tre natu­ral, hace ape­nas un mes se des­ató la epi­de­mia de cóle­ra con gran fuer­za; y como ya expre­sa­mos, en tales cir­cuns­tan­cias des­fa­vo­ra­bles se pre­sen­tó el hura­cán.

Ante la gra­ve­dad de la situa­ción, la Sub­se­cre­ta­ria Gene­ral de las Nacio­nes Uni­das para Asun­tos Huma­ni­ta­rios, Vale­rie Amos, decla­ró ayer que se nece­si­ta­ban 350 médi­cos y 2 000 enfer­me­ras más para hacer fren­te a la enfer­me­dad.

La fun­cio­na­ria lla­mó a exten­der la ayu­da más allá de Puer­to Prín­ci­pe, y reve­ló que los sumi­nis­tros de jabón y de agua lim­pia solo lle­gan al 10 por cien­to de las fami­lias ins­ta­la­das fue­ra de la capi­tal, sin seña­lar a cuán­tos lle­ga­ban en esa ciu­dad.

Diver­sos fun­cio­na­rios de Nacio­nes Uni­das lamen­ta­ron en los últi­mos días que la res­pues­ta de la comu­ni­dad inter­na­cio­nal al pedi­do de ayu­da hecho para enfren­tar la situa­ción no lle­ga­ba al 10% de los 164 millo­nes de dóla­res soli­ci­ta­dos con urgen­cia.

“Amos recla­mó una reac­ción rápi­da y urgen­te para evi­tar la muer­te de más seres huma­nos a cau­sa del cóle­ra”, infor­mó una agen­cia de noti­cias.

Otra agen­cia comu­ni­có hoy que la cifra de hai­tia­nos muer­tos se ele­va ya a “1 523 per­so­nas, 66 mil 593 han sido aten­di­das, y más de un millón de habi­tan­tes siguen dur­mien­do en las pla­zas públi­cas”.

Casi el 40% de los enfer­mos han sido aten­di­dos por los inte­gran­tes de la Bri­ga­da Médi­ca Cuba­na, que cuen­ta con 965 médi­cos, enfer­me­ros y téc­ni­cos que han logra­do redu­cir el núme­ro de muer­tes a menos de 1 por cada 100. Con ese nivel de aten­ción el núme­ro de bajas no alcan­za­ría la cifra de 700. Las per­so­nas falle­ci­das, como nor­ma, esta­ban extre­ma­da­men­te debi­li­ta­das por des­nu­tri­ción o cau­sas simi­la­res. Los niños detec­ta­dos a tiem­po, ape­nas falle­cen.

Es de suma impor­tan­cia evi­tar que la epi­de­mia se extien­da a otros paí­ses de Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be, por­que en las actua­les cir­cuns­tan­cias cau­sa­ría un daño extra­or­di­na­rio a las nacio­nes de este hemis­fe­rio.

Se impo­ne la nece­si­dad de bus­car solu­cio­nes efi­cien­tes y rápi­das a la lucha con­tra esa epi­de­mia.

Hoy se tomó la deci­sión por el Par­ti­do y el Gobierno de refor­zar la Bri­ga­da Médi­ca Cuba­na en Hai­tí con un con­tin­gen­te de la Bri­ga­da “Henry Reeve”, com­pues­to por 300 médi­cos, enfer­me­ras y téc­ni­cos de la salud, que suma­rían más de 1 200 cola­bo­ra­do­res.

Raúl esta­ba visi­tan­do otras regio­nes del país, e infor­ma­do en deta­lle de todo.

El pue­blo de Cuba, el Par­ti­do, y el Gobierno, una vez más esta­rán a la altu­ra de su glo­rio­sa y heroi­ca his­to­ria.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *