Comu­ni­ca­do ínte­gro de Eus­kal Herri­ko Fut­bo­la­riak apo­ya­do por Esait

Esait apoya el manifiesto de los jugadores y culpa a la federación de ser un obstáculo para la oficialidad

Como pri­mer pun­to de este comu­ni­ca­do de pren­sa que­re­mos seña­lar que en las reunio­nes man­te­ni­das este año tam­po­co se ha lle­ga­do a un acuer­do entre la Fede­ra­ción Vas­ca de Fút­bol y los juga­do­res.
La Fede­ra­ción Vas­ca de Fút­bol no tie­ne volun­tad de dar pasos a favor de la ofi­cia­li­dad de la selec­ción de Eus­kal Herria. Ponien­do como excu­sa sus limi­ta­cio­nes, tie­ne toma­da la deci­sión de no dar pasos ade­lan­te. Y sabien­do que esa pos­tu­ra podría con­lle­var que no se juga­ra el par­ti­do, no está dis­pues­ta a mover­se, no está dis­pues­ta a rea­li­zar las accio­nes que le pedi­mos los juga­do­res.
Solo quie­re orga­ni­zar el par­ti­do por los bene­fi­cios eco­nó­mi­cos, esa es su ver­da­de­ra preo­cu­pa­ción y la mayor razón. Para redon­dear el pre­su­pues­to anual nece­si­ta esa fuen­te de ingre­sos (el dine­ro que se saca del cho­que solo se repar­te entre los equi­pos de Ála­va, Viz­ca­ya y Gui­púz­coa. A los clu­bes de Nava­rra e Ipa­rral­de no se man­da un duro) y eso les impul­sa a hacer el esfuer­zo de orga­ni­zar el par­ti­do. No el sue­ño de la ofi­cia­li­dad de nues­tra selec­ción. A los juga­do­res, por el con­tra­rio, nos une ese sue­ño. A muchos de los afi­cio­na­dos, tam­bién. Sabe­do­ra de ello, la Fede­ra­ción Vas­ca de Fút­bol está dis­pues­ta a la hipo­cre­sía por­que eso lle­na­ra las gra­das y le val­drá para redon­dear el pre­su­pues­to, pero no quie­re más. Uti­li­za bue­nas pala­bras pero sin volun­tad.
A pesar de todo no esta­mos para la con­fron­ta­ción. Noso­tros, los fut­bo­lis­tas vas­cos, pedi­mos un peque­ño esfuer­zo en el camino de lograr la ofi­cia­li­dad de la selec­ción de Eus­kal Herria, nada más. Como cual­quier otro juga­dor del mun­do, tener el dere­cho de deci­dir en qué selec­ción jugar. Sin sen­tir­se obli­ga­do a nin­gún color, que cada uno jue­gue con el que quie­ra. Sabe­mos que no es un sue­ño que ten­ga­mos a mano, pero en mano de cada uno siem­pre está el esfuer­zo. Y a la Fede­ra­ción Vas­ca de Fút­bol le soli­ci­ta­mos que haga lo que esté en su mano en pos de ese obje­ti­vo. Pero en los últi­mos años nos hemos dado cuen­ta que el obje­ti­vo de la Fede­ra­ción Vas­ca de Fút­bol no es el mis­mo que el nues­tro. No es lograr la ofi­cia­li­dad de una selec­ción que una a los juga­do­res de los sie­te terri­to­rios vas­cos. No cree en eso, y no tira­rá del carro en ese sen­ti­do. Es más, nos hemos dado cuen­ta que, en ese sue­ño, más que un ami­go en el camino es casi un obs­tácu­lo, y antes ya exis­ten obs­tácu­los como para se pue­dan crear nue­vos.
Ante esta situa­ción, los juga­do­res, pri­me­ro que­ría­mos mos­trar nues­tra preo­cu­pa­ción y dolor, y expli­car cuál es el meo­llo de ese dolor. Pero, por enci­ma de todo que­re­mos expli­car cuál ha sido el cam­bio de pos­tu­ra. A pesar la posi­ción decep­cio­nan­te de la Fede­ra­ción Vas­ca de Fút­bol hemos deci­di­do seguir ade­lan­te. No que­re­mos eter­ni­zar esta situa­ción de blo­queo, nun­ca hemos teni­do esa inten­ción, y este año, a pesar de no lograr un acuer­do, los fut­bo­lis­tas esta­mos dis­pues­tos a sal­tar al cam­po. Sudar por la selec­ción de Eus­kal Herria tie­ne otros sen­ti­dos ade­más del tris­te inte­rés de los orga­ni­za­do­res, por eso esta­mos dis­pues­tos a jugar. Nos ha que­da­do cla­ro cuál es el jue­go de la Fede­ra­ción Vas­ca de Fút­bol y, a pesar de todo, sal­dre­mos al cam­po. Que­re­mos que este par­ti­do sea el final de un ciclo y el ini­cio de una nue­va era. Este año esta­mos dis­pues­tos a jugar, pero miran­do hacia ade­lan­te cree­mos que habría que tra­ba­jar otros cami­nos. Hay mucho tra­ba­jo por hacer, un camino lar­go por reco­rrer, y que­re­mos expre­sar cla­ra­men­te, con sin­ce­ri­dad, que los juga­do­res no nos vemos capa­ces para reco­rrer este camino en soli­ta­rio. En este sen­ti­do, que­re­mos pedir ayu­da, con toda la humil­dad del mun­do, a la socie­dad vas­ca y a los que pue­den hacer apor­ta­cio­nes en este sen­ti­do. Para que todos haga­mos camino en favor de la ofi­cia­li­dad.
Cree­mos que hemos dado a cono­cer con cla­ri­dad y sin­ce­ri­dad nues­tra opi­nión y nues­tra pos­tu­ra. Hemos deci­di­do jugar para ale­jar las inter­pre­ta­cio­nes malin­ten­cio­na­das y para que la socie­dad vas­ca ten­ga cla­ro que los fut­bo­lis­tas esta­mos dis­pues­tos a defen­der la elás­ti­ca de nues­tro país don­de haga fal­ta. Que­re­mos hacer ver que hemos ele­gi­do jugar con la elás­ti­ca de nues­tro país. Y coin­ci­dien­do con la volun­tad de la mayo­ría de afi­cio­na­dos y la socie­dad, nos gus­ta­ría que el par­ti­do de Navi­dad sea una jor­na­da de rei­vin­di­ca­ción más que un acto para recau­dar dine­ro y una repre­sen­ta­ción tea­tral.
Hace­mos un lla­ma­mien­to a la socie­dad vas­ca para que con­vier­tan el día del par­ti­do en una jor­na­da de rei­vin­di­ca­ción. Por­que el dere­cho a deci­dir qué colo­res defen­der y ani­mar, sin impo­si­cio­nes, es un dere­cho bási­co. Como el res­to de paí­ses noso­tros tam­bién que­re­mos aña­dir nues­tros colo­res al mun­do. Por­que somos una nación, por­que es un dere­cho bási­co ser lo que sen­ti­mos y hace­mos. Por­que que­re­mos y nece­si­ta­mos nues­tra selec­ción. Lo con­se­gui­re­mos entre todos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *