Capi­ta­lis­mo, ese poten­te alu­ci­nó­geno – Víc­tor J. Sanz

El dine­ro, que ha hecho morir a tan­tos cuer­pos, hace morir todos los días a miles de almas. (Gio­van­ni Papi­ni)

De todas las dro­gas alu­ci­nó­ge­nas cono­ci­das, inclu­so me atre­vo a aven­tu­rar que, de todas las dro­gas alu­ci­nó­ge­nas por cono­cer, el Capi­ta­lis­mo es, con dife­ren­cia abru­ma­do­ra, la más des­truc­ti­va y adic­ti­va.

Entre los prin­ci­pa­les efec­tos que el Capi­ta­lis­mo cau­sa en el sis­te­ma ner­vio­so, se encuen­tran: alte­ra­cio­nes en el esta­do de áni­mo y alte­ra­cio­nes en la per­cep­ción sen­so­rial.

La alte­ra­ción tipo en el esta­do de áni­mo lle­va a la víc­ti­ma a expe­ri­men­tar un sen­ti­mien­to de insa­tis­fac­ción si no con­si­gue aumen­tar su patri­mo­nio cons­tan­te­men­te, aun­que sea en detri­men­to de la jus­ti­cia social. En oca­sio­nes, el indi­vi­duo sien­te la mis­ma insa­tis­fac­ción si pasan inter­mi­na­bles perio­dos de tiem­po cer­ca­nos a un día, sin adqui­rir pro­duc­tos o ser­vi­cios com­ple­ta­men­te inne­ce­sa­rios a pre­cios com­ple­ta­men­te inasu­mi­bles. En el momen­to de la men­cio­na­da adqui­si­ción, el esta­do de áni­mo del adic­to se vie­ne arri­ba duran­te unos deli­cio­sos y feli­ces minu­tos, tras los cua­les la insa­tis­fac­ción vuel­ve a ser el sen­ti­mien­to domi­nan­te.

El Capi­ta­lis­mo, como las demás dro­gas, sub­yu­ga, idio­ti­za y embru­te­ce. Bajo sus efec­tos, las per­so­nas ven alte­ra­da tam­bién su per­cep­ción de la jus­ti­cia, lle­van­do más allá de la casa del vecino las lin­des que divi­den y median entre los terre­nos del bien y los del mal.

El Capi­ta­lis­mo alte­ra la con­cep­ción de la reali­dad de for­ma sibi­li­na, mos­trán­do­nos como héroes a los que acu­mu­lan una rique­za con la que podrían vivir dig­na­men­te miles y miles de per­so­nas que, en vez de ello, tie­nen el ham­bre for­zo­so como for­ma de vida.

Gra­cias a esos acla­ma­dos héroes, la tan recla­ma­da jus­ti­cia y equi­dad para la dis­tri­bu­ción de la rique­za no ha alcan­za­do, por des­gra­cia, el mis­mo éxi­to que la dis­tri­bu­ción de la pobre­za, de la que miles de millo­nes de per­so­nas tie­nen, gra­cias al Capi­ta­lis­mo, un con­cep­to y un impac­to muy simi­lar, igual de inten­so, ínti­mo, des­truc­ti­vo y dura­de­ro.

El Capi­ta­lis­mo lle­va a situa­cio­nes ridí­cu­las, como por ejem­plo la que ha teni­do lugar recien­te­men­te en Lis­boa, don­de 180 per­so­nas han sido repa­tria­das y 42 dete­ni­das en el mar­co de la cele­bra­ción de la cum­bre que la OTAN ha rea­li­za­do en esa ciu­dad. Para asom­bro de muchos, nin­gu­na de las per­so­na­li­da­des invi­ta­das a la cum­bre se encon­tra­ba entre las 222 per­so­nas afec­ta­das por estas excep­cio­na­les medi­das poli­cia­les.

Pero no es la úni­ca situa­ción esper­pén­ti­ca en los últi­mos días. En Dublín se ha dado otra simi­lar, en la que se han omi­ti­do igua­les repa­tria­cio­nes y deten­cio­nes entre los res­pon­sa­bles del FMI duran­te su via­je de coac­ción y rapi­ña finan­cie­ra al pue­blo irlan­dés.

La expe­rien­cia hace unos meses de Gre­cia y la más recien­te de Irlan­da demues­tran que el Capi­ta­lis­mo posee armas de expo­lia­ción masi­va por lo que debe­ría ser obje­ti­vo indis­cu­ti­ble e inme­dia­to de la jus­ti­cia.

La depen­den­cia de esta dro­ga alu­ci­nó­ge­na gene­ra en el indi­vi­duo serios pro­ble­mas de per­cep­ción de la reali­dad, que le pue­den lle­var a los lími­tes mis­mos de la cruel­dad, cuan­do no tras­pa­sar­los e inclu­so dejar­los muy atrás. Val­gan como ejem­plo sen­ci­llo pero extre­ma­da­men­te cruel los 215 millo­nes de niños que en el ter­cer mun­do rea­li­zan dia­ria­men­te algún tipo de tra­ba­jo, la mayo­ría peli­gro­so y remu­ne­ra­do de for­ma escla­vis­ta.

Pare­ce­rá una iro­nía, pero supon­go que cuan­do lle­gue el día en que los Dere­chos Huma­nos sean ren­ta­bles, serán obje­to de pri­va­ti­za­ción y no todo el mun­do ten­drá dere­cho a res­pe­tar­los sin pagar por ello.

Este es uno de los efec­tos más per­ver­sos del alu­ci­nó­geno Capi­ta­lis­mo, el que lle­va al indi­vi­duo a pen­sar que bajo la for­ma de “per­so­na jurí­di­ca” se dis­fru­ta de un extra de impu­ni­dad que per­mi­te expro­piar, expo­liar, explo­tar, expri­mir y exter­mi­nar todo ras­tro de jus­ti­cia y huma­ni­dad, sin tener que ren­dir cuen­tas a nadie.

Pue­de que solo sean impre­sio­nes mías, pero creo que si las per­so­nas físi­cas nos dejá­ra­mos lle­var por los mis­mos ins­tin­tos que las per­so­nas jurí­di­cas y actuá­se­mos uti­li­zan­do sus mis­mas téc­ni­cas, no habría en el mun­do poli­cías sufi­cien­tes para con­te­ner tal des­plie­gue de acti­tu­des y acti­vi­da­des delic­ti­vas.

En resu­men, el Capi­ta­lis­mo es demo­cra­cia para 4 y dic­ta­du­ra para 96.

http://​impre​sio​nes​mias​.com

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *