Obre­ros y obre­ras de Vene­zue­la en las calles por más socia­lis­mo y con­tra la buro­cra­cia

venezuela_marcha-unete.jpg

Tra­ba­ja­do­res vene­zo­la­nos demos­tra­ron su apo­yo al pre­si­den­te Chá­vez y exi­gie­ron pro­fun­di­zar el pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio y dete­ner el avan­ce de la buro­cra­cia

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano (Espe­cial des­de Cara­cas) - Tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras de toda Vene­zue­la toma­ron las calles de Cara­cas el mar­tes 9 de noviem­bre, exi­gien­do la radi­ca­li­za­ción de la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na y com­pro­me­tién­do­se con hacer reali­dad este recla­mo. Con­vo­ca­dos por la Únión Nacio­nal de Tra­ba­ja­do­res (ÚNETE), los mani­fes­tan­tes rei­vin­di­ca­ron la apro­ba­ción inme­dia­ta de una nue­va Ley Orgá­ni­ca de Tra­ba­jo (LOT), ase­gu­rar nue­vos con­tra­tos colec­ti­vos con un aumen­to en las esca­las sala­ria­les y pedir meca­nis­mos esta­ta­les para el con­trol de la infla­ción. Pero más allá de las peti­cio­nes pun­tua­les, la mayo­ría de los movi­li­za­dos plan­tea­ron pro­fun­di­dad en el pro­ce­so que vive el país: “¡Ni Buro­cra­cia, ni Capital…Socialismo y más Revo­lu­ción!”, se pudo escu­char duran­te la mar­cha

Revin­di­can­do una Ley Revo­lu­cio­na­ria del Tra­ba­jo

Tras sie­te años espe­ran­do una nue­va ley de tra­ba­jo, los tra­ba­ja­do­res y sus sin­di­ca­tos deci­die­ron que había lle­ga­do el momen­to de pre­sio­nar. Vale des­ta­car que den­tro de pocas sema­nas ‑el 6 de enero, 2011- se estre­na la nue­va Asam­blea Nacio­nal, ésta vez con una mino­ría cre­cien­te de dipu­tados opo­si­to­res.

Según Mar­ce­la Más­pa­ro, coor­di­na­do­ra nacio­nal del ÚNETE, el obje­ti­vo de la mar­cha fue “que el Par­la­men­to aprue­be la nor­ma­ti­va, enca­mi­na­da a dig­ni­fi­car las rela­cio­nes pro­duc­ti­vas y poner en manos de los tra­ba­ja­do­res la direc­ción del pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio del país”.

La LOT, pro­yec­to popu­lar que vie­ne deba­tién­do­se en los sin­di­ca­tos, con el pue­blo y den­tro del Par­la­men­to des­de 2003, inclu­ye com­po­nen­tes cla­ves para el avan­ce del socia­lis­mo.

Algu­nos de ellos son: la reduc­ción de la jor­na­da labo­ral de ocho a seis horas, con tiem­po desig­na­do para las reunio­nes rela­cio­na­das al con­trol obre­ro ade­más de tiem­po para la for­ma­ción polí­ti­ca; la abo­li­ción de la cate­go­ría del “ter­ce­ri­za­do”, obli­gan­do a los emplea­do­res con­tra­tar a todo tra­ba­ja­dor como fijo, ase­gu­ran­do los bene­fi­cios que corres­pon­den; la amplia­ción del lap­so de repo­so pre y pos natal para las tra­ba­ja­do­ras, con garan­tías al sala­rio inte­gral duran­te el emba­ra­zo y la rein­te­gra­ción al tra­ba­jo en las mis­mas con­di­cio­nes que tenía antes del repo­so; la incor­po­ra­ción de la juven­tud al tra­ba­jo, sin obli­ga­ción de expe­rien­cia pre­via y con tiem­po para el estu­dio sin menos­ca­bo del sala­rio; y la res­tau­ra­ción de los dere­chos de los tra­ba­ja­do­res esta­fa­dos por las empre­sas pri­va­das duran­te los años neo­li­be­ra­les y has­ta el momen­to, inclu­yen­do en esta exi­gen­cia una serie de rei­vin­di­ca­cio­nes sala­ria­les pen­dien­tes.

La LOT tam­bién inclu­ye la radi­cal Ley Espe­cial de los Con­se­jos Socia­lis­tas de Tra­ba­ja­do­res (CST), pro­pues­ta por dipu­tados del Par­ti­do Comu­nis­ta de Vene­zue­la (PCV) en el 2007. Apro­ba­da esta nor­ma, los tra­ba­ja­do­res y las tra­ba­ja­do­ras de todo el país asu­mi­rán el con­trol social de los pro­ce­sos pro­duc­ti­vos y admi­nis­tra­ti­vos de las empre­sas en arti­cu­la­ción per­ma­nen­te con la comu­ni­dad y el Gobierno Nacio­nal.

Según el PCV, los CST serán “expre­sión polí­ti­ca uni­ta­ria, por enci­ma de su con­di­ción gre­mial o sin­di­cal, a fin de que sus intere­ses se encuen­tren legí­ti­ma­men­te repre­sen­ta­dos y pue­dan actuar de mane­ra revo­lu­cio­na­ria en el con­trol de los cen­tros de tra­ba­jo, el dise­ño, eje­cu­ción y segui­mien­to de sus polí­ti­cas y pro­ce­sos labo­ra­les, de pro­duc­ción y dis­tri­bu­ción social de sus ganan­cias, y como expre­sión del poder popu­lar que inclu­so tras­cien­da el ámbi­to de los luga­res de tra­ba­jo para que influ­ya en la polí­ti­ca nacio­nal, en la pla­ni­fi­ca­ción del esta­do, en los sitios de vivien­da y en los terri­to­rios de los con­se­jos comu­na­les para impri­mir­les a éstos el sello de la con­duc­ción pro­le­ta­ria y los cam­bios de con­cien­cia nece­sa­rios para la cons­truc­ción del socia­lis­mo”.

Los CST ten­drán auto­ri­dad vin­cu­lan­te en los espa­cios labo­ra­les (públi­co, pri­va­do, mix­to) don­de los emplea­dos han con­vo­ca­do y for­ma­do su asam­blea cons­ti­tu­ti­va con todos sus cole­gas o una par­te inde­fi­ni­da. Sólo bas­ta con­vo­car y hacer nacer la asam­blea. Su fun­ción prin­ci­pal, según artícu­lo 14 de la pro­pues­ta es que “la acción orga­ni­za­da y cons­cien­te de los tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras en lucha con­tra la explo­ta­ción del tra­ba­jo, por con­so­li­dar la inde­pen­den­cia nacio­nal y cons­truir una socie­dad socia­lis­ta, asu­mien­do la defen­sa de los intere­ses supre­mos de la cla­se tra­ba­ja­do­ra y del pue­blo en su con­jun­to, fren­te a los pla­nes de domi­na­ción de los mono­po­lios trans­na­cio­na­les y en gene­ral ante las pre­ten­sio­nes anti­na­cio­na­les, anti­po­pu­la­res y lucra­ti­vas de los due­ños del capi­tal, o quie­nes actúen en repre­sen­ta­ción de sus intere­ses.”

Más­pa­ro, con­tex­tua­li­zan­do la mar­cha y el momen­to his­tó­ri­co, advir­tió que “para lle­gar con éxi­to al 2012 (elec­cio­nes pre­si­den­cia­les), para que el pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio sal­ga for­ta­le­ci­do y derro­te­mos a la esta­fa capi­ta­lis­ta, tene­mos que avan­zar con con­trol obre­ro, demo­cra­cia obre­ra y derro­tar final­men­te la buro­cra­cia que está entor­pe­cien­do el avan­ce del pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio”.

Nacio­na­li­za­ción con Con­trol Obre­ro

El Gobierno Boli­va­riano de Vene­zue­la ha nacio­na­li­za­do más de 200 empre­sas en el ulti­mo año, por ejem­plo Agro­is­le­ña, dis­tri­bui­do­ra de insu­mos y cré­di­tos para la pro­duc­ción agrí­co­la (de capi­tal espa­ñol); Owens Illi­nois, pro­duc­to­ra de enva­ses de vidrio para la indus­tria ali­men­ta­ría (de capi­tal esta­dou­ni­den­se); y Side­tur, pro­duc­to­ra de cabi­lla y otros insu­mos side­rúr­gi­cos para la cons­truc­ción de vivien­das y obras de infra­es­truc­tu­ra (de capi­tal vene­zo­lano). En los años ante­rio­res el Eje­cu­ti­vo había nacio­na­li­za­do com­pa­ñías petro­le­ras, cemen­te­ras, de tele­co­mu­ni­ca­cio­nes, ban­ca­rias, ali­men­ta­rías, entre otras, res­pe­tan­do lo que esti­pu­la la Cons­ti­tu­ción del país.

Duran­te la movi­li­za­ción, Fran­cis­co Artea­ga, Secre­ta­rio Gene­ral del sin­di­ca­to Ultra­ce­bal, sos­tu­vo una pan­car­ta pidien­do la nacio­na­li­za­ción de la fir­ma don­de labo­ra: “Sr. Hugo Chá­vez, Que­re­mos la inter­ven­ción de esta empre­sa (Bal­gres) por todos los pasi­vos labo­ra­les que nos deben, ¡Bas­ta ya de tan­to abu­so!”.

Según Artea­ga, la empre­sa fabri­ca­do­ra de bal­do­sas no para de atro­pe­llar los dere­chos de los tra­ba­ja­do­res, des­pi­dien­do en 2008 a un gru­po de 80 obre­ros sin jus­ti­fi­ca­ción algu­na y atra­san­do siem­pre en los pagos y los bonos ali­men­ta­rios. El diri­gen­te sin­di­cal expli­có la situa­ción de sus 450 com­pa­ñe­ros afi­lia­dos, exi­gien­do que real­men­te se con­so­li­de el pro­yec­to socia­lis­ta.

Al lado de Artea­ga esta­ba Juan Pai­va, Secre­ta­rio Gene­ral de la UNT para la región metro­po­li­ta­na de Cara­cas y el esta­do Miran­da.

“Nos habían enga­ña­dos. Los téc­ni­cos, los aca­dé­mi­cos, los medios, todos nos dije­ron que no podía­mos diri­gir la pro­duc­ción”, dijo Pai­va y ejem­pli­fi­có que aho­ra los super­mer­ca­dos y las fábri­cas del papel están “en manos del pue­blo”.

“A noso­tros nos gus­ta­ría ver la nacio­na­li­za­ción de nues­tra empre­sa tam­bién”, expre­só el mani­fes­tan­te Vicen­te Pon­te Moreno, dele­ga­do de salud ele­gi­do por la mayo­ría de sus 390 com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo en la pri­va­da Empre­sa Cerá­mi­cas Ocu­ma­re del Tuy.

Padre de dos hijos y con 43 años de edad, Moreno vivió hace unas pocas sema­nas el falle­ci­mien­to de su cole­ga Luis Pérez, muer­te cau­sa­da por com­pli­ca­cio­nes res­pi­ra­to­rias aso­cia­das a su tra­ba­jo. Según Moreno, la empre­sa no ha sido nada jus­ta con la fami­lia de Pérez, y es sola­men­te un caso entre muchos.

“El Pre­si­den­te lucha por noso­tros así que noso­tros tene­mos que luchar por él, y por su pro­pues­ta del Socia­lis­mo Boli­va­riano. Noso­tros sabe­mos mane­jar la pro­duc­ción de nues­tra fábri­ca, y sabe­mos que pode­mos mane­jar­la”, afir­mó.

Joel Gar­cía, Secre­ta­rio Gene­ral del Sin­di­ca­to de Tra­ba­ja­do­res de la Faja Petro­lí­fe­ra del Ori­no­co (Sutra­pe­tro­ri­no­co) y tam­bién Secre­ta­rio Sin­di­cal del PCV para el esta­do Anzoá­te­gui, expli­có sus pro­pios cri­te­rios. Repre­sen­tan­do los 2.100 tra­ba­ja­do­res esta­ta­les del sec­tor petro­le­ro afi­lia­dos a su sin­di­ca­to, dijo: “Aquí hemos pasa­do de un capi­tal pri­va­do a un capi­tal del esta­do. Enten­de­mos noso­tros que las leyes son letras muer­tas mien­tras no nos movi­li­ce­mos y logre­mos una cla­ra con­cien­cia de cla­se tra­ba­ja­do­ra”.

Más­pa­ro escla­re­ció por su par­te la pos­tu­ra de ÚNETE, enfa­ti­zan­do que para una empre­sa nacio­na­li­za­da, apor­tar a la con­so­li­da­ción del socia­lis­mo “tie­ne que expre­sar­se no sólo en sobe­ra­nía para el pue­blo y la dis­tri­bu­ción equi­ta­ti­va de las rique­zas, sino en la total erra­di­ca­ción de la explo­ta­ción, de la ter­ce­ri­za­ción y de la divi­sión social del tra­ba­jo”.

¡Ni Buro­cra­cia, ni Capi­tal. Socia­lis­mo y más Revo­lu­ción!”

Entre los muchos desa­fíos que enfren­ta la Vene­zue­la Boli­va­ria­na se encuen­tra la enor­me tarea de unir­se detrás de un pro­yec­to socia­lis­ta con­se­cuen­te con el momen­to his­tó­ri­co tran­si­ta­do en el país y por la huma­ni­dad. Exi­gir socia­lis­mo, revo­lu­ción, es asu­mir la tarea de cons­truir­lo.

Según Ist­ván Més­zá­ros, res­pe­ta­do eco­no­mis­ta mar­xis­ta que ha apor­ta­do mucho al deba­te socia­lis­ta en Vene­zue­la, “la cri­sis actual es pro­fun­da… no es úni­ca­men­te la mayor cri­sis eco­nó­mi­ca de toda la his­to­ria de la huma­ni­dad, sino la mayor cri­sis de la his­to­ria en todos los sen­ti­dos”.

“Hemos alcan­za­do los lími­tes his­tó­ri­cos de la capa­ci­dad del capi­tal para con­tro­lar la socie­dad. La úni­ca alter­na­ti­va via­ble es la de la cla­se tra­ba­ja­do­ra, que es la que pro­du­ce todo lo nece­sa­rio para nues­tra vida. ¿Por qué no debe­ría con­tro­lar lo que pro­du­ce?”, se pre­gun­ta Més­zá­ros.

Pero para con­so­li­dar el socia­lis­mo, el mis­mo Més­zá­ros ha seña­la­do la nece­si­dad de lle­var la pre­gun­ta más allá del con­trol en sí. Hay que pre­gun­tar­se, en fin, ¿para qué, y cómo con­tro­lar? Y es en la vida y obra del Coman­dan­te Ernes­to “Che” Gue­va­ra, en sus teo­rías polí­ti­cas y eco­nó­mi­cas nutri­das por el ejer­ci­cio del poder revo­lu­cio­na­rio en los pri­me­ro años de la Revo­lu­ción Cuba­na, que se encuen­tran una res­pues­ta.

El Che es reco­no­ci­do como uno de los revo­lu­cio­na­rios más preo­cu­pa­dos con la natu­ra­le­za del socia­lis­mo Nues­tro­Ame­ri­cano, como se per­ci­be en su seña­la­mien­to de que “el socia­lis­mo no es un sis­te­ma más humano que el capi­ta­lis­ta por­que una nue­va cla­se domi­nan­te e ilu­mi­na­da dis­tri­bu­ya, con sen­ti­do más jus­to y pater­na­lis­ta, las rique­zas pro­du­ci­das, sino por­que se tra­ta de un genuino régi­men de poder popu­lar”.

Según Gue­va­ra, el poder popu­lar, es decir, el socia­lis­mo, es un sis­te­ma en que “las masas deben tener la posi­bi­li­dad de diri­gir sus des­ti­nos, resol­ver cuán­to va para la acu­mu­la­ción y cuán­to al con­su­mo, la téc­ni­ca eco­nó­mi­ca debe ope­rar con estas cifras y la con­cien­cia de las masas ase­gu­rar su cum­pli­mien­to”.

Para el Che, “el desa­rro­llo de una socie­dad (socia­lis­ta) tie­ne sen­ti­do si sir­ve para trans­for­mar a la per­so­na, si le mul­ti­pli­ca la capa­ci­dad crea­do­ra, si lo lan­za más allá del egoís­mo. El tran­si­to hacia el rei­no de la liber­tad es un via­je del yo al noso­tros”.

Poder popu­lar, con­cien­cia y cum­plir una ver­da­de­ra liber­tad. Con estos cri­te­rios e insu­mos para el deba­te, se obser­va mejor el ¿por qué? de la mar­cha con­vo­ca­da por ÚNETE, el ¿por qué? de los gri­tos de los y las tra­ba­ja­do­res exi­gien­do más par­ti­ci­pa­ción, más socia­lis­mo y más revo­lu­ción. La posi­bi­li­dad de tran­si­tar hacia tal rei­no de la liber­tad, hacia la supera­ción del egoís­mo, hacia el socia­lis­mo, se pal­pó el mar­tes pasa­do en las calles cara­que­ñas.

Al final, una de las pan­car­tas de la mar­cha resu­mía “¡El socia­lis­mo se con­quis­ta pelean­do!”.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *