Cla­ves de la ofen­si­va inter­na­cio­nal con­tra las pen­sio­nes y las con­di­cio­nes de tra­ba­jo-Dia­go­nal.

Las actua­les pro­tes­tas y mani­fes­ta­cio­nes, no sólo en Fran­cia sino en otros paí­ses, podrían indi­car que se está lle­gan­do nue­va­men­te a la con­ver­gen­cia de los años ‘20 entre las con­di­cio­nes obje­ti­vas de un sis­te­ma ago­ta­do, que ha pues­to en evi­den­cia sus con­tra­dic­cio­nes insu­pe­ra­bles, y el hecho de que se está pro­fun­di­zan­do en la gen­te la con­cien­cia de la injus­ti­cia social inhe­ren­te al sis­te­ma. Los biem­pen­san­tes cri­ti­can a los jóve­nes por­que par­ti­ci­pan en las pro­tes­tas en Fran­cia, pero éstos tie­nen bue­nas razo­nes para inquie­tar­se: con un mer­ca­do de tra­ba­jo res­trin­gi­do que gene­ra des­ocu­pa­ción, la pro­pues­ta guber­na­men­tal de retra­sar la edad de la jubi­la­ción satu­ra­rá más aún el mer­ca­do de tra­ba­jo e impe­di­rá a bue­na par­te de las nue­vas gene­ra­cio­nes obte­ner un pri­mer empleo.

Memo­ria: vuel­ta a los años ‘20

La pri­me­ra revo­lu­ción indus­trial (el maqui­nis­mo que per­mi­tió el paso del tra­ba­jo arte­sa­nal a la manu­fac­tu­ra) pro­du­jo dos resul­ta­dos fun­da­men­ta­les: el sur­gi­mien­to del pro­le­ta­ria­do indus­trial y un enor­me aumen­to de la pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­jo. Pri­me­ro no hubo lími­tes en las jor­na­das labo­ra­les: hom­bres, muje­res y niños tra­ba­ja­ban 16 o 18 horas dia­rias, no había des­can­so sema­nal ni vaca­cio­nes y menos aún jubi­la­cio­nes.

Pero el nue­vo pro­le­ta­ria­do comen­zó a resis­tir y exi­gir mejo­res con­di­cio­nes de tra­ba­jo. Este movi­mien­to cul­mi­nó en el dece­nio de 1920 cuan­do las luchas de los tra­ba­ja­do­res, ayu­da­das por el temor de los capi­ta­lis­tas al ejem­plo de la Revo­lu­ción de Octu­bre en Rusia, logra­ron la jor­na­da sema­nal de 48 horas. Esto res­pon­dió a la con­ver­gen­cia de dos fac­to­res: el aumen­to de la pro­duc­ti­vi­dad, que per­mi­tía satis­fa­cer las deman­das del mer­ca­do con menos tiem­po de tra­ba­jo, y la lucha de los tra­ba­ja­do­res para mejo­rar sus con­di­cio­nes de tra­ba­jo. Con el for­dis­mo aumen­tó la inten­si­dad del tra­ba­jo, como mues­tra agu­da­men­te Cha­plin en Tiem­pos Moder­nos.

Des­de enton­ces la jor­na­da de tra­ba­jo se man­tu­vo esta­ble, aun­que dis­mi­nu­yó la jor­na­da anual como resul­ta­do de las vaca­cio­nes más pro­lon­ga­das y en algu­nos paí­ses dis­mi­nu­yó tam­bién la jor­na­da sema­nal. A esto se unió que, con la revo­lu­ción cien­tí­fi­co-téc­ni­ca, la pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­jo aumen­tó ver­ti­gi­no­sa­men­te, lo que, por otra par­te, dio lugar al toyo­tis­mo o just in time. Por ejem­plo, según las esta­dís­ti­cas ofi­cia­les del Ins­ti­tut natio­nal de la sta­tis­ti­que et des étu­des éco­no­mi­ques (INSEE) una hora de tra­ba­jo asa­la­ria­do en Fran­cia era en 2004 23 veces más pro­duc­ti­va que en 1975.

La lógi­ca que se impu­so en los ‘20 indi­ca que, si para satis­fa­cer la deman­da del mer­ca­do con­su­mi­dor (de “acti­vos” y de “pasi­vos”) hace fal­ta menos tiem­po de tra­ba­jo, corres­pon­de dis­mi­nuir éste: la jor­na­da dia­ria, sema­nal y anual. Y tam­bién el tiem­po total de la vida lla­ma­da acti­va, ade­lan­tan­do y no retra­san­do la edad de la jubi­la­ción. Por­que, aun­que los acti­vos sean rela­ti­va­men­te cada vez menos en pro­por­ción a los jubi­la­dos, la tar­ta a repar­tir cre­ce más rápi­da­men­te. El argu­men­to demo­grá­fi­co (la pobla­ción enve­je­ce, aumen­ta la espe­ran­za de vida) es enton­ces insos­te­ni­ble. La cues­tión es cómo se repar­te esa tar­ta.

Las éli­tes polí­ti­co-eco­nó­mi­cas, con su cor­te­jo de eco­no­mis­tas, “poli­tó­lo­gos” y otros “espe­cia­lis­tas” pre­sen­tan como inevi­ta­bles polí­ti­cas socia­les injus­tas y eco­nó­mi­ca­men­te irra­cio­na­les. En reali­dad, no hacen otra cosa que defen­der encar­ni­za­da­men­te la tasa de ganan­cia (o tasa de explo­ta­ción) de los patro­nes. El aspec­to finan­cie­ro es secun­da­rio o sim­ple­men­te un pre­tex­to. La raíz del pro­ble­ma es que el esta­do actual de desa­rro­llo de las fuer­zas pro­duc­ti­vas y el for­mi­da­ble incre­men­to de la pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­jo podrían per­mi­tir estar en el umbral de la socie­dad que vis­lum­bró Marx hace más de un siglo y medio: el ser humano libe­ra­do de la nece­si­dad de bue­na par­te de los tra­ba­jos físi­cos y del tra­ba­jo alie­na­do, y dis­po­nien­do de más tiem­po libre (duran­te su vida acti­va y jubi­lán­do­se antes) para dedi­car­lo a su rea­li­za­ción per­so­nal.

Pero la libe­ra­ción del ser humano está en con­tra­dic­ción con la esen­cia mis­ma del sis­te­ma capi­ta­lis­ta, basa­do en la opre­sión y la explo­ta­ción de los seres huma­nos. Por eso, cuan­do lo que habría que hacer en fun­ción del aumen­to de la pro­duc­ti­vi­dad, sería dis­mi­nuir el tiem­po de tra­ba­jo (lo que per­mi­ti­ría crear nue­vos empleos) y aumen­tar los sala­rios y las pen­sio­nes, los due­ños del poder, con el pre­tex­to de com­ba­tir la cri­sis y la des­ocu­pa­ción y de “sal­var” la Segu­ri­dad Social, con­ge­lan o dis­mi­nu­yen los sala­rios, aumen­tan la jor­na­da de tra­ba­jo, intro­du­cen la “fle­xi­bi­li­dad labo­ral”, aumen­tan la edad de la jubi­la­ción y redu­cen las pen­sio­nes. Esta es la para­do­ja de la socie­dad con­tem­po­rá­nea, en la que, mien­tras una ínfi­ma mino­ría man­tie­ne con­fis­ca­do el poder y acu­mu­la rique­zas has­ta la obs­ce­ni­dad (inclu­si­ve y aún más en tiem­pos de cri­sis) las nece­si­da­des míni­mas de bue­na par­te de la pobla­ción mun­dial per­ma­ne­cen insa­tis­fe­chas y les resul­tan inal­can­za­bles sus legí­ti­mas aspi­ra­cio­nes mate­ria­les y espi­ri­tua­les.

TRABAJAR MÁS PARA VIVIR PEOR

Pro­duc­ti­vi­dad

En los últi­mos años, pese a que ha aumen­ta­do la pro­duc­ti­vi­dad, tam­bién ha aumen­ta­do la inten­si­dad del tra­ba­jo con el “toyo­tis­mo” (o just in time: pro­duc­ción de lo nece­sa­rio en fun­ción de la deman­da de cada momen­to evi­tan­do la acu­mu­la­ción de stocks de mer­can­cías) y con la fle­xi­bi­li­dad labo­ral. Esta ten­den­cia al aumen­to de la jor­na­da de tra­ba­jo se acen­túa a cau­sa de la nece­si­dad que tie­ne mucha gen­te de tra­ba­jar más tiem­po a fin de ganar lo míni­mo nece­sa­rio para sobre­vi­vir.

Pri­va­ti­za­ción

El FMI acon­se­ja la pri­va­ti­za­ción para resol­ver los pro­ble­mas finan­cie­ros de la Segu­ri­dad Social. Pero esa pri­va­ti­za­ción mar­gi­na a los tra­ba­ja­do­res con meno­res ingre­sos, es decir, a los más nece­si­ta­dos, a cau­sa de que las coti­za­cio­nes son muy ele­va­das. Esto es más noto­rio en los paí­ses don­de los sala­rios son de por sí bajos. Ade­más, el por­ve­nir de los sis­te­mas pri­va­dos es incier­to y los tra­ba­ja­do­res que per­te­ne­cen a ellos corren el ries­go de encon­trar­se en el futu­ro sin pro­tec­ción.

Ale­jan­dro Tei­tel­baum.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *