474 per­so­nas han muer­to por la repre­sión des­de 1960- Gara

El núme­ro de víc­ti­mas mor­ta­les de ETA des­de su sur­gi­mien­to en 1959 has­ta la actua­li­dad está ple­na­men­te docu­men­ta­do y reco­no­ci­do ofi­cial­men­te. Con la muer­te del poli­cía fran­cés Jean- Ser­ge Nerin, se ele­va a 842 per­so­nas. Sin embar­go, nun­ca se había inves­ti­ga­do y docu­men­ta­do la reali­dad de otras muer­tes deri­va­das del mis­mo con­flic­to, pro­vo­ca­das en este caso por las mil caras de la repre­sión. Sin nin­gún rigor cien­tí­fi­co, has­ta el momen­to se usa­ban cifras gené­ri­cas apro­xi­ma­ti­vas como 250 ó 300 per­so­nas. Aho­ra, la fun­da­ción Eus­kal Memo­ria ha hecho este tra­ba­jo de inves­ti­ga­ción y recuen­to y sitúa la cifra real en 474 fallecidos.

En este estu­dio iné­di­to al que ha teni­do acce­so GARA ‑que se inclui­rá en la obra «No les bas­tó Ger­ni­ka», que se repar­ti­rá a sus cien­tos de pro­mo­to­res y verá la luz en la Feria de Duran­go- no sólo lla­ma la aten­ción pode­ro­sa­men­te la can­ti­dad glo­bal, sino tam­bién su des­glo­se. Con­tra lo que pudie­ra pen­sar­se, la mayor par­te de estos muer­tos no tenían rela­ción con ETA; inclu­so, la mitad de ellos care­cían de mili­tan­cia polí­ti­ca cono­ci­da. Pero per­die­ron la vida en mani­fes­ta­cio­nes, en con­tro­les de carre­te­ra, en acci­den­tes camino de las prisiones…

Esta labor ha per­mi­ti­do des­cu­brir nume­ro­sos casos, la mayo­ría ocu­rri­dos en los años espe­cial­men­te oscu­ros infor­ma­ti­va­men­te del fran­quis­mo, que no eran cono­ci­dos o bien esta­ban cata­lo­ga­dos como sim­ples suce­sos. Así, entre 1960 y 1968, antes de que la actua­ción arma­da de ETA vaya tenien­do un papel cre­cien­te en el con­flic­to, se regis­tra­ron doce falle­ci­mien­tos: sie­te por dis­pa­ros, dos por tor­tu­ras, otro por secue­las de mal­tra­tos, uno por enfer­me­dad y otro por gol­pes pro­du­ci­dos den­tro de prisión.

Los datos resul­tan­tes han sido des­me­nu­za­dos pos­te­rior­men­te por el cen­tro de inves­ti­ga­ción Azti­ker, que, entre otras cosas, ha lle­ga­do a esta con­clu­sión: sólo el 50,2% de los falle­ci­dos (238 casos fren­te a 236) corres­pon­den a mili­tan­tes polí­ti­cos, ya fue­ran de ETA, de HB, de IK, de los GRAPO, de EGI, repre­sen­tan­tes elec­tos… El otro 49,8% eran obre­ros, estu­dian­tes, fami­lia­res y ami­gos de pre­sos, per­so­nas aba­ti­das en un mar­co gene­ral de impu­ni­dad poli­cial… Todos ellos, ciu­da­da­nos anó­ni­mos has­ta entonces.

130 mili­tan­tes armados

En el lis­ta­do ela­bo­ra­do por Eus­kal Memo­ria, menos de un ter­cio de las víc­ti­mas eran mili­tan­tes de orga­ni­za­cio­nes arma­das que per­die­ron la vida en situa­cio­nes de enfren­ta­mien­to. Se les pue­de sumar, por su ads­crip­ción ori­gi­nal, el caso de los 39 vas­cos falle­ci­dos tras sufrir el exi­lio o la depor­ta­ción. Las 305 víc­ti­mas res­tan­tes, por tan­to, no per­te­ne­cían a ETA, ni a los Coman­dos Autó­no­mos Anti­ca­pi­ta­lis­tas, ni a IK, ni a los GRAPO…

La gue­rra sucia se ha ceba­do por igual en estos gru­pos, has­ta tota­li­zar 85 muer­tos en este medio siglo. Des­ta­ca tam­bién por su núme­ro el blo­que de per­so­nas falle­ci­das al ser aba­ti­das en con­tro­les de carre­te­ra (21), des­de un bil­baino tiro­tea­do por la Guar­dia Civil en 1961 has­ta una veci­na de Erren­te­ria que falle­ció en 2006 al cho­car con un dis­po­si­ti­vo poli­cial en Gaintxu­riz­ke­ta. Tam­bién sobre­sa­le el núme­ro de ciu­da­da­nos muer­tos en mani­fes­tan­tes (36). Y figu­ran seis meno­res de edad.

Eus­kal Memo­ria pre­ten­de que sus nom­bres y cir­cuns­tan­cias no que­den olvi­da­dos, como ocu­rri­rá, sin ir más lejos, en la cele­bra­ción ofi­cial, este miér­co­les, del lla­ma­do Día de la Memo­ria. Y que sus casos estén, un día no muy lejano, sobre la mesa de una Comi­sión de la Verdad.

EN CIFRAS

48,5%

de estas muer­tes han sido pro­vo­ca­das por los cuer­pos poli­cia­les del Esta­do; un 15,6% más se deben a gru­pos arma­dos de ultra­de­re­cha y un 12% han sido moti­va­das por accidentes.

79,1%

de estos casos duran­te el fran­quis­mo tenían como auto­res a las FSE, cua­tro de cada cin­co. En estos últi­mos años, por con­tra, ese por­cen­ta­je ha des­cen­di­do has­ta el 13,6%, mien­tras suben mucho otras cau­sas como el exi­lio o los acci­den­tes de tráfico.

85

vidas han sido sega­das por la gue­rra sucia en sus dis­tin­tas expresiones.

36

ciu­da­da­nos han muer­to cuan­do par­ti­ci­pa­ban en manifestaciones.

21

per­die­ron la vida a con­se­cuen­cia de con­tro­les de carretera.

43,6%

de los falle­ci­dos eran gui­puz­coa­nos; el 29,9%, viz­cai­nos; el 11,7%, nava­rros; el 4,8%, ala­ve­ses; y el 3,3%, labor­ta­nos y bajo­na­va­rros. 31 tenían otras procedencias.

86,9%

de los muer­tos eran hom­bres (412 de 474) y 62, muje­res (13,1%).

Un ter­cio de estos casos, en la era de Feli­pe González

Los 50 años ana­li­za­dos han sido divi­di­dos en tra­mos tem­po­ra­les según quié­nes gober­na­ban en Madrid. El perio­do más san­grien­to es el corres­pon­dien­te a los gobier­nos de Feli­pe Gon­zá­lez. Entre los años 1982 y 1996 se pro­du­je­ron la ter­ce­ra par­te de las muer­tes deta­lla­das por Eus­kal Memo­ria: 160, es decir, el 33,8%. Ahí se regis­tra­ron todos los aten­ta­dos mor­ta­les de los GAL, pero tam­bién nume­ro­sos falle­ci­mien­tos en enfren­ta­mien­tos, tiro­teos o embos­ca­das poli­cia­les (Pasaia, Mor­lans, Lli­ca d’A­munt, pea­je de Irun, foz de Irun­be­rri…), así como muer­tes de pre­sos o de fami­lia­res por la dis­per­sión (las pri­me­ras, las her­ma­nas Ame­za­ga, en Bur­gos en setiem­bre de 1982).

Esos 160 casos son casi el doble que los 86 cons­ta­ta­dos en un perio­do tem­po­ral simi­lar pero bajo régi­men fran­quis­ta (1960−1975). Los años de la lla­ma­da tran­si­ción fue­ron por­cen­tual­men­te los más vio­len­tos, con 88 víc­ti­mas de este tipo des­de la muer­te de Fran­co has­ta el final de 1979 (apro­ba­ción de la Cons­ti­tu­ción espa­ño­la) y 62 más de ahí has­ta 1982. Con los gobier­nos del PP (1996−2004) hubo 56 víc­ti­mas mor­ta­les. Des­pués se con­ta­bi­li­zan 22, la mayor par­te corres­pon­dien­tes a exi­lia­dos. R.S.

Guar­dia Zibi­la­ren ardu­ra age­ri da 119 hil­ke­ta­ren atzean

Heriotza hauen guz­tien ardu­ra nori dago­kion ere azter­tu du Azti­ker iker­gu­neak. Zerren­da luzea da, bai­na izen nagu­si bat nabar­men­tzen da: Espai­nia­ko Guar­dia Zibi­la. Lau kasu­ta­tik batean bera ager­tzen da hil­ke­ten atzean; 474 kasue­ta­tik 119tan, hain zuzen ere.

Espai­nia­ko Poli­zia age­ri da jarraian, 82 heriotzen ardu­ra­dun beza­la (zerren­da­tu­ta­ko kasuen %17,3 hain zuzen ere). Bata­llon Vas­co Espa­ñol tal­deak 34 hil­da­ko era­gin zituen; GALek, 27; Ertzain­tzak, 14; Espai­nia­ko Arma­dak, 9; Tri­ple A tal­deak, 9; faxis­tek, 4; Fran­tzia­ko Poli­ziak, 4; udal­tzain­goek, 4… Zori­gaiz­to­ko zerren­da amai­ga­be hone­tan Uru­guai­ko, Ita­lia­ko eta Txi­le­ko poli­zia inda­rrak, CRSak, El Sal­va­do­rre­ko Arma­da, Nika­ra­gua­ko «con­tra», Kolon­bia­ko para­mi­li­ta­rrak edo zain­tzai­le pri­ba­tuak ere azal­tzen dira.

Bes­te heriotza asko­ri ezin zaio ardu­ra­dun zehatzik jarri, bai­na gataz­ka­ren ondo­rioz sor­tu­ta­ko hain­bat egoe­ra latzek era­gin dituz­te. Esa­te­ra­ko, erbes­tean 38 lagun hil dira dagoe­ne­ko; espetxeak 25 herri­ta­rren bizia aka­ba­tu du; saka­ba­na­ke­tak, aldiz, 17rena; eta zor­tzi lagun gehia­gok beren buruaz bes­te egin dute bost hamar­ka­da haue­tan. R.S.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.