474 per­so­nas han muer­to por la repre­sión des­de 1960- Gara

El núme­ro de víc­ti­mas mor­ta­les de ETA des­de su sur­gi­mien­to en 1959 has­ta la actua­li­dad está ple­na­men­te docu­men­ta­do y reco­no­ci­do ofi­cial­men­te. Con la muer­te del poli­cía fran­cés Jean- Ser­ge Nerin, se ele­va a 842 per­so­nas. Sin embar­go, nun­ca se había inves­ti­ga­do y docu­men­ta­do la reali­dad de otras muer­tes deri­va­das del mis­mo con­flic­to, pro­vo­ca­das en este caso por las mil caras de la repre­sión. Sin nin­gún rigor cien­tí­fi­co, has­ta el momen­to se usa­ban cifras gené­ri­cas apro­xi­ma­ti­vas como 250 ó 300 per­so­nas. Aho­ra, la fun­da­ción Eus­kal Memo­ria ha hecho este tra­ba­jo de inves­ti­ga­ción y recuen­to y sitúa la cifra real en 474 falle­ci­dos.

En este estu­dio iné­di­to al que ha teni­do acce­so GARA ‑que se inclui­rá en la obra «No les bas­tó Ger­ni­ka», que se repar­ti­rá a sus cien­tos de pro­mo­to­res y verá la luz en la Feria de Duran­go- no sólo lla­ma la aten­ción pode­ro­sa­men­te la can­ti­dad glo­bal, sino tam­bién su des­glo­se. Con­tra lo que pudie­ra pen­sar­se, la mayor par­te de estos muer­tos no tenían rela­ción con ETA; inclu­so, la mitad de ellos care­cían de mili­tan­cia polí­ti­ca cono­ci­da. Pero per­die­ron la vida en mani­fes­ta­cio­nes, en con­tro­les de carre­te­ra, en acci­den­tes camino de las pri­sio­nes…

Esta labor ha per­mi­ti­do des­cu­brir nume­ro­sos casos, la mayo­ría ocu­rri­dos en los años espe­cial­men­te oscu­ros infor­ma­ti­va­men­te del fran­quis­mo, que no eran cono­ci­dos o bien esta­ban cata­lo­ga­dos como sim­ples suce­sos. Así, entre 1960 y 1968, antes de que la actua­ción arma­da de ETA vaya tenien­do un papel cre­cien­te en el con­flic­to, se regis­tra­ron doce falle­ci­mien­tos: sie­te por dis­pa­ros, dos por tor­tu­ras, otro por secue­las de mal­tra­tos, uno por enfer­me­dad y otro por gol­pes pro­du­ci­dos den­tro de pri­sión.

Los datos resul­tan­tes han sido des­me­nu­za­dos pos­te­rior­men­te por el cen­tro de inves­ti­ga­ción Azti­ker, que, entre otras cosas, ha lle­ga­do a esta con­clu­sión: sólo el 50,2% de los falle­ci­dos (238 casos fren­te a 236) corres­pon­den a mili­tan­tes polí­ti­cos, ya fue­ran de ETA, de HB, de IK, de los GRAPO, de EGI, repre­sen­tan­tes elec­tos… El otro 49,8% eran obre­ros, estu­dian­tes, fami­lia­res y ami­gos de pre­sos, per­so­nas aba­ti­das en un mar­co gene­ral de impu­ni­dad poli­cial… Todos ellos, ciu­da­da­nos anó­ni­mos has­ta enton­ces.

130 mili­tan­tes arma­dos

En el lis­ta­do ela­bo­ra­do por Eus­kal Memo­ria, menos de un ter­cio de las víc­ti­mas eran mili­tan­tes de orga­ni­za­cio­nes arma­das que per­die­ron la vida en situa­cio­nes de enfren­ta­mien­to. Se les pue­de sumar, por su ads­crip­ción ori­gi­nal, el caso de los 39 vas­cos falle­ci­dos tras sufrir el exi­lio o la depor­ta­ción. Las 305 víc­ti­mas res­tan­tes, por tan­to, no per­te­ne­cían a ETA, ni a los Coman­dos Autó­no­mos Anti­ca­pi­ta­lis­tas, ni a IK, ni a los GRAPO…

La gue­rra sucia se ha ceba­do por igual en estos gru­pos, has­ta tota­li­zar 85 muer­tos en este medio siglo. Des­ta­ca tam­bién por su núme­ro el blo­que de per­so­nas falle­ci­das al ser aba­ti­das en con­tro­les de carre­te­ra (21), des­de un bil­baino tiro­tea­do por la Guar­dia Civil en 1961 has­ta una veci­na de Erren­te­ria que falle­ció en 2006 al cho­car con un dis­po­si­ti­vo poli­cial en Gaintxu­riz­ke­ta. Tam­bién sobre­sa­le el núme­ro de ciu­da­da­nos muer­tos en mani­fes­tan­tes (36). Y figu­ran seis meno­res de edad.

Eus­kal Memo­ria pre­ten­de que sus nom­bres y cir­cuns­tan­cias no que­den olvi­da­dos, como ocu­rri­rá, sin ir más lejos, en la cele­bra­ción ofi­cial, este miér­co­les, del lla­ma­do Día de la Memo­ria. Y que sus casos estén, un día no muy lejano, sobre la mesa de una Comi­sión de la Ver­dad.

EN CIFRAS

48,5%

de estas muer­tes han sido pro­vo­ca­das por los cuer­pos poli­cia­les del Esta­do; un 15,6% más se deben a gru­pos arma­dos de ultra­de­re­cha y un 12% han sido moti­va­das por acci­den­tes.

79,1%

de estos casos duran­te el fran­quis­mo tenían como auto­res a las FSE, cua­tro de cada cin­co. En estos últi­mos años, por con­tra, ese por­cen­ta­je ha des­cen­di­do has­ta el 13,6%, mien­tras suben mucho otras cau­sas como el exi­lio o los acci­den­tes de trá­fi­co.

85

vidas han sido sega­das por la gue­rra sucia en sus dis­tin­tas expre­sio­nes.

36

ciu­da­da­nos han muer­to cuan­do par­ti­ci­pa­ban en mani­fes­ta­cio­nes.

21

per­die­ron la vida a con­se­cuen­cia de con­tro­les de carre­te­ra.

43,6%

de los falle­ci­dos eran gui­puz­coa­nos; el 29,9%, viz­cai­nos; el 11,7%, nava­rros; el 4,8%, ala­ve­ses; y el 3,3%, labor­ta­nos y bajo­na­va­rros. 31 tenían otras pro­ce­den­cias.

86,9%

de los muer­tos eran hom­bres (412 de 474) y 62, muje­res (13,1%).

Un ter­cio de estos casos, en la era de Feli­pe Gon­zá­lez

Los 50 años ana­li­za­dos han sido divi­di­dos en tra­mos tem­po­ra­les según quié­nes gober­na­ban en Madrid. El perio­do más san­grien­to es el corres­pon­dien­te a los gobier­nos de Feli­pe Gon­zá­lez. Entre los años 1982 y 1996 se pro­du­je­ron la ter­ce­ra par­te de las muer­tes deta­lla­das por Eus­kal Memo­ria: 160, es decir, el 33,8%. Ahí se regis­tra­ron todos los aten­ta­dos mor­ta­les de los GAL, pero tam­bién nume­ro­sos falle­ci­mien­tos en enfren­ta­mien­tos, tiro­teos o embos­ca­das poli­cia­les (Pasaia, Mor­lans, Lli­ca d’A­munt, pea­je de Irun, foz de Irun­be­rri…), así como muer­tes de pre­sos o de fami­lia­res por la dis­per­sión (las pri­me­ras, las her­ma­nas Ame­za­ga, en Bur­gos en setiem­bre de 1982).

Esos 160 casos son casi el doble que los 86 cons­ta­ta­dos en un perio­do tem­po­ral simi­lar pero bajo régi­men fran­quis­ta (1960−1975). Los años de la lla­ma­da tran­si­ción fue­ron por­cen­tual­men­te los más vio­len­tos, con 88 víc­ti­mas de este tipo des­de la muer­te de Fran­co has­ta el final de 1979 (apro­ba­ción de la Cons­ti­tu­ción espa­ño­la) y 62 más de ahí has­ta 1982. Con los gobier­nos del PP (1996−2004) hubo 56 víc­ti­mas mor­ta­les. Des­pués se con­ta­bi­li­zan 22, la mayor par­te corres­pon­dien­tes a exi­lia­dos. R.S.

Guar­dia Zibi­la­ren ardu­ra age­ri da 119 hil­ke­ta­ren atzean

Heriotza hauen guz­tien ardu­ra nori dago­kion ere azter­tu du Azti­ker iker­gu­neak. Zerren­da luzea da, bai­na izen nagu­si bat nabar­men­tzen da: Espai­nia­ko Guar­dia Zibi­la. Lau kasu­ta­tik batean bera ager­tzen da hil­ke­ten atzean; 474 kasue­ta­tik 119tan, hain zuzen ere.

Espai­nia­ko Poli­zia age­ri da jarraian, 82 heriotzen ardu­ra­dun beza­la (zerren­da­tu­ta­ko kasuen %17,3 hain zuzen ere). Bata­llon Vas­co Espa­ñol tal­deak 34 hil­da­ko era­gin zituen; GALek, 27; Ertzain­tzak, 14; Espai­nia­ko Arma­dak, 9; Tri­ple A tal­deak, 9; faxis­tek, 4; Fran­tzia­ko Poli­ziak, 4; udal­tzain­goek, 4… Zori­gaiz­to­ko zerren­da amai­ga­be hone­tan Uru­guai­ko, Ita­lia­ko eta Txi­le­ko poli­zia inda­rrak, CRSak, El Sal­va­do­rre­ko Arma­da, Nika­ra­gua­ko «con­tra», Kolon­bia­ko para­mi­li­ta­rrak edo zain­tzai­le pri­ba­tuak ere azal­tzen dira.

Bes­te heriotza asko­ri ezin zaio ardu­ra­dun zehatzik jarri, bai­na gataz­ka­ren ondo­rioz sor­tu­ta­ko hain­bat egoe­ra latzek era­gin dituz­te. Esa­te­ra­ko, erbes­tean 38 lagun hil dira dagoe­ne­ko; espetxeak 25 herri­ta­rren bizia aka­ba­tu du; saka­ba­na­ke­tak, aldiz, 17rena; eta zor­tzi lagun gehia­gok beren buruaz bes­te egin dute bost hamar­ka­da haue­tan. R.S.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *