Fabri­can­do Disi­den­cia: Glo­ba­lis­tas y Eli­tes Con­tro­lan Movi­mien­tos Popu­la­res

El Foro Social Mun­dial y el Foro Eco­nó­mi­co Mun­dial, las ONG’s y movi­mien­tos de opo­si­ción a la glo­ba­li­za­ción son con­tro­la­dos por las mis­mas fuer­zas ante las cua­les pro­tes­tan.

La fabri­ca­ción de con­sen­ti­mien­to impli­ca la mani­pu­la­ción y la for­ma­ción de la opi­nión públi­ca. Se esta­ble­ce la con­for­mi­dad y acep­ta­ción a la auto­ri­dad y la jerar­quía social. Se bus­ca el cum­pli­mien­to de un orden social esta­ble­ci­do.

Los movi­mien­tos popu­la­res son con­tro­la­dos por los glo­ba­lis­tas usan­do sus pro­pios «líde­res», quie­nes se hin­can ante los con­tro­la­do­res.

La fabri­ca­ción de con­sen­ti­mien­to, es la pre­sen­ta­ción a la opi­nión públi­ca, de la prin­ci­pal narra­ti­va de los medios de comu­ni­ca­ción, sus men­ti­ras y fal­se­da­des. Bajo la ilu­sión de capi­ta­lis­mo con­tem­po­rá­neo, la ilu­sión de demo­cra­cia debe pre­va­le­cer. Es en el inte­rés de las éli­tes cor­po­ra­ti­vas de acep­tar la disi­den­cia y la pro­tes­ta como una carac­te­rís­ti­ca del sis­te­ma en la medi­da en que no pon­gan en peli­gro el orden social esta­ble­ci­do. El pro­pó­si­to no es repri­mir la disi­den­cia, sino, por el con­tra­rio, dar for­ma y mol­dear el movi­mien­to de pro­tes­ta, para esta­ble­cer el lími­te a la disi­den­cia. Para man­te­ner su legi­ti­mi­dad, las éli­tes eco­nó­mi­cas favo­re­cen for­mas de opo­si­ción limi­ta­das y con­tro­la­das, con el fin de pre­ve­nir el desa­rro­llo de for­mas radi­ca­les de pro­tes­ta, lo que podría sacu­dir los cimien­tos mis­mos y las ins­ti­tu­cio­nes del capi­ta­lis­mo glo­bal. En otras pala­bras, “la fabri­ca­ción de disi­den­cia” actúa como una “vál­vu­la de segu­ri­dad”, que pro­te­ge y sos­tie­ne el Nue­vo Orden Mun­dial. Para ser efi­caz, sin embar­go, el pro­ce­so de “fabri­ca­ción de disi­den­cia” debe ser cui­da­do­sa­men­te regu­la­do y super­vi­sa­do por los que son obje­to del movi­mien­to de pro­tes­ta.

El finan­cia­mien­to de la disi­den­cia

¿Cómo se ha logra­do crear y man­te­ner el pro­ce­so de fabri­ca­ción de la disi­den­cia? Esen­cial­men­te “finan­cian­do la disi­den­cia”, es decir, median­te la cana­li­za­ción de recur­sos finan­cie­ros de los que son obje­to del movi­mien­to de pro­tes­ta a los que están invo­lu­cra­dos en la orga­ni­za­ción del movi­mien­to de pro­tes­ta. La coop­ta­ción no se limi­ta a la com­pra de favo­res de los polí­ti­cos. Las éli­tes eco­nó­mi­cas – que con­tro­lan gran­des fun­da­cio­nes – tam­bién super­vi­san el finan­cia­mien­to de nume­ro­sas orga­ni­za­cio­nes no guber­na­men­ta­les y de la socie­dad civil, que his­tó­ri­ca­men­te han esta­do invo­lu­cra­dos en el movi­mien­to de pro­tes­ta con­tra el orden eco­nó­mi­co y social esta­ble­ci­do. Los pro­gra­mas de muchas orga­ni­za­cio­nes no guber­na­men­ta­les y movi­mien­tos popu­la­res depen­den en gran medi­da tan­to de fon­dos públi­cos como pri­va­dos, inclu­yen­do las fun­da­cio­nes Ford, Roc­ke­fe­ller, McCarthy, entre otras. El movi­mien­to anti-glo­ba­li­za­ción se opo­ne a Wall Street y a los gigan­tes del petró­leo con­tro­la­dos por Roc­ke­fe­ller, y otros. Sin embar­go, las fun­da­cio­nes y orga­ni­za­cio­nes bené­fi­cas de Roc­ke­fe­ller y otros, gene­ro­sa­men­te fun­dan redes pro­gre­si­vas anti-capi­ta­lis­tas, así como los eco­lo­gis­tas (fren­te a las gran­des petro­le­ras) con el fin últi­mo de super­vi­sar y for­mar sus diver­sas acti­vi­da­des. Los meca­nis­mos de “fabri­ca­ción de disi­den­cia” requie­ren un entorno de mani­pu­la­ción, un pro­ce­so de pre­sión y la sutil coop­ta­ción de los indi­vi­duos den­tro de las orga­ni­za­cio­nes pro­gre­sis­tas, inclu­yen­do coa­li­cio­nes anti-gue­rra, ambien­ta­lis­tas y el movi­mien­to anti-glo­ba­li­za­ción. Con­si­de­ran­do que los medios de comu­ni­ca­ción “fabri­ca con­sen­ti­mien­to”, la com­ple­ja red de orga­ni­za­cio­nes no guber­na­men­ta­les (inclui­dos seg­men­tos de medios alter­na­ti­vos) son uti­li­za­dos por las éli­tes cor­po­ra­ti­vas para mol­dear y mani­pu­lar el movi­mien­to de pro­tes­ta. A raíz de la des­re­gu­la­ción del sis­te­ma finan­cie­ro mun­dial en la déca­da de 1990 y el rápi­do enri­que­ci­mien­to de las enti­da­des finan­cie­ras, el finan­cia­mien­to a tra­vés de fun­da­cio­nes y orga­ni­za­cio­nes bené­fi­cas se ha dis­pa­ra­do. En una amar­ga iro­nía, par­te de las ganan­cias frau­du­len­tas en Wall Street en los últi­mos años se han reci­cla­do y dado a fun­da­cio­nes exen­tas de impues­tos y orga­ni­za­cio­nes bené­fi­cas. Estas ines­pe­ra­das ganan­cias finan­cie­ras no sólo han sido uti­li­za­das para com­prar polí­ti­cos, tam­bién han sido cana­li­za­das a las orga­ni­za­cio­nes no guber­na­men­ta­les, ins­ti­tu­tos de inves­ti­ga­ción, cen­tros comu­ni­ta­rios, gru­pos reli­gio­sos, ambien­ta­lis­tas, medios de comu­ni­ca­ción alter­na­ti­vos, gru­pos de dere­chos huma­nos, etc. “La disi­den­cia fabri­ca­da” tam­bién se apli­ca a “cor­po­ra­cio­nes de izquier­da” y “medios de comu­ni­ca­ción pro­gre­sis­tas “, finan­cia­dos por ONG’s o direc­ta­men­te por las fun­da­cio­nes. El obje­ti­vo interno es “fabri­ca­ción disi­den­cia” y esta­ble­cer los lími­tes “polí­ti­ca­men­te correc­tos” de opo­si­ción. A su vez, muchas ONG’s están infil­tra­das por infor­man­tes a menu­do en nom­bre de las agen­cias de inte­li­gen­cia occi­den­ta­les. Por otra par­te, un seg­men­to cada vez mayor de los medios de comu­ni­ca­ción alter­na­ti­vos pro­gre­sis­tas en Inter­net se ha vuel­to depen­dien­te del finan­cia­mien­to de fun­da­cio­nes empre­sa­ria­les y orga­ni­za­cio­nes bené­fi­cas.

Acti­vis­mo por eta­pas

Los movi­mien­tos de pro­tes­ta popu­lar son direc­ta­men­te con­tro­la­dos por fun­da­cio­nes y «orga­ni­za­cio­nes bené­fi­cas» que finan­cian sus acti­vi­da­des.

El obje­ti­vo de las éli­tes cor­po­ra­ti­vas ha sido el de frag­men­tar el movi­mien­to popu­lar en una gran mosai­co indi­vi­dual. La gue­rra y la glo­ba­li­za­ción ya no están en la van­guar­dia del acti­vis­mo de la socie­dad civil. El Acti­vis­mo tien­de a ocu­rrir poco a poco. No hay inte­gra­ción de los movi­mien­tos con­tra la glo­ba­li­za­ción y el anti-gue­rra. La cri­sis eco­nó­mi­ca, no se con­si­de­ra como rela­cio­na­da a la gue­rra patro­ci­na­das por los paí­ses pode­ro­sos como EE.UU. La disi­den­cia se ha com­par­ti­men­ta­do. Movi­mien­tos inde­pen­dien­tes que pre­ten­den ata­car dife­ren­tes asun­tos (medio ambien­te, glo­ba­li­za­ción, paz, dere­chos de la mujer, cam­bio cli­má­ti­co) son gene­ro­sa­men­te finan­cia­dos para impe­dir la apa­ri­ción de un movi­mien­to de opo­si­ción masi­vo cohe­ren­te. Este mosai­co era ya común en la lucha con­tra la cum­bre del G7 y Cum­bres de los Pue­blos de la déca­da de 1990.

El Movi­mien­to Anti-Glo­ba­li­za­ción

La cum­bre anti-glo­ba­li­za­ción en Seattle en 1999 vis­ta como un triun­fo para el movi­mien­to anti-glo­ba­li­za­ción: “una coa­li­ción his­tó­ri­ca de los acti­vis­tas de cerrar la cum­bre de la Orga­ni­za­ción Mun­dial del Comer­cio en Seattle, la chis­pa que encen­dió un movi­mien­to glo­bal anti-cor­po­ra­ti­vo”. Seattle fue de hecho, una impor­tan­te encru­ci­ja­da en la his­to­ria del movi­mien­to de masas. Más de 50.000 per­so­nas de diver­sos orí­ge­nes, orga­ni­za­cio­nes de la socie­dad civil, dere­chos huma­nos, sin­di­ca­tos y ambien­ta­lis­tas se habían reu­ni­do en una bús­que­da común. Su obje­ti­vo era des­man­te­lar la agen­da neo­li­be­ral inclu­yen­do su base ins­ti­tu­cio­nal. Pero Seattle tam­bién mar­có un cam­bio impor­tan­te. Con la apa­ri­ción de disi­den­cia en todos los sec­to­res de la socie­dad, la cum­bre de la OMC nece­si­ta­ba deses­pe­ra­da­men­te la par­ti­ci­pa­ción sim­bó­li­ca de los líde­res de la socie­dad civil “en su inte­rior”, para dar la apa­rien­cia de ser “demo­crá­ti­co”. Mien­tras miles de per­so­nas con­ver­gie­ron en Seattle, lo que ocu­rrió detrás de la esce­na fue una vic­to­ria para el neo­li­be­ra­lis­mo. Un puña­do de orga­ni­za­cio­nes de la socie­dad civil que se opu­sie­ron for­mal­men­te a la OMC han con­tri­bui­do a legi­ti­mar la arqui­tec­tu­ra de comer­cio glo­bal de la OMC. En lugar de desa­fiar a la OMC como un orga­nis­mo inter­gu­ber­na­men­tal ile­gal, acor­da­ron un diá­lo­go pre­vio a la cum­bre entre los gobier­nos occi­den­ta­les y la OMC. “Par­ti­ci­pan­tes acre­di­ta­dos de las ONG’s fue­ron invi­ta­dos a mez­clar­se en un ambien­te ami­ga­ble con los emba­ja­do­res, minis­tros de comer­cio y los mag­na­tes de Wall Street en varios de los even­tos ofi­cia­les, inclui­dos los nume­ro­sos cóc­te­les y recep­cio­nes. La agen­da ocul­ta era debi­li­tar y divi­dir el movi­mien­to de pro­tes­ta y orien­tar el movi­mien­to anti-glo­ba­li­za­ción en áreas que no pusie­ran en peli­gro los intere­ses del esta­ble­ci­mien­to comer­cial. Finan­cia­dos por fun­da­cio­nes pri­va­das (como Ford, Roc­ke­fe­ller, Roc­ke­fe­ller Brothers, Char­les Ste­wart Mott, la Fun­da­ción para la Eco­lo­gía Pro­fun­da), estos “acre­di­ta­dos” de la socie­dad civil se habían posi­cio­na­do como los gru­pos de pre­sión, en cali­dad de ofi­cia­les en nom­bre del movi­mien­to popu­lar. Al estar diri­gi­dos por des­ta­ca­dos acti­vis­tas sus manos fue­ron ata­das. En últi­ma ins­tan­cia con­tri­bu­ye­ron (sin saber­lo) a debi­li­tar el movi­mien­to anti-glo­ba­li­za­ción al acep­tar la legi­ti­mi­dad de lo que es esen­cial­men­te una orga­ni­za­ción ile­gal. (El acuer­do de la Cum­bre de Marra­kech de 1994 que con­du­jo a la crea­ción de la OMC el 1 de enero de 1995). Los líde­res de las ONG tenían pleno cono­ci­mien­to de dón­de el dine­ro venía. Sin embar­go, den­tro de los EE.UU. y la comu­ni­dad euro­pea de las ONG, las fun­da­cio­nes y orga­ni­za­cio­nes bené­fi­cas son con­si­de­ra­das como órga­nos filan­tró­pi­cas inde­pen­dien­tes, apar­te de las empre­sas, a saber, la Fun­da­ción Roc­ke­fe­ller Brothers, por ejem­plo, se con­si­de­ra como sepa­ra­da y dis­tin­ta del impe­rio de la fami­lia Roc­ke­fe­ller, de los ban­cos y las com­pa­ñías petro­le­ras. Con los suel­dos y gas­tos de ope­ra­ción en fun­ción de las fun­da­cio­nes pri­va­das, se con­vir­tió en una ruti­na acep­ta­da: En una lógi­ca retor­ci­da, la bata­lla con­tra el capi­ta­lis­mo cor­po­ra­ti­vo ha sido una pelea con los fon­dos de las fun­da­cio­nes exen­tas de impues­tos con­tra el capi­ta­lis­mo cor­po­ra­ti­vo. Las ONG’s fue­ron cap­tu­ra­das en una cami­sa de fuer­za, su pro­pia exis­ten­cia depen­de de las fun­da­cio­nes. Sus acti­vi­da­des fue­ron moni­to­rea­das de cer­ca. En una lógi­ca retor­ci­da, la pro­pia natu­ra­le­za del acti­vis­mo anti-capi­ta­lis­mo cor­po­ra­ti­vo fue con­tro­la­da indi­rec­ta­men­te por los capi­ta­lis­tas cor­po­ra­ti­vos a tra­vés de sus fun­da­cio­nes inde­pen­dien­tes.

“Vigi­lan­tes Pro­gre­si­vos”

En esta saga de la evo­lu­ción, las éli­tes empre­sa­ria­les cuyos intere­ses son debi­da­men­te aten­di­dos por el FMI, el Ban­co Mun­dial y la OMC, fun­dan (a tra­vés de sus diver­sas fun­da­cio­nes e ins­ti­tu­cio­nes de bene­fi­cen­cia) a las orga­ni­za­cio­nes que están a la van­guar­dia del movi­mien­to de pro­tes­ta con­tra la OMC y las ins­ti­tu­cio­nes finan­cie­ras basa­das en Washing­ton. Con el apo­yo de dine­ro de las fun­da­cio­nes, varios “perros guar­dia­nes” fue­ron crea­dos por las orga­ni­za­cio­nes no guber­na­men­ta­les para vigi­lar la apli­ca­ción de las polí­ti­cas neo­li­be­ra­les, pero sin plan­tear la cues­tión más amplia de cómo los geme­los de Bret­ton Woods y la OMC, a tra­vés de sus polí­ti­cas, han con­tri­bui­do al empo­bre­ci­mien­to de millo­nes de per­so­nas. El Pro­gra­ma de Ajus­te Estruc­tu­ral para la Revi­sión Par­ti­ci­pa­ti­va de Redes (SAPRIN) fue esta­ble­ci­do por Deve­lop­ment Gap, órgano del USAID y las ONG’s finan­cia­das por el Ban­co Mun­dial con sede en Washing­ton DC. Está amplia­men­te docu­men­ta­do que la impo­si­ción del Pro­gra­ma de Ajus­te Estruc­tu­ral del FMI y el Ban­co Mun­dial (PAE) en los paí­ses en desa­rro­llo cons­ti­tu­ye una for­ma fla­gran­te de inje­ren­cia en los asun­tos inter­nos de esta­dos sobe­ra­nos en nom­bre de las ins­ti­tu­cio­nes acree­do­ras. En lugar de desa­fiar la legi­ti­mi­dad de la “medi­ci­na eco­nó­mi­ca mor­tal” el FMI y el Ban­co Mun­dial, la orga­ni­za­ción de SAPRIN tra­tó de esta­ble­cer un papel de par­ti­ci­pa­ción para las orga­ni­za­cio­nes no guber­na­men­ta­les, tra­ba­jan­do mano a mano con la USAID y el Ban­co Mun­dial. El obje­ti­vo era dar un “ros­tro humano” a la agen­da polí­ti­ca neo­li­be­ral, en lugar de recha­zar el mar­co del FMI y del Ban­co Mun­dial: “SAPRIN es la red glo­bal de la socie­dad civil que tomó su nom­bre de la Ini­cia­ti­va de Ajus­te Estruc­tu­ral de Revi­sión Par­ti­ci­pa­ti­va (SAPRI), que se puso en mar­cha con el Ban­co Mun­dial y su pre­si­den­te, Jim Wol­fen­sohn, en 1997. SAPRI está dise­ña­do como un ejer­ci­cio tri­par­ti­to para reu­nir a las orga­ni­za­cio­nes de la socie­dad civil, sus gobier­nos y el Ban­co Mun­dial en un examen con­jun­to de los pro­gra­mas de ajus­te estruc­tu­ral (PAE) y la explo­ra­ción de opcio­nes polí­ti­cas nue­vas. Se tra­ta de legi­ti­mar un papel “acti­vo” de la socie­dad civil en la toma de deci­sio­nes eco­nó­mi­cas, ya que está dise­ña­do para indi­car las áreas en que los cam­bios en las polí­ti­cas eco­nó­mi­cas y en el pro­ce­so de for­mu­la­ción de polí­ti­cas eco­nó­mi­cas se requie­ren. (http://​www​.saprin​.org/​o​v​e​r​v​i​e​w​.​htm pági­na web de SAPRIN, énfa­sis agre­ga­do) Del mis­mo modo, el Obser­va­to­rio del Comer­cio (antes OMC Watch), que ope­ra en Gine­bra es un pro­yec­to del Ins­ti­tu­to de Polí­ti­ca Agrí­co­la y Comer­cial de Min­nea­po­lis (IATP), que es gene­ro­sa­men­te finan­cia­do por Ford, Roc­ke­fe­ller, Char­les Ste­wart Mott, entre otros. (Véa­se el cua­dro 1).

Fuen­te: http://​acti​vist​cash​.com/​o​r​g​a​n​i​z​a​t​i​o​n​_​f​i​n​a​n​c​i​a​l​s​.​c​f​m​/​o​/​1​6​-​i​n​s​t​i​t​u​t​e​-​f​o​r​-​a​g​r​i​c​u​l​t​u​r​e​-​a​n​d​-​t​r​a​d​e​-​p​o​l​icy

El Obser­va­to­rio del Comer­cio tie­ne el man­da­to de super­vi­sar la Orga­ni­za­ción Mun­dial del Comer­cio (OMC), el Tra­ta­do de Libre Comer­cio (TLC y la pro­pues­ta Area de Libre Comer­cio de las Amé­ri­cas (ALCA). (IATP, sobre comer­cio Obser­va­to­rio, con­sul­ta­do sep­tiem­bre de 2010). El Obser­va­to­rio del Comer­cio es tam­bién para obte­ner datos e infor­ma­ción, así como fomen­tar la “gober­na­bi­li­dad” y “res­pon­sa­bi­li­dad”. Nun­ca en estás ini­cia­ti­vas se pro­mue­ve la ren­di­ción de cuen­tas a las víc­ti­mas de las polí­ti­cas de la OMC o la ren­di­ción de cuen­tas por par­te de los pro­ta­go­nis­tas de las refor­mas neo­li­be­ra­les. Las fun­cio­nes del Obser­va­to­rio del Comer­cio de nin­gu­na mane­ra es una ame­na­za para la OMC. Todo lo con­tra­rio: la legi­ti­mi­dad de las orga­ni­za­cio­nes y los acuer­dos comer­cia­les no son cues­tio­na­dos.

El Foro Eco­nó­mi­co Mun­dial

El movi­mien­to popu­lar ha sido secues­tra­do. La selec­ción de los inte­lec­tua­les,

El Foro Eco­nó­mi­co Mun­dial es com­pues­to de eli­tis­tas, aca­dé­mi­cos y varios artis­tas como el can­tan­te de U2, Bono, quie­nes se encar­gan de lle­var el fal­so sen­ti­do de inclu­sión a los gru­pos «sin voz».

los eje­cu­ti­vos de los sin­di­ca­tos, y los líde­res de orga­ni­za­cio­nes de la socie­dad civil (entre ellas Oxfam, Amnis­tía Inter­na­cio­nal, Green­pea­ce) sue­len ser invi­ta­dos al Foro Eco­nó­mi­co Mun­dial de Davos, don­de se mez­clan con los más pode­ro­sos del mun­do; los acto­res eco­nó­mi­cos y polí­ti­cos. Esta mez­cla de las éli­tes empre­sa­ria­les del mun­do con “pro­gre­sis­tas” esco­gi­dos al dedo es par­te del ritual que crea y man­tie­ne el pro­ce­so de “fabri­ca­ción de la disi­den­cia”. El tru­co con­sis­te en selec­cio­nar per­so­nal­men­te selec­ti­va­men­te los líde­res de la socie­dad civil, en quien “pode­mos con­fiar” e inte­grar­los en un “diá­lo­go”, cór­tar­los de sus bases, que se sien­tan que son “ciu­da­da­nos glo­ba­les” que actúen en nom­bre de sus com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo pero; los hacen actuar de una mane­ra que sir­va a los intere­ses del Esta­ble­ci­mien­to y de las Empre­sas: “La par­ti­ci­pa­ción de las ONG’s en la reu­nión anual de Davos es la evi­den­cia del hecho de que a pro­pó­si­to [se] tra­ta de inte­grar un amplio espec­tro de los acto­res prin­ci­pa­les en la socie­dad … en la defi­ni­ción y la pro­mo­ción del pro­gra­ma glo­bal … Cree­mos que el Foro Eco­nó­mi­co Mun­dial ofre­ce a la comu­ni­dad de nego­cios el mar­co ideal para rea­li­zar acti­vi­da­des de cola­bo­ra­ción con los demás acto­res prin­ci­pa­les [ONG] de la eco­no­mía mun­dial para “mejo­rar el esta­do del mun­do”, que es la misión del Foro. (Foro Eco­nó­mi­co Mun­dial , Comu­ni­ca­do de Pren­sa 05 de enero 2001)

El Foro Eco­nó­mi­co Mun­dial no repre­sen­ta a la comu­ni­dad empre­sa­rial en gene­ral. Es un encuen­tro eli­tis­ta: Sus miem­bros son gigan­tes­cas cor­po­ra­cio­nes mun­dia­les (con un míni­mo de 5000 millo­nes de dóla­res en volu­men de nego­cios anual). Las orga­ni­za­cio­nes no guber­na­men­ta­les (ONG) son vis­tas como socios “par­tes intere­sa­das”, así como un con­ve­nien­te “por­ta­voz de los sin voz que a menu­do son exclui­dos de la toma de deci­sio­nes.” (Foro Eco­nó­mi­co Mun­dial – Orga­ni­za­cio­nes No Guber­na­men­ta­les, 2010)

“Ellos [la ONG] repro­du­cen una gran varie­dad de pape­les en la aso­cia­ción con el Foro para mejo­rar el esta­do del mun­do, inclu­yen­do ser­vir como un puen­te entre las empre­sas, el gobierno y la socie­dad civil, la cone­xión de los polí­ti­cos res­pon­sa­bles a la base, apor­tan­do solu­cio­nes prác­ti­cas … ” La socie­dad civil “aso­cia­da” con empre­sas inter­na­cio­na­les en nom­bre de los “sin voz”. ¿Quié­nes que­dan “exclui­dos”? Eje­cu­ti­vos sin­di­ca­les son tam­bién co-opta­dos, en detri­men­to de los dere­chos de los tra­ba­ja­do­res. Los diri­gen­tes de la Fede­ra­ción Inter­na­cio­nal de Sin­di­ca­tos (IFTU), la AFL-CIO, la Con­fe­de­ra­ción Euro­pea de Sin­di­ca­tos, el Cana­dian Labour Con­gress (CLC), entre otros, sue­len ser invi­ta­dos a asis­tir a las reunio­nes anua­les del Foro Eco­nó­mi­co Mun­dial en Davos, así como a las cum­bres regio­na­les. Tam­bién par­ti­ci­pan en el Foro Eco­nó­mi­co Mun­dial líde­res de la comu­ni­dad del tra­ba­jo que se cen­tran en los patro­nes de com­por­ta­mien­to mutua­men­te acep­ta­bles para el movi­mien­to obre­ro. El Foro Eco­nó­mi­co Mun­dial “, esti­ma que la voz de Tra­ba­jo es impor­tan­te para el diá­lo­go sobre cues­tio­nes de diná­mi­ca de la glo­ba­li­za­ción, la jus­ti­cia eco­nó­mi­ca, la trans­pa­ren­cia y la ren­di­ción de cuen­tas, y garan­ti­zar un sano sis­te­ma finan­cie­ro glo­bal”. “La garan­tía de un sano sis­te­ma finan­cie­ro mun­dial” con­du­ci­do por el frau­de y la corrup­ción? La cues­tión de los dere­chos de los tra­ba­ja­do­res no se men­cio­na. (Foro Eco­nó­mi­co Mun­dial – Los líde­res del Tra­ba­jo, 2010).

El Foro Social Mun­dial: “Otro mun­do es posi­ble”

La cum­bre de Seattle con­tra la glo­ba­li­za­ción en 999 sen­tó las bases para el desa­rro­llo del Foro Social Mun­dial.

El Foro Social Mun­dial cons­ti­tu­ye uno de los enga­ños más gran­des al movi­mien­to de opo­si­ción al glo­ba­lis­mo y capi­ta­lis­mo glo­bal de las éli­tes.

La pri­me­ra reu­nión del Foro Social Mun­dial tuvo lugar en enero de 2001, en Por­to Ale­gre, Bra­sil. Este encuen­tro inter­na­cio­nal con­tó con la par­ti­ci­pa­ción de dece­nas de miles de acti­vis­tas de orga­ni­za­cio­nes de base y orga­ni­za­cio­nes no guber­na­men­ta­les. La reu­nión del FSM de las ONG y orga­ni­za­cio­nes pro­gre­sis­tas se lle­vó a cabo simul­tá­nea­men­te con el Foro Eco­nó­mi­co Mun­dial de Davos (WEF). La inten­ción era ser la voz de la opo­si­ción y la disi­den­cia al Foro Eco­nó­mi­co Mun­dial con sus líde­res empre­sa­ria­les y minis­tros de finan­zas. El Foro Social Mun­dial des­de el prin­ci­pio fue una ini­cia­ti­va del ATTAC de Fran­cia y varias orga­ni­za­cio­nes no guber­na­men­ta­les bra­si­le­ñas: “… En febre­ro de 2000, Ber­nard Cas­sen, direc­tor de una ONG fran­ce­sa lla­ma­da ATTAC, Oded Gra­jew, jefe de una orga­ni­za­ción de empre­sa­rios bra­si­le­ños, y Fran­cis­co Whi­ta­ker, jefe de una aso­cia­ción de orga­ni­za­cio­nes no guber­na­men­ta­les de Bra­sil, se reu­nie­ron para dis­cu­tir una pro­pues­ta de “even­to mun­dial de la socie­dad civil”, en mar­zo de 2000, que for­mal­men­te garan­ti­zó el apo­yo del gobierno muni­ci­pal de Por­to Ale­gre y el gobierno del esta­do de Rio Gran­de do Sul, ambas con­tro­la­das en su momen­to por el Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res bra­si­le­ño (PT) … . Un gru­po de ONG’s fran­ce­sas, inclui­das las de ATTAC, los ami­gos de L’Humanité, y Ami­gos de Le Mon­de Diplo­ma­ti­que, patro­ci­nó un Foro Social Alter­na­ti­vo en París titu­la­do “Un año des­pués de Seattle”, a fin de pre­pa­rar una agen­da para las pro­tes­tas que se rea­li­za­ron en la pró­xi­ma cum­bre de la Unión Euro­pea en Niza. Los ora­do­res pidie­ron que “la reorien­ta­ción de cier­tas ins­ti­tu­cio­nes inter­na­cio­na­les como la OMC, FMI, Ban­co Mun­dial, … a fin de crear una glo­ba­li­za­ción des­de aba­jo” y “la cons­truc­ción de un movi­mien­to inter­na­cio­nal de ciu­da­da­nos, no para des­truir el FMI, sino reorien­tar sus misio­nes.” (Por la Uni­dad de Inves­ti­ga­ción de Eco­no­mía Polí­ti­ca, Eco­no­mía y Polí­ti­ca del Foro Social Mun­dial, Glo­bal Research, 20 de enero 2004) Des­de el prin­ci­pio, en 2001, el FSM fue apo­ya­do por el finan­cia­mien­to de la Fun­da­ción Ford, que se sabe tie­ne víncu­los con la CIA que se remon­tan a la déca­da de 1950: “La CIA uti­li­za fun­da­cio­nes filan­tró­pi­cas como el con­duc­to más efec­ti­vo para cana­li­zar gran­des sumas de dine­ro a pro­yec­tos de la Agen­cia sin aler­tar a los des­ti­na­ta­rios sobre su ori­gen. ” (James Petras, la Fun­da­ción Ford y la CIA, Glo­bal Research, 18 de sep­tiem­bre de 2002)

El mis­mo pro­ce­di­mien­to de cum­bres finan­cia­das por donan­tes que carac­te­ri­zó a las cum­bres de la déca­da de 1990 (Cum­bre Popu­lar) se incor­po­ró en el Foro Social Mun­dial (FSM): “… Otros finan­cis­tas del FSM (o ‘socios’, como se les cono­ce en la ter­mi­no­lo­gía FSM) inclu­yó la Fun­da­ción Ford, – bas­te decir aquí que ha tra­ba­ja­do siem­pre en la más estre­cha cola­bo­ra­ción con los EE.UU. y la Agen­cia Cen­tral de Inte­li­gen­cia para avan­zar los intere­ses estra­té­gi­cos de EE.UU., la Fun­da­ción Hein­rich Boll, que es con­tro­la­da por el par­ti­do ale­mán Los Ver­des, socio en el pre­sen­te [2003] el gobierno ale­mán y un par­ti­da­rio de las gue­rras en Yugos­la­via y Afga­nis­tán (su líder, Josch­ka Fis­cher, es el [ex] minis­tro de Rela­cio­nes Exte­rio­res de Ale­ma­nia), y los prin­ci­pa­les orga­nis­mos de finan­cia­mien­to como Oxfam (Rei­no Uni­do), Novib (Paí­ses Bajos), Actio­nAid (Rei­no Uni­do), y así suce­si­va­men­te. Sor­pren­den­te­men­te, un miem­bro del Con­se­jo Inter­na­cio­nal del FSM, repor­ta que “fon­dos con­si­de­ra­bles” reci­bi­dos de estos orga­nis­mos “has­ta aho­ra no des­per­ta­ron nin­gún deba­te sig­ni­fi­ca­ti­vo [en los cuer­pos FSM] sobre las posi­bles rela­cio­nes de depen­den­cia que pue­den gene­rar.” Sin embar­go, admi­te que con el fin de obte­ner fon­dos de la Fun­da­ción Ford, los orga­ni­za­do­res tuvie­ron que con­ven­cer a la base de que el Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res no esta­ba invo­lu­cra­do en el pro­ce­so.” Dos pun­tos vale la pena seña­lar aquí. En pri­mer lugar, esta esta­ble­ce que los fun­da­do­res fue­ron capa­ces de tor­cer bra­zos y deter­mi­nar el papel de las dife­ren­tes fuer­zas en el Foro Social Mun­dial – que tenían que ser “con­ven­ci­das” de las cre­den­cia­les de los que esta­rían invo­lu­cra­dos. En segun­do lugar, si los donan­tes se opu­sie­ron a la par­ti­ci­pa­ción del domes­ti­ca­do Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res, serían aún más enér­gi­ca­men­te reco­no­ci­dos por las fuer­zas genui­na­men­te anti-impe­ria­lis­tas. Que lo hicie­ron que­dó o cla­ro como se des­cri­be quie­nes fue­ron inclui­dos y quién exclui­do en la segun­da y ter­ce­ra reu­nión del Foro Social Mun­dial …. … La cues­tión del finan­cia­mien­to [del FSM] ni siquie­ra figu­ra en la Car­ta de Prin­ci­pios del FSM, adop­ta­da en junio de 2001. Mar­xis­tas, sien­do mate­ria­lis­tas, dirian que se debe mirar la base mate­rial del foro para com­pren­der su natu­ra­le­za. (No se tie­ne que ser mar­xis­ta para enten­der que “el que paga man­da”.) Sin embar­go, el FSM no está de acuer­do. Pue­de reti­rar fon­dos de las ins­ti­tu­cio­nes impe­ria­lis­tas como la Fun­da­ción Ford, mien­tras que lucha con­tra “la domi­na­ción del mun­do por los glo­ba­lis­tas y cual­quier for­ma de impe­ria­lis­mo” (Uni­dad de Inves­ti­ga­ción para la Eco­no­mía Polí­ti­ca, Eco­no­mía y Polí­ti­ca del Foro Social Mun­dial, Glo­bal Research, 20 de enero de 2004)

La Fun­da­ción Ford otor­gó apo­yo bási­co para el Foro Social Mun­dial, con con­tri­bu­cio­nes indi­rec­tas a tra­vés de “orga­ni­za­cio­nes aso­cia­das” de la Fun­da­ción MacArthur, la Fun­da­ción Char­les Ste­wart Mott, la Fun­da­ción Frie­drich Ebert, la Fun­da­ción W. Alton Jones, la Comi­sión Euro­pea, varios gobier­nos euro­peos ( inclui­do el Gobierno labo­ris­ta de Tony Blair), el gobierno cana­dien­se, así como una serie de orga­nis­mos de la ONU (entre ellas la UNESCO, el UNICEF, el PNUD, la OIT y la FAO). Ade­más del apo­yo núcleo ini­cial de la Fun­da­ción Ford, muchas de las orga­ni­za­cio­nes de la socie­dad civil par­ti­ci­pan­tes reci­ben finan­cia­mien­to de gran­des fun­da­cio­nes y orga­ni­za­cio­nes bené­fi­cas. A su vez, los EE.UU. y las ONG euro­peas a menu­do fun­cio­nan como orga­nis­mos de finan­cia­mien­to secun­da­rio cana­li­zan­do dine­ro de las fun­da­cio­nes Ford y Roc­ke­fe­ller a las orga­ni­za­cio­nes aso­cia­das en los paí­ses en desa­rro­llo, inclui­dos los cam­pe­si­nos y movi­mien­tos de dere­chos huma­nos. El Con­se­jo Inter­na­cio­nal (CI) del FSM se com­po­ne de repre­sen­tan­tes de orga­ni­za­cio­nes no guber­na­men­ta­les, sin­di­ca­tos, orga­ni­za­cio­nes de medios de comu­ni­ca­ción alter­na­ti­vos, ins­ti­tu­tos de inves­ti­ga­ción, muchos de los cua­les están fuer­te­men­te finan­cia­dos por fun­da­cio­nes y gobier­nos. (Véa­se el Fórum Social Mun­dial). El mis­mo sin­di­ca­to, que se sue­le invi­tar a mez­clar­se con los direc­to­res eje­cu­ti­vos de Wall Street en el Foro Eco­nó­mi­co Mun­dial (FSM), inclu­yen­do la AFL-CIO, la Con­fe­de­ra­ción Euro­pea de Sin­di­ca­tos y el Cana­dian Labor Con­gress (CLC) tam­bién for­man par­te del Con­se­jo Inter­na­cio­nal del FSM. Entre las ONG’s finan­cia­das por fun­da­cio­nes impor­tan­tes está el Ins­ti­tu­to de Polí­ti­ca Agrí­co­la y Comer­cial (IATP), que super­vi­sa el Obser­va­to­rio del Comer­cio con sede en Gine­bra en el Con­se­jo Inter­na­cio­nal del Foro. La Red de Donan­tes sobre el Comer­cio y la Glo­ba­li­za­ción (FTNG), que tie­ne esta­tu­to de obser­va­dor en el Con­se­jo Inter­na­cio­nal del FSM jue­ga un papel cla­ve. Mien­tras cana­li­za ayu­da finan­cie­ra al FSM, tam­bién actúa como cen­tro de inter­cam­bio de gran­des fun­da­cio­nes. El FTNG se des­cri­be como “una alian­za de con­ce­sio­na­rios de ayu­da com­pro­me­ti­do a cons­truir comu­ni­da­des jus­tas y sos­te­ni­bles en todo el mun­do”. Los miem­bros de esta alian­za son la fun­da­ción Ford, Roc­ke­fe­ller Brothers, Hein­rich Böll, CS Mott, Fun­da­ción Merck de la Fami­lia, el Open Society Ins­ti­tu­te, Tides, entre otros. (Para obte­ner una lis­ta com­ple­ta de los orga­nis­mos de finan­cia­mien­to del FTNG ver finan­cis­tas del FNTG). FTNG actúa como enti­dad de recau­da­ción de fon­dos en nom­bre del FSM. Gobier­nos occi­den­ta­les Fre­nan las cum­bres con­tra la glo­ba­li­za­ción y repri­men el movi­mien­to de pro­tes­ta. En una amar­ga iro­nía, las sub­ven­cio­nes, inclu­yen­do el dine­ro de la Unión Euro­pea es usa­do para finan­ciar gru­pos pro­gre­sis­tas (como el FSM) que par­ti­ci­pan en la orga­ni­za­ción de pro­tes­tas con­tra los mis­mos gobier­nos que finan­cian sus acti­vi­da­des. “Los gobier­nos tam­bién han sido finan­cis­tas sig­ni­fi­ca­ti­vos de gru­pos de pro­tes­ta. La Comi­sión Euro­pea, por ejem­plo, finan­ció dos gru­pos que se movi­li­za­ron con un gran núme­ro de per­so­nas para pro­tes­tar en las cum­bres de la UE en Gotem­bur­go y Niza. LA lote­ría nacio­nal de Gran Bre­ta­ña, que es super­vi­sa­da por el gobierno, ayu­dó a finan­ciar a un gru­po en el cora­zón del con­tin­gen­te bri­tá­ni­co.” (James Har­ding, con­tra el capi­ta­lis­mo, FT​.com, 15 de octu­bre de 2001)

Se tra­ta de un pro­ce­so dia­bó­li­co: El gobierno anfi­trión finan­cia la cum­bre ofi­cial, así como las reunio­nes de las orga­ni­za­cio­nes no guber­na­men­ta­les que par­ti­ci­pan acti­va­men­te en la con­tra cum­bre. Tam­bién finan­cia la ope­ra­ción de la poli­cía anti­dis­tur­bios, que tie­ne el man­da­to de repri­mir a los par­ti­ci­pan­tes de las con­tra cum­bres. El obje­ti­vo de estas ope­ra­cio­nes com­bi­na­das, inclu­yen­do accio­nes vio­len­tas come­ti­das por las fuer­zas de poli­cía anti­dis­tur­bios, es des­acre­di­tar el movi­mien­to de pro­tes­ta e inti­mi­dar a sus par­ti­ci­pan­tes. El obje­ti­vo gene­ral es trans­for­mar la con­tra cum­bre en un ritual de disi­den­cia, que sir­ve para defen­der los intere­ses de la cum­bre ofi­cial y el gobierno anfi­trión. Esta lógi­ca ha pre­va­le­ci­do en nume­ro­sas cum­bres des­de la déca­da de 1990. En la Cum­bre de 2001 de la ciu­dad de Que­bec, el finan­cia­mien­to por par­te del gobierno fede­ral de Cana­dá a las ONG y los sin­di­ca­tos se con­ce­dió bajo cier­tas con­di­cio­nes. Un gran seg­men­to del movi­mien­to de pro­tes­ta fue de hecho exclui­do de la Cum­bre de los Pue­blos. A su vez, los orga­ni­za­do­res acor­da­ron con las auto­ri­da­des pro­vin­cia­les y fede­ra­les que la mar­cha de pro­tes­ta se diri­gi­ría a un lugar remo­to, unos 10 km fue­ra de la ciu­dad, en lugar de hacia el área del cen­tro his­tó­ri­co don­de los ofi­cia­les de la cum­bre del ALCA se encon­tra­ban en un perí­me­tro fuer­te­men­te cus­to­dia­do por mato­nes de los ser­vi­cios pri­va­dos de segu­ri­dad. Estos ser­vi­cios de segu­ri­dad fue­ron paga­dos con dine­ros de los con­tri­bu­yen­tes. “En lugar de mar­char hacia el valla­do del perí­me­tro y la Cum­bre de las reunio­nes de las Amé­ri­cas, orga­ni­za­do­res de la mar­cha eli­gie­ron una ruta para mar­char des­de la Cum­bre de los Pue­blos a tra­vés de zonas resi­den­cia­les en gran par­te vacías y hacia el esta­cio­na­mien­to de un esta­dio en una zona libre a varios kiló­me­tros de dis­tan­cia. Hen­ri Mas­sé, el pre­si­den­te de la Fede­ra­ción des tra­vai­lleurs et tra­vai­lleu­ses du Qué­bec (FTQ), expli­có: “Lamen­to que esta­mos tan lejos del cen­tro de la ciu­dad …. Pero era una cues­tión de segu­ri­dad.

Los líde­res de las ONG ver­sus sus Com­pa­trio­tas

El esta­ble­ci­mien­to del Foro Social Mun­dial (FSM) en 2001 fue, sin duda, un hito his­tó­ri­co, que reu­nió a dece­nas de miles de acti­vis­tas com­pro­me­ti­dos. Era un lugar impor­tan­te que per­mi­tió el inter­cam­bio de ideas y el esta­ble­ci­mien­to de lazos de soli­da­ri­dad. Lo que está en jue­go es el papel ambi­va­len­te de los líde­res de las orga­ni­za­cio­nes pro­gre­sis­tas. Su ínti­ma rela­ción con los círcu­los inter­nos de poder, el finan­cia­mien­to por par­te de empre­sas y el gobierno, los orga­nis­mos de ayu­da, el Ban­co Mun­dial, etc, soca­va sus rela­cio­nes y res­pon­sa­bi­li­da­des para con sus bases. El obje­ti­vo de la “disi­den­cia fabri­ca­da” es pre­ci­sa­men­te eso: man­te­ner a los líde­res a dis­tan­cia de sus bases como un medio efi­caz para silen­ciar y debi­li­tar las accio­nes popu­la­res. La mayo­ría de las orga­ni­za­cio­nes de base que par­ti­ci­pan en el Foro Social Mun­dial, inclu­yen­do cam­pe­si­nos, tra­ba­ja­do­res y orga­ni­za­cio­nes estu­dian­ti­les, fir­me­men­te com­pro­me­ti­das con la lucha con­tra el neo­li­be­ra­lis­mo no esta­ban cons­cien­tes de la rela­ción del Con­se­jo Inter­na­cio­nal del FSM al finan­cia­mien­to cor­po­ra­ti­vo, nego­cia­do a sus espal­das por un puña­do de líde­res de ONG’s vin­cu­la­das a ofi­cia­les y agen­cias pri­va­das de finan­cia­mien­to. El finan­cia­mien­to de las orga­ni­za­cio­nes pro­gre­sis­tas no es incon­di­cio­nal. Su obje­ti­vo es “paci­fi­car” y mani­pu­lar el movi­mien­to de pro­tes­ta. Con­di­cio­nes pre­ci­sas son esta­ble­ci­das por los orga­nis­mos de finan­cia­mien­to. Si no se cum­plen, los des­em­bol­sos son des­con­ti­nua­dos. El FSM se defi­ne como “un espa­cio abier­to de encuen­tro para la refle­xión, el deba­te demo­crá­ti­co de ideas, for­mu­la­ción de pro­pues­tas, el libre inter­cam­bio de expe­rien­cias y la inter­co­ne­xión de accio­nes efi­ca­ces por par­te de gru­pos y movi­mien­tos de la socie­dad civil que se opo­nen al neo­li­be­ra­lis­mo y a la domi­na­ción del mun­do por el capi­ta­lis­mo cor­po­ra­ti­vo y cual­quier for­ma de impe­ria­lis­mo, y esta­mos com­pro­me­ti­dos a cons­truir una socie­dad cen­tra­da en la per­so­na huma­na “. (Véa­se el Foro Social Mun­dial, con­sul­ta­do el 2010).

El FSM es un mosai­co de ini­cia­ti­vas indi­vi­dua­les que no ame­na­zan direc­ta­men­te o desa­fían la legi­ti­mi­dad del capi­ta­lis­mo glo­bal y sus ins­ti­tu­cio­nes. Se reúne anual­men­te. Se carac­te­ri­za por una mul­ti­tud de sesio­nes y talle­res. En este sen­ti­do, una de las carac­te­rís­ti­cas del FSM era man­te­ner el mode­lo “hága­lo usted mis­mo”, típi­co de los donan­tes que finan­cian Cum­bres del G‑7 con­tra del Pue­blo des­de la déca­da de 1990. Esta estruc­tu­ra apa­ren­te­men­te des­or­ga­ni­za­da se pre­sen­tó y se usa deli­be­ra­da­men­te. Al tiem­po que favo­re­ce el deba­te sobre una serie de temas, el mar­co del FSM no es pro­pi­cio para la arti­cu­la­ción de una pla­ta­for­ma cohe­ren­te común y un plan de acción diri­gi­do a aca­bar con el capi­ta­lis­mo glo­bal. Por otra par­te, la gue­rra ini­cia­da por los EE.UU. en el Orien­te Medio y Asia Cen­tral, que esta­lló pocos meses des­pués de la inau­gu­ra­ción de la sede del FSM en Por­to Ale­gre en enero de 2001, no ha sido un tema cen­tral en las dis­cu­sio­nes del foro. Lo que pre­va­le­ce es una red exten­sa y com­ple­ja de orga­ni­za­cio­nes. Las orga­ni­za­cio­nes de base en los paí­ses en desa­rro­llo no son cons­cien­tes de que sus ONG’s aso­cia­das en los Esta­dos Uni­dos o la Unión Euro­pea, que les pro­por­cio­nan apo­yo finan­cie­ro, son finan­cia­das por gran­des fun­da­cio­nes. El dine­ro esta­ble­ce res­tric­cio­nes en las accio­nes de esos movi­mien­tos popu­la­res. Muchos de estos líde­res de ONG’s son per­so­nas com­pro­me­ti­das y bien inten­cio­na­das que actúan den­tro de un mar­co que esta­ble­ce los lími­tes de la disi­den­cia. Los líde­res de estos movi­mien­tos son a menu­do co-opta­dos, sin siquie­ra dar­se cuen­ta de que, como resul­ta­do del finan­cia­mien­to de las empre­sas ellos que­dan con las manos ata­das.

Capi­ta­lis­mo Glo­bal finan­cia el movi­mien­to anti-capi­ta­lis­ta: una rela­ción absur­da y con­tra­dic­to­ria

“Otro mun­do es posi­ble”, pero no pue­de ser alcan­za­do de mane­ra sig­ni­fi­ca­ti­va en el mar­co del pre­sen­te acuer­do. Una reor­ga­ni­za­ción del Foro Social Mun­dial, de su estruc­tu­ra orga­ni­za­ti­va, sus meca­nis­mos de finan­cia­ción y el lide­raz­go es nece­sa­rio. No pue­de haber nin­gún movi­mien­to de masas que ten­ga sen­ti­do cuan­do la disi­den­cia es gene­ro­sa­men­te finan­cia­da por los mis­mos intere­ses cor­po­ra­ti­vos que tie­nen como obje­ti­vo limi­tar y eli­mi­nar el movi­mien­to de pro­tes­ta. En las pala­bras de McGeor­ge Bundy, pre­si­den­te de la Fun­da­ción Ford (1966−1979), “Todo lo que la Fun­da­ción Ford hace se podría con­si­de­rar como meca­nis­mos para hacer el mun­do segu­ro para el capi­ta­lis­mo cor­po­ra­ti­vo”.

Ver­sión en Espa­ñol: Luis R. Miran­da
http://​real​-agen​da​.com/​2​0​1​0​/​0​9​/​2​3​/​f​a​b​r​i​c​a​n​d​o​-​d​i​s​i​d​e​n​c​i​a​-​g​l​o​b​a​l​i​s​t​a​s​-​y​-​e​l​i​t​e​s​-​c​o​n​t​r​o​l​a​n​-​o​p​o​s​i​c​i​on/

Arti­cles de Michel Chos­su­dovsky publiés par Mon​dia​li​sa​tion​.ca

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *